CAPÍTULO XXI

Viaje a América 1671-1673

Cuando se hubo terminado la junta anual y hube cumplido mis servicios en Inglaterra, para gloria del Señor; como tanto el navío, como los Amigos determinados a irse conmigo estaban dispuestos, el día doce del Sexto mes de 1671, fui a Gravesend, con mi mujer y varios Amigos que me acompañaban hasta los Downs. De Wapping fuimos en una barcaza hasta el navío, que estaba algo más abajo de Gravesend y allí encontramos a los Amigos que iban a acompañarme en el viaje; los cuales habían llegado al buque la noche antes. Eran estos Tomás Briggs, Guillermo Edmonson, Juan Rous, Juan Stubbs, Salomón Eccles, Jaime Lancaster, Juan Cartwright, Roberto Widders, Jorge Pattison, Juan Hull, Isabel Hooton e Isabel Miers. Era el navío un pequeño velero llamado "Industria"; el nombre del capitán Tomás Forster y cincuenta el número de pasajeros. Aquella noche la pasé a bordo y la mayoría de mis Amigos la pasaron en Gravesend. Temprano, a la mañana siguiente, cuando los pasajeros y los Amigos, que habían decidido acompañarnos hasta los Downs, estuvieron a bordo, nos despedimos con gran emoción de los que se quedaron en Gravesend, y, a eso de las seis de la mañana, zarpamos con rumbo a los Downs. Con viento favorable, pronto se hincharon nuestras velas y avanzamos a los otros buques, llegando al anochecer. Algunos Amigos, y yo también, desembarcaron aquella noche, pernoctando en Deal, donde supimos que un oficial tenía órdenes del gobernador de tomar nuestros nombres por escrito; lo que hizo a la mañana siguiente, a pesar de que le dijimos que ya nos los habían tomado en Gravesend. Por la tarde, siendo el viento favorable, me despedí de mi mujer y otros Amigos, yéndome abordo. Pero antes de que zarpásemos, aconteciendo que dos fragatas reales surcaban los Downs, el capitán de una de ellas nos mandó abordo a su contramaestre, que se llevó tres hombres de nuestra tripulación. Con toda seguridad, este percance hubiera retrasado el viaje, o incluso nos lo hubiera hecho imposible, a no ser por el capitán de la otra fragata, que al enterarse de la duración de nuestro viaje y de que nuestro buque hacía agua, nos tuvo compasión y con gran caballerosidad nos cedió dos de sus hombres. En esto un oficial de aduanas subió abordo, para registrar los equipajes e imponer multas; de modo que entre unas y otras cosas nos demoramos tanto que no zarpamos hasta la puesta de sol; y mientras así estuvimos detenidos, un número considerable de buques mercantes, con rumbo a alta mar, nos adelantaron de varias leguas. Libres al fin, por la noche, desplegamos las velas y adelantamos parte de la flota cerca de los acantilados de Dover. Pronto alcanzamos el resto y, al cabo de poco, la dejamos atrás, ya que nuestro buque era reconocido como un velero muy rápido. Sin embargo, hacía mucha agua, por lo que, tanto la tripulación como la mayor parte de los pasajeros, tenían que manejar las bombas noche y día, lo que fue muy saludable para unos y otros. Un día, observaron que en dos horas habían entrado dieciséis pulgadas de agua en la sentina, y había en la quilla un gran agujero, por el que pasaba la mano, y cuando lo taparon encontraron pececillos dentro del barco.

{La siguiente sección fue dejada fuera del Diario de Ellwood, pero fue incluida en el Diario de Cambridge. Las partes interesantes del registro diario, escritas por Juan Hull, están incluidas para poder tener un registro claro de los viajes transatlánticos del siglo 17:

  • sexto mes.
  • 16: Llegamos tan lejos como la Isla de Wright.
  • 17: Avanzamos tan lejos como Apsum en Devonshire, Norte. Habíamos estado en frente de la flota por alrededor de dos días. Tuvimos una reunión muy buena esa noche. Para la tarde habíamos llegado tan lejos como Dartmouth; el viento era escaso pero misericordioso en que todos han estado muy bien. En la noche pasamos Eddistone, que ha destruido muchos barcos. Nos encontramos con un barco de Irlanda que iba rumbo a Londres, y tuvimos un viento muy bueno toda la noche.
  • 18: Cerca de las 5 AM pasamos cuatro leguas al sur de Lizard y poco después vimos Lands End. Entonces vimos una flota de alrededor de cuarenta barcos holandeses que habían partido de los Downs alrededor de una semana antes que la flota que había salido la mañana antes que nosotros. Tuvimos buen viento y adelantamos a la flota holandesa también.
  • 19: Perdimos de vista a la flota, pero dos se habían separado, que se suponen que iban a Virginia.
  • 20: Vimos a los barcos otra vez. Uno había perdido el mástil principal. Esta mañana nos encontramos con los barcos de una flota holandesa y unos pocos barcos que eran ingleses. Estábamos justo antes de la Bahía de Biscay.
  • 22: Todavía estamos cruzando la bahía. Los Amigos han estado mareados por alrededor de dos días, especialmente Juan Cartwright, quien tiene fiebre. Esa noche Jorge Fox fue inspirado a orar por él.
  • 23: Nuestro sostén [la cuerda que apoya el mástil del barco] se cortó con el roce, pero se puede arreglar. Los Amigos están mejorando. Juan Cartwright pensó que se iba a morir, pero le fue revelado que debía salir y predicar el evangelio. Tuvimos una reunión buena esa tarde en nuestra cabina.
  • 24: Encontramos a Juan Stubbs enfermo, y el cirujano dijo que tenía fiebre y un sudor en la respiración. Pasamos el cabo del norte y vamos hacia la costa de Portugal. Navegamos 180 millas en las últimas 24 horas. Vimos varios delfines luciéndose, y dos grandes marsopas saltaron a gran altura fuera del agua. Cerramos el día con una linda reunión.
  • 25: Anduvimos alrededor de 90 millas en este día. El viento comenzó ligero y se hizo más fuerte en la tarde. Juan Stubbs está suficientemente recuperado como para comer otra vez. Cazamos un delfín, que era hermoso con una variedad de colores, excelente como alimento, y sirvió para hacer un buen caldo; lo cual ayudó a levantar a varios de los que estaban enfermos.
  • 26: No vimos ningún pez este día. Había viento fuerte. Jorge Fox, Juan Stubbs y yo pasamos dos horas en nuestra cabina revisando algunos versículos.
  • 27: Poco viento. Cazamos dos delfines. Los Amigos están bastante bien. Tuvimos dos reuniones hoy en día, y los pasajeros estaban muy atentos. Tuvimos una reunión solos en nuestra cabina esa noche. Nuestro barco está tan agujereado que los marineros y pasajeros pasan la mayor parte del día y la noche bombeando alrededor de diez toneladas de agua por día. Pero esto los mantiene saludables.
  • 28: Esta mañana Jorge Fox, Juan Stubbs y yo nos ocupamos en encontrar el significado de los cuatro ríos del Edén, de acuerdo con el texto hebreo, junto con el significado de ellos. Estábamos a alrededor de la misma latitud que Lisboa.
  • 29: Navegamos 75 millas. Los Amigos están bien. El viento es escaso. El mar está tranquilo. Tuvimos muchos chubascos esta mañana.
  • 30: El mar está tranquilo. Tenemos calor, todavía estamos sentados. Es muy incómodo dormir cerca de alguien debido al calor.
  • séptimo mes.
  • 1st: Estuve muy enfermo ayer y hoy. Todavía hace calor, no hay viento. Por fin llegó una brisa. Los Amigos están en buenas condiciones de salud. Todavía hace demasiado calor como para que dos duerman juntos. Tomás Forster cazó un gran delfín, que probablemente era compañero del último que cazamos, porque nos ha seguido desde entonces, junto con peces voladores y otro delfín.

}

[Fox continúa.] Después de unas tres semanas de viaje, una tarde, vimos a popa, un navío, a cosa de unas cuatro leguas de distancia; y dijo nuestro capitán que era un buque de guerra que parecía darnos caza; y luego añadió, "Ea, vamos a cenar y cuando oscurezca nos habrá perdido de vista." Así dijo, para satisfacción y tranquilidad de los pasajeros, debido a que algunos empezaron a dar muestras de gran temor ante el peligro. Pero los Amigos estaban completamente tranquilos, como tenían fe en Dios, sin que el temor se apoderase de sus espíritus. Cuando el sol se hubo puesto, desde mi cabina vi al navío que venía hacia nosotros. Cuando hubo oscurecido, cambiamos nuestro curso para evitarlo, pero también el otro navío cambió el suyo, ganándonos ventaja. Por la noche, el capitán, junto con otros, vino a mi cabina para preguntarme que era lo que debían de hacer; a lo cual les respondí que no era marinero y les pregunté que es lo que ellos creían que era más conveniente. Me dijeron que solo había dos soluciones, que eran, o bien aumentar la velocidad de nuestra marcha, o bien virar y seguir el mismo rumbo que seguíamos antes. Les dije entonces que si el otro navío era pirata, podían tener por seguro que viraría también, y que, en cuanto a aventajarlo en la marcha, era inútil hablar de ello pues bien veían que era el otro mejor velero que el nuestro. Volvieron a preguntarme que tenían que hacer porque, dijeron, si los marineros hubieran seguido el consejo de Pablo no hubieran sufrido las malas consecuencias que sufrieron; y les respondí que era ello un caso para poner la fe a prueba y que, por consiguiente, tenían que aguardar el consejo de Dios. De modo que, recogiéndome en espíritu, el Señor me mostró que Su vida y poder estaban entre nuestro barco y el que nos perseguía. Así lo hice saber, al capitán y a los demás, diciéndoles que la mejor solución era virar y seguir nuestro rumbo primero. Les dije también que desearía que apagasen todas las luces, excepto la que iluminaba al timonel, y que rogasen a los pasajeros que se mantuviesen quietos guardando silencio. A eso de las once de la noche el vigía nos llamó y nos dijo que los otros se nos echaban encima. Inquietó esto a los pasajeros y, entonces, incorporándome en la litera, miré por el tragaluz y, como la luna no se había ocultado del todo, vi al otro navío que estaba muy cerca de nosotros. Iba ya a levantarme para salir de la cabina cuando, acordándome de la palabra del Señor, de que Su vida y poder estaban entre ellos y nosotros, volví a acostarme de nuevo. El capitán y algunos marineros vinieron otra vez a preguntarme que pasaría de no poder avanzar de proa; y les respondí que hiciesen lo que quisieren. En aquel momento la luna estaba muy baja y, levantándose una fresca brisa, el Señor nos ocultó y apretando la marcha perdimos de vista al otro navío Al día siguiente, siendo el Primer día de la semana, celebramos una reunión pública en el barco, manteniendo esta costumbre durante todo el viaje y la presencia del Señor se mostró en gran manera entre nosotros. Quería yo que les gentes se diesen cuenta de las mercedes del Señor, que los había librado, ya que, de no haberlos salvado el Señor, por aquel entonces estarían ya todos en manos de los turcos. Una semana después, el capitán y algunos marineros, trataban de persuadir a los pasajeros de que no era un barco pirata turco el que nos había dado caza, sino un navío mercante que se dirigía a las Canarias; y cuando oí tal cosa les pregunté, por qué, entonces, me hablaron como lo hicieron, por qué alarmaron a los pasajeros y por qué viraron a bordo, para evitarlo, cambiando de rumbo. Les dije también que deberían de tener más cuidado en quitar importancia a las mercedes del Señor.

Más tarde, cuando estábamos en las Barbados, llegó allá un mercader inglés de Sallee, y contó a las gentes que una fragata de guerra de Sallee había apercibido un bergantín monstruoso en alta mar, el mayor del mundo, y que, después de darle caza por tres días, cuando estaba ya a punto de alcanzarlo no pudo apresarlo porque había un espíritu en el bergantín. Esto confirmó nuestra creencia de que había sido una fragata de guerra de Sallee la que nos había dado caza y que fue el Señor quien nos libró de ella.

{Volviendo al diario del grupo, por Juan Hull, del Diario de Cambridge: (pocas cosas notables sucedieron hasta el día 14, a continuación)

  • 14: Buenos vientos. Los amigos y los pasajeros están bien. El sol está muy caluroso. Las piernas de Jorge Fox están hinchadas, se le están llenando de granos, le pican, y le queman mucho.
  • 15: Comimos un pez volador que había volado a bordo en la noche.
  • 16: Estamos a unas 90 millas del trópico de Cáncer. Los Amigos están en muy buen estado de salud, excepto por mí; yo generalmente estoy enfermo.
  • 17: Navegamos alrededor de 12 millas en una hora este día.
  • 18: Estamos al sur del trópico de Cáncer, unas 56 millas. Vi varios peces voladores hoy en día, cinco o seis a la vez, algunos que volaban doscientos metros o más.
  • 19: Tuvimos una reunión muy buena antes de dormir.
  • 21: Jorge Fox está muy enfermo de su estómago esta mañana. Vimos varias aves tropicales, muchos arenques, una marsopa común (una marsopa siguiendo a los arenques, comiéndoselos), y varios delfines.
  • 22: Vimos más aves tropicales. Jorge Fox está muy enfermo esta noche. Ha estado muy enfermo por los últimos días, llegando a ser puros huesos. Los vientos están tranquilos. Jorge Fox trató de comer una carne de puerco que estaba un poco descompuesta y olía tan mal que ahora odia la carne y ha perdido la habilidad de comerla.
  • 23: Todavía es necesario bombear agua. Vimos un barco esta tarde. Salomón Eccles ayunó durante siete días, sin tomar agua, sin comer comida, no haciendo más que enjuagando su boca de vez en cuando con vinagre. Ni tampoco se acuesta ni duerme mucho, sólo se adormece de vez en cuando mientras está sentado.
  • 24: Vimos el barco otra vez. Llegó muy cerca de nosotros y persuadimos al capitán del barco a que se detuviera. Llegó a estar a nuestro lado, y nuestro capitán lo jaló; ellos contestaron que habían salido de Londres al mismo tiempo que nosotros, y también se dirigía a Barbados. Jorge Fox está muy enfermo y vomita una flema fría y aguada, aunque nunca estuvo mareado.
  • 25: Vimos el barco otra vez, pero con el viento que comenzó a soplar los dejamos bien atrás.
  • 26: Vimos muchas marsopas, varias aves. Un ave llamada hombre de guerra, que parece una garza.
  • 29: Pensamos que estamos a unas 300 millas de Barbados. Vimos un ave llamada sula, tan grande como un ganso. Los Amigos en general están bien, y Jorge Fox también. Este día se llama Michaelmas (fiesta de San Miguel Arcángel).
  • 30: Vimos muchas marsopas y una bandada de aves a la distancia. Estamos a uno o dos días de Barbados.
  • Para concluir, Jorge Fox, aunque está mejor no ha estado bien, casi desde el momento que salió de Inglaterra. Mientras estábamos en el mar, sus piernas y su estómago se hincharon tanto que parecía que su piel se iba a reventar. Con los viejos dolores y antiguos moretones [de las golpizas que soportó] en sus articulaciones, tuvo grandes dolores en el estómago y en el corazón, de modo que llegó a estar extremadamente débil, lo cual hubiera matado a cualquier otro hombre. Y después por un mes no pudo sudar, ni en el mar, ni después de que desembarcamos por tres semanas. Le dimos varias cosas para hacerlo sudar, pero él sólo se secó más. Difícilmente pudo beber alguna cosa aparte de agua mezclada con jengibre. Y después de desembarcar, por más de tres semanas él no ha sudado y está con gran dolor en sus huesos, sus articulaciones, y en todo su cuerpo, y no puede dormir. A pesar de todo eso, está alegre y se mantiene por encima de todo. Los habitantes de la isla están muy emocionados con su venida, y muchos amigos y otros notables han venido a visitarlo a bordo, pero él no ha podido asistir ninguna reunión y esto ha aplacado y apagado la emoción en la isla.

[Fox continúa]. En todo el viajé no me mareé, al contrario de lo que sucedió a muchos Amigos y a otros viajeros, pero los muchos golpes y magulladuras, que había recibido anteriormente, y los achaques que contraje en Inglaterra, durante tantos y amargos encarcelamientos, se reprodujeron en el mar, debido al frío extremo y otras influencias, por lo que me sentí muy mal del estómago y lleno de dolores violentos en huesos y extremidades. Esto me sucedió después de un mes de estar en el navío, pues a las tres semanas de estar en alta mar, sudé abundantemente, por primera vez, sobre todo en la cabeza, mi cuerpo se cubrió de una erupción de granos y los pies y las piernas se me hincharon en extremo, de tal modo, que no podía ponerme las medias y los calzones sino con grandes trabajos. Después, súbitamente, dejé de sudar, y de tal manera, que, cuando llegamos a climas cálidos, no podía transpirar en absoluto mientras todo el mundo sudaba a mares. Estaba mi carne seca y caliente que abrasaba y, lo que antes se resolvió en granos, me atacó esta vez al corazón y al estómago, con tal fuerza, que hubiera matado a muchos otros. Así continué el resto del viaje, o sea, un mes aproximadamente, pues pasamos siete semanas y unos días en el mar.

El día tres del Octavo mes, temprano por la mañana, divisamos las islas Barbados; pero no pudimos anclar en la bahía de Carlisle hasta las nueve o diez de la noche. Descendimos a tierra, así que pudimos, y, junto con otros, anduvimos hasta la casa de un Amigo, un mercader llamado Ricardo Forstall, a poco más de un cuarto de milla de Bridgetown; pero como estaba tan débil y enfermo me cansé tanto de andar tan poco trecho que llegué exhausto. Muy enfermo permanecí allí varios días, y aunque varias veces me administraron medicinas para hacerme sudar, no hubo modo de conseguirlo. Al contrario, lo que me dieron, antes secó y angostó mi cuerpo, por lo que empeoré más de lo que hubiera sido de otro modo. Así continué, durante unas tres semanas, después de desembarcar, sintiendo tales dolores en los huesos, articulaciones y el cuerpo todo, que apenas si podía conseguir algún descanso; sin embargo, estaba alegre y mi espíritu se mantuvo fuerte por encima de todo ello. Tampoco consiguió la enfermedad que dejase el servicio de la Verdad, puesto que, tanto en el mar como después de llegar a Barbados, antes de estar en estado de recorrer el país, escribí varios artículos (un Amigo me los escribía), algunos de los cuales, a la primera oportunidad que tuve, los mandé a Inglaterra para que los imprimiesen.

Luego que hube descansado tres o cuatro días, en casa de Ricardo Forstall, donde muchos Amigos vinieron a verme, Juan Rous, que había pedido prestado un coche al coronel Chamberlain, vino para llevarme a casa de su padre, Tomás Rous. Pero se hizo tarde antes de que llegásemos, por lo que poco pude descansar aquella noche. Al cabo de pocos días, el coronel Chamberlain, que tan amablemente nos había prestado su coche, vino a visitarme y estuvo muy cortés conmigo.

Poco después de llegar a la isla, me informaron de un acontecimiento notable, en el que la justicia de Dios se había revelado eminentemente. El hecho fue el siguiente. Había en Barbados un joven, de nombre Juan Drakes (persona de cierta consideración en el mundo, pero blasfemador vulgar y mala persona) que, estando en Londres, pensó en casarse con una joven doncella, hija de un Amigo. Esta muchacha, siendo muy joven y con dote considerable, había sido confiada por su madre a la tutoría y cuidados de varios Amigos, de los cuales era yo uno. Me solicitó el joven consentimiento para casarse con la doncella y le dije que, siendo uno de los tutores nombrados por su madre, que era viuda, para cuidar de la muchacha, creía que, de tener su madre la intención de que se uniera a un hombre del mundo, hubiera dispuesto de su hija de acuerdo con tal deseo, mientras que si nos la había confiado era para que fuese educada en el temor de Dios; por consiguiente traicionaría la confianza de que era depositario si consintiera en que él, un hombre del mundo sin temor de Dios, se casase con la muchacha, lo cual no estaba dispuesto a permitir. Cuando el joven vio que no podía conseguir su intento regresó a Barbados, altamente ofendido conmigo, aunque sin justo motivo. Más tarde, así que oyó que iba yo a llegar a Barbados, juró desesperadamente y amenazó que por poco que pudiera me haría quemar vivo en cuanto llegase. Cuando esto oyó un Amigo, le preguntó que era lo que yo le había hecho, que tan furioso estaba contra mí, y sin responderle repitió otra vez, "Lo haré quemar vivo"; ante lo cual el Amigo replicó, "No andes con tanto furor, no sea que llegues demasiado pronto al fin de tus días." A los diez días le atacó una fiebre violenta y abrazadora de la que murió, y, estaba su cuerpo tan abrasado, que la gente se dio cuenta de ello y dijeron que se había puesto negro como el carbón. Tres días antes de que yo desembarcase dieron tierra a su cuerpo y lo señalaron como un triste ejemplo de vivir fuera del temor del Señor.

En esto, continuaba yo tan débil que no podía viajar para asistir a las reuniones, dándose los otros Amigos que vinieron conmigo buena prisa en trabajar para el Señor. Había sólo transcurrido un día, después de nuestra llegada a tierra, y ya celebraron una gran reunión, en la ciudad de Bridgtown; y después de esta, otras varias, aquí, allá, de un lado a otro de la isla, siempre en servicios, trillando, cortando, tajando, siendo muy numerosas sus reuniones, que fueron muchas, así en el tiempo como lugar, y tanto más grandes y numerosas por razón de que muchas personas del mundo, algunas de alto rango, acudieron a ellas. Y era la causa de todo ello que, conociéndome de nombre y sabiendo que estaba en la isla, esperaban verme en tales reuniones, ignorando que no me hallaba en estado de ir de un lado para otro. Y, en realidad, mi estado de debilidad duró tanto, por razón de sentirse mi espíritu al principio muy oprimido por la inmundicia, porquería e injusticias de la gente, todo lo cual era pesada y dura, carga sobre mí.

