La Cruz Perdida de la Pureza





INTRODUCCIONES


Descargar este libro

UNA EPÍSTOLA, POR MEDIO DE UN PREFACIO

— por George Whitehead, 1698

Sobre George Whitehead

George Whitehead nació en Sun-rigg, Westmorland en 1636. Llegó a estar convencido* de los principios cuáqueros cuando sólo tenía catorce años de edad, y formó parte de una banda notable de los sesenta valientes, quien, cuando tenía catorce años de edad, alrededor del año 1650, salió del norte de Inglaterra en una misión evangelística que originó la Sociedad de Amigos. Él era un hábil controvesialista, y está registrado que en una reunión que tuvo en Norfolk... "casi toda la congregación se convenció por el gran poder de Dios, por medio de su vivo y penetrante testimonio y oración." George Whitehead le dio mucho tiempo y fortaleza a la súplica de la causa de los oprimidos. En 1662, acompañado por Edward Burrough y otros Amigos, apareció ante el tribunal de la Cámara de los Comunes con la esperanza de prevenir la aprobación del Acta de Uniformidad. En esto no tuvieron éxito, pero la delegación creó una impresión profunda en la Cámara. Más tarde, George Whitehead tomó la parte principal en la obtención de un "perdón" general de parte de Carlos II, con el cual 490 personas fueron liberadas de la cárcel, entre ellos John Bunyan, (un enemigo de los cuáqueros). Él también tuvo éxito en obtener alivio de muchas aflicciones en los reinados de James II y William y Mary. Aunque nació durante el reinado de Carlos I, George Whitehead vivió para ver a Jorge I coronado como rey, y tomó parte en una delegación de Amigos que esperó al rey y el príncipe de Gales para presentar un discurso de bienvenida de la Sociedad. Él murió en 1723, y fue enterrado a un lado de Jorge Fox en el terreno de los cuáqueros en Bunhill Fields.

*Ser convencido significa llegar a estar seguro de lo que se requiere para la salvación, no recibir la salvación misma. La mayoría de estas personas recién convencidas habían sido previamente devotos lectores de la Biblia, profesando que Jesús era el Hijo de Dios, habían sido bautizado, asistían a los servicios de las sectas, etc.; pero todos eran todavía esclavos del pecado, y sabían que tenía que haber una manera de llegar a ser libres aún del deseo de pecar. Cuando ellos escucharon la proclamación del camino para llegar a ser puros, para ser libres del pecado, sus corazones dieron testimonio de esa verdad; por lo tanto ellos se unieron a otros que buscaban ser libres del pecado, al esperar en silencio oír del Maestro en el interior, para obedecerle, y recibir su gracia que produce cambio la cual les enseñó a negar la impiedad y los deseos mundanales, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en su mundo en ese entonces; para ser redimidos de toda iniquidad, y purificados - y para tener un celo por las buenas obras que son vigorizadas y ordenadas por Dios. Este proceso, del convencimiento a la pureza, requería que ellos continuaran esforzándose por su salvación a través del tiempo, con temor y temblor. Debido a que ellos temblaban en la presencia del Espíritu de Dios obrando en sus corazones, mostrándoles su pecado, convenciéndolos de los secretos en sus corazones, ellos temblaban - o "quaked" en inglés - por lo tanto llegaron a ser conocidos como cuáqueros.

Con frecuencia ministraba al lado de Jorge Fox, de modo que lo conocía bien y hablaba con autoridad. Su 0bra principal, el Diario de su increíble vida está en este sitio.

 _____________

INTRODUCCIÓN POR WHITEHEAD

A todos los amigos de la verdad y todos los lectores amigables, saludos en el amor tierno de mi Padre celestial, quien por medio de su querido hijo y bendito espíritu, ha esparcido abundantemente en el exterior en muchos corazones en este día glorioso del evangelio; gloria a su digno nombre y excelente poder para siempre.

ESTIMADOS AMIGOS, - Estoy preocupado en recomendar la seria lectura y escrutinio de la colección consiguiente, a todos quienes sinceramente desean la promoción del reino de Cristo, y prosperidad en su iglesia y Sión, en verdadero amor, unión y orden, en Cristo Jesús mismo y por medio de él, la cabeza y fundamento de ella.

