La Cruz Perdida de la Pureza



UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


La continuación del Volumen 1

240. Vida versus Forma

Amigos,

Todas las cosas externas, figuras, tipos, sombras e inventos,
han sido establecidas desde que Adán cayó;
y Cristo destruye estos inventos,
y los tipos, figuras, y sombras de él que él cumple,
y levanta al hombre de la caída,
a la simiente en la que él estaba antes de la caída;
y así en el poder de Dios,
hacia la paz, el amor y la unidad,
y hacia la eterna comunión.
Caín era diferente a Abel en asuntos de adoración;
Abraham lo era de sus compatriotas y su nación.
De la misma manera, en asuntos de adoración, Moisés y los hijos de Israel
eran diferentes a los egipcios y los cananeos, y otras naciones.
Sin embargo los hijos de Israel
fueron sacados de Egipto por el poder de Dios,
¿qué tan pronto después ellos establecieron un becerro, una cosa externa?

Por lo tanto en el poder de Dios, y en su sabiduría
manténganse encima de todas las cosas.
Y qué tan pronto después Coré, Datán y Abirám comenzaron a ofrecer un sacrificio extraño,
después que ellos fueron sacados de Egipto
por el poder de Dios;

y se salieron del poder de Dios,
en el cual ellos deberían haber ofrecido;
por lo tanto manténganse en el poder de Dios.

Y qué tan pronto los hijos de Israel
cuando ellos se multiplicaron y llegaron a ser numerosos,
ofrecieron fuera de la vida de la ley, y el poder de Dios;
entonces sus sacrificios fueron más bien como cortarle el cuello a un perro, y bendecir ídolos;
por lo tanto manténganse en la vida y el poder de Dios.
Y ustedes pueden que ver la religión y la adoración de Daniel
era diferente de la de Nabucodonosor, el emperador de Babilonia,

y de la misma manera era diferente de la de los caldeos y los persas,
así como la de ustedes es diferente ahora a la de los apóstatas,
que se han alejado de la vida y la doctrina de los apóstoles y de Cristo.
Y allí está el misterio de Babilonia,
así como los judíos eran diferentes de la Babilonia externa;
por lo tanto manténganse en el poder de Dios,
que nos mantiene en el principio.
Y también ustedes pueden ver qué diferencias habían
entre las iglesias en los tiempos primitivos,
acerca de las comidas, bebidas, días y tiempos,
pero el apóstol les dice que el reino de Dios
no está establecido en esas cosas,
sino en justicia, paz y gozo en el espíritu santo.

Y ellos no debían juzgarse los unos a los otros acerca de tales cosas;
porque los alimentos eran para el estómago, y el estómago para los alimentos,
pero Dios puede destruir ambos;

y les mostró que estaba por debajo de los cristianos
discutir acerca de tales cosas.
Y también qué discusiones había en la iglesia
en los tiempos primitivos acerca de la circuncisión,
de las cuales los saca el apóstol, y les dice
que ni la circuncisión ni la incircuncisión les aprovecha para nada,
sino una nueva criatura.

Por lo tanto tengan en cuenta a esa nueva criatura,
y la fe que obra por amor.
Y como también habían discusiones acerca del bautismo y de la cena,
y acerca de los hombres, algunos para Pablo, y algunos para Apolo, etc.
Pero el apóstol los dirigió a todos a conocer a Cristo la simiente,
en el hombre y la mujer,

y les dijo que él predicó a Cristo en ellos,
y les ordenó a que se examinaran a sí mismos, y se probaran a sí mismos,
y que supieran que él estaba en ellos,
de otra manera ellos serían reprobados
;
y él los saca de las cosas que son vistas,
porque las cosas que son vistas son temporales,
pero las cosas que no son vistas son eternas.

Ahora estas cosas que ellos discutía,
eran cosas que eran vistas,
y no cosas eternas, sino temporales;
porque, si ellos no van a Jesucristo,
la sustancia de esas cosas,
ellos permanecen en la reprobación fuera de la vida, la verdad y la sustancia.
Y también qué argumentos habían entre los cristianos primitivos,
acerca del matrimonio de creyentes y no creyentes,
y la separación de los creyentes de los no creyentes;
lo cual el apóstol les dijo,
que el matrimonio debía ser honrado por todos, y el lecho no contaminado;
y como ellos debían morar juntos, la persona creyente con la que no es creyente;
y como el creyente santifica al que no es creyente,
por medio de los cual sus hijos no eran impuros, sino limpios;

y como era mejor casarse que quemarse;
aunque él habló a los mismos corintios de un estado que estaba más allá.
Y de la misma manera, también como habían discusiones acera de ministros y maestros,
acerca de aquellos que se transformaron a sí mismos en ángeles de luz,
y aquellos que predicaron por ganancias deshonestas,
y aquellos que no sirvieron al Señor Cristo Jesús,
sino sus propios apetitos.

El apóstol los detiene a todos ellos,
y los lleva a la vida, y la simiente y el poder de Dios sobre todos ellos;
y muestra con respecto al matrimonio,
como Dios los hizo hombre y mujer en el principio;
lo cual era el matrimonio honroso antes que existiera el estado contaminado.

Y de la misma manera qué argumentos habían,
acerca de si la mujer debería cubrirse,
o si el hombre debería cubrirse,
cuando oraban o profetizaban;

en lo cual el apóstol describió una gracia entre ellos,
de que el hombre estuviera descubierto, y la mujer cubierta;
puesto que el hombre era la imagen y gloria de Dios,
y la mujer la gloria del hombre.
Sin embargo, él quería que supieran,
que Dios era la cabeza de Cristo,
y Cristo era la cabeza del hombre,
y el hombre era la cabeza de la mujer;
y la mujer fue hecha del hombre,
y no el hombre de la mujer.

Y así ustedes pueden ver que estos corintios no habían llegado al estado de Adán antes de la caída, ni el de Eva,
cuando los apóstoles expusieron así sus estados.
Y mientras que algunos dicen
que 'Cristo es la cabeza del hombre,' etc.
y esta cabeza del hombre (dicen ellos), es la misma que es la cabeza de la mujer.
Tomen nota ahora, si es así, de acuerdo a esa interpretación, (que está dominando),
entonces Cristo debe ser cubierto en la mujer, cuando ella ora o profetiza,
y la mujer debe tener poder sobre Cristo, y ella debe ser descubierta,
entonces Cristo debe ser trasquilado o rapado; lo cual es ridículo,
y muestra entonces una diferencia de Cristo en el hombre y la mujer;
lo cual no es así, porque Dios es la cabeza de Cristo,
y Cristo la cabeza del hombre, como él fue hecho,
y el hombre la cabeza de la mujer.
Pero como la mujer recibió la tentación, y de la misma manera también el hombre,
y así están ambos en la caída;
ahora esto fue dicho de como el hombre fue hecho antes de la caída,
lo cual sucede a medida que el hombre se levanta otra vez de la caída, y la mujer,
Cristo en el hombre y en la mujer es la cabeza de ambos.
Pero ahora esto fue dicho a los corintios,
quienes no habían llegado al estado en el que Adán y Eva estaban antes de la caída,
entre quienes esta diferencia era acerca de cubrirse o no cubrirse,
si es que el hombre debería estar descubierto,
y la mujer cubierta cuando oraran, etc.
Lo cual fue la hermosa orden que el apóstol estableció entre ellos,
y les dijo que habrían herejías entre ellos,
que los que eran aprobados serían manifestados,