Sin embargo, después de pasar algo más de un mes en la isla, se aligeró un tanto mi espíritu y comencé a recobrar en cierta medida mi salud y mis fuerzas, empezando entonces a asistir a las reuniones de Amigos. Entretanto, al tener una oportunidad de enviar una carta a Inglaterra, le escribí a los Amigos que estaban allí para dejarles saber cómo estaba yo, como sigue a continuación:

Estimados Amigos, he estado muy débil estas últimas siete semanas y no he podido escribir. Mi deseo está con ustedes, y para todos ustedes, para que ustedes puedan vivir en el temor de Dios y el amor los unos con los otros, y ser sujetos los unos a los otros en el temor de Dios. He estado más débil en mi cuerpo de lo que había estado en toda mi vida, que yo recuerde; sí, mis dolores han sido tales que no los puedo expresar, sin embargo mi salud y mi espíritu están fuertes. Apenas he podido sudar estos últimos siete días, aunque estoy en un clima muy caluroso, donde casi todos están continuamente sudando; pero en cuanto a mí, mis viejos moretones, resfrios, entumecimientos, y dolores me pegaron en el interior, incluso dentro de mi corazón. Así que he dormido muy poco, y lo que me caía mejor al estómago era un poco de agua y jengibre en polvo; pero ahora he comenzado a beber un poco de cerveza como también agua, y a veces un poco de vino mezclado con agua. He sentido grandes dolores y tribulaciones, y estoy por debajo en medida; pero está bien, mi vida en Dios está por sobre todo. Esta isla para mí era como si todo estuviera en fuego antes de que yo llegara, pero ahora está algo apagado y disminuido. Vine en debilidad entre aquellos que son fuertes, y así he continuado; pero ahora he estado más alegre y lo superé. Muchos Amigos, y algunas personas considerables en el mundo, han estado conmigo. Agoté mi cuerpo considerablemente cuando estuve entre ustedes en Inglaterra; es el poder del Señor que me ayuda; por lo tanto, deseo que todos ustedes valoren el poder del Señor y su verdad. Estaba muy débil en el cuerpo cuando los dejé, después que había estado en gran tribulación entre ustedes; pero después de eso, el mal atacó mi cuerpo otra vez, el cual no estaba en muy buenas condiciones después de toda la tribulación en Inglaterra. Y después estaba tan cansado en el mar que no pude reposar, y he tenido muy poco apetito por mucho tiempo. Desde que llegué hasta esta isla, mi vida ha estado muy recargada; pero yo espero que, si el Señor me da fortaleza para administrar su obra, trabajaré rigurosamente y llevaré las cosas que han estado desviadas hacia un orden mejor. Por lo tanto, estimados Amigos, vivan todos en la verdad apacible y en el amor de ella, sirviendo al Señor en novedad de vida; porque cosas gloriosas y verdades preciosas han sido manifestadas entre ustedes en plenitud, y para ustedes las riquezas del reino han sido alcanzadas. He estado en la isla casi un mes, pero no he podido salir o cabalgar; sólo últimamente cabalgué dos veces, un cuarto de milla a la vez, lo cual me cansó mucho. Mi amor en la verdad es para todos ustedes.

Jorge Fox

A causa de no hallarme todavía en estado de viajar, los Amigos de la isla decidieron celebrar sus reuniones, de hombres y mujeres, para el servicio de la iglesia, en casa de Tomás Rous, donde estaba yo guardando cama; y esto me permitió estar presente, en cada una de tales reuniones, haciendo así muy buen servicio para el Señor, ya que necesitaban informarse mejor de muchas cosas, por haberse deslizado entre ellos ciertos errores a causa de la falta de cuidado y vigilancia. Los exhorté, especialmente en las reuniones de hombres, a ser cuidadosos y atentos en cuanto al matrimonio, evitando que Amigos se casasen con parientes próximos, y también demasiadas prisas con respecto a un segundo matrimonio, después de la muerte de marido o mujer, aconsejándoles que en tales casos guardasen el conveniente miramiento a la memoria del difunto, esposo o esposa. En cuanto a que los hijos de los Amigos se casaran demasiado jóvenes, como a los trece o catorce años de edad, les hice ver lo perjudicial de tal costumbre y los inconvenientes y sinsabores que acompañan a estos matrimonios infantiles. Los amonesté a que limpiasen bien el suelo, barriendo sus casas, para que. estuvieran muy limpias y así nada quedara en ellas que fuese corruptible; y que no hablasen de nada, de lo que se había tratado en las reuniones, que diera lugar a críticas y difamación de unos con otros. Igualmente, en lo concerniente al registro de matrimonios, nacimientos y entierros, les notifiqué que debían inscribirlos con exactitud, en cada caso, en libros distintos, sólo para este objeto; y también anotar en otro libro especial la repudiación de aquellos que apartándose de la Verdad caían en prácticas deshonestas, así como el arrepentimiento y redención de los que retornaban de nuevo al bien. También recomendé a su cuidado el proveer, para los Amigos, cementerios convenientes que, en algunos lugares, todavía faltaban. Así mismo les di algunas instrucciones concernientes a como tenían que tratar y ordenar legados dejados por Amigos, para uso público, y otras cosas relacionadas con los asuntos de la iglesia. Después, en cuanto a los negros o mulatos, los expuse mi deseo de que procurasen criarlos en el temor del Señor, tanto a los que habían comprado con su dinero como a los que habían nacido en sus casas, para que todos pudieran llegar al conocimiento del Señor, y que como Josué, cada cabeza de familia pudiera decir, "que yo y mi casa serviremos al Señor." Les dije también que quisiera que procurasen que los capataces tratasen a sus negros suave y afablemente, sin usar de crueldad, como algunos habían hecho y hacían, y que después de algunos años de esclavitud les dieran libertad.

Nota: Fox estaba muy adelantado para su tiempo. Esto fue 200 años antes de la abolición de la esclavitud en América; y fue, en ese tiempo, una propuesta radical, pero obviamente guiada por el Señor, quien siempre está adelantado de los tiempos.

En 1688, el gobierno de Pensilvania, dominado por los cuáqueros, pasó una resolución pidiendo el fin de la esclavitud, dando inicio al largo final de la esclavitud en Norteamérica.

Muchas cosas dulces y preciosas fueron reveladas en estas reuniones, por el espíritu y el poder del Señor, para edificación, confirmación y formación de Amigos, tanto en la fe como en el orden sagrado del evangelio.

Después de estas reuniones, debido a que la nave que iría camino hacia Inglaterra no se había ido, fui inspirado a escribir otra epístola a los Amigos que estaban allí; la copia de la cual se presenta a continuación:

Estimados Amigos y hermanos, a quienes es mi amor en lo que nunca cambia, pero permanece en la gloria, que está sobre todo, la cabeza y la piedra angular. En todo esto ustedes tienen paz y vida, a medida que moran en la semilla bendita. Aquí todo es bendito, sobre aquello que trajo la maldición; donde está todo lo corto y angosto de espíritu, lo quebradizo y lo desagradable. Por lo tanto mantengan el orden del evangelio. Manténganse en esta semilla bendita, donde todo puede ser guardado en temperancia, en paciencia, en amor, en mansedumbre, en justicia y santidad, y en paz; en la cual el Señor puede ser visto entre ustedes, y no es deshonrado en ninguna manera, sino glorificado por todos ustedes. En todas sus reuniones, en las ciudades, aldeas y en el campo, las reuniones de hombres, reuniones de mujeres, y otros, dejen que la justicia fluya en ustedes, que la santa verdad sea superior, el espíritu puro sea su guía y su líder, y la santa sabiduría de arriba es la que los ordena, que es pura, suave y fácil de pedir. Manténganse en la religión que nos guarda de las manchas del mundo, que es puro y no está contaminado ante la vista de Dios. Manténganse en la adoración pura y santa en la cual el Dios puro y santo es adorado, es decir, en el espíritu, y en la verdad, de la cual el diablo está afuera, quien es el autor de toda la impiedad, y lo que deshonra a Dios. Sean sensibles a la gloria de Dios, a su honor, y a su nombre bendito y santo, en el cual ustedes se han unido. Todos los que profesan la verdad, asegúrense de caminar en ella, en rectitud, santidad y piedad; porque "la santidad adorna la casa de Dios, la familia de la fe." Aquello que adorna la casa de Dios, Dios lo ama. Porque él ama la justicia. Y ése es el ornamento que adorna su casa y toda su familia. Por lo tanto asegúrense que la justicia esté en todas sus asambleas, que fluya para quitar toda la injusticia. Esto guarda la paz de ustedes con Dios; porque en la justicia ustedes tienen paz con el Dios justo de Paz, y los unos con los otros. Y así todo el que lleve el nombre de ungido, este alto título de ser cristiano, nombrado según el hombre celestial, asegúrense que estén en la naturaleza divina y que estén conforme a su imagen, incluso la imagen del hombre celestial divino, quien estaba antes de la imagen que Adán y Eva recibieron de Satanás en la caída; de modo que no aparezca en ninguno de ustedes esa imagen caída, sino su imagen, y ustedes sean hechos conforme a él. Aquí se muestra la traslación en la vida y la conversación, no sólo con palabras; sí, y la conversión y el arrepentimiento, el cual es un cambio de naturaleza, de la mente, y del corazón, del espíritu y los afectos, que han estado por debajo, y llegan a estar puestos arriba; y así reciban las cosas que son de arriba, y tengan la conversación en el cielo, no esa conversación que es de acuerdo al poder del príncipe de la potestad del aire, que ahora gobierna en la desobediencia. Por lo tanto sean fieles; esta es la palabra del Señor Dios para todos ustedes. Asegúrense que la piedad, la santidad, la justicia, verdad y virtud; los frutos del buen espíritu, fluyan sobre lo malo y sus frutos, para que ustedes puedan responder a lo que es de Dios en todos; porque nuestro Padre celestial es glorificado cuando ustedes producen mucho fruto. Por lo tanto ustedes, que son plantas de su siembra, sus árboles de justicia, asegúrense que todo árbol esté lleno de fruto. Manténganse en la verdadera humildad y en el verdadero amor de Dios, que edifica su cuerpo para que el verdadero alimento de la cabeza, los refrigerios, manantiales, y ríos de agua, y el pan de vida pueda ser conocido ampliamente y sentido entre ustedes; para que puedan ascender las alabanzas a Dios. Sean fieles al Señor Dios y justos y verdaderos en todos sus negocios y sus acciones con los hombres y hacia los hombres. No sean negligentes en sus reuniones de hombres para amonestar, exhortar, y reprobar, en el espíritu de amor y de mansedumbre, y para buscar lo que está perdido, y para traer lo que se ha alejado. Que todas las mentes, espíritus, almas y corazones, estén dobladas bajo el yugo de Cristo Jesús, el poder de Dios. Puedo escribir mucho, pero estoy débil, como lo he estado mayormente desde que los dejé. He estado bajo cargas y tribulaciones, y he pasado por muchos caminos; pero está bien. El Señor Todopoderoso conoce mi obra, la cual él me ha enviado a hacer por su brazo y poder eterno, que es por siempre y para siempre. Bendito sea su santo nombre, en el cual yo estoy, y en el cual mi amor es para todos ustedes.

Jorge Fox

Cuando me sentí ya en estado de salir, luego que hube estado un poco con los Amigos, fui a visitar al gobernador; acompañándome Luís Morris, Tomás Rous y algunos otros Amigos. Nos recibió con gran deferencia y estuvo muy amable con nosotros, invitándonos a comer con él y haciéndonos pasar en su compañía la mayor parte del día, sin consentir que nos marchásemos.

Aquella misma semana fui a Bridgtown. Tenía que celebrarse en aquellos días una junta general de Amigos, y, como oficiales militares y empleados civiles sabían de la visita que había hecho al gobernador y de su amable acogida, muchos, y no de los menos importantes, como jueces, magistrados, coroneles y capitanes, vinieron de casi toda la isla para asistir a la reunión; que fue una gran reunión así de Amigos como de los que no eran. El bendito poder del Señor se mostró plenamente entre nosotros y aunque, cuando llegó mi turno de hablar, después de haberlo hecho tres Amigos, estaba bastante fatigado, el Señor, hizo por mi boca revelaciones, para satisfacción de todos los presentes. El coronel Luís Morris, acudió a esta reunión, y con él un vecino suyo, juez en el interior, que sintió gran satisfacción, recibiendo la Verdad.

Pablo Gwin, un bautista tintineante, vino a la reunión y comenzó a balbucear y me preguntó: ¿Cómo se deletrea la palabra Caín? y si yo tenía el mismo espíritu que tenían los apóstoles. Yo le dije que sí. Y él me dijo que el juez tomaba nota de esto. Yo le dije: 'tú no tienes una medida del mismo Espíritu Santo que tenían los apóstoles, y estás poseído con un espíritu impuro. Y después se fue por su camino.

Aquella noche volví a casa, que estaba a unas nueve o diez millas, con Luís Morris; haciendo parte del camino en barco y parte a caballo. Me pareció que en el lugar donde tenía su plantación era el aire más puro que en todo el resto de la región. Al día siguiente, Tomás Briggs y Guillermo Edmonson, vinieron a verme con la intención de salir de la isla al otro día para ir a Antigua y Nevis, en cumplimiento del servicio del Señor. Luís Morris fue con ellos y en Antigua celebraron varias y buenas reuniones, a las que acudió gran gentío, convenciéndose muchos. Pero cuando llegaron a Nevis, el gobernador, antiguo perseguidor, no los dejó desembarcar y mandó soldados a bordo para que lo impidieran. En vista de esto, subieron a bordo los Amigos del lugar, y se reconfortaron sintiendo el poder y presencia del Señor entre ellos; y regresando después a Antigua, donde permanecieron algún tiempo volvieron a Barbados, sintiéndose Tomás Briggs muy débil y enfermo.

De los otros Amigos que me acompañaron desde Inglaterra, Jaime Lancaster, Juan Cartwright y Jorge Pattison, se habían ido a Jamaica, hacía algún tiempo, y otros, a diferentes lugares, de modo que sólo muy pocos quedaban conmigo en Barbados. Con todo celebramos muchas grandes y preciosas reuniones, tanto con fines de devoción como para tratar de asuntos de la iglesia, asistiendo a ellas mucha gente del mundo. En una de estas reuniones, el coronel Lyne, persona austera, quedó tan satisfecho de lo que yo declaré, que dijo, "Ahora si podré contradecir a los que he oído hablar mal de vos, diciendo que ni creéis en Cristo ni en Su muerte, mientras que según he podido oír, vos eleváis a Cristo en todas Sus manifestaciones, mucho más de lo que jamás haya oído." Este hombre, observando que una persona había tomado por escrito los tópicos principales de lo que había yo perorado, quiso una copia de ello y permaneció otro día entre nosotros; tan grande se levantó en él, el amor a la Verdad. Muchas fueron en verdad las conversiones, en muchos lugares de la isla, lo cual enfureció a hizo rabiar a los sacerdotes y también a algunos eclesiásticos. Eran nuestras reuniones muy numerosas y libres de toda persecución, por parte del gobierno, aunque sacerdotes y eclesiásticos procuraban incitar a los magistrados en contra nuestra. Cuando vieron que de este modo nada conseguían, algunos Bautistas vinieron a la reunión de la ciudad, llena de gente de diferente rango y calidad. Vinieron en gran grupo y trajeron un libelo infamante, escrito por Juan Pennyman, con el que estaban armando gran ruido. Pero el Señor me dio discernimiento y don de palabra para responder a sus frívolas objeciones, por lo que el auditorio, en general, quedó satisfecho, perdiendo terreno aquellos eclesiásticos pendencieros. Cuando se cansaron de chillar, se marcharon, pero, quedándose la gente, sin moverse, se continuó la reunión; aquello, sobre que habían inventado sus patrañas, fue todavía comentado y aclarado y la vida y poder de Dios descendieron sobre todos. Sin embargo, no cesaron el furor y envidia de nuestros adversarios, que se dedicaron a difamar a los Amigos con historias falsas y escandalosas, difundiéndolas por toda la isla. En vista de esto, yo, junto con algunos Amigos, redactamos un documento, en nombre de la Verdad, para poner a los Amigos a salvo de aquellas falsas acusaciones. Decía así:

Para el gobernador de Barbados y su Consejo y Asamblea
y toda otra persona con mando civil o militar en esta isla;
de parte de los llamados Cuáqueros.

Siendo que muchas escandalosas mentiras y difamaciones han sido lanzadas en contra nuestra, como la de que negamos a Dios, a Jesucristo, las Escrituras ciertas etc. . . . Es esta para informaros que en todos nuestros libros y proclamas, estos últimos años lanzados al mundo, atestiguamos claramente lo contrario. Con todo y ello, para vuestra mayor satisfacción, declaramos llana y sinceramente que reconocemos la existencia de Dios en quien creernos, el solo Dios justo, omnipotente y eterno, Creador de todas las cosas, así en la tierra como en el cielo, y preservador de todo lo que El ha creado, siendo El Dios por encima de todas y bendito por todos; para quien sea todo honor y gloria, autoridad suprema, alabanza y gracias, ahora y siempre. Y reconocemos a Jesucristo en quien creemos, Su único Hijo amado en quien El se place, concebido por el Espíritu Santo y nacido de María Virgen; al cual debemos nuestra redención por obra de Su sangre, así como el perdón de los pecados; que es la imagen de Dios invisible, el primero nacido de toda criatura, por quien todas las cosas que hay en el cielo y en la tierra han sido Creadas, creador de todas las cosas, visibles e invisibles, así sean tronos o dominios, principados o poderes. Y reconocemos y creemos que El. que no conoció el pecado, fue sacrificado por el pecado, sin que nunca se hallase doblez en Su boca; y que fue sacrificado vivo por nosotros, fuera de las puertas de Jerusalén; que fue sepultado y resucitó al tercer día por el poder de Su padre, para justificación nuestra; y creemos que ascendió al cielo y ahora está sentado a la diestra de Dios. Este Jesús, que fue la base sobre que se formaron santos profetas y apóstoles, es nuestra base; y creemos que no hay ya otra base que echar que la que está ya echada en verdad por Cristo; el cual, nosotros creemos que sufrió la muerte por cada hombre, derramó Su sangre por todos los hombres y es la propiciación para nuestros pecados, y no para los nuestros solamente, sino para los pecados de todos, según el testimonio de Juan el Bautista cuando dijo, "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo." ( Juan 1:29). Creemos que solo El es nuestro Redentor y Salvador, el verdadero Capitán de nuestra Salvación, que nos salva tanto del pecado como del infierno y de la ira que vendrá, y destruye el mal y sus artificios; que es la Semilla de la mujer, que aplasta la cabeza de la serpiente; a saber, el Alfa y Omega, el Principio y el Fin. Que es El (como las Escrituras ciertas lo atestiguan) nuestra sabiduría y rectitud, nuestra justificación y redención; y que no hay salvación en nadie más, porque no hay ningún otro nombre bajo el cielo dado a los hombres por el que podamos salvarnos. Solo El es el Pastor y Obispo de nuestras almas; El es nuestro Profeta de quien Moisés había ya dado testimonio de mucho tiempo, diciendo, "El Señor vuestro Dios os levantará, de entre vuestros hermanos, un profeta como yo. A él escucharéis en todas las cosas que os hable. Y sucederá que cualquier persona que no escuche y obedezca a aquel profeta será destruida; y alejada del pueblo." (Hechos 3:22-23). El es el que ha venido y nos ha dado a entender que podemos reconocerlo como verdadero. Y El gobierna en nuestros corazones por Su ley de amor y de vida y nos libra de la ley del pecado y la muerte. No hay vida sino en El, porque El es el espíritu vivificador, el segundo Adán, el Señor del cielo, por cuya Sangre hemos sido lavados y nuestras conciencias se han librado de acciones de muerte, para servir al Dios vivo. Y El es nuestro Mediador, que ejerce paz y reconciliación, entre Dios ofendido y nosotros ofensores. Siendo El, el juramente de Dios, el nuevo pacto, luz, vida, gracia y paz, el Autor y Consumador de nuestra fe. Ahora bien, este Señor Jesucristo, el Hombre divino, el Emanuel, Dios con nosotros, es en quien nosotros todos creemos y a quien reconocemos. El, contra quien los grandes sacerdotes lanzaron su ira diciendo que había hablado blasfemia; El, a quien los sacerdotes y ancianos judíos acusaron deliberadamente y condenaron a muerte; el mismo que Judas traicionó por treinta monedas, que le dieron los sacerdotes, en pago de su traición, dando también mucho dinero a los soldados para que propalasen la horrible mentira, de que mientras dormían Sus discípulos habían venido y se lo habían llevado; y luego que resucitó de entre los muertos, Los Hechos de los apóstoles cuentan como los grandes sacerdotes y los ancianos persiguieron a los discípulos de este Jesús, por ir predicando a Cristo y Su Resurrección. Esto decimos, es a este Señor Jesucristo, a quien debemos nuestra vida y salvación.

Y con respecto a las sagradas escrituras, creemos que ellas fueron dadas por el espíritu santo de Dios, por medio de los hombres santos de Dios, quienes (como las escrituras mismas declaran, 2 Ped 1:21) "hablaron siendo inspirados por el espíritu santo." Creemos que se deben leer, creer y cumplir (el que las cumple es Cristo); y ellas es "útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia, a fin de que el hombre de Dios esté completo y equipado para toda buena obra. (2 Tim 3:16-17), y pueden hacer sabio para salvación, por medio de la fe en Cristo Jesús." Creemos que las santas escrituras son palabras de Dios; porque dice en Exodo 20:1, "Dios habló todas estas cosas diciendo…" hablando de los diez mandamientos dados en el Sinaí. Y en Apoc 22:18-19, Juan dijo: "Yo advierto a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía," [no la Biblia que no había sido imprimida cuando se escribió el Apocalipsis; las palabras del libro de esta profecía, Apocalipsis]. Por lo tanto en Lucas 1:20, "por cuanto no has creído a mis palabras." Y así en Juan 5:47, 12:47, 14:23, 15:7. De modo que llamamos las santas escrituras, como Cristo, los apóstoles, y los santos hombres de Dios las llamaran, a saber las palabras de Dios.

