La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1

Próximo Capítulo

 No se encontró ningún versículo. 
Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Christendom teaches that if you believe in Jesus, you receive instant salvation by grace, depending on a few select scripture verses, while ignoring many thousand othe verses, which totally disprove their claim. Grace has been twisted into lies from a teaching of repentance, leading to purity, to be a license for immorality and continuing in our sinful natures with no repentance required. This perversion began 2000 years ago in the early church; Jude wrote in 1:4:

For certain men, whose condemnation was written about long ago, have secretly slipped in among you. They are godless men, who change the grace of our God into a license for immorality and deny and disown our only Master and Lord Jesus Christ.  

Having crept in among the sanctified Christians, they too would be claiming to be Christians. Of course they would say that they believe in Jesus and God, but they denied and disowned him as their only master and ruling Lord God, of their words, thoughts, and deeds; they denied they possessed the controlling anointing of Christ's spirit that ruled their hearts. They denied the narrow way's possibility of Jesus being in total control of them, while professing the broad-easy way's false doctrine of instant salvation: Christ having paid for all your sins: past, present, and future; once saved, always saved; consequence-free sin; the licensing for immorality by the permission of grace. These were fleshly men, uncrucified, without having received the Spirit of God through obedience. The false gospel of grace was being sold as salvation 2000 years ago; unfortunately false, instant salvation, has become universal, with all sects being deficit sects.

Peter even warned us to be careful with Paul's letters, the false gospel's source, (which was Romans and 1 Corinthians), that they were easily misunderstood:

even as our beloved brother Paul also, according to the wisdom given to him, has written to you; As in all his letters, speaking in them of these things; in which some things are hard to understand, which they that are unlearned and unstable wrest [twist], as they do also the other scriptures, to their own destruction.

Therefore, beloved, since you know these things before, beware lest you also, being led away with the error of the wicked, fall from your own steadfastness. 2 Peter 3:15-17. (If you only partially read Romans, you can easily misunderstand grace, thinking you need do nothing but have faith in Jesus; but if you look at the whole letter, as it was intended to be read, you know you have to kill your sinful nature to be pleasing to God. Look at Paul's Romans 8:8, Romans 8:13, Phil 2:12, Galatians 5:19-24, 2 Cor 7:1, 1 Thes 4:7, 1 Cor 15:34, and I declared.. that they should repent and turn to God, and do works consistent with repentance. Acts 26:20 if you have any doubt.)

1 partakers of the inheritance of the saints in the light; who has delivered us from the power of darkness and translated us into the Kingdom of his dear Son. This is Paul's evidence of he and others being freed from sin, (delivered from the power of darkness), being translated from the physical dimension of this world into the spiritual dimension of the Kingdom, to dwell with the saints in the light of God. John also gives us testimony of being in the Kingdom: I John, who also am your brother, and companion in tribulation, in the kingdom, and patient endurance of Jesus Christ. Rev 1:9. And George Fox in his Letter No.172 gives us evidence:

So every one of us, that has come to the seed of God, that bruises the serpent's head, that led man from God, who is the prince of the world, the prince of darkness, and the prince of the air, the father of lies, a murderer from the beginning; the corrupter of mankind, the author of the separation from God, and the original of sin, the beginning of it, which led man from his dominion over the handiworks of God; which the royal seed Christ, destroys, and renews man again in the image of God, and brings him again to his dominion over the handiworks of God. And this hundreds of thousands are now witnessing; by which they come to be kings, and redeemed from the earth and come to be made kings upon the earth, in the image of God, over the handiworks of God, in the wisdom by which they were created ....Among these Christ is king, which thousands witness. Among these he is king.

2 These false prophets are covetous, still living in their sinful nature. Flattering men to obtain control over them. Speaking words from their carnal minds, not from the Spirit of God, as do the true ministers. Preaching for money, not because they were sent by God; but claiming to be God's ministers. Here is what God said he would do to such people claiming to represent him, when he never directly authorized them: I will bring upon them an everlasting reproach and perpetual shame that will never be forgotten, Jer 23:40.