y que los verían como herejes,
quienes discutieron en contra de su hermosa orden y práctica,
que fue, como se dijo anteriormente,
hablada a quienes no habían llegado al estado de Adán y Eva antes de la caída;
porque aquellos que habían llegado allí, a ese estado, por medio de Cristo,
han llegado antes de que existieran las cubiertas externas.
Y aquellos que han llegado a Cristo,
han llegado al final de la profecía,

a la simiente que es Cristo, la piedra superior,
en quien terminan todas las cosas;
y esta piedra superior y angular
está por encima de todo lo que es puesto que termina y cambia.
Por lo tanto permitan que sus vidas estén en aquello que nunca termina, y nunca cambia,
y en quien no hay cambio ni alteración.
Aquellos que han llegado a esto no volverán otra vez a las cosas externas.
Y también ustedes pueden ver qué argumentos habían
entre aquellos que prohíben comidas, y bebidas, y casamientos;
y ellos llegaron a adorar ángeles y a ordenar otras cosas,

quienes, después de un tiempo se separaron,
y apostataron de Cristo, y los apóstoles,
y así después llegaron a ser anticristos,

en una anti-libertad,
hacia aquellos que conocen todas las cosas buenas y benditas como eran al comienzo;
las cuales, quienes están allí, están fuera del estado en el que estaban Adán y Eva antes de la caída,
donde todos los argumentos eran acerca de cosas externas,
lo cual es en la sabiduría de la caída;
pero aquellos que han llegado a la sabiduría,
y la semilla, y a vida y la sustancia,
y conocen el estado de Adán en la caída, y sus hijos e hijas,
donde están la maldición, la ira y la congoja
y conocen el estado de Adán y Eva antes de la caída,
como todas las cosas eran buenas y benditas para ellos;
estos, digo yo, están por encima de los argumentos acerca de las cosas externas;
porque aquellos que establecieron las cosas externas están en la caída,
y así previenen que la gente vaya a casa hacia el principio
,
y así está el fundamento haciendo sectas acerca de cosas exteriores,
lo cual los mantiene alejados del poder universal de Dios,
que existía antes de la caída, y los saca de eso.
Y eso no es para predicar el evangelio,
que es el poder de Dios,

que existía antes que existieran los tipos, figuras, y sombras,
y los saca de ellos.
Y en este poder de Dios
está la comunión del evangelio, que dura para siempre;
así es la comunión eterna, que nunca tiene fin.
Después de los días de los apóstoles,
los argumentos de la apostasía llevaron a las sectas, y a divisiones, y herejías,
(lejos de los apóstoles, fuera de la vida y el poder de Dios, en que ellos estaban),
la apostasía estaba en las cosas externas, y era acerca de las cosas externas,
y sus ojos han estado en ellas, y han habido argumentos acerca de ellas;
lo cual ahora ustedes que han visto el evangelio eterno,
y han conocido al evangelio eterno predicado otra vez,
que estaba entre los apóstoles,
y han sido cosechados y sacados de entre los apóstatas,
se han levantado desde los días de los apóstoles;
yo digo, vivan en él, y moren en él;
y en esta vida y poder ustedes ven los días de los apóstoles,
por medio del espíritu que él da para tener un entendimiento de las cosas;
en este poder de Dios
ustedes no sólo ven los días de los apóstoles,
sino sobre la ley de los judíos en el exterior, y sus figuras, tipos y sombras,
que fueron dadas a los hijos de los hombres, y de Adán después que él cayó, en la caída,
y este tipo estaba fuera de la vida, es decir, de Cristo,
quien nos redime de la caída,
en el cual el hombre estaba antes de la caída;
y fuera del estado de Cristo,
quien nunca caerá, a sí mismo.
Y en este hombre ve el estado bendito,
como todas las cosas eran buenas y benditas,
y como todas las obras de Dios eran perfectas,
y él mismo ve la obra de Dios,
quien lo puso en dominio antes de la caída,
como él estaba en el poder, imagen, y justicia de Dios.
Y así Cristo, quien trae al hombre fuera de la caída,
a quien todos los tipos, figuras y sombras, y cosas típicas apuntaron;
todos los cuales él termina, es la sustancia de todas las cosas variables y que cambian,
en quien todos los verdaderos cristianos tienen vida, y viven en su vida.
Ahora los argumentos de los judíos en contra de los cristianos
eran acerca de sus cosas externas,
en el primer pacto, ley, y primer sacerdocio,
que sostuvieron estas cosas que Dios había ordenado,
no viendo a aquel a quien los verdaderos cristianos testificaron,
quien los restauró fuera de todas las cosas que cambian,
hacia el estado en el que estaba el hombre antes de la caída,
y antes que existieran esos tipos, figuras, y cosas que cambian,
las cuales desde los días de los apóstoles, y también en sus días,
las cosas estaban siendo establecidas, lo cual los apóstoles juzgaron;
y estableciendo también por medio de aquellos quienes los apóstoles juzgaron y negaron,
y establecieron órdenes y gracia entre los santos,
y predicaron acerca de la sustancia, Cristo,
en quien no hay sombra, cambio ni variabilidad.
Y que el calor de algunos espíritus se levantó tan alto con respecto a sus cosas externas,
que cuando ellos no fueron tomados ni recibidos,
sus sacrificios, y sus adoraciones de voluntad, y su humildad fingida,
y sus observanzas de días, y tiempos, y prohibición de matrimonio,
estableciendo sus doctrinas y tradiciones,
que no debían ser tocadas, probadas, ni manejadas,

ellos salieron envidiosamente hacia el camino de Caín, y el de Balaam,
e hicieron que grandes hombres estuvieran a su lado,
y admiraron sus personas debido a su ventaja.

Ellos se alejaron de la voz de Dios,
quien los sacó de Egipto, como hizo Coré.

Y todos los espíritus envidiosos se levantaron en contra de aquellos
que estaban en el poder de Dios en todas las edades,
porque ellos no podían observar sus cosas externas
que ellos habían establecido para ser observadas,
lo cual aquellos que estaban en el poder universal de Dios,
(que existía antes que existiera la caída), nunca pueden hacer;
porque su libertad está en eso;
por lo tanto Caín está airado (en contra de su hermano),
quien es el errante y vagabundo
que se ha alejado de la voz de Dios, su camino, su vida, y su aceptación.

Por lo tanto ustedes pueden leer el estado en la caída del poder de Dios,
donde han estado el forzar y obligar a las cosas externas,
que ha mantenido a la gente fuera del poder,
y de llegar hacia el comienzo otra vez,
y lejos de la comunión universal;
y en esta caída y apostasía ellos se han roto en pedazos
hacia muchas sectas, cabezas, montones, nombres y pueblos.
Por lo tanto todos ustedes estimados Amigos,
quienes conocen el poder universal de Dios,
que está por encima de toda la apostasía y la caída,
(donde están la maldición, la ira y la aflicción), hacia el comienzo;
y conocen la redención fuera de este estado hacia el comienzo,
donde todas las cosas son bendecidas para que ustedes vivan en amor y vida,
en lo cual ustedes tienen la paz eterna con Dios.
Y así manténgase en el ojo universal, y el poder de Dios,
que los mantiene sobre todo hacia el comienzo,
lo cual es el ojo puro;
porque el ojo impuro está en la caída,
fuera del poder de Dios;
porque todo el establecimiento de cosas externas en la apostasía, y en la caída,
sólo mantiene a las personas alejadas de casa, y de ir a casa,
esto es, hacia el estado en el que el hombre estaba antes de la caída, hacia ese estado en casa otra vez;
el cual, cuando él llega allí, ha salido de la caída, y también fuera de la apostasía.
Ahora, aquellos que hacen eso, (es decir, establecen cosas externas), reúnen personas para sí mismos, no para Dios,
ni para ir a casa otra vez hacia su primera habitación;
porque aquellos que establecen cosas externas perdieron su primera habitación, para mantener al pueblo en la caída.
Adán y Eva perdieron su habitación;
Caín perdió su habitación al no hacer el bien;
Balaam se salió de su profecía y su habitación al no hacer el bien;
Y todos ellos se salieron de los apóstoles en el camino de Caín, Coré y Balaam, quienes perdieron sus habitaciones,
y así llegaron a estar bajo una cadena de oscuridad.