Otra calumnia que dijeron sobre nosotros es que nosotros "le enseñamos a los negros a rebelarse;" algo que aborrecemos en gran manera y detestamos en nuestros corazones, el Señor lo sabe, quien es el que escudriña todos los corazones, y sabe todas las cosas, y puede testificar por nosotros, que esta es una mentira abominable. Porque lo que nosotros les hemos hablado, es para exhortarles y amonestarles a ser sobrios, a temer a Dios, a amar a sus patrones y patronas, y a ser fieles y diligentes en su servicio y sus negocios, y así sus patrones y capataces los amarán, y los tratarán amable y gentilmente; también que ellos no deben golpear a sus mujeres, ni las mujeres a sus maridos; ni tampoco los hombres deben tener muchas mujeres; que no deben robar, ni ser borrachos, ni cometer adulterio, ni fornicación, ni maldecir, jurar, ni mentir, ni decirse malas palabras los unos a los otros, ni a nadie más; porque hay algo en ellos que les dice que no deberían practicar ni estos ni ningún otro mal. Pero que si lo hacen, entonces dejarles saber que sólo hay dos caminos, uno que lleva al cielo donde van los justos; y el otro que lleva al infierno, donde van los impíos y corruptos, rufianes, adúlteros, asesinos, y mentirosos. A unos el Señor dirá: " Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo;" a los otros: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles", por lo tanto los impíos van al "castigo eterno, pero los justos a la vida eterna." Mat. 25:31-44. Consideren, amigos, no es transgresión que un señor de familia instruya a su familia él mismo, o que otro lo haga por él; sino más bien es un gran deber que a ellos les incumbe. Abraham y Josué hicieron eso: del primero, leemos que el Señor dijo en Gen. 18:19, "Yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino de Jehovah, practicando la justicia y el derecho, para que Jehovah haga venir sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él." Y el siguiente que leemos, dice en Josué 24:15. "escogeos hoy a quién sirváis, pero yo y mi casa serviremos a Jehovah." Declaramos que estimamos que es un deber de incumbencia para nosotros con y por aquellos que están y pertenecen a nuestras familias, enseñarles, instruirles y amonestarles; y ya que este es el mandamiento del Señor, la desobediencia a él provocará su desagrado; como se puede ver en Jer 10:25, "Derrama tu ira sobre las naciones que no te conocen y sobre las familias que no invocan tu nombre." Ahora, negros, pardos, indios, forman una gran parte de la familia en esta isla; de parte de quienes se pedirá cuenta, por quien viene a juzgar a los vivos y a los muertos en el gran día del juicio, cuando todos serán "recompensados de acuerdo a las obras hechas en el cuerpo, si ellos son buenos, o si son malos;" en ese día nosotros decimos, de la resurrección de los buenos y los malos, y de los justos y los injustos, cuando, "el Señor Jesús con sus poderosos ángeles se manifieste desde el cielo en llama de fuego, para dar retribución a los que no han conocido a Dios y a los que no obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. Ellos serán castigados con destrucción eterna, separados de la faz del Señor y lejos de Su poder glorioso, cuando él venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado por todos los que creyeron." 2 Tes 1:8-10. Vea también 2 Ped 3:7.

Esta calumnia maligna (de nuestro esfuerzo para hacer a los negros rebelarse), nuestros adversarios aprovecharon la ocasión para levantarla, ya que teníamos algunas de nuestras reuniones entre los negros; porque tuvimos varias reuniones con ellos en muchas plantaciones, allí nosotros los exhortamos a justicia, sobriedad, temperancia, castidad, y piedad, y a estar sujetos a sus dueños y gobernantes; lo cual era completamente contrario a lo que nuestros envidiosos adversarios maliciosamente nos acusaron.

Debido a que había visitado al gobernador tan pronto como había llegado y tenía la capacidad, el gobernador vino a visitarme en la casa de Tomas Rouse y fue muy cortés.

Habiendo permanecido algo más de tres meses en Barbados, después de visitar a diversos Amigos, haber organizado juntas, en todos los lugares, y haber llevado a cabo la misión en cumplimiento de la cual el Señor me había enviado allí, sentí que mi espíritu se apartaba de la isla sintiéndose arrastrado hacia Jamaica. Cuando lo hube comunicado a los Amigos, también notifiqué al gobernador, y a diversas personas de su consejo, que tenía la intención de irme en breve de la isla para Jamaica; y esto lo hice, por la razón de que así como había sido pública y notoria mi llegada, también lo fuera mi partida. Antes de dejar la isla escribí a mi mujer, para que pudiese ella darse cuenta de como me iban las cosas y de como proseguía mi viaje.

Querido corazón,

Para quien es mi amor y para todos los hijos en la Semilla de vida que no cambia y está por encima de todos; bendito sea el Señor eternamente. He sufrido de cuerpo y espíritu más de lo que las palabras pueden expresar, pero, alabado sea Dios en el cielo, Su verdad está sobre todos. Ahora, me encuentro bien y, si es voluntad del Señor, dentro de pocos día iré a Jamaica, donde pienso permanecer por poco tiempo. Es mi deseo que os mantengáis todos puros y libres de todo mal, en la Semilla de vida. Los Amigos están bien en general. Da recuerdos a los Amigos que pregunten por mí. No más, por ahora, sino mi amor en la Semilla y Vida que jamás cambian.

Jorge Fox
Barbados, el seis del Undécimo mes de 1671.

Zarpé de Barbados para Jamaica, el día ocho del Undécimo mes de 1671, acompañándome Roberto Widders, Guillermo Edmonson, Salomón Eccles e Isabel Hooton; mientras que, Tomás Briggs y Juan Stubbs, se quedaron en Barbados junto con Juan Rous y Guillermo Bailey. Hicimos una rápida y fácil travesía hasta Jamaica, donde nos encontramos con nuestros Amigos, Jaime Lancaster, Juan Cartwright y Jorge Pattison, que allí habían estado trabajando al servicio de la Verdad; en cuya lid, a partir de aquel momento, entramos con ellos, viajando de un lado a otro de la isla, que es grande. Tierra generosa es aquella, aunque sus habitantes, en su mayoría, son depravados y malvados. Hicimos una gran obra. Hubo muchas conversiones y muchas personas, algunas de alto rango en el mundo, recibieron la Verdad. La gente fue muy cortés con nosotros, no abriéndose una sola boca en contra nuestra. Estuve dos veces con el gobernador y otros magistrados, portándose todos muy afablemente con nosotros.

Una semana, poco más o menos, después de desembarcar en Jamaica, Isabel Hooton, mujer de edad muy avanzada, que había viajado mucho, al servicio de la Verdad, por la que había pasado grandes sufrimientos, falleció. Se encontraba bien el día antes de morir y partió en paz, como un cordero, dando testimonio con su partida de adhesión a la Verdad.

Nota: Elizabeth Hooton fue una de las primera personas en ser convertidas a la verdad por Jorge Fox, y la primera mujer en llegar a ser ministro de los cuáqueros en 1650. Ella era esposa de un hombre de alta sociedad, y no sólo fue la primera mujer ministro de los cuáqueros, sino la segunda persona en ser ministro de la Sociedad, y contada como uno de los sesenta valientes, un grupo de evangelistas que siguieron a Jorge Fox y fueron enviados por el Señor a toda Inglaterra.

Ella soportó varios encarcelamientos, a veces por varios meses. En 1651 fue encarcelada en Derby por una queja de haber reprendido a un sacerdote, y en el año siguiente fue encarcelada en el castillo de York por exhortar a una congregación en Rotterdam al final del servicio. En 1664 ella sufrió cinco meses de encarcelamiento en Lincoln por perturbar a una congregación. En Selston, Nottinghamshire, fue asaltada violentamente en 1660 por Jackson, un ministro de la aldea, porque era cuáquera, aunque no parecía que ella hubiera siquiera hablado con él.

En 1661, cuando tenía más de sesenta años de edad, fue a Norteamérica en un viaje misionero, llegando a Boston en 1662. Debido a las leyes puritanas en contra de los cuáqueros, ella tuvo mucha dificultad en obtener alimento o techo. Mientras visitaba algunos cuáqueros en la prisión, ella fue llevada ante el gobernador, Juan Endicott, quien después de insultarla, la envió a la cárcel. Posteriormente fue llevada por camino de dos días hacia el bosque y fue dejada allí para morirse de hambre. Ella encontró la manera de llegar a Rhode Island, consiguió un pasaje a Barbados, regresó a Boston, y después de una breve estadía volvió a Inglaterra. Habiendo procurado un permiso de Carlos II para establecerse en cualquiera de las colonias americanas, Elizabeth Hooton regresó a Boston, donde intentó establecerse, pero halló que el permiso fue invalidado por los líderes de la ciudad. Después ella se fue a Cambridge, donde, debido a que no quiso negar su credo, fue echada en un calabozo y dejada allí sin comida o bebida por cuarenta y ocho horas (una persona que la alivió fue multada 5 libras por la ofensa). Después de esto la corte ordenó que fuera azotada en tres ciudades, lo cual fue hecho en la mitad del invierno y con gran severidad. Entonces fue llevada otra vez a lo profundo del bosque y fue dejada allí; otra vez encontró su camino hacia la ciudad, donde hizo de amigos, y después se fue; después de visitar Rhode Island, regresó a Cambridge, donde otra vez fue sometida a un trato barbárico.

Regresó a Inglaterra y reanudó su trabajo como predicadora itinerante, pero en 1665 fue encerrada en la cárcel de Lincoln por tres meses por un cargo de perturbar una congregación.

Ella hizo tres visitas religiosas a las Américas, y acompañó a Jorge Fox a Norteamérica en sus tres visitas, donde, en Jamaica, tuvo una enfermedad repentina, y murió al día siguiente, a la edad de alrededor de 71 años. Ella fue ministro-evangelista cuáquera por 21 años.

Hay una memoria a Elizabeth Hooton en este sitio que enseña más detalles acerca de su vida y sufrimientos.

Después de pasar siete semanas y un día en Jamaica, organizando a los Amigos e instituyendo varias juntas; como hubo grandes conversiones en el Piste, Oeste, Norte y Sur del país, allí dejamos a Salomón Eccles. El resto embarcamos para Maryland, dejando a los Amigos y a la Verdad, prósperos en Jamaica; el poder del Señor sobre todos, reinando Su bendita semilla.

Antes de salir de Jamaica, mandé otra carta a mi mujer, que decía como sigue:

Querido corazón:

Para quien es mi amor y para todos los hijos, en lo que nunca cambia y está por encima de todos, y para todos los Amigos en esa tierra. He permanecido en Jamaica unas cinco semanas. Los Amigos aquí, están bien, en general, y ha habido muchas conversiones, mas sería demasiado largo explicarlo todo. Me aguardan sufrimientos en todas partes, mas la bendita Semilla está por encima de todos: Alabado sea el gran Señor, que es Señor de mar y tierra y de toda cosa en ellos. Tenemos la intención de irnos de aquí a Maryland, a principios del mes que viene, si es voluntad del Señor. Morad todos vosotros en la Semilla de Dios, que en Su verdad yo reposo lleno de amor por todos vosotros.

Jorge Fox
Jamaica, el 23 del Duodécimo mes de 1671.

Embarcamos el día ocho del Primer mes de 1671-2, pero, siéndonos los vientos contrarios, pasamos, avanzando y retrocediendo, una semana entera de navegación, antes de perder Jamaica de vista. Fue viaje peligroso, especialmente al pasar el golfo de Florida, donde vientos y tormentas nos pusieron a prueba. Pero Dios omnipotente, Señor de mares y tierras, cabalgando en alas del viento, nos guardó, por Su poder, de muchos y grandes peligros, cuando, por causa de la gran violencia de la tempestad, nuestro buque, con parte de su velamen destrozado, estuvo varias veces a punto de zozobrar. Y en verdad, grande fue nuestro reconocimiento porque el Señor fuese un Dios asequible, con el oído atento a las súplicas de Su pueblo. Porque ello fue que, cuando los vientos eran tan fuertes y huracanes, tormentas y tempestades tan grandes que los marineros sin saber que hacer estaban tentados de dejar el buque a su suerte, nosotros, rogamos al Señor que, escuchándonos graciosamente, calmó los vientos y los mares y nos dio viento favorable para que nos regocijásemos en la salvación que de El nos vino. ¡Alabado y bendito sea el sagrado Nombre del Señor, cuyo poder tuvo dominio sobre todo y a quien obedecen los vientos y los mares!

En esta travesía, de Jamaica a Maryland, estuvimos de seis a siete semanas en el mar. Algunos días antes de llegar a tierra, después de haber entrado en la bahía del río Patuxent, se levantó una gran tempestad que nos echó encima un barco, buscando refugio, en el que viajaban diversas gentes de alto rango en el mundo. Tomamos la gente a bordo, pero el barco se perdió con su carga que, según dijeron, valía quinientas libras esterlinas. Imposibilitados de dejar el barco, los nuevos pasajeros, continuaron abordo varios días y celebramos con ellos una buena reunión. Mas las provisiones comenzaron a escasear, por no haber traído ellos ningunas y las nuestras, por razón de lo largo del viaje, estar casi agotadas, cuando los encontramos, por lo que, viviendo ahora en común, apenas si quedaba nada que comer. En vista de esto, Jorge Pattison, embarcó en un bote arriesgando su vida para llegar a la costa, siendo el peligro tan grande que todo el mundo, excepto los Amigos, estaba convencido de que se perdería. Y, con todo, plugo al Señor que llegase salvo a la costa, y que, al cabo de muy poco tiempo, los Amigos del lugar, vinieran a llevarnos a tierra; con gran oportunidad, pues las provisiones estaban ya casi agotadas del todo.

En este viaje, la buena providencia del Señor, nos salvó de otro gran peligro que no supimos hasta después y que fue el siguiente: Cuando nos decidimos a salir de Jamaica, pudiendo elegir entre dos navíos, con destino a la misma costa, uno, una fragata, y el otro un pequeño velero, cerramos trato con el capitán de este, que nos hizo un precio diez chelines más barato por persona que el capitán de la fragata, que a nuestro parecer nos había pedido demasiado por los pasajes. Embarcamos en el velero, zarpando la fragata juntamente con nosotros, pues se había decidido que se escoltarían mutuamente durante el viaje; y así navegamos juntos varios días. Pero calma y vientos contrarios nos separaron al cabo de un tiempo, después de lo cual, la fragata, perdido el rumbo, cayó en manos de los españoles que la apresaron y la robaron, haciendo prisioneros al capitán y al primer oficial. Más tarde, apresada de nuevo por los ingleses, la mandaron a sus propietarios que eran de Virginia, Cuando supimos todo esto, vimos y admiramos la providencia de Dios que nos guardó de nuestros enemigos; mas el codicioso cayó en manos de los codiciosos. Algunos Amigos de Jamaica querían que fuésemos en la fragata que fue apresada, mas el Señor en Su sabiduría ordenó lo contrario.

Encontramos en Maryland a Juan Burnyeat, que tenía la intención de salir en breve para Inglaterra, pero con nuestra llegada alteró su propósito y se juntó a nosotros para el servicio del Señor. Había convocado en junta general a todos los Amigos de la provincia de Maryland, para que así pudiese despedirse de todos ellos antes de abandonar aquel país; y la divina providencia dispuso que desembarcáramos justamente a tiempo para alcanzar la junta, teniendo así una magnífica oportunidad de conocer a todos los Amigos de la provincia. Fue esta una gran reunión, que duró cuatro días, asistiendo a ella, además de los Amigos, mucha otra gente, alguna de alto rango; como cinco o seis jueces de paz, uno de los secretarios de su parlamento o asamblea, uno del consejo, y otras gentes de significación, que, quedaron muy satisfechas de la reunión.

Después de que se concluyeron las reuniones públicas, comenzaron las de hombres y de mujeres, en las que manifesté a los Amigos su utilidad, con gran satisfacción por su parte. Después de esto fui a un lugar llamado los Cliffs, donde se había convocado otra junta general. Parte del camino lo hicimos por tierra y el resto por mar, y, levantándose una tormenta, nuestra embarcación embarrancó, con peligro de hacerse a trizas, entrando el agua que nos caía encima. Estaba yo empapado de sudor, pues me había acalorado mucho en una reunión que acabábamos de celebrar, y, luego con el agua que cayó sobre mí, quedé completamente calado. Sin embargo, teniendo fe en el poder divino, me libré de todo mal, bendito sea el Señor. También a esta reunión acudió mucha gente del mundo, que recibió la Verdad con reverencia. Celebramos después una junta para hombres y otra para mujeres, a las que acudieron muchos de los que habían renegado su fe; instituyéndose varias de estas reuniones para cuidar de los asuntos de la iglesia.

Celebradas estas dos reuniones generales, nos separamos, dividiéndonos en grupos, para ir a varios lugares del litoral, en el servicio de la Verdad. Jaime Lancaster y Juan Cartwright, se fueron por mar a Nueva Inglaterra; Guillermo Edmonson y otros tres Amigos zarparon para Virginia, donde andaba todo muy desordenado; y Juan Burnyeat, Roberto Widders, Jorge Pattison y yo, con varios Amigos de la provincia, pasamos en barco a la costa Este de la bahía de Chesapeake, donde, el Primer día celebramos una reunión, recibiendo mucha gente la Verdad con gran satisfacción, y los Amigos se reconfortaron en gran manera. Fue aquella una reunión grande y divina, a la que acudieron varias personas de calidad del país, dos de las cuales eran magistrados de la paz.

Nota de los Valientes por la Verdad: Mientras Jorge Fox estaba en su misión en Norteamérica, sus hermanos en casa se estaban regocijando en un descanso temporal de la persecución. En 1672, profesando ser inspirado por los sufrimientos de una gran porción de sus súbditos, y por un deseo de promover unión, el rey Carlos II emitió una proclamación suspendiendo "la ejecución de todas las leyes penales en contra de aquellos que no se conforman a la doctrina, disciplina, y gobierno de la iglesia establecida por ley."

Poco después de la publicación de esta declaración de indulgencia, los Amigos, siempre alertas para asistir a sus hermanos, se apuraron para tomar los pasos necesarios con respecto a las cuatrocientas personas que fueron encarceladas en la prisión, algunos de los cuales habían estado allí diez u once años. A Jorge Whitehead (a los 26 años de edad) y a Tomás Moore se les permitió comparecer ante la cámara del concilio en Whitehall para representar su caso. La petición de Whitehead fue hecha de manera tan exitosa que el rey dijo: "los perdonaré" y ordenó que se hicieran las cartas patentes necesarias. Ya que el número de prisioneros era tan grande, la tarifa que hubieran tenido que pagar para obtener su libertad separada hubiera sido una gran cantidad, pero el Rey ordenó que el perdón, aunque incluía a tantos, debería ser cobrado como uno, y el Lord Guardian voluntariamente perdonó las tarifas. Once cueros de pergamino fueron necesarias para hacer una copia justa del documento, y se necesitó mucho trabajo para poder hacerlo disponible tan pronto como fuera posible a los cansados que estuvieron por tanto tiempo separados de sus hogares y sus amigos. Los Amigos en Londres, sin embargo, no fueron disuadidos por los problemas o el gasto, y en poco tiempo tenían la feliz seguridad que todos los que entraron dentro del alcance de las cartas patentes fueron puestos en libertad.

Había otros Disidentes [no-cuáqueros] en la cárcel, y Jorge Whitehead, el agente activo de los Amigos, fue solicitado para ayudar a liberarlos. Él consintió alegremente, porque él dice: "El hecho que teníamos diversas opiniones, y pertenecíamos a diferentes sociedades no disminuía mi caridad y compasión hacia ellos, aun cuando algunos de ellos habían sido nuestros opositores. Bendito sea el Señor mi Dios, el Padre y fuente de misericordias, cuyo amor y misericordia en Cristo Jesús, nos obliga a ser caritativos y misericordiosos los unos a los otros." Él aconsejó que los nombres de los prisioneros deberían ser enviados al rey, con una petición para que él garantizara que fueran incluidos en la misma patente con los cuáqueros. El rey concedió la petición, y ellos también fueron puestos en libertad. Entre los que fueron liberados de esta manera estaba Juan Bunyan, cuyo encarcelamiento en la cárcel de Bedford por doce años le dio al mundo la alegoría (El Progreso del Peregrino). Juan Bunyan fue un ministro bautista y un enemigo de los cuáqueros, quien escribió varios libros que criticaron duramente las creencias cuáqueras.

Sentí que era voluntad del Señor que invitase al Emperador indio y a sus reyes a venir a la reunión. Vino el Emperador, asistiendo a ella, pero los reyes, que vivían más lejos, no llegaron a tiempo; aunque vinieron más tarde con todos sus jefes. Aquella noche, tuve dos buenas oportunidades de hablar con ellos que escucharon de buen grado la palabra del Señor convirtiéndose a ella. Les pedí que repitiesen a sus gentes lo que yo les había dicho, para que así supieran que Dios elevaba el testimonio de su Tabernáculo y clavaba Su estandarte e insignia gloriosa de justicia en su suelo salvaje. Se comportaron muy atenta y afablemente, preguntando que donde iba a celebrarse la próxima reunión, pues querían asistir a ella; a pesar de que, según me dijeron, antes de venir aquel día, habían tenido un gran debate con su consejo, sobre si debían o no acudir a mi llamamiento.