Y que ninguno de ustedes piense que el escrutinio de estas epístolas es cansador o tedioso, porque las mismas palabras y cosas en muchas de ellas pueden parecer repetidas frecuentemente, ya que allí se encuentran muchas verdades evangélicas, y una variedad de asuntos buenos y sanos, como también diversidad de epístolas, que contienen mucho consejo cristiano a muchos varios estados y condiciones de almas iluminadas y animadas viajando y respirando hacia Dios; de modo que las frecuentes repeticiones entremezcladas de las mismas verdades necesarias pueden ser mejor permitidas y soportadas en la lectura. Sin embargo, el lector moderado e ingenioso no se ofenderá con eso, ya que es una cosa frecuente en las santas escrituras que las mismas verdades del evangelio sean a menudo repetidas; porque muchas personas aburridas y olvidadizas tienen necesidad de que se les diga estas cosas de gran importancia a menudo. Las epístolas del autor y los asuntos de mayor interés general están recogidos aquí, para evitar prolijidad y repeticiones innecesarias, tanto como se pueda.

La simpleza y sencillez del estilo del autor no debe despreciarse, ya que él estaba más en la vida y la sustancia que en la sabiduría de las palabras, o elocuencia de discurso. Y el Señor se agradó en este día en hacer gran uso de él, y en hacer grandes cosas por medio de él, por causa de su nombre y su simiente; de lo cual todavía permanecen nubes de testigos, incluso de ese divino poder y sabiduría escondida de Dios (en el misterio de Cristo), que estaba con él, y lo apoyó, y levantó su cabeza a través de muchas grandes luchas de aflicciones y pruebas.

Confieso que no he leído u oído todas las epístolas en la colección subsiguiente sino muchas de ellas, que sé que son muy propias para este tiempo, importantes y necesarias; y por lo tanto tengo causa para creer esto del resto, que no he leído. Pero, por medio de nuestra larga y recuente conversación, conocimiento e intimidad, (junto con sus testimonios vivientes y animados, su piadoso cuidado y celo por el honor y prosperidad de la verdad), he leído profundamente y conocido al autor, su amor no fingido, inocencia e integridad en la bendita verdad viviente, cuyo cuidado cristiano (entre muchas otras cosas, relacionadas a las iglesias de Cristo, la unión, buen orden y disciplina de ella) era grande, para que no pueda haber ninguna ofensa en alguna cosa; que el ministerio no pueda ser culpado; conociendo bien qué pruebas asistieron a los ministros de Cristo y su ministerio en estos últimos días (en algún grado), como en el tiempo de los primeros cristianos; a saber, que él con muchos otros en este día, se aprobó a si mismo, y a ellos, como los ministros de Cristo, con mucha paciencia, en profundas aflicciones, en necesidades, en dificultades, (y algunos en llagas y golpes crueles), en prisiones, en tumultos, en labores, por vigilias y por ayunos, por pureza, por conocimiento, por largos sufrimientos, por bondad, por el santo espíritu, por amor no fingido, por la palabra de verdad, por el poder de Dios, por la armadura de justicia, en la mano derecha, y en la izquierda, por honor y deshonor, por informe malo y por informe bueno; como engañadores, y sin embargo verdaderos. Como fue detallado en 2 Corintios capítulo 6, que prueba a los ministros de Dios, esto su antiguo siervo tuvo una parte profunda, y la verdadera raíz del asunto estaba en él, mucho más allá de sus expresiones.

Y aunque muchas falsas predicciones, profecías, y amenazas crueles fueron exhaladas por los perseguidores y espíritus envidiosos en contra de él, y nosotros sus amigos y hermanos, a quienes él sin fingir amó, y en contra de la santa profesión de él y nuestra, y el camino y testimonio, como si en muy poco tiempo todo llegara a nada, y fuera destruido; sin embargo todos han sido desilusionados, y se ha probado que son falsos, y su testimonio cristiano viviente y su obra son manifestadas que son de Dios, y no de los hombres, ni de la voluntad del hombre. Porque la verdad, que es lo más fuerte de todo, todavía ha prevalecido, y debe prevalecer. Y aunque la memoria de este nuestro difunto hermano y siervo fiel de Jesús sea todavía grandemente envidiada, y sea más tremendamente difamado por algunos adversarios implacables, son apóstatas endurecidos quienes no pudieron obtener sus fines malignos y designios destructivos en contra de él en su vida; sin embargo su memoria es verdaderamente preciosa para muchos miles, quienes verdaderamente temen a Dios y aman su verdad, quienes tienen un verdadero sentido interior, que tal poder divino y providencia lo atendió en su inocente testimonio cristiano, ministerio, labores y sufrimientos, que el diablo y todos sus agentes perseguidores nunca pudieron detener ni frustrar su testimonio o servicio, en llevar muchos a la justicia, de la oscuridad hacia la luz, y del poder de Satanás hacia Dios.

