La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 10:27-28

Mostrar el Capítulo y las notas   

 27 Lo que os digo en privado, decidlo en público; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas.

 28 No temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar al alma. Más bien, temed a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno.1 [De la Palabra del Señor en el interior: "Ningún alma es inmortal aparte de mi." No hay un alma permanente del hombre a menos que el hombre se ponga en unión con Cristo y el Padre; aquellos que no lo hacen mientras están en la tierra, perderán su alma. El principio del temor de Dios es apartarse del mal. De la Palabra del Señor en el interior: "Teme a Dios y dale la gloria. Temer es apartarse del mal."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 temed a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. Este es Dios. Debemos temer su desaprobación, buscar su consejo y sus enseñanzas, esperando poder agradarle. Si no aprendemos cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente, enfrentaremos su ira, (pero acompañado de compasión). Por misericordia y verdad la iniquidad [el pecado] es purgada [del corazón], y por medio del temor de Jehovah los hombres se apartan del mal. Prov 16:6. Pero la cristiandad no se aparta del mal porque se les enseña mentiras, que Dios los acepta en sus pecados mientras ellos crean en Jesús. De manera que la cristiandad no tiene temor de Dios. Por lo tanto la cristiandad no tiene conocimiento: El temor de Jehovah es el principio del conocimiento; los insensatos desprecian la sabiduría y la instrucción. Prov 1:7. (Muchos en el cristianismo tienen un montón de conocimiento de la Biblia, pero Dios sólo se conoce por medio de la revelación, no al leer acerca de Él.) La cristiandad piensa que la cruz es una joya y descartan la necesidad de todo discípulo de llevar su cruz; por lo tanto la cristiandad perece y su fin es la destrucción.

La destrucción del cuerpo y del alma ocurre en el momento de la muerte para aquellos que no están purificados en la tierra, pero no es una destrucción del espíritu, el cual regresa a Dios: El espíritu vuelve a Dios, quien lo dio [al momento de la muerte]. Ecl 12:7. Si un hombre no obtiene libertad del pecado, pureza, unión, salvación, y traslación al reino de Dios mientras está en la tierra, Dios destruye su alma y su cuerpo, desterrando su espíritu al Infierno para que aprenda acerca del mal que está en su corazón. Para poder experimentar el dolor purificador del lago de fuego a medida que el hombre participa de él, debe haber alguna forma de vida; de modo que no ocurre una destrucción completa. La Luz, Cristo, sale del hombre, a medida que es desterrado para tomar parte en el lago de fuego; y entonces el hombre es dejado sin restricción, libre para satisfacer los deseos de su corazón hasta el máximo. Él llega a estar saciado de sus deseos, hasta que son quemados en él, y él regresa al cielo para vivir en el patio exterior como un gentil espiritual cuyo corazón no fue circuncidado en la tierra, quien no fue parte de las primicias de Dios. Vea Hay Esperanza Para Todos para obtener más información.

Lo que constituye el alma es un misterio que sólo Dios puede revelar. Si usted piensa que usted entiende completamente la diferencia entre el alma y el espíritu, trate de trazar una línea entre los dos, usando como referencia Heb 4:12: Porque la Palabra de Dios es viva [viviente] y poderosa [activa], y más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu. William Penn, al describir el alma como un espíritu puro, sólo añade a la confusión. Sabemos, gracias a Pedro, que el alma debe ser purificada: Debido a que habéis purificado vuestras almas al obedecer a la verdad por medio del Espíritu. 1 Ped 1:22. Sabemos que el alma de los pecadores es destruida en el infierno: a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el infierno. Mat 10:28. Sabemos que el aliento de Dios sobre el barro de Adán lo hizo un alma viviente, pero eso difícilmente se aplica a aquellos que han nacido después de Adán. Sabemos que Dios conoció desde antes a las personas, pero si eso era en el espíritu o en el alma, o en el espíritu y el alma, no lo sabemos. El alma es un misterio, que yo sospecho tiene un potencial de grandeza, que cuando se entiende, nos quita el aliento en asombro. Yo creo que el alma es la parte del hombre que es capaz de unirse con Dios para llegar a ser uno con él; yo creo que es la plataforma para una creación completamente nueva, que es mucho más que sólo un hombre, y si esa plataforma no está unida a Dios mientras está en la tierra, se pierde. Sabemos que Jesús dijo: "¿de qué le sirve al hombre si gana el mundo entero y pierde su alma?" Yo creo que la medida de la pérdida del alma está más allá de la capacidad física del hombre para creer o aún entender. Cuando le preguntamos al Señor lo que significaba estar en el cielo sin perder nuestra alma, su respuesta fue: "vivir en una dimensión más alta."