Al día siguiente, con dos indios por guías, emprendimos viaje, por tierra, hacia Nueva Inglaterra; viaje pesado a través de un país salvaje, cruzando bosques, pantanos y grandes ríos. En una ocasión nos encontramos con un indio que, al cabo de un rato, comenzó a palparme y a manosearme diciendo que era yo de buena sangre, y sentí curiosidad de saber que es lo que quería hacer, pues, a pesar de estar solo con él, no abrigaba el menor temor. Finalmente, levanté mi mano hacia el cielo y después la bajé hacia la tierra diciéndole que el gran Dios lo quemaría; en esto, se le acercó otro indio y, después de cuchichear unas palabras, se marcharon. Montamos a caballo donde nace el arroyo Tredhaven y seguimos, a través de montañas, hasta llegar al río Miles, que cruzamos un poco más arriba de donde nace, cabalgando hasta donde nace el río Wye, y después, el río Chester, donde, después de encender fuego, pernoctamos en el bosque. A la mañana siguiente, nos pusimos de nuevo en marcha y, cruzando bosques llegamos al río Sasafrás, que atravesamos en canoa, mientras nuestros caballos lo atravesaban a nado; y cabalgamos después hasta el río Bohemia, que atravesamos igualmente en canoa, nadando los caballos. Descansamos en una plantación, que se hallaba en nuestro camino, mas por poco tiempo, debido a que teníamos que cabalgar treinta millas aquella tarde si queríamos, como era nuestro deseo, llegar a una ciudad. Yo, y otros, que montaban caballos fuertes, llegamos aquella noche a la ciudad, día nueve del Tercer mes, cansadísimos y por añadidura calados hasta los huesos; mientras que, Jorge Pattison y Roberto Widders, que cabalgaban en monturas flojas, tuvieron todavía que pasar aquella noche en el bosque. La ciudad, a la que llegamos, era una población holandesa, llamada Newcastle, adonde, Roberto Widders y Jorge Pattison, vinieron a encontrarnos a la mañana siguiente. Salimos de allí y cruzamos el río Delaware, no sin correr gran peligro las vidas de algunos de nosotros. Una vez cruzado el río, tuvimos dificultades en procurarnos nuevos guías, que eran difíciles de encontrar y muy caros, teniendo que atravesar aquel país salvaje, lleno de selvas desiertas que, según decían, nunca nadie las había atravesado a caballo; país que más tarde, fue llamado West Jersey, no estando entonces habitado por los ingleses. Cabalgamos todo el día, sin ver hombre o mujer, casas o viviendas; durmiendo unas veces en el bosque, a la vera de un fuego, y otras en las cabañas de los indios. Un día, llegamos ya de noche a un poblado indio, donde dormimos en casa del rey, que era hombre de bien. Así él como su mujer nos recibieron muy afablemente y sus servidores, (ron todo y su condición, fueron muy respetuosos. Nos dieron mantas para que nos tendiéramos, pero las provisiones anduvieron escasas porque aquel día no habían tenido caza abundante. En otro poblado indio, donde nos detuvimos, el rey vino a vernos y como hablaba algo de inglés, conversé largamente con él y con sus súbditos, que fueron muy afables. Había en Nueva Inglaterra, un rey indio, que contaba que había observado que muchos de sus súbditos, al ser convertidos por los eclesiásticos de Nueva Inglaterra, se volvían peor de lo que eran, antes de abandonar su religión; y añadía, que, de todas las religiones que él había visto, la de los Cuáqueros era la mejor. Pero, si sus súbditos se acogían a los eclesiásticos de Nueva Inglaterra, lo que hacía a la gente peor de lo que era, él no podía acogerse a la religión de los Cuáqueros, que era la mejor, porque, entonces, los eclesiásticos lo condenarían a muerte y lo ahorcarían, y pondrían a sus súbditos fuera de la ley, como habían hecho con los Cuáqueros. En vista de todo lo cual, decidió que era mejor continuar siendo lo que era. Haciendo camino, llegamos a Middletown, una plantación inglesa, en Jersey del Este, donde había algunos Amigos; mas no pudimos por entonces deteneros a celebrar una reunión, por desear nuestros espíritus ardientemente alcanzar la junta semestral de los Amigos de Oyster Bay, en Long Island, que estaba cerca. Bajamos con un Amigo, Ricardo Hartsborn (hermano de Hugo Hartsborn, el tapicero de Houndsditch, en Londres), que nos recibió en su casa de mil amores y allí tomamos algún descanso (pues estábamos realmente cansados) y después nos condujo, como también a nuestros caballos, en su propio barco, a través de un brazo de agua, en lo que pasamos la mayor parte del día, y nos desembarcó en Long Island. De este modo llegamos a Gravesend al anochecer, con cuyos Amigos nos detuvimos aquella noche y al día siguiente llegamos a Flushing; a casa de un tal Juan Bowne (desterrado a Inglaterra por los holandeses), y había allí varios centenares de personas del mundo, que me dijeron que si quería ir a su pueblo, podría disponer de la casa en donde se reunían. Al día siguiente, llegamos a Oyster Bay, con varios Amigos de Gravesend y de Flushing que nos acompañaban. Empezó la junta semestral, el día diecisiete del Tercer mes, Primer día de la semana, y duró cuatro días. El Primer y Segundo día celebramos reuniones públicas, para rendir culto a Dios, a las que asistieron gentes del mundo. El tercer día se celebraron las reuniones de hombres y de mujeres, en las que se trató de los asuntos de la iglesia. En tal ocasión, dimos con algunos malos espíritus que se habían apartado de la Verdad, para caer en el prejuicio, disputas y oposición al orden de la Verdad y de los Amigos. Habían ya, esas gentes, importunado mucho a los Amigos en las reuniones previamente celebradas, tanto allí como en los alrededores, y así hubiera sido también esta vez. Mas como yo no estaba dispuesto a permitir que los servicios de nuestros hombres y mujeres en las reuniones fuesen interrumpidos y retrasados por causa de sus maquinaciones, les di a entender que si tenían alguna objeción en contra del orden de la Verdad, que nosotros seguíamos, otro día, organizaríamos una junta a propósito, para tratar de ello. Y, en verdad, si había trabajado tanto y había forzado mi viaje, como lo hice, para asistir a esta reunión, donde esperaba encontrar a esta gente pendenciera, era porque había sabido que me habían censurado mucho cuando estaba lejos. Habiéndose terminado el Cuarto día las reuniones de hombres y de mujeres, celebramos otra reunión, con aquellos descontentos, a la que asistieron tantos de ellos como quisieron y todos los Amigos que lo desearon; y el poder del Señor, irrumpió gloriosamente para confusión de nuestros contendientes. Entonces, algunos de los que habían tenido mayor parte en la malévola tarea de discutir y oponerse a la Verdad, comenzaron a adularme servilmente, echando la culpa sobre otros; pero tal espíritu engañador fue sojuzgado y condenado, y la gloriosa Verdad de Dios fue exaltada y elevada por encima de todos; y los hundimos y humillamos, siendo ello gran servicio para la Verdad, y gran satisfacción y consuelo para los Amigos. ¡Glorificado sea el Señor eternamente!

Después de que los Amigos se marcharon a sus viviendas, estuvimos algunos días en la isla, celebrando reuniones en varios lugares, para servicio del Señor. Cuando concluimos nuestra labor en la isla, volvimos a Oyster Bay, esperando que viento favorable nos llevase a Rhode Island que, se calculaba, estaba a unas doscientas millas de allí. Tan pronto como sopló viento propicio, zarpamos, llegando el día treinta del Tercer mes, y los Amigos nos recibieron con alegría. Fuimos a casa de Nicolás Easton, en aquel entonces gobernador de la isla, en donde pasamos la noche, muy cansados de viajar por tierra y por mar. El Primer día siguiente, celebramos una gran reunión, a la que acudieron, el gobernador y varios jueces, que quedaron altamente impresionados por la Verdad. La semana siguiente, se celebró en esta isla la Junta Anual de todos los Amigos de Nueva Inglaterra y colonias adyacentes, a la que, además de muchísimos Amigos, asistió Juan Stubbs, que vino de Barbados, y Jaime Lancaster y Juan Cartwright, que vinieron de otro lugar. Esta reunión duró seis días, dedicándose los cuatro primeros días a celebrar reuniones públicas, con objeto de rendir culto a Dios, a las que asistió abundancia de gentes del mundo, que vinieron en balandros desde otras colonias y jurisdicciones; debido a que, no habiendo sacerdote en la isla, y, por consiguiente, ninguna restricción a cualquier forma de culto, como el gobernador y el diputado gobernador, junto con varios jueces de paz, acudieron a las reuniones a diario, tanto alentó esto a la gente que acudieron en muchedumbre, de todas partes de la isla. Gran servicio hicimos en ellos; siendo la Verdad muy bien recibida. Raramente he observado a gentes que, de pie como estaban, escuchasen con más atención, diligencia y afección, que aquellas, durante los cuatro días, y la misma observación hicieron otros Amigos. Cuando se terminaron las reuniones públicas, comenzaron las reuniones de hombres que fueron muy numerosas, valiosas y de peso; y al día siguiente, comenzaron las de mujeres, que también fueron importantes y solemnes. Se celebraron estas dos reuniones para ordenar los asuntos referentes a la iglesia y se revelaron y comunicaron muchas cosas de peso, para consejo, información e instrucción, respecto a los servicios; para que así pudieran mantenerse todos puros, dulces y fragantes, entre los fieles. En estas dos reuniones se decidió y se fijó fecha para la celebración de otras varias, de hombres y de mujeres, en otros lugares, que tratasen de socorrer a los pobres y otros asuntos de la iglesia, mirando de que todos los que profesaren la Verdad anduvieren según el glorioso evangelio de Dios. Cuando se terminó esta junta general, la separación fue triste para los Amigos, debido a que el poder glorioso del Señor, que era sobre todos, los había unido y entrelazado de tal modo que pasaron dos días despidiéndose unos de otros y de los Amigos de la isla; y luego, llenos a rebosar de la presencia y poder del Señor, se marcharon, con el corazón lleno de gozo, a sus casas respectivas, en las diferentes colonias donde vivían.

Luego que los Amigos se hubieron despedido unos de otros, nosotros, los que estábamos de paso, nos dispusimos a acudir a nuestros correspondientes servicios, como el Señor nos lo había ordenado. Juan Burnyeat, Juan Cartwright, y Jorge Pattison se fueron hacia los lugares al Este de Nueva Inglaterra, en compañía de los Amigos que de allí provenían, para visitar las reuniones especiales; teniendo Juan Stubbs y Jaime Lancaster, la intención de seguirlos, al poco tiempo, con el mismo fin, pues aún sus tareas en la isla no se habían terminado. Roberto Widders y yo, permanecimos algún tiempo en la isla, hallando todavía algo que hacer, en servicio del Señor, debido a la gran receptividad del pueblo y la llegada diaria de nuevas gentes, durante algún tiempo, después de celebrada la junta general, que en barcos venían de otras colonias; por lo que aún celebramos grandes y útiles reuniones, por espacio de varios días. Por aquel entonces, se celebró una boda entre los Amigos de la isla, a la que asistimos. Se efectuó en casa de un Amigo, que había sido gobernador de la isla, asistiendo tres jueces de paz y mucha otra gente; y, tanto ellos como los Amigos, dijeron que nunca habían visto, en tal ocasión, una asamblea tan solemne, un enlace tan sólido y un orden tan justo. Así, la Verdad fue elevada por encima de todos; y bien pudo esto servir de ejemplo, pues había allí gentes de muchos otros lugares.

Después de esto, pasé por un gran conflicto espiritual, por culpa de los Ranters, ya que había muchos por aquellos lugares; los cuales habían estado muy groseros en una reunión a la que yo no asistí. En vista de ello, los convoqué a otra reunión, convencido de que el Señor me daría poder sobre ellos, como así sucedió, para loor y gloria Suya; bendito sea Su nombre para siempre. Había en esta reunión muchos Amigos, y diversas gentes del mundo, algunas de las cuales eran jueces de paz y otros funcionarios; y todos quedaron, en general, muy conmovidos. Un juez, que ocupaba su cargo desde hacía veinte años, se convenció y habló en tonos encomiásticos de la Verdad, diciendo que no creía que pudiese existir hombre igual en el mundo.

Entonces, el día treinta del Cuarto mes, celebramos una reunión en Providencie, que fue muy numerosa, asistiendo gentes de diversas clases y sectas. En esto se decidió, con gran fuerza en mi espíritu, que debía de conservarse la calma, para poner a la Verdad por encima de aquella gente, y pudiera así entrar y afianzarse en ella; pues sus ideas elevadas los ponían por encima de los eclesiásticos y algunos habían venido con ánimos de disputar. Pero el Señor, a quien habíamos estado aguardando, estaba con nosotros, y Su poder se cernió sobre todos. Callaron los que gustaban de disputas y la reunión se celebró tranquilamente, terminando en bien. ¡Alabado sea el Señor! Salieron todos muy satisfechos, deseando otra reunión; y se celebró esta en un lugar, a unas treinta millas de Rhode Island, a donde fuimos por mar. El gobernador de Rhode Island y muchos otros fueron conmigo, y celebramos la reunión en un gran pajar que se llenó de gente a rebosar, por lo que, a causa del gran calor que hacía, empecé a sudar de tal manera que parecía que me hubiesen metido en el agua. Mas todo fue bien, brillando el poder del Señor sobre todos. ¡Gloria sea dada a Dios omnipotente!

Después de esto fuimos a Narrangaset, como a unas treinta millas de Rhode Island, viniendo el gobernador con nosotros. Y el día trece celebramos una reunión en casa de un juez, en cuya casa los Amigos nunca se habían reunido. Fue muy numerosa viniendo las gentes del campo, en su mayoría, y también gentes de Connecticut y otros lugares de por allí, de las que cuatro eran jueces de paz. Mucha de esta gente no había nunca oído a los Amigos y mucho les emocionó la reunión, quedando con gran deseo de seguir la senda de la Verdad, por lo que nuestra reunión fue muy buena obra. ¡Bendito sea el Señor eternamente! El juez, en cuya casa se celebró la reunión, y otros magistrados del país, me invitaron a que volviera, pero mi misión por aquellos lugares estaba ya terminada y yo dispuesto a marcharme a la isla de Shelter. Mas como antes de marcharme, llegaron, Juan Burnyeat y Juan Cartwright, que venían a Rhode Island desde Nueva Inglaterra, al mostrarles aquel lugar se sintieron inclinados a quedarse. En otro lugar, supe que algunos magistrados, hablando entre ellos, habían dicho que me ofrecerían un salario para que fuese su ministro, si tuvieren dinero suficiente para ello. Demostraron con esto que no nos habían comprendido, ni tampoco a nuestros principios, y, cuando lo supe dije, "Es ya tiempo de que me marche, porque si tanto se fijan en mí, o cualquiera de nosotros, no hallarán a su verdadero Maestro." Porque tal cosa (lo de asalariar ministros) había perjudicado a más de uno, impidiéndole que mejorase su talento natural, mientras que nuestra labor consiste en que cada hombre encuentre en sí mismo, su propio Maestro.

De allí me fui a la isla de Shelter, llevando conmigo a Roberto Widders, a Jaime Lancaster, a Jorge Pattison y a Juan Jay, un colono de Barbados. Fuimos en balandro, y, pasando por la punta de Judith y la isla de Bloch, llegamos a la isla de Fisher, donde desembarcamos por la noche; pero no pudimos detenernos a causa de los mosquitos, muy abundantes en aquellos parajes y muy molestos, por lo que volviendo al balandro, nos alejamos de la costa y echando el ancla pasamos aquella noche en el balandro. Al día siguiente, fuimos al Sound, pero como resultó que nuestro barco no era apropiado para surcar aquellas aguas, regresamos y anclamos de nuevo delante de la isla de Fisher, donde, todavía aquella noche permanecimos en el balandro. Llovió a torrentes y como nuestro balandro no estaba cubierto, nos mojamos muchísimo. Al día siguiente, pasamos por las aguas llamadas, "Las carreras de los dos caballos," y, después, a lo largo de la isla de Gardner, pasando luego ante la isla de Gull, hasta que, finalmente, llegamos a la isla de Shelter, que, si bien distante solamente veintisiete leguas de Rhode Island, por dificultades en la navegación tardamos tres días en llegar a ella. Al día siguiente, que era el Primer día de la semana, celebramos una reunión, y, aquella misma semana, celebramos otra con los indios, a la que asistieron, el rey, su consejo, y un centenar de indios. Se sentaron como si fuesen Amigos, y cuando les hablé, por medio de un intérprete, un indio que hablaba bien el inglés, me escucharon con mucha atención. Después de la reunión, parecían estar muy conmovidos, y confesaron que era cierto cuanto les había dicho. El siguiente Primer día, celebramos una gran reunión en la isla, a la que acudió mucha gente del mundo, que hasta entonces no habían oído hablar a los Amigos. Quedaron muy satisfechos y, cuando se terminó, no quisieron marcharse hasta que hablaran conmigo; ante lo cual me mezclé con ellos y noté que la Verdad los había conmovido en gran manera, llenándose sus espíritus de buenos deseos y mucho amor. Establecí para ellos una reunión quincenal, y un Amigo, José Silvester, les leía las Escrituras. Bendito sea el Señor; Su nombre se difunde y será enaltecido por las naciones y temido por los descreídos.

Mientras estábamos en la isla de Shelter, llegó Guillermo Edmonson, que había estado trabajando para la obra del Señor en Virginia, de donde, pasando a través de desiertos, con muchas dificultades que lo pusieron a prueba, llegó a Roanoke, donde encontró gente piadosa. Después de siete semanas de labor en aquellas tierras, navegando hasta Maryland y de allí a Nueva York, llegó a Long Island, pasando después a la isla de Shelter, donde nos lo encontramos, alegrándonos mucho al oír de sus labios el relato de las buenas obras que había llevado a cabo, para el Señor, en los diferentes lugares y tierras que había visitado desde que se había separado de nosotros.

No nos demoramos mucho en la isla de Shelter, sino que volviendo a nuestro balandro nos hicimos a la mar hacia Long Island. Tuvimos muy mala travesía debido a que la marea fue tan fuerte, durante varias horas, que nunca viera nada parecido, y, estando en contra nuestra, apenas si podíamos movernos como si nos hallásemos ante una tempestad. Estuvimos en el mar todo aquel día y toda la noche, y al día siguiente nos encontramos con que, a la deriva, habíamos vuelto cerca de la isla de Fisher, a causa de que amaneció muy oscuro, haciendo una niebla tan espesa que no veíamos el camino que seguíamos; además, como llovió mucho durante la noche, nosotros, en nuestro balandro descubierto, quedamos calados. Al día siguiente se desencadenó una gran tempestad, por lo que, de muy buena gana, nos dirigimos al Sound, a donde llegamos después de muchas penalidades. Cuando dejamos la isla de Fisher, pasamos delante de la isla de Falkner, llegando al continente, donde estuvimos anclados hasta que pasó la tormenta. Después atravesamos el Sound, todos empapados, llegando a tierra con gran dificultad, por sernos el viento contrario. Mas, bendito sea el Señor, Dios de cielos y tierra, de mares y aguas, todo salió bien, llegando sanos y salvos a Oyster Bay, en Long Island, a unas doscientas millas de Rhode Island, el día siete del Sexto mes, muy temprano por la mañana; y en Oyster Bay celebramos una gran reunión. El mismo día, Jaime Lancaster y Cristóbal Holder fueron a Rye, en el continente, en tierras de la jurisdicción del gobernador Winthrop [el despiadado gobernador que después mandó a varios cuáqueros a la horca], y allí celebraron una reunión. De Oyster Bay, fuimos a Flushing, a unas treinta millas, donde celebramos una gran reunión, a la que asistieron muchos centenares de personas del mundo, viniendo algunos de lugares distantes hasta treinta millas. Fue aquella una reunión gloriosa y celestial. ¡Alabado sea el Señor Dios! quedando todos muy satisfechos. Mientras tanto, Cristóbal Holder y otros Amigos fueron a Jamaica 6 y celebraron allí otra reunión. Pasando por Jamaica fuimos a Gravesend, a unas veinte millas, donde celebramos tres magníficas reuniones, a las que hubieran venido muchos, desde Nueva York, de no habérselo impedido el mal tiempo. Concluida nuestra labor en aquel lugar, alquilamos un balandro y, con viento favorable, fuimos rumbo al Nuevo País, ahora llamado Nueva Jersey. Bajando a lo largo de la bahía, por Coney Island, Natton Island y Staten Island, llegamos a casa de Ricardo Hartshorn, en el puerto natural de Middletown, al despuntar el día veintisiete del Sexto mes. Al día siguiente, cabalgamos treinta millas, atravesando bosques y pantanos peligrosos. Uno de los pantanos era peor que todos los otros, siendo el descenso tan abrupto que, de buena gana, dejamos a nuestros caballos que se deslizaran, dejándolos después que se tendieran y respirasen a su gusto. Este lugar, las gentes del campo lo llaman el Purgatorio. Camino adelante, llegamos a Shrewsbury, al Este de Jersey, y, el Primer día, celebramos una reunión preciosa a la que vinieron, de bastante lejos, Amigos y otras gentes, y la bendita presencia del Señor fue con nosotros. Aquella semana celebramos sendas reuniones, de hombres y de mujeres, en la mayor parte de este nuevo país, llamado Jersey. Se construyó una casa para celebrar las reuniones, en medio del país, celebrándose juntas generales y mensuales; lo que fue de gran utilidad, en aquellos parajes, para guardar el orden evangélico y el gobierno de Jesucristo (cuyo aumento no tiene fin), para que los fieles vean que todos los que profesan la Verdad santa, viven en la religión pura y andan como manda el evangelio.

Cuando estábamos en Porback, cerca de Shrewsbury, nos ocurrió un incidente que, en aquel momento, nos fue muy aleccionador. Juan Jay, un Amigo, colono rico de Barbados, que venía con nosotros desde Rhode Island y había decidido acompañarnos por los montes hasta Maryland, montó un caballo, para probarlo, cayó la bestia corriendo y despidiendo al jinete dio este de cabeza contra el suelo, desnucándose, según dijeron. Los que estaban a su lado lo dieron por muerto y acarreándolo por un buen trecho lo recostaron bajo un árbol. Me acerqué a él, así que pude, y, después de tocarlo, vi que estaba muerto. Estando de pié a su lado, sentí mucha lástima de él y de su numerosa familia y, cogiéndolo por el cabello comprobé que su cabeza giraba en todas direcciones, tan laxo estaba su cuello. Entonces, tirando mi bastón y mis guantes, le cogí la cabeza con las dos manos y, apoyando mis rodillas contra el árbol, le levanté la cabeza viendo así que no había nada dislocado o roto. Le puse entonces una mano bajo el mentón y la otra detrás de la cabeza y tiré de ella, dos o tres veces, con todo mi fuerza, hasta volverla a su posición normal. Pronto noté que su cuello volvía a ponerse derecho y, entonces, comenzó a carraspear y punto seguido a respirar. Quedaron las gentes admiradas; mas yo les rogué que tuvieran buen corazón y lo llevaran a la casa. Lo que así hicieron, aposentándolo cerca del fuego, y luego les pedí que le dieran de beber algo caliente y lo metieran en la cama. Al cabo de un rato de estar en la casa, empezó a hablar, sin comprender que le había sucedido. Al día siguiente, adelantamos (Juan Jay tan campante con nosotros) unas dieciséis millas para asistir a una reunión en Middletown, pasando por bosques y pantanos y cruzando un río, a nado los caballos y nosotros sobre un árbol. Acudió a esta reunión en Middletown, la mayor parte de los habitantes de la ciudad; siendo una gloriosa reunión en que la Verdad se cernió sobre todos; bendito sea el Señor para siempre. Después del accidente que le acaeció, Juan Jay siguió acompañándonos por muchas millas.