En muchas de las epístolas siguientes, él menciona a menudo a la simiente, la vida, el poder de Dios, y cosas por el estilo; con lo cual él no pretende más que lo que las santas escrituras testifican de Cristo; las cuales sabemos que él verdaderamente amó y estimó, y fue a menudo versado en leerlas, y tuvo una memoria excelente y sentido espiritual de eso que le fue dado por el Señor. Por la pura santa simiente, él quiso decir y declaró a Cristo, la simiente prometida; en la cual todas las promesas de Dios son sí y amén. Y como Cristo es la palabra de Dios, la palabra de vida, la palabra de fe, él es esa simiente inmortal e incorruptible, de la cual todos los creyentes verdaderos y espirituales, y los hijos de la luz son engendrados de Dios, y nacidos otra vez; y esta simiente, o palabra de vida eterna, habita en aquel que es nacido de Dios, y no peca por causa de esto. (1 Juan 3:9). Y como la generación de Dios, e hijos de su reino y de la promesa, ellos son llamados la buena simiente, y contados como la simiente, nacidos de esa simiente incorruptible, la palabra de vida, que perdura para siempre, (1 Ped 1:23); y son esa bendita simiente y santa generación, que fue predicho que Cristo vería, y por la cual sería la angustia de su alma. (Isaías capítulo 53).

Este nuestro difunto amigo y siervo de Jesucristo verdaderamente testificó de él en todos aspectos, tanto como ha venido en la carne como en el espíritu, como Cristo era y es nuestro único mediador y defensor, y como él era y es en Dios sobre todo, bendito para siempre; a quien amó tan cariñosamente y honró, que a menudo ofreció su vida, y profundamente sufrió por él; y eso en amor grande y constante hacia su simiente, para que una santa generación puede ser levantada, fortalecida y aumentada en la tierra entre los hijos de los hombres. Y su conocimiento y ministerio de nuestro Señor Jesucristo, siendo según el espíritu, en vida y poder, en ninguna manera implicó alguna disminución de la dignidad o gloria de Cristo, ni algún defecto de fe o amor a Cristo, cuando él vino y sufrió en la carne por la humanidad, como algunos adversarios han perjudicialmente tergiversado y lo han difamado; porque él estimó altamente los sufrimientos de Cristo, su muerte, resurrección y gloria; y poderosamente testificó de la virtud, poder, designio bendito y espiritual, fruto, y efectos de él, como fue revelado y testificado por su santo espíritu. Y como nosotros no tenemos causa para cuestionar, sino que con este hombre inocente y bueno, 'vivir era Cristo;' por lo tanto, 'morir era ganancia' y en ambos él glorificó a Dios.

Cristo Jesús, siendo nuestra roca espiritual, fundamento y cabeza, él es verdaderamente precioso para nosotros y todos los verdaderos creyentes, en todos los estados y condiciones, tanto de su humillación, como su gloria y dominio; su gran gracia y bondad aparecen en esos preciosos dones ministeriales dados por él (cuando ascendió a lo alto), por su ministerio e iglesia.

Y es muy observable, que aunque para expresar la condición humilde de Cristo y su venida al mundo, él a veces es llamado en las santas escrituras la simiente, su nombre también es llamado 'maravilloso consejero, el poderoso Dios, el príncipe eterno de paz; sobre cuyos hombros es puesto el gobierno: y lo dilatado de su gobierno y paz no tendrán fin, (Isaías capítulo 9).

Y es más adecuado para la condición baja, humilde y sufriente de Cristo, para hacer uso de tales instrumentos como los que son más como él mismo en humildad y modestia de mente; aunque ellos no sean más que pequeños y malos en los ojos y la estima del mundo. Dios se agrada de escoger las cosas más bajas, malas y débiles, y los instrumentos despreciables en los ojos de los altaneros y arrogantes de este mundo, para confundir la sabiduría del mundo, de acuerdo a 1 de Corintios capítulo 1. Él escogió a pastores pobres para divulgar la gran verdad evangélica del nacimiento de Cristo; y ciertas mujeres para predicar esa verdad evangélica de su resurrección. (Lucas 2 y 24). Y tanto del testimonio angélico, como de su visión de Cristo mismo. La verdad no debe ser rechazada debido a esos instrumentos que Dios en su sabiduría se agrada en emplear en su obra; ni el día de las cosas pequeñas es despreciado. Desde comienzos pequeños de buenos asuntos, grandes cosas, gloriosos logros y perfecciones brotan. Gloria, honor, y dominio a nuestro más precioso Dios, y al Cordero en su trono, por los siglos de los siglos.