Como de la misma manera todos aquellos que están alejados internamente del espíritu de Dios,
quienes han ido a las cosas externas desde los días de los apóstoles, en la apostasía,
han perdido su habitación, y han establecido cosas externas para mantener a otros fuera de sus habitaciones;
y entonces si ellos no los observan, están airados en contra de ellos como Caín.
Y Coré se salió de su habitación, del poder que lo sacó de Egipto;
y así aquellos que perdieron sus habitaciones, pierden su primer amor.

Por lo tanto a todos ustedes, esta es la palabra del Señor Dios,
quienes ha probado de su poder, y creído en su luz,
y disfrutado su luz, por la cual ustedes ven su semilla,
mantengan sus habitaciones, entonces ustedes mantendrán su primer amor,
entonces ustedes mantendrán la unidad y comunión, entonces ustedes mantendrán el dominio.
Y dejen a Caín, Balaam, Coré y todos los apóstatas,
y los diablos, que salgan de la verdad, y los hijos de Adán en la caída, rugen y se enfurecen tanto más,
ustedes en su habitación, y en sus casas llegando al comienzo, ustedes están seguros y en paz.
En la cual ustedes sienten el poder, y la vida, y la semilla de Dios, que nunca se altera ni cambia,
en la cual ustedes tienen la bendición y la promesa de Dios;
y conocen el estado donde está la maldición,
para aquellos que se salen de su habitación y así pierden su primer amor.
En el cual ustedes morando en sus habitaciones y su primer amor,
el poder de Dios, y su semilla, la piedra principal está establecida sobre todo.
Y en la sabiduría de Dios ustedes llegan a responder a aquello de Dios en todos,
y así llegan al dominio, y la habitación en la cual ustedes oyen la voz de Dios,
y ven el estado bendito, donde todas las cosas son bendecidas,
antes de la apostasía, en la que el hombre fue alejado de Dios,
en lo cual ustedes sienten la vida y el poder,
y la semilla que permanece cuando todo eso que está en la caída y la apostasía ya se ha ido;
en lo cual ustedes conocen el reino del hijo de Dios que perdura para siempre;
en el cual ustedes conocen la adoración de Dios en espíritu y en verdad, de lo cual el diablo está fuera;
y la comunión del evangelio, que existía antes que existiera el diablo;
y la comunión de la cruz, que crucifica del estado de Adán y Eva,
con sus hijos e hijas en la caída;

y estén alegres y regocíjense en eso,
en lo cual ustedes tienen asentamiento y estabilidad, y llegan a la iglesia de Dios.

Por lo tanto ustedes en la semilla universal de Dios, y el poder de Dios,
que entiende todas las cosas, y que nunca termina ni cambia;
en eso moren todos y vivan,
para que ustedes puedan sentir la semilla establecida sobre todo, y la piedra principal puesta sobre todo,
quien es el primero y el último.

Jorge Fox

241.

Estimados amigos,

Mantengan sus reuniones en el nombre del Señor Jesucristo quien nunca cayó,
en las cuales ustedes pueden ver sobre todas las reuniones en las que se reúnen todos los hijos de Adán,
que están fuera del poder y la vida.
Ustedes que están reunidos en el nombre del Señor Jesucristo quien nunca cayó,
ustedes lo sentirán a él en medio de sus reuniones,
en la luz, la vida y la verdad.
Así que miren sobre todas las prisiones de los impíos,
a la semilla de Dios, Cristo,
que existía antes que ellos,
y estará aun después que todos ellos desaparezcan.

Y así nunca hagan caso de la la tempestad, y tormenta del impío,
ni del granizo, ni sus flechas, ni instrumentos de crueldad;
no dejen que la espalda ni el pelo ni la mejilla, ni el hombro sea alejen de él.
Aunque muchas armas son formadas en contra de él y sus seguidores,
sin embargo ellas nunca prosperarán,
porque la semilla, Cristo, reinará sobre todos,
y permanecerá cuando ellos ya no estén,
la cual existió antes que ellos.

Así que sean fieles al Señor Dios,
y ¡sean valientes por su verdad sobre la tierra!
Mostrando que algo se puede oponer,
o de otra manera, ¿qué necesidad hay que mencione la palabra valiente?
Y así piensen en la verdad, (y no en las persecuciones del impío),
y el camino viviente, que es Cristo Jesús, quien nunca cae ni cambia,
en el cual ustedes pueden ver sobre todos los caminos de los hijos y las hijas de Adán en la caída, quienes sí cambian.
Estando en el camino, Cristo Jesús quien nunca cayó, quien no cambia;
en este camino ustedes tienen vida eterna, en la cual ustedes ven sobre todo en la caída (en la cual está la muerte),
y así, siendo que Cristo es el camino, aquel que abandona su camino, abandona su vida;
y aquel que no sale del camino de Adán quien cayó,
hacia el camino de Adán que nunca cayó, vive en la muerte.
Por lo tanto que todos se apresuren y corran por sus vidas hacia Adán que nunca cayó,
fuera de Adán que sí cayó;

porque los caminos de Adán que cayó, son caminos de muerte;
pero Adán que nunca cayó es el camino de la vida.
En Adán que está en la caída están las dificultades y la inquietud;
pero en Adán que nunca cayó están la paz y el reposo.
En Adán que está en la caída están las sombras y las vueltas;
pero en Adán que es el camino viviente no hay sombras ni vueltas.
Por lo tanto todos estén en Adán quien nunca cayó (Cristo Jesús),
quien nunca cambia, y es el mismo ayer, hoy y para siempre;
entonces ustedes estarán en el camino viviente, en el cual todos ustedes tienen vida,
en Cristo, el camino viviente, quien nunca cayó.
Y por lo tanto él es el camino,
y aquel que abandona el camino, Cristo, abandona su vida.
En esto todos pueden preguntar:
“¿quién tiene algo en contra de este camino, Cristo, quien nunca cayó ni cambió?”
Fue Adán quien cambió, y Eva quien cambió,
y sus hijos e hijas en la caída están en los caminos que caen y cambian.
Pero aquellos que están en Cristo quien nunca cayó, ven sobre todos ellos en la caída,
quienes se van con cada viento que se levanta.
Y así vivan en su camino, todos en Cristo Jesús,
así ustedes sentirán la luz, la vida y el poder;
esa vida que estaba con el Padre antes de la fundación del mundo.
En eso todos aliméntense, y en eso sientan el poder,
y ese camino nunca cambia con los vientos ni las tempestades;
y el llamado es: apresúrense, apresúrense, fuera de los caminos impíos de Adán y Eva,
en la muerte, la caída, y los cambios;
y corran, corran, fuera de ellos hacia el segundo Adán,
la vida y el camino que nunca cayó ni cambia.