A este reunión vinieron la mayoría de las personas del pueblo. Tuvimos una reunión gloriosa, y la verdad estuvo sobre todos; ¡bendito sea el gran Señor Dios para siempre! Fuimos después al puerto de Middletown, a unas cinco millas, a fin de emprender a la mañana siguiente nuestro largo viaje, a través de los bosques hacia Maryland; habiendo alquilado con este objeto unos indios como guías. Determiné pasar por los bosques, al otro lado de la bahía Delaware, para evitar en lo posible, ríos y arroyos. El día nueve del Sexto mes. nos pusimos en marcha y, pasando por muchos poblados indios, atravesamos bosques y pantanos; y haciendo fuego, después de haber avanzado unas cuarenta millas, pasamos la noche a su vera. Donde quiera que nos encontrábamos con indios, les declarábamos la Verdad del Señor. Al día siguiente, cabal - gamos unas cincuenta millas, como habíamos calculado, y, llegada la noche, encontrando una casa vieja, cuyos moradores habían tenido que abandonarla a causa de los indios, encendimos fuego, pasando allí la noche, en la embocadura de la bahía Delaware. Al día siguiente, cruzamos un río , de una milla de ancho, en dos etapas; primero hasta una isla, llamada Dinidock de arriba, y de allí a tierra firme; habiendo alquilado a unos indios para que nos transportaran en sus canoas y los caballos a nado. Aquel día, sólo pudimos avanzar unas treinta millas, llegando por la noche a casa de un sueco donde nos dieron un poco de paja y allí dormimos. Al día siguiente, habiendo alquilado otro guía, cabalgamos unas cuarenta millas, a través de los bosques, y, por la noche, encendimos un fuego cerca del cual nos tendimos y nos secamos, ya que a menudo nos mojábamos. Al día siguiente, cruzamos un río turbulento, lleno de rocas y piedras grandes, muy peligroso, para nosotros y nuestras monturas, llegando después al río Christiana, que nuestros caballos pasaron a nado, atravesándolo nosotros en canoa, y cuyas orillas eran tan malas y cenagosas que poco faltó para que algunos de los caballos no pudieran subir a tierra firme. De allí fuimos a Newcastle, antes New Amsterdam, y, como estábamos muy cansados, íbamos indagando por la ciudad, donde podríamos comprar maíz para nuestros caballos, cuando llegó el gobernador y me invitó a su casa, pidiéndome después que me alojase en ella, pues me dijo que había cama para mí y que era yo el bienvenido a su casa. De modo que me alojé allí, siendo los otros Amigos también bien atendidos. Fue esto el día Séptimo de la semana, y, habiendo ofrecido el gobernador su casa, al día siguiente, celebramos en ella una gran reunión, a la que asistió la mayor parte de la ciudad, incluyendo su jefe. Nunca se había celebrado una reunión en aquella ciudad, ni en muchas millas a la redonda; mas fue esta una preciosa reunión en la que casi todos, así hombres como mujeres, se conmovieron y confesaron en la Verdad, recibiéndola algunos. ¡Bendito sea el Señor eternamente!

El día dieciséis del Séptimo mes, seguimos nuestra marcha y, aquel día, según pudimos calcular, avanzamos unas cincuenta millas, a través de bosques y por encima de pantanos, en dirección de los ríos Bohemia y Sasafrás. Por la noche, encendimos fuego en el bosque y allí nos tendimos, mas, poniéndose a llover, buscamos refugio bajo una tupida arboleda, secándonos al fuego. Al día siguiente, vadeamos el río Chester, de aguas muy anchas, y, después de atravesar unos malos terrenos pantanosos, nos tendimos aquella noche en el bosque, a la vera del fuego, no habiendo avanzado aquel día más de treinta millas. Al día siguiente forzamos la marcha y, a pesar de que encontramos en nuestro camino algunos pantanos que la entorpecieron, cabalgamos unas cincuenta millas, llegando aquella noche, sanos y salvos aunque muy cansados, a casa de un Amigo, un tal Roberto Harwood, en el río Miles, en Maryland. Fue esto el día dieciocho y, aunque muy cansados y sucios, a causa de las ciénagas que habíamos atravesado en la jornada, al saber que al día siguiente se celebraba una reunión asistimos a ella; yendo luego a casa de Juan Edmundson, de donde, marchando tres o cuatro millas por el río, fuimos a otra reunión al siguiente Primer día. Estaba en ella la mujer de un juez, que nunca había asistido a ninguna de nuestras reuniones, la cual, conmovida, dijo después, "De mejor gana escucharía a este hombre una sola vez, que mil a los sacerdotes." Muchos otros quedaron también muy satisfechos, ya que el poder del Señor fue eminentemente con nosotros, ¡Bendito sea para siempre Su sagrado nombre! Desde allí, avanzando como unas veintidós millas, celebramos una reunión en Kentish Shore, a la que un juez, que un Amigo había invitado, acudió y luego dijo que, "Iría a oír al Señor Fox, con el mismo interés que cualquiera de ellos," los que le habían invitado, "porque era hombre de sólida base." Luego, el día veintiséis del Séptimo mes, después de otra reunión, en casa de Enrique Wilcock, que vivía allí cerca, habiendo hecho una buena labor para el Señor, nos fuimos, por el río, como unas veinte millas, a una gran reunión a la que acudieron varios centenares de personas del mundo, cuatro jueces de paz, el alguacil mayor de Delaware, un emperador o gobernador indio y dos jefes. La noche antes tuve una buena oportunidad de hablar con estos indios, que escucharon la Verdad con atención mostrándose llenos de amor. Fue aquella una reunión magnífica y de gran eficacia, tanto para convencer como para afianzar en la Verdad a los ya convencidos. El emperador dijo que estaba firmemente convencido de que era yo un hombre sumamente honesto. ¡Bendito sea el Señor que hace que se difunda Su bendita Verdad! Después de la reunión, una mujer, cuyo marido era juez en aquella parte del país, y miembro de la asamblea, se me acercó y me dijo que su marido estaba enfermo, con muy pocas esperanzas de salvarse, y que querría que fuese con ella a verlo. Estaba su casa a tres millas de distancia y, recién salido de la reunión, muy acalorado, me era muy penoso ir hasta allí; sin embargo, en vista del buen servicio que podía prestar, fui con ella a visitar a su marido, a quien hablé de lo que el Señor me inspiró. El hombre quedó muy reconfortado y finalmente sanó, por el poder del Señor, acudiendo más tarde a nuestras reuniones. Aquella noche, regresé junto a los Amigos, y, al día siguiente, partimos de allí volviendo a casa de Juan Edmundson, en Tredhaven Creek, a unas diecinueve o veinte millas, de donde, el día tres del Octavo mes, fuimos a la junta general de todos los Amigos de Maryland.

La reunión duró cinco días; en los tres primeros días, celebramos reuniones generales dedicadas al culto, a las que acudieron gentes de todas clases; los otros dos días se pasaron en las reuniones de hombres y de mujeres. Acudieron a las reuniones públicas muchos protestantes, de diversas sectas, y algunos papistas, entre los que había varios magistrados con sus mujeres y otras personas de alta categoría en el país. Acudieron tantas personas, además de los Amigos, que algunos eran de opinión de que asistieron hasta mil personas a una de estas reuniones; por lo que, si bien poco antes habían agrandado la casa donde se celebraban las reuniones, volviéndola a sus primitivas proporciones, a pesar de ello, no podía contener el gentío. Cada día, iba yo a las reuniones en un bote, navegando de cuatro a cinco millas por el río, y, eran tantas las embarcaciones que a aquella hora iban por el río, que casi parecía el Támesis. Dijeron las gentes que nunca se habían visto tantas embarcaciones, y un juez dijo que jamás viera tanta gente reunida en aquellos parajes. Fue aquella una reunión divina, en la que la presencia del Señor se manifestó gloriosamente, quedando los Amigos dulcemente reconfortados, y todos en general satisfechos, convenciéndose muchos. Dijeron que nunca les habían revelado las Escrituras de manera tan clara, porque, añadían, "las sabe al dedillo, como un hombre las leería de un libro abierto ante él." Después de que se concluyó la junta general, comenzaron las reuniones de hombres y de mujeres, que duraron los otros dos días, ya que tenía algo que decirles referente a la gloria de Dios, el orden del evangelio y el gobierno de Cristo. Cuando se terminaron las reuniones, nos despedimos de los Amigos, de por aquellos lugares, a los que dejamos bien afianzados en la Verdad. El día diez del Octavo mes, partimos de allí y, yendo unas treinta millas por el río, pasamos las islas Crane y Swan, con tiempo pésimo y mucha lluvia, por lo que, no solamente nos mojamos muchísimo sino que también corrimos peligro de naufragar; tanto así que mucha gente estuvo convencida de que por fuerza estábamos perdidos, hasta que, a la mañana siguiente, nos vieron llegar a la costa. Mas, bendito sea el Señor, todos estábamos muy bien. Llegamos a una casita, donde secamos nuestras ropas junto al fuego y reposamos un poco; y, volviendo después al bote, nos alejamos de tierra, unas veces a vela y otras remando, mas, haciendo también aquel día muy mal tiempo, no pudimos avanzar más de doce millas. Por la noche, bajamos a tierra y encendimos un fuego, cerca del cual se tendieron algunos, mientras que otros lo hicieron al lado de otro fuego, en una casa que estaba algo más lejos. A la mañana siguiente, día doce, atravesamos la bahía de Chesapeake, navegando aquel día unas cuarenta millas y, desembarcando por la noche, allí la pasamos, unos en el bote y los otros en una taberna. Al día siguiente, que era un Primer día, navegamos como cosa de unas seis a siete millas, hasta la casa de un Amigo, que era magistrado de paz, donde celebramos una reunión. Fue esto un poco más arriba de la embocadura de la gran Bahía. Hacía cuatro días que estábamos en el agua, cansados de tanto remar, mas, a pesar de ello, todo salió muy bien, ¡Bendito y alabado sea el Señor! Al día siguiente, fuimos a casa de otro Amigo, cerca de la punta de la isla de Hatton, donde hicimos buena labor, con Amigos y otras gentes, como también, al día siguiente, en casa de Jorge Wilson, un Amigo, que vivía tres millas más lejos, donde celebramos una preciosa reunión de gente muy piadosa. Era este el lugar donde el sacerdote acostumbraba a predicar.

Después de esta reunión, navegamos unas diez millas, hasta la casa del juez de paz, Jaime Frizby, en la que, el día dieciséis, celebramos otra reunión, asistiendo, según se supuso, algunos centenares de personas, además de los Amigos, entre ellas varios jueces de paz, capitanes y el alguacil, junto con otras personas de significación en el mundo. Fue aquella una bendita y divina reunión, en la que, con fuerza atronadora se proclamó el testimonio de la Verdad; y la gente, llena de sentimientos piadosos, dio pruebas de gran emoción. Esperamos, después de la reunión, hasta las once de la noche, a que la marea fuese a nuestro favor, después de lo cual, volviendo al bote, recorrimos, aquella noche y el día siguiente, como unas cincuenta millas, hasta llegar a la casa de otro Amigo. En los dos días siguientes emprendimos cortos viajes, visitando a los Amigos, y, el día veinte, celebramos una gran reunión en un lugar llamado Severn; y aunque había allí una casa donde celebrar las reuniones, no era lo suficientemente grande para dar cabida a tanta gente. Asistieron a la reunión, diversos magistrados importantes y otras muchas gentes de consideración, que quedaron altamente satisfechas. Dos días después, celebramos otra reunión con algunos que andaban desencaminados e hicimos una buena labor. Luego, después de pasar un día o dos visitando a los Amigos, pasamos a la costa oeste de la bahía de Chesapeake: y, el día veinticinco, celebramos una reunión, grande y magnífica, en casa de Guillermo Coale, a la que asistieron, el presidente de la asamblea y su mujer, un juez y varias otras personas de calidad. Al día siguiente, celebramos otra reunión, a unas seis o siete millas más lejos, donde vivía Abraham Birkead, en una casa de venta de tabacos, y allá acudieron muchos magistrados y gentes de clase elevada, convirtiéndose el presidente de la asamblea de aquel país. Bendita reunión fue aquella, ¡Alabado sea el Señor! Seguimos viajando todo el siguiente día, y, al otro, que fue el día veintiocho, celebramos una larga y preciosa reunión, en casa de Pedro Shorp, en los Cliffs, a unas cuarenta o cincuenta millas del lugar donde celebramos la reunión anterior. Asistieron a esta reunión, que fue divina, muchos magistrados y gente de alto rango. Se convenció la mujer de un consejero del gobernador y su marido demostró gran simpatía por los Amigos, convenciéndose también un juez de Virginia, celebrándose desde entonces, reuniones en su casa. Asistieron también a la reunión algunos papistas, uno de los cuales, amenazó, antes de venir, que discutiría conmigo; pero cuando estuvo allí se conmovió y no hizo oposición alguna. ¡Bendito sea el Señor, la Verdad penetró en el corazón de las gentes, más de lo que puedan expresar las palabras, despidiendo en ellos dulce fragancia! Después de la reunión, fuimos, como a unas dieciocho millas de allí, a casa de Jaime Preston, un Amigo que vivía a orillas del río Patuxent y allá vino a vernos un rey indio, con su hermano, a quienes hablé, comprobando que comprendían de que les hablaba. Acabada nuestra labor en Maryland y habiendo decidido ir a Virginia, celebramos una reunión en Patuxent, el día cuatro del Noveno mes, para despedirnos de los Amigos. Fue aquella una poderosa reunión a la que acudieron gentes de todas clases.

El día cinco del noveno mes, zarpamos para Virginia, llegando en tres días a un lugar llamado Nancemond, a unas doscientas millas de Maryland. No ocurrió en este viaje sino aquello a que ya estábamos acostumbrados, o sea, mal tiempo, lluvia y tempestades y tener que pasar la noche en el bosque, cerca del fuego. En Nancemond, donde vivía una Amiga, la viuda Wright, celebramos, al día siguiente una reunión de Amigos y otras gentes. Acudió a ella el coronel Dewes, con varios otros magistrados y oficiales, a quienes mucho impresionó la Verdad declarada. Después, nos dimos prisa para llegar a Carolina; sin embargo, celebramos varias reuniones por el camino, en las que hicimos buena labor, para servicio del Señor. Una, celebrada a unas cuatro millas de Nancemond, fue preciosa, estableciéndose juntas de hombres y de mujeres, para cuidar de los asuntos de la iglesia; y otra, también muy buena, la celebramos en Pagan Creek, en casa de Guillermo Yarrow; y acudieron tantas personas, que debiera de haberse celebrado al aire libre, ya que la casa no era lo bastante grande para dar cabida a aquel gentío. Grandes revelaciones se hicieron, y esparciéndose el sonido de la Verdad por todas partes, despedía dulce fragancia en los corazones de las gentes. ¡El Señor sea glorificado eternamente!

Después de esto, nuestra marcha hacia Carolina se hizo más difícil, por ser el camino cenagoso y lleno de hondos pantanos y lodazales, por lo que íbamos casi siempre mojados hasta la rodillas y teníamos que pasar la noche en el bosque, cerca del fuego, excepto en una ocasión en que la pasamos en una casa pobre donde descansamos cerca del fuego. La mujer de esta casa, poseía el sentimiento del Señor. La nueva de nuestro viaje había llegado hasta allá, atrayendo a esta casa a algunos que vivían más allá de Sommertown, en espera de vernos y oírnos (así resonaba el sonido de la Verdad en aquel desolado país), pero no nos encontraron. Al día siguiente, día veintiuno del Noveno mes, habiendo forzado nuestra marcha, a través de bosques y pantanos, llegamos a Bonner's Creek, donde pasamos la noche cerca del fuego, sobre una estera que aquella mujer nos prestó.

Fue esta la primera casa que encontramos en Carolina; y allí dejamos nuestros caballos agotados por el viaje. Seguimos río abajo, en una canoa, hasta el río Macocomocock, llegando a casa de Hugo Smith, donde gentes del mundo vinieron a vernos (en aquella región no había Amigos) acogiéndonos muchos con alegría. Entre otros, vino Nataniel Batts, que había sido gobernador de Roanoke, siendo conocido por el nombre de capitán Batts, el cual era antes hombre cruel y sin escrúpulos. Me preguntó por una mujer en Cumberland, de quien le habían dicho, según dijo, que habiendo estado largo tiempo enferma y desahuciada de los médicos, se había curado con nuestras oraciones y cuidados; y quería que le cerciorase de si ello había sido verdad. Le respondí que no nos envanecíamos de hacer tales cosas, pero que, muchas como esa, habían sido hechas por el poder de Cristo.

No lejos de allí, celebramos una reunión y las gentes que a ella asistieron se conmovieron ante la Verdad. ¡Bendito sea el Señor! Después, siguiendo el curso del río Maratick, en una canoa, descendimos hasta la bahía de Coney-oak, llegando a la casa de un capitán, que fue muy amable, prestándonos su embarcación, ya que salpicados por el agua nos habíamos mojado mucho en la canoa. Fuimos en esta embarcación a casa del gobernador, pero en algunos lugares el agua era tan poco profunda que, cargado como estaba, el bote no podía navegar, por lo que no tuvimos otro remedio que sacarnos los zapatos y las medias y vadear el río por un buen trecho. El gobernador y su mujer nos recibieron afablemente; mas estaba en su casa un doctor que quiso discutir con nosotros. Y, realmente, fue esto de gran utilidad, pues sus objeciones dieron lugar a que se aclarasen ante las gentes muchas cosas referentes a la luz y espíritu de Dios, que el doctor negaba que estuvieran en toda persona, afirmando que no lo estaban en los indios. Llamé entonces a un indio y le pregunté si era o no cierto que cuando mentía o agraviaba a alguien, no había algo en él que se lo reprobaba. Respondió que sí lo había, reprobándolo y haciendo que se avergonzase de sí mismo, cuando había hablado u obraba mal. De este modo también avergonzamos al doctor, delante del gobernador y de los demás, de tal modo, que el pobre hombre se despistó tanto que a lo último ya no reconocía las Escrituras. Nos quedamos aquella noche en casa del gobernador y, al día siguiente, muy cortésmente, él mismo nos acompañó, a través de los bosques, como a unas dos millas de camino, hasta un lugar donde había él enviado nuestra embarcación. Después de. despedirnos, entramos en la barca y navegamos aquel día como unas treinta millas, hasta la casa de un tal José Scott, diputado por aquel país. Celebramos allí una reunión preciosa y eficaz; pues era aquella gente muy piadosa, sintiendo grandes deseos de asistir a las reuniones, por lo que, celebramos otra reunión, en una casa cuatro millas más lejos, a la que asistió el secretario del gobernador, que era el primer secretario de la provincia; el cual se había ya convertido anteriormente.

De este lugar, me fui a ver a los indios, a los que hablé por medio de un intérprete, enseñándoles que Dios creó todas las cosas en seis días y que había creado una mujer solamente para cada hombre; y que Dios había sepultado el inundo antiguo a causa de su maldad. Les hablé después de Cristo, enseñándoles que murió por los hombres, por causa de sus pecados, así como por otros, habiéndolos iluminado, así como a los otros, y, que si ellos hacían el mal, los quemaría vivos, pero que si no lo hacían no los quemaría. Estaba entre ellos, su joven rey y otros de sus notables, que parecían escuchar complacidos lo que les decía.

{Después volví a la casa de donde salí, cerca de dos millas por agua y por tierra. En el primer día del décimo mes anduvimos unas cinco millas por agua, la cual era tan poco profunda que yo y el resto tuvimos que quitarnos los zapatos y calcetines para empujar el bote. En este día tuvimos una reunión grande y bendecida, y varios indios con sus esposas asistieron, incluyendo los grandes hombres del concilio del rey y uno que estaba designado para ser el próximo rey. Todos fueron muy amables y gentiles con nosotros, como lo fueron todas las personas que estaban allí. Después de la reunión, viajé por alrededor de cinco o seis millas por tierra y por agua a la casa de José Scott, donde tuvimos un día de lavar y barrer [limpieza espiritual] aquellos que se habían contaminado a sí mismos}.

Habiendo visitado el Norte de Carolina y preparado allí el terreno para que la Verdad penetrase en las gentes, emprendimos nuestro viaje de regreso a Virginia, celebrando de camino varias reuniones, en las que hicimos buena labor para el Señor, mostrándose las gentes, en general, sensibles y comprensivas. ¡Bendito sea el Señor! Retrocedí después como unas dos millas, en barca y por tierra, para volver a la casa de donde había salido; y, el día primero del Décimo mes, descendimos cinco millas por el río, viéndome obligado, igual que los demás, a sacarme los zapatos y las medias para vadear el río, pues era el agua tan poco profunda que la embarcación no podía seguir. Y allí celebramos una grande y bendita reunión, después de la cual, en barca y por tierra, fui como unas cinco o seis millas, hasta casa de José Scott, donde pasamos un día dedicado a la limpieza y desembarazo de aquellos que se habían vuelto impuros. El día dos del Décimo mes, avanzamos como unas cinco millas en barca, y pasé toda la noche sobre una estera cerca del fuego. Pasamos una noche en casa del secretario, a la que tuvimos gran dificultad en llegar, porque, siendo el agua muy poco profunda, no podíamos llevar la barca a tierra; pero la mujer del secretario, viendo nuestro trance, vino, ella misma, en una canoa, pues su marido no estaba en casa en aquel momento, y nos condujo a tierra. A la mañana siguiente encontramos nuestra barca hundida, mas la pusimos a flote, la reparamos y, con agua revuelta y viento alto, navegamos unas veinticuatro millas; manifestándose el gran poder del Señor, en llevarnos sanos y salvos en aquella embarcación destrozada. Dejamos la embarcación donde la habíamos tomado prestada y, tomando nuestra canoa, llegamos a casa del capitán Batts, pasando allí, los más de nosotros, la noche cerca del fuego. A nuestra vuelta, celebramos una reunión muy eficaz en casa de Hugo Smith. ¡Alabado sea el Señor eternamente! Era la gente muy piadosa e hicimos buena labor. Asistió a esta reunión un capitán indio, que dio pruebas de ser muy sensible y admitió que lo que se hablaba era la Verdad. Estuvo también presente un sacerdote indio, a quien ellos llaman Pawaw, que escuchó sentado con mucha compostura entre la gente. El día nueve del Décimo mes, volvimos a Bonner's Creek, donde habíamos dejado los caballos; después de haber pasado dieciocho días en el Norte de Carolina.