Ahora, estimados y bien amados amigos, vivan todos en amor y paz, siguiendo la verdadera fe, el ejemplo pacífico y bueno de los fieles en Cristo, y el Dios de amor y paz estará con ustedes.

Su verdadero amigo y hermano en Cristo Jesús,

George Whitehead

Londres, 1698.

INTRODUCCIÓN A LAS EPÍSTOLAS
POR JORGE FOX

Un testimonio, cómo el Señor envió a Jorge Fox al principio,
en el año 1643
.

CUANDO el Señor me envió al principio en el año 1643, fui enviado como un cordero inocente (y joven en años) entre (hombres en la naturaleza de) lobos, perros, osos, leones y tigres en el mundo, que el diablo había hecho como un desierto, sin ningún camino correcto que pueda ser hallado para salir de él. Y yo fui enviado 'a convertir a la gente de la oscuridad a la luz,'  con la cual Cristo, el segundo Adán, los iluminó; para que así ellos puedan ver a Cristo, su camino a Dios, con el espíritu de Dios, que él derrama sobre toda carne, para que con esto ellos puedan tener un entendimiento para conocer las cosas de Dios, y para conocerle a él, y su hijo Jesucristo, lo cual es vida eterna; y así poder adorar y servir al Dios viviente, su hacedor y creador, quien los cuida a todos, quien es Señor de todo; y con la luz y espíritu de Dios, ellos pueden conocer las escrituras, que fueron dadas por el espíritu de Dios en los santos, y hombres y mujeres santos de Dios.

Y cuando muchos comenzaron a volverse hacia la luz (la cual es la vida en Cristo) y al espíritu de Dios, que les dio un entendimiento, y habían encontrado el camino de los justos, la luz resplandeciente, entonces los lobos, perros, dragones, osos, leones, tigres, bestias salvajes y aves de presa hicieron un rugido y chillido en contra de los corderos, ovejas, palomas y los hijos de Cristo, y estuvieron listos para devorarlos y a mí, y para rasgarnos en pedazos. Pero el brazo del Señor y su poder me preservaron; aunque muchas veces estuve en peligro en mi vida, y muy a menudo fui echado en calabozos y prisiones, y arrastrado ante los magistrados. Pero todas las cosas ayudaron a bien; y mientras más fui echado en cárceles externas, más gente salió de su prisión interna espiritual (por medio de la predicación del evangelio). Pero los sacerdotes y profesantes estaban en tal gran rabia, y pusieron a la gente grosera y profana en tal furia, que yo apenas podía caminar en las calles, o ir a los caminos, sin que ellos a menudo estuvieran listos para hacerme un jugarreta. Pero Cristo, quien tiene todo el poder en el cielo y en la tierra, los restringió y limitó de tal manera con su poder, que mi vida fue preservada; aunque muchas veces casi fui asesinado. ¡Oh las cargas y dolores que sufrí! A menudo mi vida fue presionada bajo los espíritus de profesantes y maestros sin vida, y los profanos. Y además, las aflicciones después sufridas con descarriados, apóstata y hermanos falsos, que se parecían tanto a Judas en traicionar la verdad, y a la semilla fiel y escogida de Dios, y en causar que se hable mal del camino de verdad. Pero el Señor los derribó, los despreció y los confundió; de modo que ninguno permaneció por mucho tiempo; porque el Señor los destruyó, o los llevó a nada, y su verdad floreció, y su pueblo en ella, para la alabanza de Dios, quien es el vengador de sus escogidos.

Jorge Fox

Con respecto a la primera difusión de la verdad,
y cómo muchos fueron encarcelados, etc.


Y la verdad surgió primero (a nosotros, como para ser un pueblo para el Señor), en Leicestershire en 1644, y en Warwickshire en 1645, y en Nottinghamshire en 1646, y en Derbyshire en 1647, y en países adyacentes en 1648, 1649, y 1650, y en Yorkshire en 1651, y en Lancashire y Westmoreland en 1652, y en Cumberland, y Bishoprick, y Northumberland en 1653, y en Londres, y la mayor parte de la nación de Inglaterra, y Escocia, e Irlanda en 1654.