And Peter also described such men:
This is especially true of those who follow the corrupt desire of the sinful nature and despise authority, [such as the Apostles who tried to correct them]. 2 Peter 2:10
....Then continuing with 2 Peter 2:12
They will be paid back with harm for the harm they have done. Their idea of pleasure is to carouse in broad daylight. They are blots and blemishes, reveling in their pleasures while they feast [hearing the Word spoken in fellowship] with you. With eyes full of adultery, [lovers of money instead of God] they never stop sinning; they seduce the unstable; they are experts in greed—an accursed brood! They have left the straight way and wandered off to follow the way of Balaam son of Beor, who loved the wages of wickedness, [they preached for money, which Peter prohibited]. But he was rebuked for his wrongdoing by a donkey—a beast without speech—who spoke with a man's voice and restrained the prophet's madness. [Fox said his era's ministers' spiritual progress was less than that of Balaam's ass because the ass spoke the Word of the Lord, but the ministers could not even hear the Lord's voice, much less speak the Word of the Lord; they could only quote the Bible; exactly like the ministers today.]

These men are springs without water and mists driven by a storm. Blackest darkness is reserved for them.  For they mouth empty, boastful words, and by appealing to the lustful desires of sinful human nature, they entice people who are just escaping from those [lustful desires of sinful nature] who live in error. They promise them freedom, while they themselves are slaves of depravity—for a man is a slave to whatever has mastered him. 2 Peter 2:17-20.
  (And Jesus said, I tell you the truth, everyone who sins is a slave to sin. John 8:34)

And Paul also spoke of false Christians who opposed the crucifixion of the sinful nature:

Brothers, be followers of me, and observe those who walk after the pattern we have set, so that you have us for an example.
For many walk, of whom I have told you often, and now tell you weeping, that they are the enemies of the cross of Christ: whose end is destruction, whose end is destruction, whose God is their stomach [appetites], and whose glory is in their shame, who set their mind on earthly things. Phil 3:17-19

For if you live according to the sinful nature, you will die; but if by the Spirit you put to death the misdeeds of the body, you will live. Romans 8:13
As long as we live in our sinful nature, we are unruly and incapable of being ruled, controlled, or led by a Lord or King. So, if you want Jesus to be your Lord and King, you must put to death your selfish, sinful nature by repentance to purity on the inward cross of self-denia
l.

See George Fox's Excellent Writing on The False Teachers in Christianity.

2 All things in heaven and earth are reconciled to God through and by Christ — except Satan, who was the original rebel, and who deceived all others.

3 Beloved, while I was diligent to write to you about the common salvation, I found it necessary to write and exhort you that you should earnestly contend for the faith, which was once delivered to the saints. Keeping yourselves in the love of God, looking for the mercy of our Lord Jesus Christ to bring eternal life. Jude 1:3,21. Now if you think that just believing is all that is necessary, for what are you advised to contend? And if you think you are instantly saved by believing, why would the brother of Jesus be writing believers that they must keep themselves in the love of God, looking (future tense) for Jesus to bring eternal life? Do you think you are a more special Christian than those in the early Church, founded by the Apostles, who were looking for a future bringing by Jesus of eternal life, salvation? He will appear the second time, not to bear sin, but to bring full salvation to those who are waiting for and expecting him. Heb 9:28.

3 the gospel, which you have heard, and which was (past tense) preached to every creature under heaven; this deserves examination. We are told that the grace of God has appeared to all men, Tit 2:11. And in Romans, the good tidings were described as: But I say, Have they not heard? Yes truly, their sound went into all the earth, and their words to the ends of the world, Rom 10:18, Psa 19:4. George Fox expands on this gospel being universally preached, in refuting the false doctrine of predestination:

he who enlightens every man that comes into the world, enlightens these [the nations of Essau, and of Ishmael, and of the Egyptians, and Babylon] as well as others; and his grace which has appeared unto all men, has appeared unto all these as well as others; and if they did not believe in it and receive it, it was to be a witness against them, and they were worthy of the judgment and condemnation; else how will God judge the world in righteousness, according to the gospel, the power of God, if that the gospel is not preached to, or in every creature under heaven; and that Christ has not tasted death for every man, which were dead in old Adam, that they might believe and be turned unto God? But the light of the gospel, which enlightens every man that comes into the world, and the grace of God in the gospel, which brings salvation, has appeared unto all; and God has poured out of his spirit upon all flesh in his new covenant, so that all flesh might see the salvation of God.

................. (and further down in the same writing)

For Ishmael and Essau had the covenant of circumcision, in the flesh, as is said before, a type of the new covenant and circumcision in the spirit. And the gospel was preached to them, being preached to every creature under heaven.