Con los caballos descansados, partimos de nuevo para Virginia, atravesando bosques y pantanos; adelantando tanto camino como podíamos, durante el día, y descansando por la noche cerca del fuego. Al día siguiente, hicimos una jornada fastidiosa, a través de bosques y pantanos, todo el día mojados y sucios, secándonos por la noche cerca del fuego. Aquella noche llegamos a Sommertown y, cuando estuvimos cerca de la casa, la mujer al vernos, dijo a su hijo que sujetase a los perros (tanto en Virginia como en Carolina tienen grandes perros para guardar las casas, viviendo como viven en bosques solitarios), mas el hijo le respondió que no necesitaba hacerlo, ya que sus perros nunca se metían con gentes como nosotros. Y entonces, cuando estuvimos dentro de la casa, nos dijo la mujer (delante de otras gentes) que éramos nosotros como los hijos de Israel, contra quienes los perros no movían sus lenguas. Nos echamos allí, cerca del fuego, con los vestidos puestos, como ya lo habíamos hecho antes más de una noche. Al día siguiente, antes de marcharnos, celebramos una reunión; ya que las gentes aquellas, habiendo oído hablar de nosotros, tenían grandes deseos de oírnos; y fue una excelente reunión, en aquel lugar, donde nunca se había celebrado ninguna hasta entonces. ¡Alabado sea el Señor eternamente! Después de la reunión, nos dimos prisa en marcharnos. Cuando habíamos cabalgado como unas veinte millas, al pararnos en una casa para preguntar el camino, la gente que allí vivía quiso que pasáramos allí la noche, lo cual hicimos. Al día siguiente, llegamos a junta de los Amigos, después de haber recorrido como unas cien millas, desde Carolina a Virginia, habiendo observado gran variedad de climas y pasando en pocos días de un país muy frío a otro de clima tibio y primaveral. Mas el poder del Señor es el mismo en todos los climas, estando por encima de todos ellos y haciendo llegar lo bueno a todos ellos, ¡Alabado sea el Señor eternamente!

Pasamos unas tres semanas recorriendo Virginia, unas veces viendo solo a gente del mundo, aunque generalmente, viendo a Amigos y celebrando muchas y preciosas reuniones en varias partes del país; como por ejemplo, en casa de la viuda Wright, a donde acudieron muchos magistrados, oficiales y otras gentes de alto rango. Celebramos una reunión, la más grande y divina, en la que el poder del Señor fue tan grande, que infundió pavor en todas los asistentes, postergándolos y llenándose de unción la mente de todos. {Había una mujer tan afectada que ella dijo: él es un hombre digno y digno de ser oído}. Entre los oficiales había un comandante, pariente del sacerdote, que me dijo que este había anunciado que vendría para combatirnos. Pero el poder del Señor era demasiado fuerte para él y lo contuvo, de modo que todo transcurrió tranquila y apaciblemente, quedando las gentes maravillosamente afectadas por el testimonio de la Verdad. ¡Bendito sea el Señor eternamente!

En el día 16 anduvimos 6 millas a la casa de la viuda Norton, y en el día 17 anduvimos doce millas por agua y dos millas por tierra a la reunión en Crickatrough, a la que acudieron muchas gentes de consideración, muchas de las cuales nunca habían oído hablar a ningún Amigo. Hubieran venido muchas otras personas, incluyendo varios jueces con sus mujeres, mas lo impidió la lluvia. Con todo, la casa se llenó, estando allí presente la esposa de un juez, mujer muy piadosa. Después de esta reunión seguimos nuestro camino de regreso. El día dieciocho recorrimos unas veinte millas en barca, remando parte del día, contra viento y marea. Pasamos por Kiketon y por la noche llegamos al río Elizabeth, donde desembarcamos y llamamos en una casa donde nos alojamos aquella noche, unos cerca del fuego y otros en cama sin desvestirnos, y, hacia tanto frío, en aquella casa, que no pude entrar en calor. El día diecinueve cruzamos una rama, del río Elizabeth y, por la noche, celebramos una reunión buena y útil, en casa de Juan Porter, integrada, en su mayor parte, por gentes del mundo, que vieron y sintieron gloriosamente el poder del Señor, elevando la Verdad por encima de todos los desencaminados y maldicientes. ¡Bendito sea el Señor! El día veintitrés, llegamos a casa de un Amigo, la última en Virginia, yendo dos Amigos a casa del juez para visitarlo; el cual se comportó muy piadosa y afablemente con los Amigos. Después de esto, continuamos nuestro regreso, por dos millas más, y, el día veinticuatro, remontamos el río Elizabeth unas doce millas, hasta la casa de un Amigo; y el día veinticinco navegamos seis millas, hasta la casa de otro, llamado Tomás Goade, donde cumplimos nuestro servicio; y el día veintiocho, recorrimos unas cuatro millas, celebrando una gran reunión.

Esta última semana la pasamos con los Amigos, eliminando lo que no debe de ser y aplastando al espíritu del mal.

Dijeron que, en este condado, el alguacil principal, tenía orden de prenderme pero, encontrándome con él por casualidad, me tendió la mano, estando muy cortés y afable. Fuimos unas seis millas, por tierra y en barco, recogiendo a los Amigos para ir a Maryland.

Habiendo concluido en Virginia la labor que nos estaba destinada, el día treinta del Décimo mes, desplegamos velas en dirección a Maryland, en un balandro descubierto; mas desencadenándose una gran tormenta y estando muy mojados, bien contentos estuvimos de poder desembarcar antes de la noche dirigiéndonos a una casa, en la punta de Willoughby, donde encontramos alojamiento por aquella noche. La mujer de la casa era viuda y persona muy piadosa, que nunca había recibido Amigos en su casa, mas esta vez lo hizo con gran afabilidad y lágrimas en los ojos. Por la mañana volvimos a nuestra embarcación, y, desplegando velas, seguimos adelante, yendo tan deprisa y tan lejos como pudimos; mas, al anochecer, desencadenándose otra vez una tempestad, mucho nos costó desembarcar y, siendo la nuestra una embarcación descubierta, entraba el agua a borbotones, quedando todos calados. Luego que hubimos desembarcado, encendimos una hoguera en el bosque para calentarnos y secarnos, pasando allí aquella noche; oyendo como los lobos aullaban en torno nuestro. El día primero del undécimo mes, zarpamos de nuevo, mas, encontrando viento contrario, poco avanzamos, teniendo que desembarcar en Point Comfort, donde hallamos tan poco descanso, a causa del mucho frío, que, aunque encendimos un gran fuego en el bosque, para acostarnos a su vera, el agua que teníamos para nuestro uso, continuaba helada incluso cerca de la lumbre. Al día siguiente, nos hicimos de nuevo a la mar, pero tan violento era el viento y nos era de tal manera contrario, que navegamos muy poco, encontrando un balandro que venía de Barbados, con cartas para mí del juez Fretwell; y estando el balandro en igual trance que nosotros, siendo el viento contrario, estuvimos muy contentos de poder desembarcar otra vez; y anduvimos por las cercanías buscando alguna casa donde poder procurarnos provisiones, pues nuestra despensa estaba agotada. Aquella noche, también la pasamos en el bosque; mas, el viento soplando alto y la nieve y la escarcha, hacía un frío tan intenso, que algunos apenas si podían resistirlo.

El día tres, haciendo viento favorable y más calmado, lo aprovechamos, navegando con la vela desplegada y también remando, hasta llegar aquella noche al puerto natural de Milford, donde pernoctamos en casa de Ricardo Long, cerca de la isla de Quince. Como hacía mucho frío me acosté vestido. Al día siguiente, pasamos por el río Rappahannock, donde vive mucha gente, celebrando los Amigos una reunión, en casa de un juez, que había anteriormente asistido a una reunión en la que también yo me encontraba. Atravesamos el río Potomac, en nuestro balandro descubierto, con viento fuerte, aguas muy turbulentas y frío muy intenso, y celebrando también por allí otra reunión, se convencieron varias personas del mundo, y, cuando nos marchamos, algunos de nuestros compañeros se quedaron con ellos. Fuimos con rumbo al río Patuxent, pasando yo la mayor parte del día y parte de la noche sentado en el timón. A eso de la una de la madrugada, llegamos a casa de Jaime Preston, en el río Patuxent, a unas doscientas millas de Nancemond, en Virginia. A pesar de que estábamos muy cansados, siendo el siguiente el Primer día de la semana, fuimos a una reunión, no lejos de allí; y aquella misma semana, fuimos a la cabaña de un rey indio, donde estaban varios otros indios, teniendo una buena ocasión de razonar con ellos, que fueron muy afables. Fuimos también, la misma semana, a una reunión general y, después, a casa de Juan Geary, unas dieciocho millas más lejos, donde celebramos una preciosa reunión. ¡Alabado sea el Señor Dios eternamente! En esto, más tarde, empezó a hacer un frío tan intenso, con tanta nieve y hielo, mucho más de lo que acostumbraba a hacer en aquel país, que apenas si podíamos resistir seguir allí por más tiempo. Por otro lado, tampoco era tarea fácil ni desprovista de peligros, andar por los montes, mas, con todo y ello, avanzamos, aunque con dificultad, seis millas por la nieve, hasta llegar a la casa de Juan Mayor, donde nos encontramos con algunos Amigos, llegados de Nueva Inglaterra, que dejamos allí cuando nos marchamos, y todos sentimos gran alegría de volvernos a ver después de tan largos y pesados viajes. Por estos Amigos supimos 1) que Guillermo Edmondson, después de haber estado en Rhode Island y Nueva Inglaterra, había regresado a Irlanda; 2) que Salomón Eccles, había desembarcado en Boston, en Nueva Inglaterra, proveniente de Jamaica, y que allí lo habían detenido en una reunión, expulsándolo a Barbados; 3) que Juan Stubbs y otro Amigo se habían ido a Nueva Jersey, y 4) que varios otros Amigos habían ido a Barbados, Jamaica y a las islas de Leeword. Fue para nosotros, motivo de regocijo saber que el trabajo del Señor seguía su curso, prosperando, y que los Amigos eran diligentes e incansables en el cumplimiento de su labor.

El día veintisiete, celebramos una eficaz reunión, en una casa para venta de tabaco, volviendo al día siguiente a casa de Jaime Preston, distante unas dieciocho millas. Cuando llegamos, nos encontramos con que su casa, por descuido de una muchacha de servicio, se había quemado hasta los cimientos, la noche anterior; por lo que, por tres noches, tuvimos que dormir en el suelo, cerca del fuego, con todo y que el tiempo era muy frío. Habíamos dejado, en esta casa, nuestros baúles, ropas y otros utensilios, todo lo cual se había quemado, incluyendo mi gran baúl y el de Jaime Lancaster. Hicimos entonces una observación que, aunque parezca extraña, es absolutamente cierta, y fue que, un día, que hacía un frío intenso, cambió el viento, soplando del Sur, y tanto calor hizo que apenas si podíamos resistirlo, mientras que al día y la noche siguientes, volviendo el viento a soplar del Norte, apenas si podíamos resistir el frío.

El día dos del Duodécimo mes, celebramos una magnífica reunión en Patuxent y después volvimos a casa de Juan Geary, donde esperamos barco que nos llevase a la junta mensual de los Cliffs, la cual fue una reunión llena de vida. ¡Alabado sea el Señor! Se celebró esta el día seis, teniendo el día nueve otra reunión, en que la gloria de Dios brilló sobre todos. ¡Bendito y ensalzado sea Su santo nombre eternamente!

Pensábamos ir a Anamessicks, para lo cual, el día doce, nos hicimos a la mar, en nuestra embarcación; mas, navegando de noche, como solíamos hacer, embarrancamos en un riachuelo cerca del río Manoke. No tuvimos más remedio que permanecer allí hasta la mañana en que, llegando la marea, desembarrancó la embarcación; pero, mientras tanto, sentados como estábamos en el barco descubierto y haciendo un frío muy intenso, se les pusieron a algunos las manos tan frías e insensibles que parecía como si hubieran perdido el uso de ellas. Por la mañana, cuando la marea nos puso otra vez a flote, desembarcarnos y encendimos un buen fuego cerca del cual nos calentamos. Después, volviendo a nuestra barca, avanzamos como unas diez millas hasta llegar a la casa de un Amigo, donde, al día siguiente, celebramos una magnífica reunión, a la que asistió la gente más importante del lugar. Me fui, después de esto, a la casa de otro Amigo, distante unas cuatro millas, donde nace el río Anamessicks, y allá llegaron, al día siguiente, el juez del lugar, y un magistrado, los cuales fueron muy afables, demostrando gran satisfacción por el orden que guardaban los Amigos. Al día siguiente, celebramos una gran reunión, en el pajar del juez, ya que la casa no podía alojar al gentío. Estaban allí varias de las personas más notables del país, y, entre los demás, uno que era contrario a nosotros; sin embargo, todo transcurrió apaciblemente, resultando una reunión muy eficaz y conmoviéndose las gentes en gran manera con la Verdad. ¡Bendito sea el Señor! Fuimos, al día siguiente, a ver al capitán Colburn, también juez, e hicimos allá buena labor; y después, volviéndonos otra vez, celebramos otra gloriosa reunión, en casa del mismo juez, donde antes nos habíamos reunido, a la que acudieron muchas personas de calidad en el mundo, magistrados, oficiales y otros. Fue la reunión muy numerosa, quedando todos, en general, muy satisfechos y conmovidos por la Verdad, y, estando allí varios mercaderes y capitanes de barco, de Nueva Inglaterra, mucho se difundió la Verdad. ¡Bendito sea el Señor!

Uno o dos días después recorrimos unas dieciséis millas a través de bosques y pantanos, dirigiéndonos hacía los ríos Anamessicks y Amoroca, recorriendo en canoa una parte de este último, hasta llegar a Manoke, a casa de una mujer simpatizante, celebrando el día veinticuatro una gran reunión en un pajar. La presencia viviente del Señor fue con nosotros y con las gentes, ¡Bendito sea Su santo nombre eternamente! Los amigos de por aquellos lugares no habían celebrado antes reunión alguna. Después de esto, pasando por muchos caminos cenagosos y pantanos encharcados, atravesamos el río Wicomico, llegando a casa de Jaime Jones, Amigo y magistrado de la paz, donde celebramos una grande y gloriosa reunión. ¡ Alabado sea el Señor Dios! Después, cruzando el río en un bote, montamos a caballo, cabalgando como unas veinticuatro millas, a través de bosques y de molestos pantanos, hasta llegar a casa de otro juez, donde celebramos otra gran reunión a la que acudió mucha gente del mundo, alguna de alto rango; y la presencia viviente del Señor fue con nosotros. ¡ Alabado sea eternamente Su santo nombre! Fue esto el día tres del Primer mes de 1672-3, celebrando el día cinco otra reunión viviente y gloriosa, a la que asistieron varios jueces con sus mujeres, y mucha otra gente del mundo, de modo que hicimos muy buena labor para el Señor. ¡Bendito sea Su sagrado nombre! Asistió a esta reunión una mujer, que vivía en Anamessicks, que, durante muchos años, había padecido trastornos mentales, llegando a pasar, hasta dos meses seguidos, sentada dormitando, sin apenas hablar a nadie ni pensar en nada. Cuando lo supe, me impelió el Señor a ir a verla para decirle que la salvación había llegado a su casa. Después que le hube hablado la palabra de Vida y hube intercedido con el Señor para conseguir su salud, se curó, yendo con nosotros a las reuniones, de un lado para otro; estando bien desde entonces. ¡Bendito sea el Señor!

Acabada nuestra misión, por aquellos lugares, el día siete nos fuimos de Anamessicks, y, recorriendo unas cincuenta millas en barco, llegamos a la casa de una mujer simpatizante, en el río Honga. Tuvimos muy mal tiempo durante el viaje, corriendo grandes peligros, pues poco faltó para que el bote no naufragase, perdiendo yo mi capa y mi sombrara, que después recuperamos con gran esfuerzo; si bien que, por la buena providencia de Dios, salimos de todo sanos y salvos. ¡Loado sea Su nombre! Celebramos en aquel lugar una reunión, estando, entre la concurrencia, dos papistas, un hombre y una mujer; él dio pruebas de ser muy piadoso y ella se convenció de la Verdad. No fue esta reunión tan numerosa como lo hubiera sido, de haber venido muchos que tenían intención de hacerlo; pero tan malo fue el tiempo y tan revuelto estaba el mar, a causa del fuerte viento, que no era prudente aventurarse. El único Amigo que, por entonces, estaba conmigo, era Roberto Widders, habiéndose dispersado los demás por varias partes del país, al servicio de la Verdad.

Así que el viento lo permitió, partimos de allí, y, remando la mayor parte del tiempo, recorrimos por mar unas cuarenta millas, hasta llegar a la embocadura del río Little Choptank, a casa del Dr. Winsmore, que era un juez convencido últimamente. Allí conocimos a varios Amigos con los que nos detuvimos un rato y, después, proseguimos, por mar y tierra, nuestro viaje, celebrando una gran reunión al aire libre, debido a que la casa donde estábamos no podía contener a tanta gente. Estuvieron presentas varios magistrados con sus mujeres, siendo aquella una excelente reunión. ¡Bendito sea el Señor que dio a conocer Su nombre por aquel país desolado! Volvimos de allí a casa de un Amigo, llamado Guillermo Stephens, donde encontramos a los Amigos que habían estado viajando por otros lugares, y, todos reunidos, nos sentimos muy reconfortados en el Señor, contándonos mutuamente el buen éxito que habíamos tenido, trabajando para el Señor; y como la Verdad se esparcía y prosperaba en los lugares que habíamos recorrido, Juan Cartwright y Juan Jay, habían estado en Virginia, donde la gente sentía grandes deseos de conocer la Verdad; y, estando ahora de regreso, se detuvieron un poco de tiempo con nosotros, siguiendo después su camino hacia Barbados. Antes de irnos de aquel lugar, celebramos una gloriosa reunión, a la que asistieron muchas personas del mundo, entre ellas, el juez de aquel país , tres magistrados y el alguacil principal, todos con sus mujeres. En cuanto a los indios, vino uno a quien llamaban su emperador y un rey indio con su primer jefe, permaneciendo todos sentados, prestando mucha atención, a lo que se decía, y comportándose con gran afabilidad. Fue aquella una reunión constructiva y edificante. Se celebró el día veintitrés del Primer mes.

El día veinticuatro, hicimos diez millas, por mar, llegando hasta el poblado indio, donde moraba el emperador, a quien había previamente anunciado mi llegada, pidiéndole que reuniera a sus reyes y consejeros en consejo. Por la mañana, vino el emperador en persona y me acompañó al poblado, adonde todos habían acudido, estando allí el primer jefe y otros personajes, así como también la vieja emperatriz, que se sentó con ellos; y tengo que decir en su favor que, sentados todos muy graves y compuestos, me prestaron mucha más atención de lo que harían muchos llamados cristianos. Había ido yo con alguien que pudo traducirles lo que yo decía, celebrando una excelente reunión, que fue de gran utilidad, ya que a causa de ello, tuvieron a la Verdad y a los Amigos en gran estima. ¡Bendito sea el Señor!

Después de esto, celebramos varias reuniones en varios sitios de aquel país; una en casa de Guillermo Stephens, donde se celebraba una junta general todos los meses; otras en Tredhaven Creek, Wye, Reconow Creek y en casa de Tomás Taylor, en la isla de Kent. Muchas de estas reuniones fueron muy numerosas, asistiendo muchas personas, algunas de ellas de alta posición en el mundo. El poder del Señor y Su presencia viva, fueron con nosotros, manifestándose plenamente en las gentes, por lo que sus corazones se enternecieron, abriéndose para recibir la Verdad que despedía dulce fragancia; ¡Bendito sea el señor Dios eternamente! Muchos más hubiesen asistido a la reunión, pero la lluvia lo impidió. El día siete del Segundo mes, navegamos en bote, por un riachuelo, como cosa de una milla, hasta la casa de un Amigo; y el día ocho, atravesamos la bahía, pasando a la costa Oeste, hasta la casa de otro Amigo, a unas catorce millas, encontrándonos allí con varios Amigos. Mandé a buscar a Tomás Thurston para elevar la Verdad por encima de sus malas acciones y celebramos una reunión con él.

Habiendo viajado a través de la mayor parte de esa área, y habiendo visitado la mayoría de las plantaciones, habiendo alarmado a la gente de todas clases donde anduvimos, y proclamado el día de la salvación de Dios entre ellos, encontramos que nuestros espíritus comenzaron a alejarse de esas partes del mundo, y a llevarnos hacia la vieja Inglaterra otra vez. Debido a que sentimos la libertad del Señor de quedarnos como quisimos hasta que se terminó la reunión general para la provincia de Maryland, (la cual estaba más cerca), para que pudiéramos ver a los Amigos juntos como un grupo antes de irnos. Entre tanto pasamos nuestro tiempo visitando Amigos y personas amigables, asistiendo a reuniones en los Cliffs y Patuxent, y escribiendo respuestas a algunas objeciones doctrinales frívolas que los adversarios habían levantado y esparcido en el exterior para impedir que la gente recibiera la verdad.

El día nueve recorrimos unas siete millas, para ver al presidente de la asamblea, que era juez de aquel país, y tenía vivos deseos de verme, estando, tanto él como su mujer muy afables. El día diez celebramos una reunión, llena de vida, en una escuela, a la que acudieron varias personas de importancia, entre ellas la mujer de un juez y la de uno de los miembros de la asamblea, las cuales estuvieron muy afables. El día once navegamos como unas treinta millas, descendiendo por la bahía hasta la casa de un Amigo en los Cliffs, y el día veinte celebramos una reunión en la sala de reuniones de Patuxent, a cosa de una milla de la casa de nuestro Amigo, en Creek, donde nos alojábamos.

Estuvimos esta semana muy ocupados escribiendo y contestando cartas; yendo el día veintisiete a una milla de allí, para asistir a la reunión, sintiendo entre nosotros la divina presencia. El día veintiocho, atravesamos el riachuelo en una canoa, yendo luego a Leonard's Creek, a unas tres millas, para ver si encontraría un navío.

El día veintinueve descendimos por unas dos millas un riachuelo llamado Hopper y el día treinta tuve una muy útil conversación con un indio, que hablaba ingles, en presencia de su rey.

El día primero del Tercer mes, anduve una milla para ir a una cabaña india donde estaban reunidos el rey y su séquito, permaneciendo un rato con ellos. El día seis anduvimos diez millas, celebrando, por la noche una preciosa reunión en casa de Pedro Sharp, y el ocho vino un individuo del consejo del gobernador a la casa donde me alojaba y departí con él. Era un gran papista; muy cortés pero en tinieblas.

