La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 9:23-24,14:33

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 Decía entonces a todos: --Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame. [Seguir es ser guiado por el Espíritu. Para ser guiado, usted debe sentarse persistente y pacientemente en humilde silencio para esperar al Señor, a medida que oye esperando que sus palabras dentro de su corazón le hablen a usted; entonces usted debe obedecerle. La negación propia ocurre por la obediencia a los mandatos hablados del Señor que usted oye, (la voluntad de Dios, no tu voluntad); esta es la cruz interna de la negación propia. Primero, Él lo guiará para sacarlo de la oscuridad a un estado sin pecado; para entonces guiar sus pensamientos, palabras, y obras; y estas obras muestran su gloria y amor al mundo.]

 24 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí, la salvará. [Cuando usted se niega a sí mismo continuamente y obedece los mandamientos del Señor, eventualmente perderá su vida orgullosa, y salvará así su alma para vivir la Vida en unión con Dios.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo.6 [Todo aquel que deja casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o campos por causa de mi nombre, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna, Mat 19:29. Cuando usted se niega a sí mismo continuamente y obedece los mandatos del Señor, eventualmente perderá su vida orgullosa, y salvará así su alma para vivir la Vida en unión con Dios.]

Hebreos 12:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 Procurad la paz con todos, y la santidad [consagración, santificación] sin la cual nadie verá al Señor.7 [De la Palabra del Señor en el interior: "Tú debes ser santo como yo soy santo. Sigue la justicia y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor."]

Mateo 19:16-21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 He aquí vino uno a él y le dijo: --Maestro, ¿qué cosa buena haré para tener la vida eterna?

 17 Él le dijo: --¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Hay uno solo que es bueno. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.1

 18 Le dijo: --¿Cuáles? Jesús respondió: --No cometerás homicidio, no cometerás adulterio, no robarás, no dirás falso testimonio, [¡Note! Jesús no dijo que teníamos que guardar todos los mandamientos; Él enumeró sólo aquellos que conforman el centro moral de la Ley, que se incluye en la ley que esta escrita en el corazón de cada hombre, por la cual todos los hombres serán juzgados por Dios, y que nunca ha sido anulada o cancelada. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú debes tener una devoción a la ley que está en el corazón de cada hombre; debes escuchar; y debes obedecer."]

 19 honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 20 El joven le dijo: --Todo esto he guardado. ¿Qué más me falta?

 21 Le dijo Jesús: --Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes y dalo a los pobres;2 y tendrás tesoro en el cielo. Y ven; sígueme. [¡Note! Jesús nos ha dicho que la perfección es necesaria para entrar en la vida eterna de Dios; y si queremos ser perfecto para tenemos vida eterna, (que es la vida de Dios), debemos seguir los mandamientos morales, (qué leyes están incluidos en la ley en el corazón de cada hombre), dar a los pobres, y después seguirle a Él. Nosotros le seguimos al exponernos para oír sus mandatos y después obedecerlos; nosotros negamos nuestra voluntad y nos sometemos a sus mandatos — esa es la cruz que todos los hombres deben llevar hacia la muerte del yo, hacia la perfección, para alcanzar salvación, para alcanzar vida eterna.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Mateo 5:48

Mostrar el Capítulo y las notas   

 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto."8 [Hay muchas referencias en las escrituras acerca de los requisitos de perfección en el Nuevo Testamento, (haga clic para ver), ¡y en el Antiguo Testamento también! (haga clic para ver). Sólo el poder de Dios puede cambiar al hombre para perfeccionarlo, y la finalización de su proceso de perfección ocurre cuando Jesús aparece para herir la cabeza de Satanás bajo los pies de usted. Rom 16:20. Debemos ser justos como Él es justo, 1 Juan 3:7. Debemos ser perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto, Mat 5:48. Debemos ser misericordiosos como Él es misericordioso, Lucas 6:36. Debemos llegar a ser puros como Él es puro. 1 Juan 3:2-3. Antes bien, así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir, 1 Ped 1:15. Para que andemos como él anduvo, 1 Juan 2:6, y así como él es, así seamos nosotros en este mundo. 1 Juan 4:17. No hay flexibilidad ni equivocación en ninguno de estos requisitos que han sido expuestos.]

Lucas 6:36

Mostrar el Capítulo y las notas   

 36 Sed misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. [La única manera en que puedes ser tan misericordioso como el padre estar habiendo crucificado tu naturaleza pecaminosa para que escuches a Dios dirigir todas tus palabras justo antes de hablar y hacer sólo lo que Dios te ordena; ésa es la única manera en que Jesús juzgó, habló y actuó — siempre y sólo como fue ordenado por Dios. Debemos ser justos como Él es justo, 1 Juan 3:7. Debemos ser perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto, Mat 5:48. Debemos ser misericordiosos como Él es misericordioso, Lucas 6:36. Debemos llegar a ser puros como Él es puro. 1 Juan 3:2-3. Antes bien, así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir, 1 Ped 1:15. Para que andemos como él anduvo, 1 Juan 2:6, y así como él es, asi seamos nosotros en este mundo. 1 Juan 4:17. No hay flexibilidad ni equivocación en ninguno de estos requisitos que han sido expuestos.]

1 Juan 3:7-10,9-10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia [rectitud] es justo, como él es justo.3 [Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le había ordenado hacer; para practicar la justicia nosotros también debemos poder sólo hablar lo que le oímos que nos ordena a decir y sólo hacer lo que Dios nos ordena hacer. Esta habilidad sólo viene después que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruido por el Espíritu al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces nosotros estamos caminando el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estaba con perfección, pureza, y santidad. Todo aquel que hace justicia es nacido de él. 1 Juan 2:29. La referencia a "hijitos" en griego de este versículo es tecknia <5040>; aquellos que todavía están pecando sin salvación.]

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

 9  Todo aquel que ha nacido de Dios no comete el pecado, porque la simiente de Dios [Cristo] permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios.5 [Para ser nacido otra vez, usted debe ser crucificado, lo cual destruye todos los deseos para pecar en usted. Como una nueva criatura usted es entonces resucitado por Jesús para ir al cielo, quien le muestra al Padre, y entonces usted le pertenece a Jesús y al Padre. Una vez que usted está en la mano del Padre, usted es protegido para nunca pecar otra vez. "Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca". 1 Juan 5:18.]

 10 En esto se revelan [distinguen] los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano. [De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.