Jorge Fox

242.
Las armas de los santos son espirituales,
para que la bendición de Dios pueda venir sobre todos los hombres.

No estamos en contra de ningún hombre,
sino deseamos que la bendición del Señor pueda venir sobre todos los hombres,
y aquello que trae la maldición pueda ser destruido;
y en paciencia esperamos eso,
y luchamos contra eso con armas espirituales,
y no contra la persona de ningún hombre o mujer.
Porque entre nosotros Cristo es rey, quien trae la bendición,
y destruye aquello que trajo la maldición.
Y aquel que mora en justicia, hombre o mujer,
y ama la misericordia, y actúa justamente, y camina humildemente con Dios,
y tiene la humildad, que va antes del honor,
nosotros no estamos en contra de esa persona.
Pero cualquier persona que actúe injustamente, o que no actúe justa o rectamente,
ni camine humildemente ante Dios, y que prefiera el honor antes de la humildad,
Dios quitará a esas personas por medio de su poder.
Y dejen que su fe se afirme en eso;
porque nosotros no miramos a las personas, sino al poder de Dios;
y conocemos el reino de Dios entre nosotros.
Y como se ha dicho: 'Dios salve al rey,' o 'Dios bendiga al rey;'
nosotros no quisiéramos que él o ningún hombre fuera destruido, sino salvo, y así bendecido.
Y el hombre salvo no permitirá que nada gobierne que sea algo que destruya;
y así es nuestra mente, y quisiéramos que todos los hombres fueran salvos,
y llegaran al conocimiento de la verdad, de la cual están fuera los perseguidores.
Y Amigos, moren en el poder sin fin del Señor,
en el cual se conoce la supremacía, y el poder que no tiene fin;
cuyo dominio está sobre todos los dominios, y permanecerá cuando todo lo demás haya terminado;
y en eso se siente la paciencia, que corre la carrera, y obtiene la corona;
y eso tiene la sabiduría, que es dulce, y fresca, y pura,
por la cual la verdad viviente tiene la supremacía y el dominio; y en eso mantengan sus reuniones.

Jorge Fox

243.

Todos mis estimados amigos,
este es el día en el que ustedes pueden permanecer en aquel que permaneció firme
y reinó sobre el viejo Adán y el diablo, y todos los perseguidores.
El viejo Adán no permaneció, pero Cristo, el segundo Adán, el hombre celestial, permaneció, y nunca cayó.
Ustedes, digo yo, permanezcan en él;
porque ahora es el tiempo de ustedes para permanecer en la vida sobre la muerte,
y en la luz sobre la oscuridad,
y en la semilla que hiere la cabeza de la serpiente,
en quien todos ustedes tienen vida, dominio, y paz.
El Señor viene sobre los impíos en su poder estruendoso,
porque ellos están maduros.
Porque ellos están corrompidos con sangre,
y su carne está podrida;
y ellos han caído en el hoyo,
siendo llevados por sus guías ciegos hacia el hoyo y las zanjas,
ellos estaban podridos y apestosos,
pudriéndose con el calor de sus lujurias.

Jorge Fox

244.
A los Amigos en Barbados, Virginia,
Maryland, Nueva Inglaterra, y en otros lugares
acerca de los peligros de los razonamientos carnales

Oh amigos,

Todos ustedes han probado el poder del Señor Dios,
y de esta verdad, que es pura, y que no admite ninguna impureza o cambio.
¡Oh! Por lo tanto piensen en la santa verdad, que no permitirá que nada que es impío en ustedes pueda vivir.
Porque nada que es impío puede entrar en el reino de Dios;
y nadie que es desobediente a la verdad puede entrar en el paraíso de Dios;
porque, debido a la desobediencia el hombre y la mujer fueron sacados del paraíso.
Y por lo tanto todos en todas partes piensen en el poder puro del Señor Dios,
y la verdad que los convenció* al principio.
Y cualquier cosa que haya surgido por medio del razonamiento carnal,
y de que sus ojos se hayan alejado del poder de Dios, y aquello que los convenció;
que eso sea sacado de sus corazones;
si no, levantará sus corazones hacia las consultas, sutilezas, cuestionamientos, razonamientos, y disputas.
¡Oh! Yo siento mucho de aquello que ha surgido hacia la parte del mal entendimiento,
por medio de la cual surge la libertad,
lo cual traerá una plaga en el corazón, lo cual es peor que una plaga externa.
¡Oh! Por lo tanto consideren,
la vida y el poder de Dios no tiene la supremacía en todos sus corazones;
porque yo siento que algunas mentes, y algunos cuerpos han permitido que entre aquello que los ha contaminado, y que los contamina.
¡Oh! Limpien, limpien, limpien, y júntense con el poder puro e inmortal;
porque el poder del Señor Dios se hará espacio para sí mismo,
ya sea al limpiar o al vomitarlos o echarlos fuera a ellos y aquello que no se une con el poder de Dios.
Sodoma, ese espíritu prostituido y adúltero, debe ir hacia el fuego;
y la insurrección de Coré (quien fue tragado) hacia la tierra.

*Estar convencido significa haber llegado a estar seguro del camino necesario para la salvación; no para recibir la salvación misma. Todas las personas recién convencidas previamente habían sido lectores devotos de la Biblia, profesaban que Jesús era el hijo de Dios, habían sido bautizados, atendían servicios de sectas, etc.; pero todos ellos todavía eran cautivos del pecado, y sabían que tenía que haber un camino para llegar a ser libres de incluso el deseo de pecar. Cuando ellos oyeron el camino proclamado para llegar a ser puros, para llegar a ser libres de pecado, sus corazones dieron testimonio de esa verdad; por lo tanto ellos se unieron con otras personas que estaban buscando llegar a ser libres de pecado, al esperar en humilde silencio para oír palabras del Maestro en el interior, para obedecerle, y para recibir su gracia que produce cambio, que les enseñó a negar la impiedad y los deseos mundanos, y cómo vivir sobria, justa y piadosamente en su mundo en ese entonces; para ser redimidos de toda iniquidad, purificados - y para entonces tener un celo por buenas obras vigorizadas y ordenadas por Dios. Este proceso, desde el convencimiento hasta la pureza, exigía que ellos continuaran obrando su salvación con temor y temblor. Porque ellos temblaron en la presencia del Espíritu de Dios obrando en sus corazones, que les muestra su pecado, convenciéndoles de los secretos en sus corazones, ellos temblaron - o "quaked" en inglés - por lo tanto llegaron a ser conocidos como cuáqueros ("Quakers").

Y derribará aquello que ha sido levantado.
La escoba del Señor está saliendo a barrer,
la vela del Señor está encendida para buscar cada esquina de sus casas;
porque los justos caminan en el sendero que es una luz brillante,
que no admite basura en él.
¡Oh! Salgan de todas estas cosas con las que ustedes han entretenido sus mentes,
lo cual ustedes no recibieron de aquellos que vinieron a ministrarles a ustedes en el principio.
¡Oh! Moren en el poder del Señor Dios, para que los mantenga humildes;
y tengan cuidado de llegar a la presunción y el aire,
y a establecer aquello que no concierne al reino de Dios, sino a la contienda,
el cual ni los apóstoles, ni los santos desde entonces, en el poder de Dios, establecieron alguna vez;
porque si ustedes lo hacen, el poder de Dios lo barrerá, y a ustedes también.
Y ¡Oh! Ustedes que llegan a ser vasijas de honor, y vasijas de las misericordias de Dios,
tengan estima de sus cuerpos; porque aquellos que contaminan sus cuerpos,
no son ni vasijas de honor, ni vasijas de misericordia,
sino de ira, y están listos para la ira.