And Cain had his day of visitation; for the Lord told him, ‘if he did well, he should be accepted; and if not, sin lay at his door:’ so there was a promise of God to Cain, if he had believed it and received it; so his destruction was of himself. And so was the old world's, for grieving God's good spirit, and not receiving righteous Noah's preaching, who was a preacher of righteousness; and therefore, their destruction and condemnation came upon themselves, for going from the spirit of God in themselves, and not regarding this righteous preacher Noah.

And so, the gospel is also preached in a man, when the Spirit of God visits a man, in the day of his visitation, which all men have. Paul proves that the gospel was preached during the time of Isaiah in Rom 10:16: But they have not all obeyed the gospel. For Isaiah said, "Lord, who has believed our report?" Rom 10:16.

Now, if the gospel, (which is a mystery), has been preached to all men, as this verses plainly states: the gospel, which you have heard, and which was preached to every creature under heaven, the preaching has to be done by the Spirit of Christ himself. Only the Spirit could reach the far corners of the globe. In the days of the Apostles, the Americas had not even been discovered; and prior to Christ, there were no Apostles to send out to the world to preach the gospel.

The Lord preaching the gospel is easily accepted because we know that the Lord teaches us:

Paul clearly states that we must be taught by hearing Jesus speak to us:

you must not walk as other Gentiles walk, in the vanity of their mind,
Having the understanding darkened, being alienated from the life of God through the ignorance that is in them, because of the blindness of their heart.
Who being past feeling [pangs of conscience], have given themselves over to fleshly indulgences, to work all impurities with greediness.
But you have learned differently from Christ;
Assuming you have actually heard Him and have been taught by Him, as the truth is in Jesus. Eph 4:17-21
.

Good and upright is the LORD; therefore he will instruct sinners in the way.
He will guide the humble in what is right and teach them his way. Psalm 25:8-9


I will instruct you and teach you in the way you shall go; I will guide you with my eye. Psalm 32:8

Faith comes by hearing, and hearing by the word or God. Rom 10:18.
This is a critical scripture for understanding what is faith. Remember, Paul tells us in Rom 10:8 that he preached the word of faith that is in your heart. So faith is hearing the word of Christ from within your heart, and recognizing it as the Spirit of God speaking to you, or Christ speaking to you; and believing it enough to obey. Thus to believe is: to believe, [trust, depend on, obey] on the word, Christ, heard in your heart. Blessed are those who hear the word of God [from within their hearts] and keep [practice, obey] it.

And so are they blessed who hear the gospel preached by the Lord and believe it. This is more evidence that faith comes from hearing Christ, the word of God, speak to you from within your heart. As Jesus said: Behold, I stand at the door, and knock. If any man hears my voice and opens the door, I will come in to him, and will sup with him, and he with me. Rev 3:20. God is fair. God is just. God is righteous. He would knock equally at every man's heart. He visits every man. He reasons with every man. Every man has his chance. The day of visitation can come from a true preacher, with written or spoken words supplied by the Spirit of God, or directly in a man's heart from the Spirit of Christ. At judgment, every man will remember his day of visitation.

The everlasting gospel, the mystery, is explained by the great early Quaker, Isaac Penington:

"'Fear God, and give glory to him; for the hour of his judgment has come; and worship him that made heaven, and earth,' Rev 14:7.

you have, without doubt, met with the gospel, the everlasting gospel."

The mystery, which has been hidden from ages and generations, but now is made revealed to his saints. Col 1:26. And for certain Christendom, (without a saint to its name), has no idea what the gospel is. They are not even aware that the gospel is a mystery. They think it is Jesus Saves or the books the books of Matthew, Mark, Luke, and John. Take heart: Nothing is hidden, except what is meant to be revealed. Mat 10:26, Luke 12:2. Seek, and keep on seeking with your whole heart and soul, and you will find.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

1 Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

En mi día de visitación del Señor yo tenía alrededor de dieciséis años de edad, y estaba planeando completar una aventura sexual; de repente tuve una visión muy clara y un entendimiento convincente acerca de por qué yo no debería proceder con mis planes. Cuando la visión había terminado, recuerdo que yo pensé: "¡madre mía! ese fue un argumento perfecto acerca de por qué yo debería abandonar mi plan — me pregunto ¿de adónde vino?" (no tengo idea). Pero yo continué con mis planes, y me arrepiento hasta el día de hoy. Ahora entiendo que era Cristo, la luz dentro de mí, reprendiéndome. Si se me hubiera enseñado en mi juventud a esperar la luz de Cristo dentro de mí para reprenderme periódicamente, probablemente hubiera reconocido la fuente y le hubiera puesto mucha más atención. Esto me lleva a preguntar en qué clase de mundo viviríamos si se nos enseñara desde pequeños las reprobaciones de Dios. El mundo sería un lugar mucho mejor.