Y en 1655, muchos fueron a otros países, donde la verdad también surgió.

Y en 1656, la verdad prorrumpió en Norteamérica, y muchos otros lugares.

Y la verdad soportó todas las crueldades y sufrimientos que fueron infligidos sobre los Amigos por el parlamento (la toma de bienes, encarcelamiento, y muerte, y todos los otros reproches, mentiras, y calumnias), y después por Oliver Cromwell, protector, y todas las actas que Oliver hizo y sus parlamentos, y su hijo Richard después de él; y el comité de seguridad. Y después, permaneció y perduró más que todas las otras actas y proclamaciones desde 1660 cuando entró el rey. Y todavía la verdad del Señor está sobre todo, y su simiente reina, su verdad se esparce enormemente hasta este año, 1676.

Los amigos nunca temieron sus actas, ni prisiones, ni cárceles, ni correccionales, ni destierros, ni toma de bienes; no, ni la vida misma. Y nunca hubo ninguna persecución que vino, que no hayamos visto que fuera para bien; y miramos que era bueno, como de Dios. Nunca hubo alguna prisión, en la cual yo estuve, o sufrimientos, que no hubieran sido para sacar todavía más multitudes fuera de la prisión. Porque aquellos que encarcelaron la verdad, y apagaron al espíritu en si mismos, lo hubieran encarcelado y lo hubieran apagado fuera de sí mismos. De modo que hubo un tiempo cuando habían tantos que estaban en la cárcel que se convirtió como en un símbolo, y la verdad escasamente se podía encontrar en algún lugar excepto en las cárceles.

Y después que entró el rey, muchos Amigos sufrieron mucho, porque ellos no quisieron beber a la salud del rey, y decir 'Dios bendiga al rey' de modo que muchas veces los Amigos estuvieron en peligro de sus vidas por mano de personas groseras, quienes estaban listas para enterrarles sus espadas por rehusarlo; hasta que el rey emitió una proclamación en contra de beber saludes. Porque nosotros estábamos y estamos en contra de beber saludes y excesos, tanto antes de su llegada como después; y deseamos el bien del rey, y que las bendiciones de Dios puedan venir sobre él, y todos sus súbditos, y todo el pueblo sobre la faz de la tierra. Y nosotros sí deseamos que la gente no beba a la salud del rey, sino que él tenga su salud, y toda la otra gente; y así beber sólo para su propia salud y necesidad. Porque esa manera de beber saludes, y en exceso, no era para la salud del rey, ni la de ellos mismos, no de nadie más. Y este exceso a menudo produjo peleas y destrozarse los unos a los otros; porque ellos destruyeron la creación, y los unos a los otros. Y esto no era para la riqueza del rey, ni su salud, ni su honor; sino que podía entristecerlo que las criaturas se destruyeran, y sus súbditos. Y así el poder del Señor nos dio dominio sobre eso también, y todos nuestros otros sufrimientos.

Pero, ¡oh, la cantidad de víctimas en los días de la mancomunidad, y en los días del protector, y desde entonces! Pero especialmente aquellos que fueron arrastrados ante sus cortes por no pagar diezmos, y no jurar en sus jurados, y por no quitarse sus sombreros, y por ir a reuniones en el primer día, (bajo pretexto de quebrantar el día de reposo), y otras reuniones en los días de semana; quienes fueron abusados tanto en las reuniones como en los caminos. Oh, ¡qué grandes fueron los sufrimientos que soportamos entonces por esas razones! Porque a veces ellos querían llevar a los Amigos en tropel hacia las cárceles (como corrales de animales), y mantenerlos allí los primeros días de la semana; y entonces quitarles sus caballos, y mantenerlos allí por supuestamente quebrantar su día de reposo. Aunque ellos querían andar en sus carrozas, y sobre sus caballos gordos ir a las iglesias mismas, y entonces castigar a otros. Y muchos Amigos fueron sacados de sus hogares, tierras, y viviendas tradicionales, porque no podían jurar; y cuando iban a las reuniones, eran apedreados en las calles, y también cruelmente abusados. Y muchos fueron multados con grandes multas, y estuvieron por mucho tiempo en la cárcel por no quitarse sus sombreros; pero los Amigos nunca podían pagarles, aunque los mantuvieron en la cárcel, hasta que habían satisfacido su propia voluntad en ellos; y al final los dejaron ir, después que los habían mantenido un año, o más, en prisiones.