Por lo tanto manténgase fuera de la contienda, manténganse fuera de la fornicación y del espíritu adúltero;
mantengan fuera los deseos de los ojos, los deseos de la carne, y la vanagloria de la vida,
lo cual no es del Padre;

de manera que aquello que es del Padre pueda ser recibido, y tenga una entrada en cada vasija.
¡Oh! No sean levantados con una mente vana;
y dejen que la naturaleza de Balaam sea destruida,
que erró alejándose del espíritu, y levantó piedras de tropiezo;

y aquellos que no mantienen su primera habitación en el poder de Dios y su verdad,
llegan a ser enemigos de aquellos que son herederos del reino, y el poder de una vida sin fin.
Por lo tanto, Amigos y otras personas, piensen en aquello que los convenció primero,
ese poder de Dios que primero se despertó en ustedes, y levántense y vivan en él,
para que todos sus ojos, mentes, y corazones puedan ser mantenidos únicos y desnudos para Dios, y los unos a los otros;
y desvestido de todo lo que es contrario, y que se ha levantado desde entonces.
Porque la semilla, la vida de Cristo Jesús, reina y gobierna, gloria sea a él para siempre.
Yo he sido incapaz de escribir o recibir escritos por un largo tiempo,
o de hablar, o soportar que alguien me hable, sino que he sido como un hombre enterrado vivo,
porque de otra manera les hubiera escrito antes de ahora;
y por lo tanto, ¡oh estimados amigos! No den ninguna ocasión de tropiezo; sigan siendo sensibles;
porque la dureza de corazón es peor que una plaga externa,
porque eso trae destrucción en muchas maneras.
Y por lo tanto no aflijan al espíritu en otros, ni en sí mismos.
Y sigan cualquier cosa que sea decente y hermosa, honesta y de buena reputación;
que siga la paz, y no la contienda bajo la pretensión del amor; porque eso no es de Dios.
Porque Dios quien es amor, no es el autor de la contienda y la confusión, sino de la paz.

Jorge Fox

Por lo tanto yo deseo que ustedes permitan que copias de esto sean enviadas a Virginia, Maryland, y Nueva Inglaterra para ser leídas entre los Amigos en todas sus reuniones. Las cosas están bien aquí, ya que los Amigos están en amor y unidad, y el temor del Señor Dios está entre nosotros, quien reina y reinará.

245.
Una epístola para ser leída en todas las asambleas de los justos.

Todos mis estimados amigos en todas partes,

Vivan en la noble semilla Cristo Jesús,
el salvador y el ungido, y el justo y santo,
de modo que sus mentes, corazones, almas, espíritus, y cuerpos puedan ser justos,
viviendo en la justicia de Cristo Jesús,
en todo el amor, virtud, verdad y santidad,
sin la cual nadie puede ver a Dios.

Porque el Señor ama al justo,
y los justos están en paz,
y todos los obreros de iniquidad, sus bocas serán cerradas.
El trono de iniquidad debe ser derribado,
y la cámara de imaginación en cada corazón;
porque el Señor debe tener el corazón,
porque debe ser su ofrenda y sacrificio.

Todos los labios deben ser puros, y las manos limpias,
que confiesan al Señor Jesucristo,
y todas las lenguas y ojos sólo a Dios y los unos a los otros;
y todos ocúpense en los negocios del Señor en la verdad,
y sean dados a él,
y en eso, sirviendo al Señor Dios en novedad de vida;
para que todos sus pies puedan ser guiados en el camino de la paz,
y para caminar rectamente ante el Señor en su camino,
el cual es Cristo Jesús, la luz, que es perfecta.
Este es el camino del justo, el cual es una luz brillante;
y en este camino el Dios viviente se agrada de ustedes.
Y ustedes llegan a ser ricos en el mundo en cosas terrenales,
quienes han tenido una agitación en ustedes anteriormente en el servicio de Dios,
hagan caso teniendo temor de que sus mentes corran hacia sus asuntos externos,
con respecto a cosas externas, y en eso sean levantados por encima del espíritu bueno y recto,
y así dejen el servicio del Señor y sus asuntos,
al preocuparse de sus propias cosas.
Porque las riquezas externas, y las cosas de este mundo
pasarán con las cosas externas en él, porque ellos tienen alas;
pero la palabra del Señor que vive y mora,
y perdura para siempre, permanecerá.

Trabajen para conseguir las riquezas de él, porque eso perdurará con ustedes;
y busquen el reino de Dios, que nunca tiene fin,
que permanece en justicia y en santidad,
en el cual ustedes tienen gozo y paz en el santo espíritu;

entonces todas las cosas externas seguirán, que son de abajo.
Para que en justicia, santidad, y verdad,
como hombres justos y hombres santos, y hombres que temen a Dios,
y como justos hombres, hijos, y siervos, y criaturas de Dios,
todos ustedes puedan vivir, en toda rectitud, santidad, pureza, verdad, justicia e igualdad,
en toda manera de vida y conducta;
para que su conducta pueda brillar como luces en el mundo,
sabiendo que toda injusticia, impureza, e impiedad,
falta de rectitud, falta de verdad, y suciedad no son de Dios, sino que están fuera del reino de Dios;
y de la misma manera todos los engañadores y embusteros, que se enriquecen por medio de la falsedad;
y todos los borrachos, adúlteros, fornicarios, homicidas, idólatras y mentirosos;
estas obras y sus obradores están fuera del reino de Dios y su poder,

y ellos están fuera de su padre el diablo, quien está fuera de la verdad.
Y por lo tanto vivan en la verdad,
de la cual el diablo y sus obras están fuera;
y esa verdad los hará libres.
En esta verdad y espíritu Dios es adorado.
Todos los que hacen violencia, que dicen maldiciones y malas palabras, están fuera de la verdad y el mandato de Cristo Jesús;
y por lo tanto vivan en el amor de Dios, en el cual ustedes pueden ser sensibles a sus misericordias;
en cuyo amor, ustedes que viven en la pura humildad, ustedes aprenden de Cristo Jesús.
Porque la presunción es aprendida de Adán en la caída,
de la serpiente que lo llevó hacia la caída,
donde está toda la contaminación y la blasfemia.
Estando en la fornicación alejados de Dios,
donde hay toda manera de fornicación e impureza,
y engaño y falsedad, el mentiroso y todo pecado, e injusticia, y transgresión.

Y se entiende que todo esto está en la caída,
con la serpiente que los llevó hacia la caída,
cuya cabeza Cristo viene a herir,
esto es, a quebrantar su poder y fortaleza, y a destruirlo a él y sus obras.
Y Cristo es puro, el Santo que hace esto, el Justo, el Santo,
y en él vivan, el segundo Adán quien nunca cayó;
entonces ustedes llegarán a conocer un estado que nunca caerá, en aquel que es primero y último.
Porque Cristo quien santifica es puro, quien santifica al impuro;
aquel quien nunca cayó, santifica y lava a aquellos que están en la caída;
aquel que nunca transgredió, redime y saca de la transgresión;
aquel que nunca pecó, redime y saca del pecado, y le pone fin;
aquel que nunca desobedeció, viene a perdonar la desobediencia y a borrarla.
Y todo aquel que viene a testificar este perdón de él,
quienes han sido los transgresores en contra de Dios,
ellos no pueden sino perdonar a los hombres sus transgresiones en contra de ellos,
a medida que llegan al reino de gloria y vida,

donde el Señor tiene su gloria.
¡Oh! ¡La gloria del Señor que perdura para siempre!
Y gloria, gloria sea a Él para siempre,
cuya gloria eterna, y vida, y poder brilla sobre todo,
y se esparce, y se pone delante de todo.