El día quince, llegó un juez de Potomak, en Virginia, que, siendo un hombre excelente, había sido amenazado y perseguido por un sacerdote y por otros; habiendo recorrido él y su criado cuarenta, millas a pié. Profesaba un gran amor por la Verdad. El día diecisiete del Tercer mes, comenzó la junta general de la provincia, que duró cuatro días; El Primer día celebraron hombres y mujeres sus reuniones, en las que se habló de los asuntos económicos de la iglesia, revelándosele, para su edificación y seguridad, muchas cosas relacionadas con ello. Los otros tres días se pasaron en reuniones públicas para rendir culto a Dios, asistiendo a ellas diversas gentes de importancia considerable en el gobierno, así como muchas otras gentes del mundo, las cuales quedaron, en general, satisfechas; y muchas de ellas muy afectadas por la Verdad. Fue aquella una reunión admirable y gloriosa en la que la poderosa presencia del Señor se vio y sintió por encima de todos; ¡Bendito y alabado para siempre sea Su sagrado nombre, que da dominio sobre todos!

Después de esta reunión, nos despedimos de los Amigos, separándonos con gran emoción, en cuanto a la vida celestial y el virtuoso poder del Señor, que se hizo sentir vivamente entre nosotros. Fuimos, por mar, al lugar donde teníamos que embarcar, junto con muchos Amigos que nos acompañaron hasta allí, quedándose aquella noche con nosotros. Era el navío. El "Society" de Bristol. El veintiuno del Tercer mes, del año 1673, zarpamos para Inglaterra; y el mismo día, Ricardo Covell, a quien los holandeses habían privado de sus bienes, llegó abordo.

Tuvimos mal tiempo y vientos contrarios, lo cual nos obligó a menudo a echar el ancla, de modo que no fue hasta el treinta y uno cuando pasamos los cabos de Virginia, y entramos en alta mar; pero después de esto navegamos con gran rapidez echando ancla el veintiocho del Cuarto mes en King's Road, que es el puerto de Bristol. Durante la travesía tuvimos tiempo tempestuoso y vientos muy fuertes que agitaban tanto el mar, que se levantaban olas como montañas, lo que admiró a pilotos y marineros, que decían no haber visto hasta entonces, nada semejante. Sin embargo, aunque el viento era fuerte, estaba generalmente a favor nuestro, por lo que corrimos prestos, empujados por él, y el gran Dios que gobierna los vientos, siendo Señor de cielos, tierra y mares; y cuyas maravillas se ven en lo profundo, aceleró nuestra travesía, guardándonos de muchos peligros inminentes. El gran Señor Dios de cielo y tierra, Creador de todos nosotros, nos llevó de Su fuerte mano, gran poder y sabiduría por entre muchos peligros y riesgos, por tierra y por mar; así como por entre los peligros de eclesiásticos engañosos y sin base que, aunque silenciosos, eran como las bravas olas del mar; y de peligros de lobos, osos, tigres y leones; y de peligros de serpientes de cascabel y otras criaturas venenosas de semejante naturaleza ponzoñosa; y de peligros en los grandes lodazales y pantanos y tierras desoladas, donde descansamos de noche cerca del fuego, y en las que sólo viven semejantes criaturas; y de los grandes peligros de los caníbales, en los bosques y desiertos del país de los indios; y de los grandes peligros que pasamos en los bosques de naturaleza salvaje, durante muchas noches, con frío, lluvias, hielo y nieve, sin peor consecuencia que a algunos de nuestros compañeros se les pusieron las manos y los dedos insensibles, mientras que, en circunstancias semejantes, a muchas personas se les helaron y agangrenaron las narices y dedos de manos y pies. Yo, con mis propios ojos, he visto tales cosas. La misma buena mano de la Providencia, que nos protegió y acompañó a nuestra ida, veló también por nosotros, trayéndonos de vuelta sanos y salvos. ¡Gracias y alabanzas sean dadas a Su santo nombre eternamente! Muchas y eficaces reuniones celebramos abordo durante este viaje (generalmente dos cada semana) en las que la bendita presencia del Señor nos reconfortó en gran manera e, irrumpiendo a menudo en nuestros corazones, mucho conmovió a los asistentes. Cuando llegamos al puerto de Bristol, estaba allí anclado un navío de guerra y el jefe de reclutamiento vino a nuestro navío a requisar a algunos hombres de nuestra tripulación. Justamente, en aquel momento, celebrábamos una reunión en el barco con los marineros, antes de desembarcar, y este jefe de reclutamiento se sentó con nosotros, asistiendo a la reunión de la que se mostró muy satisfecho. Acabada la reunión, hablé con él, rogándole que dejase a dos de los cuatro hombres que había requisado en nuestro barco; uno de los cuales estaba lisiado y me dijo que asilo haría.

[La entera siguiente sección fue borrada del Diario de Ellwood, pero está en la versión Cambridge de Penney. Es una disgresión de la cronología de esta historia, pero está insertada aquí como lo fue en los manuscritos originales. La historia de cuando desembarcan en Bristol, Inglaterra, continúa después de estos tiernos recuerdos de Fox, algunos de los cuales son muy importantes para entender las privaciones por las que pasaron en el desierto de Norteamérica y el peligro de los mares, pasando a través de ellos con la ayuda del Señor.]

{Epílogo del pasaje que debe ser recordado:

Los indios de Delaware están en espera para cortar algunos [cortar a algunos, y así matarlos] que estaban en nuestro grupo cuando pasáramos por ese camino, pero su plan fue descubierto; y uno fue ahorcado en Delaware dos o tres días antes de que llegáramos. El Señor nos dio poder sobre todo, bendito sea su nombre para siempre.

En Newport News compramos provisiones, donde llegamos a estar casi congelados y muertos de hambre en el bosque por tres o cuatro noches, y nuestras provisiones eran pocas.

En Nueva Inglaterra había un rey indígena, quien dijo que muchos de su gente, los indios, que habían sido convertidos a la religión de los profesantes de Nueva Inglaterra [los puritanos], después llegaron a ser peores que antes que tuvieran su vieja religión; y de todas las religiones que él vio, los cuáqueros eran los mejores. Dijo que si él se convirtiera a la religión de los puritanos de Nueva Inglaterra, llegando a ser peor que antes de la conversión, y después cambiar a ser un cuáquero, los puritanos lo ahorcarían y lo matarían a él y los desterrarían a ellos, como lo hicieron con los cuáqueros. Por lo tanto él pensó que sería mejor quedarse como estaba.

Antes que vinieran los ingleses, un indio dijo que la gente blanca vendría en una cosa grande en el mar, y su gente sería amable con ellos y los recibirían; pero si hacían algo malo o herían a la gente blanca, serían destruidos. Esto se ha visto y se ha cumplido; porque cuando hicieron mal con los ingleses, nunca prosperaron y fueron destruidos. Por lo tanto el indio era un profeta y profetizó correctamente. [Fox disfrutaba contando esta historia porque era evidencia de los Hechos: El Espíritu de Dios ha sido derramado sobre toda la humanidad, Hechos 2:16-17, incluyendo la profecía].

En Flushing, Nueva York, tan pronto como se había terminado la reunión, el hijo del sacerdote se puso de pie, y declaró tres cosas que quería disputar. La primera era la ordenación de ministros, la segunda era si las mujeres podían hablar, la tercera era que nosotros estábamos adorando en una manera novedosa. Hablé con él y le exigí que dijera si él tenía algo en contra de lo que yo había dicho, y que lo podía decir en esos momentos. Yo le dije que nuestra adoración era como lo que Cristo había establecido 1600 años atrás, una nueva forma de adoración para él y sus sacerdotes porque era en el Espíritu y en la verdad. En cuanto a si las mujeres pueden hablar, lo que los apóstoles permitieron, yo permito; y lo que los apóstoles negaron, yo niego. Yo le pregunté qué ordenación tenía el sacerdote, y dije que nosotros negábamos que fuera como los apóstoles, porque no tenían el mismo espíritu que tenían los apóstoles, como algunos de ellos admitieron. Pero este hijo de sacerdote dijo que sus sacerdotes tenían el mismo Espíritu que los apóstoles tenían. Yo le respondí que si fuera así ellos tendrían los mismos frutos, y que el Espíritu de los apóstoles no los llevó a cortarle la orejas a las personas, ahorcarlas, desterrarlas, y tomar sus propiedades; como habían hecho los sacerdotes de Nueva Inglaterra. El hijo del sacerdote dijo que el ministerio de sus sacerdotes era como el de Judas y como el que tenía el hijo del viejo Elí. Yo le dije: "entonces ellos deben tener su fin y su recompensa." El hijo del sacerdote dijo que la prueba de sus sacerdotes era que "ellos debían ir a todas las naciones y predicar y dar la cena [administrar la comunión]." Entonces le pregunté: "¿cuándo fueron los sacerdotes de Nueva Inglaterra a todas las naciones a predicar y dar la cena? porque ¿acaso ellos van más lejos de donde ellos pueden obtener un grande y grueso beneficio [ingresos parroquiales], o acaso la gente dejaría a alguno de nuestros padres sin un centavo, [ellos sólo oraban y predicaban por dinero]? Entonces el hijo del sacerdote dijo que los sacerdotes eran de la tribu de Leví," [Leví, la tribu judía asignada como sacerdotes y como recaudadores de diezmos]. Yo le dije: "Cristo no vino de la tribu de Leví, y él terminó con el sacerdocio de la tribu de Leví y cambió el sacerdocio y la Ley por la cual fue creado; y Cristo vino, no de la tribu de Leví, sino de la orden de Melquisedec y es llamado 'el León de la tribu de Judá.' Y así, ustedes han hecho que todos sacerdotes no sean ministros del evangelio, y ellos son los que niegan que Cristo ha venido en la carne. [Ellos niegan que Cristo ha venido en la carne de ellos para controlar sus palabras y acciones].

En Barbados el sacerdote y el juez se unieron en contra de mí y de la verdad, alborotando a la gente en contra de ella. De modo que ellos vinieron a una reunión general. Los bautistas comenzaron primero, y vociferaron y recriminaron en contra de uno de ellos, un maestro llamado Hatchman, a quien le salió espuma de la boca. Cuando terminó de hablar, Pablo Gwinn y su grupo tomaron su turno, vociferando y estando furiosos hasta que se habían desgastado. Ellos me preguntaron si yo tenía el mismo espíritu que los apóstoles, y cuando les dije que sí, ellos se fueron. Después de que se habían ido, los abogados se pusieron de pie, haciendo mucho ruido y vociferando hasta que sus bocas fueron cerradas, y se fueron. Entonces otros se pusieron de pie; así se aliviaron los unos a los otros, de manera que el mundo los notó e hicieron versos acerca de ellos. Se me dijo que una de estas personas tenía una reputación en Barbados de ser un hombre impío, con dos esposas. Después, él llegó a ser tan descarado como para recriminar en contra del gobernador, de modo que éste lo echó en la cárcel; por lo tanto se le dio su recompensa. Después de todo esto, tuvimos una buena reunión y el poder del Señor y su bendita semilla fue puesta sobre todo, bendito sea su santo nombre para siempre. Amén.

El gran Señor Dios del cielo y la tierra, creador de todo, quien está sobre todo, nos llevó por su mano, su gran poder y sabiduría sobre todo y a través de muchos peligros y amenazas por mar y por tierra; y los peligros de los profesantes engañadores sin posesión [de Cristo], quienes eran como las olas rugientes del mar, pero se calmaron; y los peligros de los lobos, osos, panteras,1 pumas, serpientes cascabel, y otras criaturas venenosas de una naturaleza similar;2 y los peligros a través de grandes pantanos, ciénagas, y desiertos donde no había manera de evitar a tales criaturas, donde viajamos y dormimos en la noche junto a la fogata; y los peligros en las grandes bahías de agua, arroyos, y ríos en botes pequeños abiertos, y canoas pequeñas; y peligros en las grandes tormentas y tempestades en los océanos, que muchas veces estaban más allá de lo que se puede describir con palabras; y grandes peligros a través de las tierras de los indígenas en los bosques y los desiertos, por los indígenas come-hombres [caníbales], quienes están a la espera de que alguien de nuestro grupo se separe de nosotros, pero fueron descubiertos porque el poder del Señor les dio [a algunos de los compañeros de Fox, quienes se fueron] dominio sobre todo; y grandes peligros en la noche a través de la lluvia, la escarcha y la nieve, cuando dormíamos en los bosques y el desierto por varias noches seguidas, hasta que a alguien de nuestro grupo se le entumieron las manos y los dedos, tanto así que aquellos del mundo hubieran tenido sus dedos de las manos y de los pies congelados, [el Señor los cuidó para que el frío no los dañara tanto que fuera necesaria una amputación], (yo fui un testigo ocular de algunas de estas cosas [pérdida de dedos de las manos y de los pies en otras personas, no en su grupo]); y los peligros de los ladrones y piratas por el mar, de los cuales había muchos en estos tiempos difíciles. El bendito Señor Dios, en su bendito poder, quien por su poder ha estrechado su línea de vida sobre todos, sobre estos obreros de muerte. Y el Señor Dios hizo todo fácil por su espíritu y su poder; y le dio a su pueblo dominio sobre todo; e hizo estos obstáculos claros y bajos como un prado; e hizo que su gran poder y gloria en su luz y verdad estuviera sobre todos los corazones de las personas; bendito sea su nombre para siempre. Amén.

1 Comentarios del editor del sitio: Durante este tiempo en la Norteamérica colonial, los bosques del sureste tenían muchas panteras negras y pumas rubios. Los pantanos y las vastas ciénagas también eran muy comunes, especialmente por las tierras en la costa. Habiéndome yo criado en los bosques del sureste, me asombro con la capacidad de Fox y su grupo de viajar de 20 a 30 millas al día en medio del invierno a través de todos estos peligros y desiertos, que se extendían desde las Carolinas hasta Nueva York. Verdaderamente, sin la ayuda de Dios, hubiera sido imposible sin que perecieran muchos en el grupo.

2 Otras criaturas venenosas del este de los Estados Unidos incluyen: serpientes — mocasín de agua, cabezas de cobre, y serpientes coral; escorpiones, tarántulas, y otras arañas.

El Señor era nuestro escolta [protección y seguridad en los mares]. El Señor dirigió nuestro curso. El Señor Dios, que navega sobre las alas del viento, ordenó nuestros vientos para nosotros; quien levantó una tormenta y trajo la calma, e hizo su aposento en lo profundo, y hace que las nubes sean sus carros para enviar la lluvia al exterior. Quien, cuando estábamos en peligro causa de por nuestros enemigos, levantó brumas y neblinas para cegarlos, y tormentas para esparcirlos, tanto en la noche como en la mañana; pero al mediodía, aclaró los cielos para que el sol se pudiera ver por alrededor de un cuarto de hora y así tomar nuestras observaciones [medidas sextantes para trazar sus posiciones en el mar], y cerró los cielos otra vez, tanto así que podríamos haber pasado a través de una flota de piratas. El Señor trajo tal bruma que sólo podíamos ver tan poca distancia de nosotros y los marineros confesaron que si el Señor Dios alguna vez estuvo en un barco, él estaba en este barco, y que ellos fueron bendecidos por este hombre [Fox], porque el Señor hizo oscuro nuestro pabellón, y así la presencia del Señor Dios estaba con nosotros todo ese tiempo.

Cuando estábamos en Virginia, hubo un embargo, y una escolta para la flota que estaba en Virginia. De modo que el capitán del barco y los hombres tuvieron un concilio juntos, y su consentimiento fue zarpar para ir a la escolta que se preparaba para ir a Inglaterra. Oímos de un barco de guerra holandés que iba hacia Nueva York. Un capitán de barco de Inglaterra nos abordó, trayéndonos noticias de que este barco había sido capturado junto con otra balandra [barco], y el mismo barco había capturado otros once barcos, tomando los barcos que iban hacia Sicilia y las costas de Irlanda. Pero aún con todas estas noticias negras y tristes, zarpamos y partimos en el poder de Dios.

Varios londinenses y hombres de Bristol me enviaron mensajes pidiéndome que me uniera a ellos en sus barcos, pero fui inspirado por el poder del Señor para hacer el viaje en este barco, aunque hablé muy poco acerca de esto hasta cuando llegamos cerca de Cabo Henry. Alrededor de las ocho de la mañana vimos un barco sobre la costa [al oeste], donde antes estaban los piratas, lo cual atemorizó a los marineros; pero el Señor (de quien soy, y somos) en una visión me mostró dos barcos hacia el oeste, los que no nos harían ningún daño. Cuando llegamos a las rutas de navegación de Barbados y Nueva Inglaterra, vimos a otro barco yendo hacia el oeste, que también generó temor entre los marineros; pero el Señor me dio el entendimiento de que este era el segundo barco que él me había mostrado en una visión previa, y que ninguno de ellos sería enemigo. Yo deseé del Señor, que si era su voluntad, que no viéramos a ningún otro barco hasta que llegáramos a Inglaterra, para mantener el temor fuera de todos los que estaban en el barco; y el Señor me concedió el pedido de mi oración porque no vimos otro barco hasta que llegamos a la ruta del rey del puerto de Bristol. Entonces le pedí al Señor si él pudiera aclarar nuestras costas (porque él lo puede hacer) de todo ladrón o pirata. Porque el poder y la vida del Señor están sobre todos los obreros de la muerte y la oscuridad; quien tiene el poder sobre todos los cielos y la tierra, el mar y los vientos para dirigir nuestro curso y esparcir a todos los piratas, para confundirlos y hacerlos retroceder; quien hizo esto, bendito sea su nombre. Y el Señor Dios dijo: "en tus manos y tu poder, te he entregado el barco," y las palabras de Pablo me vinieron a la mente, "y todos los que están en el barco llegarán seguros." Yo le dije al grupo del barco que yo creía [en su promesa], y cuando llegamos cerca de la casa, el Señor Dios me dijo (después que me había entregado el barco en mis manos), "¿puedes entregarte a ti mismo y a todos los que están en el barco para ser capturados por los piratas, de modo que todos los barcos que están detrás en Maryland y Virginia puedan pasar con seguridad hacia Inglaterra?" Yo hice eso libremente, y en un abrir y cerrar de ojos, el barco me fue dado otra vez, y el Dios bendito nos trajo con bien y seguridad a casa. Cuando había tormentas o neblinas que no permitían que tomaran sus medidas sextantes, fui inspirado por el Señor a decirles que estuvieran contentos y a tener buena fe, y no preocuparse por nada, porque era bueno, y era la voluntad de Dios, y permanecía en su voluntad. Y era la voluntad de Dios que las cosas fueran de tal manera que tuvimos muchas reuniones preciosas en el primer día de la semana y en otros días de la semana. La presencia del Señor se sintió en estas reuniones, tanto en tierra como en el mar.

El Señor nos llevó a muchos lugares: en Barbados y Jamaica me reuní con los gobernadores, y tuvimos reuniones preciosas en esos lugares; en los gobiernos de Plymouth, Rhode Island, y la provincia del rey llamada Nueva York; los gobiernos de Boston y Nueva Jersey; y el gobierno de Delaware; y Maryland, Virginia, Carolina; y algunas en Antigua; y muchos otros lugares aparte de éstos y la bendita Verdad respondió al testimonio de Dios. La verdad fue recibida por mucha gente para la gloria del gran Dios, bendito sea su nombre. Por lo tanto bendito sea el gran Dios para siempre; quien está sobre todos los cielos, la tierra, los vientos, y todo espíritu maligno; quien ordena todo para su gloria; quien navega sobre las alas del viento, y hace que las nubes sean sus carros, y extendió la línea de la justicia sobre los impíos, y los guarda en sus límites, y le pone límite a todo, y guarda a su pueblo como la niña de sus ojos. Bendito sea su nombre para siempre.

Cuando vinimos al puerto, llamé al capitán del barco, el oficial de cubierta y al mercante para declararles lo que el Señor me había mostrado; y que ahora que el barco, que el Señor me había dado y lo había preservado y a nosotros por su poder, yo se los regresaba a ellos.

El gobernador de Barbados me recibió muy amablemente para darme la bienvenida a la isla; y muchas personas de calidad están convencidas y son amantes. El juez Fretwell se ha convertido en un querido Amigo junto con su familia, y el juez Farmer fue muy cariñoso. Las reuniones están establecidas en la casa de cada Amigo, junto con los negros. Algunas con 200, otras con 300, en sus casas de manera que los Amigos pueden instruir a sus familias como lo hizo Abraham. Cuando nos fuimos de Barbados, muchos cientos de Amigos nos acompañaron al barco. Viajamos 1200 millas a Jamaica hacia donde el gobernador nos recibió muy contento.

De Enrique Fell (sin relación con el Juez Fell) a Margarita Fox desde Barbados, 1674

(Esta es la respuesta a Margarita, a quien él conocía previamente en hermandad en Inglaterra, dejó la hermandad,
y terminó en Barbados, con muchas deudas, para ser revivido por Jorge Fox y otro ministros en la isla.)

Estimada Margarita Fox,

Mi muy estimada y bien querida amiga en el Señor, a quien amo y honro. Su carta del primer mes, octavo día, del año 1672, recibí de Swarthmore, que fue muy bienvenida por mí, y cuyo consejo para mí fue muy razonable y como el consejo de una madre tierna para su hijo. No puedo sino recibir y alabar este consejo como venido de una fuente de amor, que el Señor ha abierto en su corazón. Siento su tierno cuidado, que yo se que ha sido dirigido hacia mí para mi bienestar y conservación, desde que fui convencido de la bendita verdad del Señor. Si yo hubiera continuado y me hubiera mantenido fiel en la verdad, hubiera en alguna medida regresado su amor y cariño hacia mí, que hubiera sido un júbilo y un consuelo para ambos, y no el dolor y lamento que ha sido. Sin embargo, su recompensa está en el Señor, quien ahora recompensa y recompensará (yo creo) su labor y amor en su propio seno.

Estimada amiga, mi gran amor en estos momentos es para usted, en mi medida de la verdad y la Luz eterna de Cristo Jesús, que es el pacto bendito que el Señor ha hecho con todo su pueblo, ya sea judío o gentil, siervo o libre. Todos deben venir a la Luz, en la cual todos deben caminar, de otra manera no pueden conocer al Señor o tener comunión con Él, o comunión con sus santos [en el espíritu]. Ni se puede conocer la sangre de su pacto eterno, ni puede ser testificada, que lava y limpia de todo pecado e injusticia. Pero a medida que nos sometemos a esta Luz, y la obedecemos y caminamos en ella, aún los profetas de antes testificaron, diciendo: todas las naciones de aquellos que son salvos pueden caminar en su luz. Y es sembrada para que caminen los justos, y es el sendero del hombre justo, donde los impíos y los injustos, y los inicuos no pueden caminar ni alguna vez caminaron por él; y por lo tanto son quitados por Dios, con quien no mora la iniquidad, y de quien el que obra iniquidad es quitado para siempre.