Yo también recuerdo una experiencia muy extraña cuando tenía alrededor de 12 años de edad. Una mañana de sábado en 1954, estaba caminando en Market Square, una sección de tiendas y mercado al aire libre en Knoxville, Tennessee; con todas clase de personas corriendo de allá para acá. Habían hombres de negocios en trajes, y agricultores en overoles; mujeres con zapatos de tacón alto y otras sin zapatos; negros y blancos; y predicadores callejeros, gritando "el fin está cerca" — era una conglomeración de muchos estilos de vida diferentes. De repente entendí que cada persona estaba operando con valores radicalmente diferentes; sin embargo cada persona estaba obviamente convencida que la dirección de su vida era la mejor. Una pregunta surgió en mi mente: ¿cómo pueden todos estar en la búsqueda correcta, siendo que todos son tan diferentes? Por supuesto que no todos podían estar en lo correcto, por lo tanto llegué a la conclusión de que tal vez nadie realmente sabía cuál era el mejor camino en la vida. Entonces, 24 años de vida agnóstica después, me dí cuenta de que mi camino de vida, a pesar de ser exitoso en el sentido material, era terriblemente decepcionante — lo que me llevó a buscar la dirección y la voluntad de Dios por el resto de mi vida, con una desconfianza total de mi propia opininión.

4 The Mystery of the Ages, Christ in You, the Hope of Glory. God has extended the gift of himself to all men, simply by believing in and following by obedience to his Son, Jesus. This gift is to have Christ formed in you, so that you are a part of God himself - the glory: righteous, pure, perfect, holy, and full of love, joy, and peace. When he appears, we will be like him, for we will see him as he is. Everyone with this hope purifies himself, just as he is pure. 1 John 3:2-3. Paul further refers to this glory: When Christ, Who is our life, appears, then you also will appear with Him in glory. Col 3:4. There are five stages of Christ being formed within you; see The Mystery, Christ in You for the detailed understanding.

5 we preach, warning every man, and teaching every man in all wisdom; so that we may present every man perfect in Christ Jesus. To enter the Kingdom you must let God make you pure and perfect by his grace, you must crucify you lusts and affections - mortifying the deeds of the body. Notice, Paul says: warning every man; for if you don't persist in seeking his grace, if you don't strive to enter by the narrow gate and the compressed way, if you don't lose your life to save it, you will fall short of the mark — and fail to produce fruit, fail to please God, and fail to enter the Kingdom.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

2 La pureza en la tierra no es una experiencia agradable, porque implica sufrir a través de la tribulación y las pruebas de fuego, (el Ministerio de la condenación, en el cual su guía es la ley del pecado y la muerte, después del cual viene el ministerio de la vida), pero el infierno es mucho peor; se debe evitar a toda costa. Es realmente el infierno. Se va a sentir como si fuera para siempre en los primeros 2 minutos. Continuará sin parar y asumirá muchas formas diferentes, tantas como las adicciones que usted tenga. Sus adicciones no son aparentes para usted ahora. Aún si a usted le gusta leer o mirar programas de violencia o sexo, usted está mucho más adicto de lo que usted piensa. Esas adicciones son destruídas, no por leer, no por hacer. Uno podría decir que uno recibe los deseos de su corazón, pero en una avalancha de cantidad y repetición masiva. Es una experiencia realmente agotadora. Usted debe llegar al estado donde todas las adicciones son repugnantes para used y usted automáticamente las rechaza. Por lo tanto, cualquiera que sean sus placeres, ellos serán llevados al extremo hasta que sean repulsivos. En Alcohólicos Anónimos, ellos hablan de cuando el alcohólico tiene una experiencia de tocar fondo; despertar un día en el nivel más bajo y decirse a sí mismo: SUFICIENTE — ESTOY HARTO, con la determinación de reformarse con la ayuda de lo alto disponible por la fe en el nombre de Jesucristo. Será un caso similar en el infierno; usted será llevado a una experiencia de tocar fondo en todos los deseos y afectos que usted tenga.

Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán con diligencia y no me hallarán,
por cuanto aborrecieron el conocimiento y no escogieron el temor de Jehovah.
No quisieron mi consejo y menospreciaron toda reprensión mía.
Entonces comerán del fruto de su camino y se saciarán de sus propios consejos.
Porque su descarrío matará a los ingenuos, y su dejadez echará a perder a los necios. Prov 1:28-32
      

El cielo de los vikingos, Valhalla, era el lugar donde ellos iban todos los días a batallar hasta la muerte, y después regresaban a una fiesta de borrachera. Tal vez esto es exactamente lo que recibieron, hasta que llegaron a estar hartos hasta la muerte. Reconozca sus deseos; enfréntelos; sepa que usted es un esclavo de sus pasiones, placeres, hábitos, orgullo, y deseos.

El humo del tormento de ellos sube para siempre jamás; la memoria del sufrimiento y el dolor en el infierno nunca se olvidará. Habrá lágrimas; habrá crujir de dientes; habrá sufrimiento; pero no para siempre, y con un propósito — hasta que sean reconciliados por el amor de Dios.

Una persona me escribió diciéndome que es imposible que Dios ponga a la gente en una posición para que puedan pecar todo lo que deseen, diciendo que yo estaba trantando de hacer a Dios malo. Yo digo que Dios puede fácilmente ponerle en un estado de sueño donde usted es puesto en condiciones extremas para acceder a las inclinaciones de su corazón, y usted pensará y sentirá como si fuera realidad — pero en realidad no está sucediendo. Salvo que en este estado usted no se puede despertar, y el estado continúa hasta que usted llega a estar completamente harto del pecado. Nuestros sueños son una muestra de lo que el infierno puede ser. Cuando yo estaba en el colegio universitario, actué de una manera muy irresponsable, dejando todas mis clases que comenzaban a las 8:00 de la mañana; sólo iba el primer día y después para los exámenes de mitad de trimestre y el examen final. Mis calificaciones sufrieron. Después de la graduación, por treinta años yo tuve una pesadilla recurrente en la cual llegaba tarde a mis exámenes de mitad de trimestre y no podía recordar en qué salón eran las clases. Este sueño y mi desesperación continuaron, hasta que finalmente en esta pesadilla llegué a la conclusión de que no era justo para mi madre que yo no asistiera a mis clases; ella estaba pagando mis clases con dinero que ganaba con mucho esfuerzo, y yo lo estaba desperdiciando. Por lo tanto, en mi sueño determiné que dejaría las clases y me pondría a trabajar; nunca más tuve esa pesadilla. Tal vez usted ha tenido una experiencia similar.

El Espíritu de Dios lucha con nosotros, tratando de hacernos descubrir el error de nuestros caminos. No importa los errores que hallamos hecho en nuestra vida, a menos que los resolvamos antes que dejemos este planeta, los tendremos que resolver en el infierno — y estaremos obsesionados repitiéndolos, hasta que al final nos hartemos tanto de ellos, que decidimos hacer lo correcto, no importa las consecuencias. Esta es una manera difícil de aprender, mucho más difícil que aprender por medio de la bondad del Espíritu de Dios que nos muestra, en la luz, los pecados olvidados y secretos de nuestro corazón, y después los quita.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

3 Si deseamos la paz con Dios, o si deseamos agradar a nuestro creador, entonces buscaremos su consejo y su guía. La manera en que hacemos esto es llendo a él y esperándoloescuchen en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — su gracia, para purificarnos.

La voz del Señor es bondadosa, amable, pura, fácil de entender, fácil de aceptar, pacífica, completa, moralmetne correcta, alentadora — nunca con un toque de sarcasmo, amargura, o condenación — nunca incompleta, dejándonos a que adivinemos lo que él quiere; en cambio sus palabras están llenas de amor — de su espíritu de amor — porque él es amor. Él le dirá cosas acerca de sí mismo. Él le animará. Él es bueno. Él le dirá o le mostrará cosas acerca de sí mismo; algunas cosas serán desagradable. Pero debido a que él es su amigo, usted sabe que él se lo está mostrando por su propio bien. De modo que usted escucha y observa. Y no corre; sino que permanece delante del Hijo del Hombre. Y usted se arrepiente de lo que él le muestra. Y a veces él le da mandamientos. Usted está oyendo la Palabra de Dios, la Palabra viviente. Y con suerte usted obedecerá sus mandamientos y le mostrará que lo ama al ser obedeiente.

Por lo tanto busque, escuche, obedezca..busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Esto es lo que el Señor nos dice: Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien. Jer 7:23.

_______________________________________

Próximo Capítulo