¡Oh amigos! Dejen que la justicia fluya entre todos ustedes,
y la verdad e igualdad, rectitud y santidad, que llegan a ser la casa de Dios,

y vivan en la santa orden de vida, espíritu, y poder del eterno Dios.
Manténganse en la fe que obra por amor, que purifica sus corazones;
el misterio de la cual es sostenido en una conciencia pura;
y esta fe los lleva a tener acceso a Dios,
y les da la victoria sobre aquello que los separa de Dios.

Esto es aquello por medio de lo cual ustedes someten las montañas,
y apagan los dardos encendidos de Satanás, y con lo cual ustedes lo vencen
;
y en esto ustedes tienen toda la pura unidad;
y ustedes edifican y construyen en la santa fe, el don de Dios;
y esto es aquello por lo cual debemos contender,
que es lo mismo que una vez liberó a los santos.

¡Oh! Vivan en la esperanza pura, que los purifica como él es puro;
y esta esperanza es Cristo, quien existía antes que la esperanza del hipócrita,
quienes son ambos impuros (él y su esperanza);
y así sientan a Cristo su esperanza, quien ancla el alma inmortal de ustedes,
que se queda en todas las olas, tormentas y tempestades, y es certero y seguro en todo clima;
Cristo, quien es el mismo hoy que él era ayer; por lo tanto nada nuevo.
Porque 'él es la roca eterna, quien existía antes de las edades';
quien es la piedra angular, y también el primero y el último,

quien aplastará y hará pedazos a todos los espíritus mareados, errantes y no establecidos,
y confundirá a aquellos que son astutos, y cazan ante [corren más allá] el Señor;
porque aquellos que cazan ante él no tendrán al Señor para que sea su guía,
quien es el mismo hoy que él era ayer, y así para siempre.
Porque Adán y Eva no moraron es su posesión,
ni Caín, ni Coré, ni Balaam;
ven lo que vino sobre ellos, y cuál fue su fin.
Y de la misma manera los judíos no moraron en la posesión de la ley de Dios,
que era justa y santa.
Y también los cristianos apóstatas se han alejado de Cristo,
y no moran en él, quien es el mismo ayer, hoy y para siempre;
por lo tanto ellos se han ido en tantos caminos diferentes,
y buscan tantos caminos nuevos, y corren hacia tantas fábulas,
como si Cristo, quien obedeció un día, no debería obedecer el próximo.
Y este es el desobediente Caín, divagando por la tierra de Nod, destruyendo a Abel,
quien le obedece a Aquel quien es el mismo hoy que era ayer, y así para siempre;
sí, un cordero inmolado desde la fundación del mundo;
quien reina sobre esa naturaleza que lo ha destruido,
y reinará hasta que él haya puesto todo bajo sus pies.
Y por lo tanto, amigos, vivan en Cristo, y caminen en él;
óiganle, obedézcanle, y síganle, quien es el mismo hoy que era ayer, y así para siempre.
Y así ustedes son los verdaderos creyentes,
quienes han pasado de la muerte, y el pecado que la trajo, y el diablo que es el autor de ella,
han llegado a la vida de Cristo Jesús, el mismo hoy que era ayer,
si su creencia permanece en él quien es el primero y el último, el mismo hoy, ayer y para siempre.
Y este es el creyente que ha nacido de Dios, el nacimiento inmortal;
y este nacimiento es aquel que vence al mundo, quien no peca;
a quien Dios guarda, porque ha nacido de Dios, y la semilla de Dios permanece en él;
y por esto los hijos de Dios, y los verdaderos creyentes se manifiestan de los creyentes falsos y los hijos del diablo.
Aquel que hace justicia es de Dios; aquel que no hace justicia, no es de Dios.

Por lo tanto ustedes que sienten la ley del espíritu de la vida en Cristo Jesús,
para derribar la ley del pecado y la muerte en ustedes,
(esa autoridad que derriba), sea ordenada por la ley del espíritu de la vida que está en Cristo Jesús,
que los libera de la ley del pecado y la muerte.

Por lo tanto en esta ley del espíritu de la vida en Cristo Jesús ustedes tienen comunión, orden, regla y gobierno,
en la ley de la vida, y en la ley de la paz que da victoria,
cuyo autor es Cristo Jesús;
quien los renueva hacia la justicia y santidad en la imagen de Dios,
fuera de la injusticia y la impiedad, y la imagen de Satanás.
Así el Señor tiene la gloria,
y Cristo su santo redentor y salvador es confesado para la gloria de Dios.
Por lo tanto esperen para que todos puedan sentarse en Cristo, quien es el primero y el último,
y la imagen de Dios, y la sabiduría de Dios;
para que por su sabiduría, la cual es pura, justa y santa,
ustedes puedan llegar a ordenar todas las cosas para la gloria de Dios.

Adán cayó del estado en el cual Dios lo puso;
y en la caída, los hijos e hijas de Adán se van de un camino a otro por sí mismos.
Pero para que el hombre y la mujer salgan fuera de todos los caminos corruptos, y religiones, iglesias, adoraciones, comuniones, y maestros,
al estado en el que estaban Adán y Eva antes de la caída, y no más allá;
este es un estado donde él puede caer otra vez.
Pero, para ir a Cristo, quien existía antes que existiera el mundo, quien es el primero y el último, el comienzo y el fin,
esa permanencia en él conocerá un estado que nunca caerá.
Porque el estado de Adán antes de la caída, estaba encima de todo lo terrenal y mundanal, y que sabe,
y sus entendimientos oscuros y caminos perversos, al cual los guía su espíritu perverso;
donde hay toda clase de impureza, injusticia, engreimiento y orgullo,
y todos los caminos torcidos, ásperos, y cruzados, y montañas de pecado,
que han llegado a ser como tumbas y prisiones para los justos.
El estado de Adán antes de la caída es más allá de todo esto, quien cayó en esto;
pero Cristo que nunca cayó, es un estado más allá de Adán;
y él debe ser oído y seguido, quien nunca cayó;
en él la gente debe sentarse, quien es el reposo, y paz, y vida;
quien destruye al diablo y sus obras, y le pone un fin al pecado,
junto con la impiedad y la injusticia, que han deshonrado a Dios;
así hiere la cabeza de la serpiente, y rompe su poder, y la aplasta en pedazos,
para que la semilla, Cristo, pueda levantarse en todos, lo cual honra al Padre.
Ahora que se manifiesta esto y es conocido en todos,
entonces se sabe que el cordero tiene la victoria,
el que ha sido inmolado desde la fundación del mundo;

y entonces en la semilla ustedes llegan a conocer su elección antes de la fundación del mundo.
Y así las palabras del Señor se cumplen,
él no dará su gloria a otro,
quien destruye aquello que tomó la gloria para sí mismo;
que lleva hacia esa noble semilla y planta en el hombre que le da la gloria a Dios.
Y así ustedes viven en la semilla Cristo Jesús,
ustedes conocen su elección antes de la fundación del mundo,
y la reprobación desde que el mundo comenzó.
Porque Coré, Caín, Ismael, Esaú, Sodoma y Egipto,
espiritual y temporal,
han existido desde el comienzo del mundo.
Porque Egipto es esclavitud, cautiverio, angustia y oscuridad,
y Sodoma es fornicación, y Caín desobedeció la voz de Dios, y Coré negó [se rebeló en contra] de la ley;
y quien sienta toda esta naturaleza en sí mismo, esa persona es vasija de ira;
y no permitan que ellos se quejen y digan ¿por qué me has hecho así?
Porque hay vasijas de honor, y vasijas de deshonor.
Vasijas de misericordia, y vasijas de ira.