Muchos Amigos sufrieron extremadamente de confiscación en sus propiedades y bienes en las cortes pequeñas por no dar diezmos, hasta que obtuvimos una prohibición y objeción de la banca del rey, que entonces sacó el juicio de estas cosas fuera de sus cortes pequeñas, para que ellos puedan demandar por estas cosas en las cortes en Londres. Mi deseo es que el Señor pueda abrir sus entendimientos, (si es su voluntad), para sacarlos de esas cortes también.

Yo entregué muchos libros en contra de los diezmos, y como el sacerdocio había sido cambiado por el sacerdocio que los tomó;  y libros que mostraban cómo Cristo envió a sus doce (y después, a los setenta) discípulos, y les dijo: 'De gracia habéis recibido, dad de gracia.' Y así todos los que son transgresores, y no obedecen la doctrina y mandamiento de Cristo, no los podemos recibir.

Y muchos sufrieron por no jurar, tanto antes como desde entonces que vino el rey; porque ellos no podían jurar, en obediencia al mandamiento de Cristo y los apóstoles, quienes prohibieron todo juramento. Las décimas fueron ofrecidas en el tiempo de la ley; pero todo debe ser ofrecido en el tiempo del evangelio por causa de Cristo. Porque no habían diezmos ni juramentos antes de la caída; y así no los hay otra vez para estar en la restauración por Cristo. Y aunque jurar existía en el tiempo de la ley; sin embargo nuestro debe ser , y nuestro no debe ser no en el tiempo del evangelio.

Fui inspirado a presentar varios libros en contra de jurar, y que nuestro y no puedan ser aceptados en vez de un juramento; y si nosotros quebrantábamos eso, sufriríamos el mismo castigo que sufrían quienes quebrantaban sus juramentos. Y en Jamaica el gobernador concedió esta provisión, y así también hizo la asamblea jamaicana; y también es concedida en algunos otros lugares. Varios miembros del parlamento en Inglaterra han reconocido lo razonable de esta provisión. Porque el verdadero juramento de Dios no era sino para atar a las personas a jurar por el Señor, y a decir y hacer la verdad, desde que el hombre y la mujer cayeron, en el tiempo de la ley, y no antes de la caída. Y este era el juramento que Cristo vino a cumplir y terminar; y él dijo: 'No juréis en ninguna manera.' Y yo digo, Cristo cumple y termina con este juramento, que los hombres debían realizar para el Señor, quien realiza el juramento de Dios, que él juro por sí mismo, y cumple el juramento; y él establece sí, sí, y no, no, en vez de juramentos. Con respecto a lo cual, yo y mis Amigos hemos escrito extensamente en nuestros libros acerca de este asunto. Y los magistrados, después de un tiempo, cuando ellos vieron nuestra fidelidad en y no, aquellos que eran moderados (tanto antes como desde que vino el rey) querían poner Amigos en oficios sin un juramento. Pero aquellos que eran crueles y envidiosos, querían multar a los Amigos para obtener dinero de ellos; aunque los Amigos no podían pagarles nada.

¡Y así el poder del Señor nos ha llevado a través de todo, y sobre todo, para su gloria y adoración eterna! Porque el poder de Dios, que existía antes que existiera el diablo, ha sido nuestro cerco, nuestra muralla, y nuestro guardador, y el preservador de sus plantas y viñas, quienes no han tenido la espada y la vara del magistrado para ayudarles, ni han confiado en el brazo de carne. Y han ido, sin la bolsa de Judas ni la espada ni la vara del magistrado, a predicar la palabra de vida, que existía en el comienzo, antes que ellos existieran; y esta palabra reconcilia con Dios. Y miles han recibido la palabra de reconciliación, y han nacido otra vez de la simiente inmortal por la palabra de Dios, y están alimentándose con la leche de la palabra, la cual vive, y habita, y perdura para siempre. Y muchos han sufrido hasta la muerte por su testimonio, tanto en Inglaterra como en otros países, tanto antes como desde que llegó el rey; lo cual ustedes pueden ver, como sigue:

Esto le fue dado al rey y ambas cámaras del parlamento, que era 'Un breve, y sencillo, y verdadero relato de los últimos y tristes sufrimientos del despreciado pueblo de Dios llamado los cuáqueros, para adorar, y ejercitar una buena consciencia hacia Dios y los hombres.' Por razón de lo cual ochenta y nueve han sufrido hasta la muerte (treinta y dos de ellos murieron antes que el rey llegara a Inglaterra, y cincuenta y siete desde entonces, por encarcelamiento difícil y uso cruel), cuarenta y tres han muerto en la ciudad de Londres y Southwark, debido a que la acción fue hecha en contra de las reuniones, etc. (alrededor del 1661.) Ellos han así sufrido; de lo cual un informe más particular fue dado (con los nombres de los que sufrieron) para el rey y el parlamento, alrededor del 1663.