Bendito sea el nombre del Señor, quien otra vez ha abierto un ojo en mí. Con su misericordia y bondad infinita, él me ha dejado ver mi caída y mi pérdida en gran medida; y no sólo mi caída, pero también la salida para regresar a sí mismo. Él me ha llevado hacia ese camino en medida, y hacia la guerra espiritual en contra de lo que me separó de Dios. Él me ha llevado a esperar en él, en el camino de sus juicios. Mi esperanza es que él será llevado a la victoria; y el cautiverio será revocado; lo que me trajo al cautiverio para siempre será llevado cautivo, por el poder de la semilla bendita (que era la promesa de antes, herir la cabeza de la serpiente), por Cristo Jesús, cuyo derecho es reinar sobre todo para siempre.

Oh, no puedo sino recordar el gran y maravilloso amor de Dios hacia mí y las muchas pobres almas en esta isla, al enviar a sus apóstoles y siervos para visitarnos aquí, a saber, Jorge Fox y el resto de los que estaban con él. Oh, fue una visitación bendita de amor hacia nosotros, aún para levantar mi alma de la muerte, que estaba muerta en pecados y transgresiones; pero ahora está reavivado por el poder del evangelio eterno, por el cual el ciego puede ver, el sordo oír, y los muertos ser resucitados — así como Lázaro de la tumba. De modo que mi alma tiene gran razón para alabar y magnificar el nombre del Señor por ellos [Fox y sus asociados], cuya labor de amor el Señor ha recompensado y recompensará para siempre.

En realidad, como usted mencionó en su última carta, lo puro en mí ha recibido otra vez una segunda resurrección.* Aunque encuentre gran oposición y muchos enemigos; sí, es más grande y más fuerte que antes. Aunque las pruebas y las tentaciones sean muchas, aún así soy mantenido humilde en el temor del Señor, y diariamente soy guardado y soy fiel a la medida de su gracia en mí — la encuentro suficiente. Porque él ha venido, quien es más fuerte que el que está en el mundo. Por lo tanto, así como el pecado abundó, su gracia abunda mucho más, gloria sea a su nombre para siempre, y espero que al fin traerá la salvación y librará mi alma de las manos de todos sus enemigos. Para que mi alma pueda para siempre bendecir y alabar al Señor en la tierra de los vivos.

*Tal vez reavivar sea una palabra mejor, porque hay sólo una resurrección posible por persona; si alguien regresa al pecado, después de mirar a Cristo en el rostro, están perdidos, habiendo crucificado otra vez al hijo de Dios. De acuerdo con Fox, la resurrección ocurre después del bautismo de la muerte y después de ser sepultados con Cristo, ninguno de lo cual H. Fell reportó haber experimentado.

Estimada Amiga, estoy aquí como un prisionero en esta isla, debido a mis deudas y compromisos externos, de modo que no puedo salir de aquí hasta que todo haya sido satisfecho, pero debo esperar hasta que se me abra el camino. Sin embargo mi esposa y mi hijo se van ahora en esta flota que va hacia Bristol. Si el Señor lo permite, lo cual si no estuviera endeudado, más de lo que puedo pagar en estos momentos, estaría feliz de ir con ellos. En realidad, mi verdadero y estimado Amigo, Juan Stubbs, tiene planes de efectuar mi libertad externa, permitiéndome ir hacia Inglaterra. Pero fue impedido y detenido por Juan Cartwright, (que en ese entonces estaba aquí), quien se opuso a ello y puso a los Amigos en contra de ello por ahora; pero yo espero que el Señor obrará todo para bien al final.

Con respecto a los eventos de aquí, yo la refiero a Juan Stubbs, quien es el portador de esta carta, y quien puede darle un informe más completo de cómo están las cosas más allá de las cartas. Su labor y su servicio ha sido grande en el informe de la verdad, a pesar de su enfermedad y debilidad en el cuerpo por los últimos meses. Pero la verdad se esparce y tiene dominio, y las reuniones son muy grandes y pacíficas. Mi estimado amor es recordado para usted y todos sus estimados hijos, y para todos los Amigos en esas partes.

Yo debería estar muy feliz una vez más de ver mi país natal, si al Señor le agrada que sea así. Por mientras, yo deseo sus oraciones por mí, que yo pueda ser fiel para perseverar hasta el fin, porque tengo muchas pruebas, tanto internas como externas, y muchas trampas y tentaciones del enemigo, en las que él busca por todos los medios de enredarme otra vez. Pero espero que el Señor me conserve lejos de ellas por su poder, y al tiempo debido me de el domino sobre ellas. Por lo cual mi alma clama diariamente al Señor para que lo pueda lograr.

Por lo tanto estimada Amiga, yo deseo oír frecuentemente de usted a medida que usted tenga la libertad y la oportunidad porque estoy feliz de oír de usted en cualquier momento. Por lo tanto en mi medida de la verdad bendita, mi amor la saluda y le dice adiós mientras yo permanezco

Su Amigo como soy guardado en aquello
que es un Amigo para mi alma
Enrique Fell

Ahora también le he escrito a su
esposo, el estimado Jorge Fox, por medio de
esta oportunidad.
}

Desembarcamos aquella tarde y fuimos a Shirehampton, donde nos procuramos caballos; y, cabalgando, llegamos aquella noche a Bristol, el veintiocho del Cuarto mes, donde los Amigos nos recibieron con gran alegría. Por la noche escribí la siguiente carta a mi mujer para comunicarle mi desembarco.

Querido corazón:

En este día hemos llegado a Bristol, al anochecer, surcando los mares; Gloria al Señor Dios, sobre todos, eternamente, que fue nuestro guía y dirigió nuestra travesía; que es Dios de toda la tierra, de los mares y vientos, que hizo de las nubes Sus carruajes, más de lo que las palabras pueden expresar; ¡Bendito sea Su bendito nombre eternamente! El cual está por encima de todos en Su gran poder y Sabiduría, Amén. Están conmigo Roberto Widders y Jaime Lancaster y estamos todos bien; Gloria al Señor para siempre, que nos ha guiado por entre muchos peligros; peligros en el mar y en las tempestades, peligros de piratas y bandoleros, peligros en las tierras salvajes y en medio de falsos eclesiásticos. Alabanzas para El, cuya gloria está por encima de todos. Amén. Por lo tanto, penétrate de la nueva vida y en ella, vivamos todos en Dios. Tengo la intención (si ello es la voluntad del Señor) de estarme todavía aquí, quizás hasta la feria. No más por ahora, sino mandar mi afecto a todos los Amigos.

Jorge Fox
Bristol, el día veintiocho del Cuarto mes de 1673.

En lo que fue de mi regreso y la feria, mi mujer vino, del Norte, a Bristol, para verme, acompañada de sus dos hijas, Sara y Raquel Fell y de su yerno Tomás Lower. Así mismo, muchos Amigos, de diferentes partes del país, vinieron a la feria, celebrando, mientras duró esta, gloriosas y potentes reuniones, porque el poder y la vida del Señor eran sobre todos. En nuevas revelaciones, me sentí dirigido a hablar sobre "Los tres Estados y los tres Maestros," de la manera siguiente: "Dios fue el primer Maestro del hombre y la mujer en el paraíso, y, mientras estos se mantuvieron en Sus enseñanzas y las observaron, fueron a imagen y semejanza de Dios en rectitud y santidad, dominando todo lo que El había creado, en estado de bendición, en el Paraíso de Dios. Pero cuando prestaron oído a las falsas enseñanzas de la serpiente (que estaba fuera de la Verdad), desobedeciendo a Dios y obedeciendo a la serpiente, comiendo la fruta prohibida por Dios, dejaron de ser a imagen y semejanza de Dios, en rectitud y santidad, cayendo entonces bajo el poder de Satanás: y fueron expulsados del paraíso, pasando del estado de bendición al de maldición. Entonces el Señor prometió que la Semilla de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente, rompiendo su poder, que dominaba al hombre y a la mujer, y destruyendo su obra. De modo que he aquí tres Estados y tres Maestros.

"Dios fue el primer Maestro del hombre y la mujer en el paraíso; y, mientras se mantuvieron en sus enseñanzas, se mantuvieron en la imagen de Dios, en su semejanza, en la justicia y la santidad, y en el dominio sobre todo lo que Dios había hecho; en el estado bendecido, en el paraíso de Dios.

Pero cuando ellos escucharon la enseñanza falsa de la serpiente, (quien estaba fuera de la verdad), desobedecieron a Dios, y obedecieron a la serpiente, alimentándose de lo que Dios prohibió; ellos perdieron la imagen de Dios, la justicia y la santidad, llegaron a estar bajo el poder de Satanás, y fueron expulsados del paraíso; fuera del estado bendito hacia el estado maldecido.

Entonces la promesa de Dios fue que "la descendencia de la mujer heriría la cabeza de la serpiente," quebrantaría el poder bajo el cual estaban el hombre y la mujer, y destruiría sus obras.

Entonces aquí habían tres estados y tres maestros. Dios era el primer maestro en el paraíso; y mientras el hombre guardó sus enseñanzas, fue feliz.

La serpiente fue el segundo maestro y cuando el hombre observó sus enseñanzas, cayó en la miseria dejando de ser a imagen de Dios, en rectitud y santidad, y del poder que antes tenía sobre todo lo que Dios había creado, bajo el poder de la serpiente, sobre la cual antes él tenía poder.

Jesucristo fue el tercer Maestro, del cual Dios dijera, "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; oídle," y el que, en persona, dijo "Aprended de mí" Este es el verdadero Maestro del evangelio, que aplasta la cabeza de la serpiente, el falso maestro.

La serpiente es la cabeza de todos los falsos maestros, de todas las falsas religiones, falsos caminos, falsos cultos y falsas iglesias.

Ahora Cristo Jesús nos dice "aprended de mí"; y Dios dice "este es mi hijo amado, en quien tengo contentamiento".

Por consiguiente, hay que escuchar al Hijo de Dios en todo, ya que El es el Salvador y Redentor, que entregó Su vida y compró su rebaño con Su preciosa sangre. "Podemos desafiar al mundo entero. ¿Quién tiene algo que decir en contra de nuestra manera de vivir? ¿Quién en contra de nuestro Salvador? ¿Quién en contra de nuestro Redentor? ¿Quién en contra de nuestro Profeta, a quien Dios elevó para que podamos oírlo y a quien debemos de escuchar en todas las cosas? ¿Quién tiene algo que decir en contra de nuestro Pastor, Jesucristo, que nos guía y nos alimenta y de quien conocemos la Voz celestial? ¿Quién en contra de nuestro Obispo, en cuya boca nunca se halló mentira y que nos vigila en Sus pastos de vida para que no podamos descarriarnos de Dios, saliendo fuera de Su redil?

¿Quién tiene algo que decir en contra de nuestro Sacerdote, Jesucristo, más alto que los cielos, que nos da de gracia y nos manda que de gracia demos?

¿Quién tiene algo que decir en contra de Jesucristo, nuestro Guía y Consejero, que nunca pecó, sino que es Santo, y Dulce, apartado de los pecadores?

Dios nos manda oírle, diciendo El, "Aprended de mí," y si desobedeciésemos los mandatos de Dios y de Cristo, seríamos como nuestro padre Adán y nuestra madre Eva, que desobedecieron los mandatos de Dios y escucharon las enseñanzas de la serpiente.

"El hombre nos manda, queriendo obligarnos a escuchar a los mercenarios que abogan por el pecado y la doctrina de muerte, que lleva a la tumba, lo cual sabe a enseñanzas del Diablo y no a enseñanzas de Cristo.

Mas hemos resuelto escuchar al Hijo, ya que tanto El, como el Padre, mandan, y, como lo atestiguan las Escrituras, escuchando al Hijo, escuchamos al Padre. Porque así dijo Pablo a los Hebreos; "Dios, habiendo hablado en otro tiempo muchas veces y de muchas maneras a los padres en los profetas, en estos últimos días nos ha hablado en el Hijo." . . . Notad esto; Dios nos ha hablado (a Sus apóstoles, a Sus discípulos, a Su Iglesia) por Su Hijo.

Y, con todo y que algunos objetan que si bien Cristo, cuando Hombre, habló a Sus discípulos y a los judíos, no ha vuelto a hacerlo más después de la Resurrección y Ascensión.

La respuesta es: los judíos no podían oír su voz celestial en ese entonces, ni tampoco aquellos que dicen que son cristianos, pero hoy están en la misma naturaleza que estaban los judíos en ese entonces. Pero los discípulos de Cristo, que aprendieron de él, ellos oyeron su voz entonces y ahora.

Después que Cristo había resucitado, le habló al apóstol Pablo y al esto de sus discípulos, incluyendo a Juan, cuando él escribió el apocalipsis. Y el apóstol le dijo a los hebreos: "Mirad que no rechacéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que en la tierra rechazaron al que habló, mucho más seremos nosotros responsables si nos apartamos del que habla desde el cielo." (Epístola a los Hebreos, cap. 12, ver 25), quienes ignoraron y resistieron a Moisés, quienes murieron de mano de dos o tres testigos. Aquellos que se resistieron a la ley de Moisés, que habló en la tierra, murieron sin piedad.

Esta fue una muerte carnal; pero los que lo desechan a Él, que habla desde el cielo, arriesgan y descuidan su propia salvación. Por lo tanto, mientras todavía sea de día, no dejen de oír su voz. Aquellos que dejan de oír su voz mientras todavía sea de día, endurecen sus corazones. Heb 3:15.

El apóstol dijo que en otros tiempos, y de muchas maneras, Dios habló a los padres por los profetas; pero en estos últimos días Dios nos ha hablado por su Hijo, note nos ha hablado por su Hijo. Y por esta razón, Juan nos dijo en el Apocalipsis: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias." Apoc 2:7. "Y se dice que Cristo nos habla del cielo." Heb 12:25.

Por lo tanto, que a todos se les queden bien grabados estos tres Estados y tres Maestros. El Dios de la Verdad, fue el primer Maestro, cuando el hombre estaba en el paraíso, en el estado de la inocencia. La serpiente fue el segundo maestro, el falso maestro, que con sus falsas enseñanzas llegó a ser el dios del mundo de maldad.

Jesucristo, que aplasta la cabeza de la serpiente, es el tercer Maestro, cuando dijo, "Aprended de mí"; y de quien Dios dijo, "Este es mi Hijo amado, en el cual me complazco; oídle." Y de quien los santos de antaño dieron testimonio, diciendo, "Dios, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo."

Este mismo Dios que le habló a Adán y a Eva en el paraíso como a un hombre y una mujer, llega a ser recibido otra vez en su imagen. Dios es el que habla otra vez por su Hijo, quien no cambia, gloria sea a su nombre para siempre.

Muchas cosas profundas y preciosas nos fueron abiertas en esas reuniones, por el espíritu eterno que escudriña y revela las cosas profundas de Dios.

Concluido que hube mi labor, para Dios, en esta ciudad, me fui para Gloucestershire y Wiltshire, donde celebramos también algunas benditas reuniones; y el poder eterno del Señor fluyó sobre todo. En Slaughterford, en Wiltshire, celebramos una excelente reunión, a pesar de que fuimos muy combatidos por algunos que se habían pronunciado en contra de las reuniones de mujeres; las cuales, por inspiración divina, había yo recomendado a los Amigos, para mayor ventaja y beneficio de la iglesia de Cristo, para que así las mujeres fieles, que habían sido atraídas a la creencia de la Verdad, participando de la misma preciosa fe y siendo herederas del mismo eterno evangelio de vida y salvación, al igual que los hombres, pudieran de modo semejante, poseer y practicar el orden evangélico y por él ser participes, con los hombres, en la restauración, el servicio de la Verdad y en los asuntos de la iglesia, como lo son en los asuntos temporales de la vida ordinaria. De este modo, toda la familia de Dios, así mujeres como hombres, pueden conocer, poseer, practicar y llevar a cabo sus deberes y ejercicios en la casa de Dios; pudiendo así socorrer y vigilar mejor a los pobres; instruir, informar y aleccionar a los jóvenes en la ley de Dios; reprender y amonestar a los descarriados y licenciosos volviéndolos al temor de Dios y vigilar más de cerca la pureza de intenciones de los que deseen contraer matrimonio, cuyas intenciones se han de indagar estrictamente en la sabiduría de Dios; y que así todos los miembros del cuerpo espiritual, la iglesia, se guarden y se ayuden unos a otros en amor. A pesar de la oposición, la reunión fue muy buena y útil, puesto que dio ocasión a responder a las objeciones y sofismas de los que se oponían y a que se admitiera a las mujeres en la iglesia para que en ella laboren. Y así quedaron establecidas en este condado las reuniones de mujeres, en el bendito poder de Dios. Él confesó su error ante los Amigos y después escribió un documento de condenación, en el cual declaraba que se oponía voluntariamente (aunque muchas veces le advertí que hiciera caso), hasta que el fuego del Señor ardió dentro de él, y vio al ángel del Señor con su espada desenvainada en su mano, lista para sacarlo.'

{Yo le dije que si sentía perdón del Señor, a quien él se había opuesto en su poder y la posesión que tenía su pueblo de él, y también lo perdonaba libremente. Después él vino a mí y me ofreció su servicio, para asistirme a establecer las reuniones de mujeres, pero yo le dije que esperara hasta que él sintiera una remisión por el poder del Señor, porque el Señor no tenía necesidad de él en la condición en la que él estaba.

Tuvimos una reunión bendecida allí cuando la reunión de mujeres fue establecida; en el poder bendito de Dios todos sus herederos tomaron posesión del evangelio y su orden.

Pero Coleman y otros, cuando se opusieron a las reuniones de mujeres, me preguntaron si no era el mandamiento de Dios que el hombre debe dominar a su mujer, y por lo tanto él debía dominarla a ella; y ¿acaso no dijo el apóstol "no permito que la mujer enseñe;" entonces dónde leímos de mujeres ancianas y mujeres discípulas? Él también dijo que era un abuso a los ancianos establecer una reunión de mujeres.

Yo les dije que él y los otros eran sólo ancianos en la caída, dominando a sus mujeres en la caída, pero que no debían dominar a las viudas, jóvenes solteras, y esposas de otros hombres. Yo le mostré que Dorcas fue discípula y el apóstol mandó que las mujeres ancianas debían enseñar buenas cosas a las mujeres jóvenes. Aunque el apóstol dijo: "No le permito a la mujer que enseñe o que usurpe la autoridad sobre el hombre como dice también la ley, porque Eva fue la primera que transgredió," y tales enseñanzas, como Eva enseñando a su esposo, usurpó la autoridad sobre el hombre; lo cual es prohibido; pero el apóstol también dijo que las hijas y las siervas profetizarían, lo cual hicieron, tanto en los tiempos de la ley como del evangelio. El hombre y la mujer han sido ayuda idónea desde antes de caer de la imagen de Dios con justicia y santidad, y así están otra vez para ser ayuda a través de la restauración del hombre y la mujer por Cristo Jesús. Yo le dije que su dominio sobre su esposa y su puesto de anciano todavía estaban en la caída, porque él todavía estaba en la transgresión; y él no era un anciano en la imagen de Dios, o en su justicia y santidad como era antes de la transgresión; pero que después que el hombre y la mujer han sido restaurados a la imagen de Dios, otra vez son ayuda idónea en el domino de todo lo que Dios ha hecho.}

A pesar de la oposición que se hizo en la reunión, fue una reunión muy buena y servicial; porque hubo ocasión de contestar sus objeciones y discrepancias, y para abrir los servicios de mujeres en la iglesia y para la iglesia. En esta reunión se establecieron las reuniones de mujeres para este condado en el bendito poder de Dios.

Después de esto me fui a Marlborough, y tuve una reunión allí, a la cual vinieron algunos de los magistrados, y se portaron de manera cortés y moderada. Entonces pasé a la casa de Bartolomeo Maylin, y tuve una reunión muy preciosa allí. De allí me fui un poco más allá de Ore, donde tuvimos una reunión muy grande y bendita, como también tuvimos poco después sobre la frontera de Hampshire. Después nos fuimos hacia Oxfordshire, y visitamos a los Amigos de allí; de allí nos fuimos a Reading donde tuvimos una reunión grande. De allí pasamos a Buckinghamshire, y tuvimos muchas reuniones preciosas en ese condado. Después de lo cual visitamos a los Amigos hasta que llegamos a Kingston sobre el Támesis, donde me encontré con mi esposa y su hija Raquel.

No me quedé mucho tiempo en Kingston, pero me fui a Londres donde encontré a los bautistas y socinianos, con algunos viejos apóstatas, quienes se habían hecho muy groseros, y habían imprimido muchos libros en contra de nosotros; de modo que tuve muchas tribulaciones en el poder del Señor, antes de poder irme de esa ciudad. Pero bendito sea el Señor, su poder vino sobre ellos, y todos sus libros mentirosos, impíos, y escandalosos fueron respondidos. Hice un corto viaje hacia algunas partes de Essex y Middlesex, visitando Amigos en sus reuniones y sus hijos en las escuelas, y regresé pronto a Londres. Después de tener servicios allí entre Amigos, me fui a Kingston, y de allí a la casa de Esteban Smith en Surrey, donde había una reunión muy grande, y muchos cientos de personas asistieron. Me quedé en aquel lugar hasta que terminé de hacer el servicio que el Señor me había dado para hacer allí, y después regresé por Kingston a Londres donde sentí que mi espíritu fue llevado. Yo había oído que muchos Amigos habían sido llevados ante los magistrados, y muchos encarcelados, tanto en Londres como en otras partes de la nación, por abrir las ventanas de sus negocios en los días festivos y los días de ayuno (como ellos les llamaban), y por dar testimonio en contra de la observancia de esos días. Los Amigos no podían observar estos días, sabiendo que debido a que los verdaderos cristianos no observaban los días festivos de los judíos en los tiempos de los apóstoles, tampoco nosotros podemos observar los (así llamados) días festivos paganos y papistas, que han sido establecidos entre aquellos que se llaman cristianos desde los días de los apóstoles. Porque fuimos redimidos de los días por Cristo Jesús, y llevados hacia el día que ha surgido desde lo alto, y hemos venido hacia él, quien es el Señor del sábado judío, y la esencia de las señales de los judíos.

< Capítulo siguiente >

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.