Y no es de aquel que desea y corre, sino de Dios que muestra misericordia.
Ahora Esaú, el primogénito, significa trabajador.
Jacob el que nació segundo, significa suplantador;
y cuando Jacob ha suplantado a Esaú el primogénito, la naturaleza profana, Jacob es llamado Israel;
eso es lo mismo que decir: tú tienes poder con Dios ahora.

De modo que donde se ha levantado la elección,
y ha derribado a Caín, Coré, Egipto, Sodoma, el primer nacimiento es destruido,
que trajo toda la ira hacia la vasija, y el odre viejo es destruido
aquí hay una nuevo odre que tiene el nuevo vino,
y vasijas de honor, y vasijas de misericordia, en la elección antes de la fundación del mundo;
y todas las cosas son hechas nuevas en ustedes, un nuevo cielo y una nueva tierra.

Y Amigos todos, quienes están en cualquier tipo de sufrimiento,
encarcelamiento, o destierro por Cristo y su verdad,
vivan en Cristo y siéntense en él,
en quien ustedes tienen toda la paz, vida, virtud, y reposo en Cristo Jesús,
quien existía antes que todo lo que hace sufrir, y permanecerá cuando todo se haya acabado;
y fue el primero y el último, el comienzo y el final, ‘el mismo hoy, ayer, y para siempre.'
En él siéntense y vivan, quien no cambia;
entonces la religión de ustedes no cambia, ni su adoración cambia, ni su camino cambia;
porque Cristo es el camino de ustedes, 'quien es el mismo hoy, ayer y para siempre;'
y su comunión, y unidad, y comunidad no cambia,
estando con el Padre, quien no cambia, sino que es el mismo por siempre y para siempre.
Y aquellos cuya religión, comunión, y adoración cambian,
y deambulan, y cambian sus caminos, son variables,
y tienen oídos con comezón según los caminos que cambian y se alejan de Cristo, quien no cambia, quien es el camino,
el 'mismo hoy que era ayer,' para caminar en él.

Y Amigos todos, quienes están en cualquier tentación o problema, miren a Cristo,
quien hiere la cabeza de la serpiente, su adversario, su enemigo, su angustiador,
su tentador, su contaminador, su acusador, el impío;
no le teman, sino miren a Cristo Jesús, quien hiere su cabeza,
rompe su poder y fuerza, y lo aplasta en pedazos;
en Cristo ustedes tienen paz, quien existía antes que existiera el diablo.
Reinen en él, Cristo Jesús, quien es su luz, y vida, y salvación;
y teman a Dios, y denle gloria, gloria a él para siempre.
Porque esta serpiente, el enemigo, el adversario, el diablo,
el impío, el dragón, el acusador, el tentador,
él tentó a Cristo con las criaturas, para la gloria del mundo,
y a adorarle a él, a destruirse a sí mismo;

pero Cristo hiere su cabeza, rompe su poder y fuerza,
y lo aplasta en pedazos, y lo destruye a él y sus obras.
Por lo tanto en él vivan y regocíjense, en quien ustedes tienen paz, y vida, y dominio;
en aquel que existía antes que la serpiente existiera, el primero y el último, el 'mismo ayer, hoy y para siempre.'

¡Ah! ¡Mis estimados amigos y hermanos en todas partes!
El poder del Señor Dios está sobre todo, vivan en él,
para que ustedes puedan sentir una unidad y comunión en el poder del Señor Dios;
y por medio de ese poder del Señor Dios todos ustedes puedan llegar a ser herederos del poder de una vida sin fin;
por medio de lo cual ustedes pueden heredar la eternidad,
y así sentir que la vida eterna mora en ustedes;
el asesino no tiene vida eterna que mora en él;
esto es, aquel que envidia a su hermano.

Por lo tanto los perseguidores que envidian a su hermano no tienen la vida eterna que mora en ellos.
Bajo esto todas las persecuciones acerca de la iglesia, la religión, la adoración, el ministerio, y la comunión, y las personas envidiosas,
no tienen la vida eterna que habita en ellos, son comprendidos.
Por lo tanto todos ustedes, sientan esta vida eterna que mora en ustedes.
Y aquel que tiene al hijo de Dios tiene vida eterna que mora en él;
y así en esta vida eterna ustedes tienen una comunión eterna con Dios y su hijo, y los unos con los otros.
Y en esta la ley de la vida, que está en Jesucristo,
la sentencia se pasa sobre la ley del pecado y la muerte en cada hombre y mujer, y lleva a la ejecución.
Por medio de esta ley de la vida fluye la justicia, y corre como un arroyo, y también rectitud y verdad.
Así por medio de esta ley del espíritu de vida en Cristo Jesús (tomen nota, en Cristo Jesús), ustedes llegan a conocer el trono del Cordero,
y el trono de iniquidad es derribado, su boca es cerrada,
y las cámaras de imaginación son derribadas, y la casa de Dios es levantada;
los árboles sin fruto son tumbados, y la planta de Dios es levantada, la cual él mismo plantó;
un árbol de justicia, cuyo fruto es para santidad, cuyo fin es vida eterna.

Por lo tanto marquen aquí los frutos de este árbol, y el fin de este árbol.
Por medio de esto ustedes distinguen lo que es plantado por el hombre, y lo que es arrancado por el hombre;
y ustedes distinguirán la edificación de Dios de la edificación del hombre;
y lo que el hombre arranca, de lo que el hombre reúne,
ustedes que están reunidos en el nombre de Jesús distinguen eso, y su esparcimiento.
¡Oh! Por lo tanto sean valientes por la verdad,
la cual ustedes han llegado a conocer, y adoren a Dios en esa verdad
de la cual el diablo está fuera, y no moró en ella;
esto los hace libres del diablo y sus obras, que están fuera de la verdad.
Así en esta adoración, en la verdad y en el espíritu,
el Dios viviente, quien es un espíritu, el Dios de toda verdad,
tiene su gloria y honor del espíritu del Señor en cada corazón.
Y así manténganse en ese espíritu, y verdad, y poder del Dios eterno,
quien es por siempre y para siempre,
para que ustedes puedan conocerle a él, el Señor de la tierra y del cielo,
y de todos los cielos,
que gobierna y reina,
cuyo ojo está sobre todas sus obras,
para que ustedes puedan glorificarlo a él en su poder y espíritu, y servirle en la nueva vida;
lo cual los mantendrá sobre todas las fábulas y estrategias de los hombres, y sus extravagancias e imaginaciones,
fuera de todos los argumentos y disputas vanas de los hombres de mentes corruptas;
y por lo tanto es bueno que todos ustedes vivan en aquel que es el 'mismo hoy que era ayer,' Cristo Jesús,
el poder de Dios, y la semilla de la vida, y la palabra que existía "en el principio,"
por lo tanto ninguna cosa nueva, sino aquello que era y es para toda la eternidad;
dejen que su hermandad esté en eso, y su unidad y comunión esté en aquello;
porque esto es visto por el ojo eterno, la unidad eterna, y el Dios eterno.
Por lo tanto cada uno de ustedes oiga su voz que habla desde el cielo,
cuya voz estremece la tierra, y no sólo la tierra, sino también los cielos.