Y aunque muchas leyes fueron designadas en contra de nosotros, sin embargo nunca pudo alguna de ellas tocarnos justamente, ni tampoco ellas nos concernían realmente, aunque ellos las ejecutaron injustamente sobre nosotros; y ellos sabían que no éramos el pueblo que podría ser culpado justamente; y algunos han sido obligados a confesarlo. Y todas esas leyes que ya estaban hechas, y el juramento por el cual nos encarcelaron (porque, en obediencia al mandato de Cristo Jesús, no podíamos jurar en lo absoluto), nunca fueron originalmente destinadas en contra de nosotros. Y sin embargo sufrimos por los muchos poderes y sus leyes (aunque no nos concernían), tanto la toma de bienes como los encarcelamientos, incluso hasta la muerte misma. Y el gobernador de Dover Castle, cuando el rey le preguntó 'si él había dispersado todas las reuniones de los sectarios', él dijo que sí lo había hecho; pero a los cuáqueros, ni el diablo mismo podría. Porque si él los encarcelaba, y los dispersaba, ellos se reunirían otra vez; y si él los golpeaba, y los derribaba, o mataba algunos de ellos, todos eran uno; ellos se reunirían, y no resistirían otra vez. Y así el poder del Señor los apoyó, y los guardó de sus perseguidores; y los hizo justificar nuestra paciencia y naturaleza de corderos. Esto fue alrededor del 1671.

Y desde que vino el rey, tres actas han sido creadas en contra de nosotros por el rey y el parlamento (además de las proclamaciones), por lo cual muchos han sufrido encarcelamiento, y destierro, y muchos hasta la muerte. Y sin embargo, por todas estas actas y proclamaciones, y destierros, y persecuciones, y sufrimientos, los Amigos fieles están tan refrescados como siempre lo han estado en el poder del Señor, y valientes por su nombre y verdad. Y hubieron algunos débiles cuando vino el rey que juraron, y tomaron los juramentos; pero después que ellos habían hecho eso estuvieron tan afligidos por desobedecer el mandato de Cristo y el apóstol que fueron a los magistrados y se condenaron a si mismos, y se ofrecieron para ir a la cárcel. Y así el Señor, en su poder eterno, ha sido el apoyo y la permanencia de su pueblo.

Y cuando la verdad y el evangelio glorioso fueron esparcidos en la nación, y ellos habían recibido la palabra de vida,y entonces primero las reuniones trimestrales, y algunas reuniones mensuales, fueron establecidas a través de la nación; y entonces después, a medida que la verdad se esparció más y más, las reuniones mensuales de hombres, en 1667 y 1668.

Y entonces también algunas reuniones de mujeres fueron establecidas; y después las reuniones de mujeres a través de la nación y otras naciones fueron exhortadas, y establecidas a través de las naciones. Porque yo fui enviado a muchas personas enfermas; y en un tiempo fui enviado a White-Chapel, alrededor de la tercera hora en la mañana, a una mujer que estaba muriendo y su hijo; y la gente estaba llorando alrededor de ella. Y después de un rato fui inspirado (en el nombre y poder de Cristo Jesús) a hablarle a la mujer; y ella y su hijo fueron levantados. Y ella se levantó, para el asombro de la gente, cuando ellos entraron en la mañana; y su hijo también fue sanado. Y cuando llegué a la casa de G. Roberts, alrededor de las ocho de la mañana, Sarah Blackberry vino a quejarse conmigo de los pobres, y cuántos Amigos pobres tenían necesidad; y el Señor me mostró lo que yo debía hacer, en su poder eterno y sabiduría. De modo que hablé con ella y le dije a alrededor de sesenta mujeres que se reunieran conmigo a alrededor de la primera hora en la tarde, en el letrero de Helmet, en la casa de un Amigo. Y ellas así lo hicieron, ya que eran mujeres sensibles de la verdad del Señor, y temerosas de Dios. Y lo que el Señor me abrió a mi yo les declaré a ellas con respecto a tener una reunión una vez por semana, todos los segundos días de la semana, para que ellas puedan ver y preguntar acerca de la necesidad de todos los Amigos pobres, quienes estaban enfermos y débiles, y que estaban en necesidad, o viudas y huérfanos en la ciudad y los suburbios. Y así ellas bendijeron al Señor en la sabiduría de Dios que había establecido tal reunión en su poder entre ellas. Porque ellas vieron que todos los que eran herederos del poder de Dios debían tomar posesión del poder de Dios, el evangelio y su orden, que existía antes que el diablo existiera. Y esto las llevó a la práctica de la religión pura, y a visitar a los enfermos, y para el alivio de los huérfanos y las viudas, y para ver que nada faltara entre ellos; y que ellas, al visitar a los enfermos en el poder del Señor y su palabra, por medio de ella ellas tienen la sabiduría del Señor, y de su creación, y cómo administrar sus criaturas, y por el mismo poder sanar y fortalecer dentro de las cosas externas, y fuera de ellas. Lo cual ellas han sentido que ha prosperado hasta este día; y grandes cosas han sido hechas en sus reuniones por el poder del Señor, y muy honorable ha sido en los ojos de todos los fieles, sí, y admirable en el mundo también.

