La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 3:3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Entonces él anduvo por toda la región alrededor del Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón [liberación de la esclavitud] de pecados,1

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 él anduvo por toda la región alrededor del Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón [liberación de la esclavitud] de pecados. Juan siguió las tradiciones judías de purificación (de pecados y errores pasados) al lavar con agua; las siguientes son algunas:

El ministerio y el bautismo de Juan eran sólo para los judíos, siguiendo la tradición de los lavamientos, ellos lavaban los pecados del pasado, siempre y cuando mostraran los frutos del arrepentimiento - un estilo de vida diferente, comenzando con el arrepentimiento: compartir de sus excesos con aquellos que carecían las necesidades básicas de la vida, sin tomar ventaja de nadie, ni defraudando a nadie, ni oprimiendo a nadie, ni mintiendo, ni queriendo tener más cosas, ni quejándose. Pero el bautismo de Juan era sólo para preparar a la gente para recibir el ministerio de Cristo; y en ninguna manera excusaba sus pecados futuros, ni los excusaba de la necesidad de convertirse en discípulos verdaderos que finalmente producen el fruto del Espíritu. Durante el comienzo de la iglesia primitiva, ellos (Pedro en particular) mantuvieron la circuncisión Judía, las leyes dietéticas, y el bautismo judío con agua de Juan. Pedro incluso aplicó algunas de estas prácticas con los gentiles, hasta que el Espíritu Santo lo corrigió acerca de la comida, Pablo lo corrigió aún más acerca de la comida, y el concilio de los apóstoles emitió pautas diferentes para los gentiles. Tanto Cristo como Juan el Bautista hablaron de un mejor bautismo, este bautismo después fue eliminado de la práctica cristiana y los creyentes mantuvieron una fe, un Señor, y un bautismo, el bautismo de Jesús en fuego y en el Espíritu Santo. Claramente, así como no hay múltiples señores, no hay múltiples bautismos.

Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como habéis sido llamados a una sola esperanza de vuestro llamamiento.
Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Efe 4:4-5

Después que el ministerio de Juan terminó, y el Cristianismo fue extendido a los gentiles, Pablo nos ha dicho que hay sólo un bautismo. De modo que, ¿cuál es el único bautismo, el lavado judío de Juan, o el bautismo por agua de Jesús? Claramente el único bautismo es el bautismo de Jesús con el Espíritu Santo y fuego que quema todo el pecado dentro del corazón del hombre. Tanto Jesús como Juan nos dijeron que el bautismo de Jesús fue el bautismo preferido:

Juan dijo: Yo, a la verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. Él os bautizará en el Espíritu Santo y fuego. Mat 3:11
Jesús dijo: porque Juan, a la verdad, bautizó en agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo después de no muchos días. Hechos 1:5

El original griego para la expresión liberación de la esclavitud del pecado se puede traducir como liberación de esclavitud, perdón o remisión del pecado. Liberación de la esclavitud del pecado es mucho más exacto, y describe perfectamente la purificación que es necesaria para evitar ser excluidos del cielo. La limpieza de la palabra, la limpieza en la Luz, ambos se alcanzan al esperar al Señor, escuchar, oír, velar, y obedecer - una limpieza es una liberación de la esclavitud del pecado. Pero las pobres almas, quienes estaban tratando de traducir la Biblia, no habían experimentado la liberación de la esclavitud del pecado dentro de sí mismos, y por lo tanto obviamente escogieron enfatizar el perdón en vez. Sin embargo la liberación del cautiverio, de la prisión, de la opresión, es lo que Cristo dijo que había venido a hacer:

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos [del pecado] y vista a los ciegos, para liberar aquellos que están oprimidos [esclavos del pecado], Lucas 4:18-19

 El Espíritu del Señor Jehovah está sobre mí, porque me ha ungido Jehovah. Me ha enviado para anunciar buenas nuevas a los pobres, para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel; Isa 61:1-2

y la razón por la cual Pablo dijo que Jesús lo había enviado a gentiles:

Para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados, una liberación de la esclavitud del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mi. Hechos 26:18

Claramente, el perdón no es liberación, recuperación, sanidad, el abrir la prisión, ser liberado, alejado del poder de Satanás, mientras que liberación de la esclavitud del pecado describe todo esto con exactitud.

El hombre no puede preparar su propio corazón; debe ser preparado por el el poder de la gracia de Dios que produce cambio, y obtenemos acceso a este poder al ir a él. Usted debe esperarle a él - esperar en silencio, con la humildad de un pecador que tiene la necesidad de su poder que produce cambio - la gracia. Usted debe esperar, escuchar en silencio, oír, y obedecer, para así recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21. Por lo tanto esperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer. Haga esto repetidamente, siga sus mandamientos, y las palabra que usted le oye a él hablar que le impartirán la vida de Dios a usted, a medida que él quita los pecados de su corazón, uno por uno. Negarse a sí mismo es negar su propia voluntad y hacer la voluntad de Dios; seguir es obedecer los mandamientos que usted le oye a él hablar: esto es negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Jesúsla cruz interna de la negación propia, que hace morir su espíritu egoísta, para que sea reemplazado por el Espíritu de Cristo.

_______________________________________