La fe en Jesús lleva a la salvación así como también la fe en Jesús purifica el corazón, pero ninguna de las dos cosas es instantánea; ambas requieren una búsqueda persistente de las enseñanzas y mandatos del Señor, con obediencia total a través del tiempo. Preste atención a las exclusiones y requisitos del Nuevo Pacto, y las condiciones para calificar; de otra manera usted también enfrentará la ira de Dios. Ser salvo significa haber sido salvado aún del deseo de pecar, por medio de un nuevo corazón y una mente nueva, que Dios le da; nada más cuenta, sino una criatura completamente nueva, resucitada junto con Cristo para ir al cielo, donde usted se sienta con él en el reposo.

De la Palabra del Señor en el interior: "La realización potencial del alma va más allá de tu habilidad de comprender. Ningún alma es inmortal aparte de mi."

Con más atención a las ambigüedades del alma vs. el espíritu:

No hay palabra Hebrea para distinguir el alma del cuerpo; esa distinción y el concepto de un alma inmortal viene de los filósofos griegos Platón y Sócrates, y ese concepto fue adoptado por el catolicismo romano en los escritos de Orígenes, Agustín, y Tomás. Los líderes de la reforma protestante retuvieron la creencia de una alma inmortal aunque sus Biblias declaraban un aparente conflicto. Israel tenía mucha influencia griega después de haber sido conquistado por Alejandro Magno en el año 330 a.C., por lo tanto los traductores y escritores del Nuevo Testamento fueron influenciados por los filósofos griegos. La palabra hebrea nephesh significa "una criatura que respira", y en el Antiguo Testamento la palabra es traducida a veces como "alma", a veces como "ser", e incluso como "criatura" (animales). El Nuevo Testamento usa la palabra griega psuche para nephesh, que también tiene múltiples significados: almas humanas, para animales y para vida. En varios versículos como Mat 16:26, la palabra griega psuche <5590> es traducida como "alma" por algunas Biblias pero traducida como "vida" en otras, que puede ser entendidos como radicalmente diferente. Con múltiples posibles significados, confusión y error pueden fácilmente ser el resultado. Las diferencias exactas entre alma, espíritu, mente y vida no son muy claras: las diferencias son confusas en el mejor de los casos.

Jorge Fox, Esteban Crisp, y Eduardo Burrough, quienes estaban entre los primeros cuáqueros, fueron todos habitantes perfeccionados del reino, que estaban en unión con Dios y Cristo; y todos ellos se refirieron a las almas inmortales; y Esteban Crisp incluso declaró "perderán tu alma inmortal", citando Mateo 16:24-26. Perder algo que es inmortal: 1) pone en duda su inmortalidad, o 2) significa el alma inmortal va a algún lugar que no es dentro de usted, o 3) el alma fue creada para se inmortal y es inmortal si está purificada. Estos primeros cuáqueros ciertamente sabían mucho más acerca del alma que nosotros; por qué ellos no se molestaron en explicar el conflicto con la Biblia King James que todos ellos conocían tan, tan bien, es un misterio también. Exactamente lo que ellos sabían, se me ha dicho que yo entenderé; y cuando lo entienda, si se me permite, y si se puede explicar con un vocabulario terrenal, actualizaré esta explicación.

_______________________________________