Y después las mismas reuniones de mujeres fueron establecidas por toda la nación, y en otros países, en el poder del Señor, que existía antes que existiera el diablo; y en este poder del Señor ni secta ni apostasía pueden venir, sino paz y unidad. Y el poder del Señor, el evangelio, es la autoridad de todas las reuniones de hombres y mujeres, y todos los herederos del poder, el evangelio, tanto hombres como mujeres deben tomar sus posesiones en la heredad del poder de Dios, que está por encima del diablo. Por lo tanto, en él nada puede interponerse entre ellos y el Señor Dios.

Y en el establecimiento de las reuniones de hombres en el evangelio, el poder de Dios, yo les hice ver cómo ellos habían tenido una reunión de hombres en la primera conversión entre los primeros cristianos, de aquellos que eran hombres fieles y llenos del Espíritu Santo; y estos debían ver, en el poder y sabiduría del Señor, que no faltaba nada.

Porque desde que los cristianos habían negado el templo de los judíos, los fondos del templo, y los sacerdotes, donde las viudas, los forasteros y los huérfanos eran aliviados; ellos habían establecido una reunión de hombres en el poder de Dios, y el Santo Espíritu, (y ellos tenían diaconisas también), para asegurarse que las viudas, los huérfanos, y los forasteros fueran aliviados, y que nada faltara entre ellos. Ahora, aunque esta práctica se ha perdido desde los días de los apóstoles, desde que los hombres se han alejado del poder del Señor y del espíritu santo en el que estaban los apóstoles, (y por lo tanto, las calles y el país estaban tan llenas de viudas, forasteros, y mendigos, y tan llenas de necesidades, quienes necesitan un sentido del buen espíritu y poder para abrir sus corazones, en el que estaban los apóstoles y los cristianos primitivos.) Pero el evangelio eterno estaba siendo predicado otra vez por el mismo espíritu santo en el que estaban los apóstoles; y recibido del cielo como ellos lo recibieron; y al haber recibido muchos miles este evangelio ahora otra vez, las reuniones de los hombres fueron establecidas (como en los días de los apóstoles), en el poder de Dios, y en el espíritu santo. Y las reuniones de mujeres como madres, y que ellas puedan ser maestras de buenas cosas, y así ver que nada falta entre ellos; y así hacer bien a todos, pero especialmente a la casa de la fe.

Y ahora el poder de Dios es la autoridad de tanto nuestras reuniones de hombres como las de mujeres, y todas nuestras otras reuniones; y este poder de Dios existía antes que la apostasía de los apóstoles, y antes que llegara la caída y existiera el diablo, y está sobre todo; y todos deben tomar su posesión de él, y en él hacer el servicio de Dios y sus asuntos. Por lo tanto estas reuniones son para los convertidos y elegidos, 'antes del comienzo del mundo,' y los que son herederos del poder, y lo poseen; y lo que hacen y obran en el espíritu y poder de Dios, ellos lo hacen en aquello que nunca tendrá un fin, para la gloria de Dios para siempre. ¡Amén!

Jorge Fox


<arriba><comienzo de las cartas>>>>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino


Arriba | Quienes Somos | Inicio