La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 6:48-58

Mostrar el Capítulo y las notas   

 48 Yo soy el pan de vida.

 49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron.

 50 Éste es el pan que desciende del cielo, para que el que coma de él no muera.

 51 Yo soy el pan vivo que desciende del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre. El pan que yo daré por la vida del mundo es mi carne. [Las palabras que el Espíritu habla de Jesús descienden del cielo y dan vida, Juan 6:63, el pan de vida, nuestro pan diario, el cual debemos esforzarnos todos los días para oír para que Jesús sea formado en nosotros con cada palabra oída, hasta que él sea formado completamente y nosotros seamos resucitados de los muertos para vivir en los cielos; pero nosotros también todavía caminamos en la tierra con él en nosotros y guiando todas nuestras palabras y acciones.]

 52 Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: --¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

 53 Y Jesús les dijo: --De cierto, de cierto os digo que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.

 54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.

 55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

 56 El que come mi carne y bebe mi sangre permanece [continuamente] en mí,4 y yo en él.

 57 Así como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, de la misma manera el que me come también vivirá por mí.

 58 Éste es el pan que descendió del cielo. No como los padres que comieron y murieron, el que come de este pan vivirá para siempre.5

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

5 ¿Como se come este pan del cielo? Oyendo sus palabras, que son espíritu y vida; usted las guarda, las practica y las obedece. El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63. El ritual de la "comunión" ha sido sustituido con la verdadera comunión — un diálogo entre usted y Cristo; un diálogo de palabras de él que usted retiene, usted come, de manera que su palabra permanece en usted, y entonces lo controla. Más palabra, más control.  La palabra, quien es Cristo, se está formando en su carne. 
(Se supone que debemos recordar a Cristo cada vez que comemos o bebemos, hasta su regreso, no cuando tomamos el jugo de uva y las hostias en un servicio de alguna secta.)
Y recuerde, Cristo nos dijo: Dejen de trabajar y hacer y producir la comida que perece y se descompone,
sino que esfuércense y trabajen y produzcan la comida que perdura para vida eterna.

Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [obedece].
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Lucas 6:47-48

_______________________________________