Los cielos importan gozo; por lo tanto todos los falsos gozos,
los gozos levantados, los gozos exaltados, y los gozos en la vana gloria, y los gozos del mundo,
de cualquier cosa o criatura externa, y hombres y mujeres;
su voz que habla desde el cielo estremece la tierra y los cielos;
y estos deben ser estremecidos y quitados, tanto los cielos como la tierra;
antes que aparezca aquello que nunca puede ser estremecido,
la semilla noble y real, elegida y preciosa, antes de la fundación del mundo.
Siendo herederos de él, lleguen a heredarle a él;
en él ustedes conocerán a aquel que no puede ser sacudido,
y allí está el verdadero gozo, en aquello que es por siempre y para siempre,
quien es el comienzo y el final;
aquí ninguno ha sido levantado ni ha caído en la desesperación.
Por lo tanto yo digo, oigan su voz, no endurezcan su corazón;
porque al no oír su voz, ustedes endurecen sus corazones,
y entonces ustedes provocan a Dios a la ira y al desagrado.

Denle su oído a aquel que habla desde los cielos,
para que ustedes puedan llegar a observar su consejo, enseñanza, instrucción y dirección;
porque todos los profetas y hombres santos de Dios, y los apóstoles,
estaban atentos y eran obedientes a su voz celestial,

quien testificó de la verdad, quien tuvo un testigo también en el cielo;
y los tales declararon acerca de la gloriosa verdad,
que ellos tenían a partir de las instrucciones del Todopoderoso,
como ustedes pueden leer en todas las escrituras,
qué gloriosas expresiones e importantes verdades ellos declararon,
cuyos oídos estaban atentos a aquel que habló desde los cielos;
y cómo ellos también declararon en contra de aquellos que cerraron sus oídos,
y cerraron sus ojos, y endurecieron sus corazones;
sus oídos no estaban atentos a la voz celestial, sino a la terrenal.
Y así si lo terrenal, y el pecado y el mal tienen el oído,
este lo llenará con aquello que es malo, y endurecerá el corazón, y ahogará lo bueno;
por lo tanto el Señor debe tener el oído, quien es el gobernador de los cielos y la tierra.
Y a medida que sus oídos están atentos a la voz del Señor, ella habla desde los cielos,
la boca de la iniquidad es cerrada en ustedes, el trono de la iniquidad es derribado en ustedes;
esto es, el espíritu y el poder malignos, donde se sienta la iniquidad;
y las cámaras de imaginación son derribadas en ustedes,
donde están todos los pensamientos e imaginaciones.
Así como el oído está atento a la voz de aquel que habla desde los cielos,
ustedes llegarán al trono del Cordero,
quien tiene el poder, quien tiene la victoria y el dominio,
para que todos puedan vivir allí en el poder eterno de Dios,
que pasa encima de todo el engaño, que existía antes que existieran el engaño y la oscuridad;
y siempre sienten un crecimiento en el poder del Señor Dios, que es universal y eterno,
para que todos ustedes puedan ser herederos del poder de una vida sin fin,
y lleguen a heredarla, y poseerla, y sentarse en la posesión de la misma,
para que el destino de todos pueda caer en la tierra de los vivientes,
donde el Señor tiene su gloria y su honor para siempre.
¡Oh! ¡La gloria, gloria del Señor, que se esparce sobre todo!
Y aquí ustedes tienen su aroma, y pueden probar su alimento en el poder del Señor Dios,
alimentándose de cada palabra que procede de la boca de Dios,
teniendo todo oído atento a su voz;
en esto ustedes crecen en la vida que es eterna.

Jorge Fox

246.

¡Oh estimados amigos!

Cada uno ocúpese de su habitación en el poder del Señor Dios,
que los convenció al principio, y mantengan su posesión en él,
en el sentido del amor y la misericordia de Dios para sus almas;
porque su unidad y comunión están en el poder sin mancha,
y en la verdad, y la vida del Dios eterno de vida y poder;
y los manantiales de vida se abrirán hacia ustedes en esto,
a través de lo cual ustedes pueden ser refrescados diariamente para el Dios de vida.
¡Oh! Sean sensibles a la verdad y la vida sin mancha,
por medio de aquello que puede llegar a responderlo en todos los Amigos,
para que ellos puedan tener unidad con ustedes en la misma vida y poder,
por medio de lo cual ustedes pueden ser un buen aroma para Dios,
y una bendición para él en sus generaciones,
sirviendo al Señor Dios en la novedad de vida,
como una esposa y novia casta para él, en cuerpo, alma, y espíritu,
teniendo una estima de sus cuerpos, que son para el Señor, y para su templo,
no para el adulterio ni la fornicación, ni la idolatría.
¡Oh! Por lo tanto ocúpense y manténganse en la santa vida,
y sientan el movimiento y poder consejero y el espíritu del Todopoderoso en ustedes,
dirigiéndolos hacia los caminos de verdad y justicia,
paz y santidad, sin la cual nadie verá a Dios.

Vivan en la vida pacífica, y ámenla;
miren hacia aquello que hace la paz,
porque Dios es el autor de la paz, y no de la confusión.
Por lo tanto vivan todos en la preciosa verdad de Dios, sintiéndola en su operación;
y por medio de esta unidad la vida pacífica pueda ser preservada entre ustedes en justicia y paz;
porque las guerras, y contiendas, y aflicciones, y luchas vienen por medio de acciones injustas,
que están por debajo de la verdad y la justicia;
porque la verdad lleva hacia la vida modesta, decente y hermosa,
la cual es honorable y estimable ante Dios, y en los corazones de todo su pueblo.
Por lo tanto vivan en la verdad y el poder de ella,
para que todos ustedes puedan llegar a ser herederos del poder de una vida sin fin,
y a heredar y poseer la vida sin fin,
el poder de una palabra que no tiene fin.
Y así mantengan sus ojos en sus posesiones [espirituales], y en la vida que no tiene fin;
y en esto ustedes aumentarán en la verdad, en la justicia y santidad, y el poder y virtud de la vida santa;
y así se sentarán en sus posesiones,
para que todos ustedes puedan servir al Señor en una vida, alma y espíritu puros,
y ninguno contamine su cuerpo, sino tengan estima de ellos, como vasijas de honor,
y vasijas aptas para recibir los tesoros del Señor.

Jorge Fox

Londres, el día 16 del noveno mes, del año 1666.

247.

Estimados amigos,

Moren en la suave sabiduría del Señor Dios, que es complaciente;
y no dejen que la terquedad, el apresuramiento, y la impaciencia pongan a la vista del mundo su desnudez;
sino moren en el poder, la semilla, y la vida de Cristo Jesús, la sabiduría de Dios,
para que con aquello todos ustedes puedan ser mantenidos vestidos en la paciencia,
y en el amor del Señor Dios, y en la luz;
en la cual está la unidad los unos con los otros, y con Dios.
Y moren en la mente y el espíritu pacíficos,
porque el que sufre con paciencia lleva la corona, y tiene la victoria al final;
y no el espíritu apresurado, agravante, vengativo, asesino y peleador;
que debe ser aplastado con la semilla del Señor Dios,
que hiere la cabeza de la serpiente, que es la causa de la enemistad, y el veneno;
cuya cabeza es herida con la semilla y la vida,
entonces nada es alimentado sino la vida, y la gloria.
Y en eso está la paz.

Jorge Fox

248.
Una exhortación a establecer las reuniones de las mujeres.

Amigos,

Mantengan sus reuniones en el poder del Señor Dios que los ha reunido;
y que nadie apague el espíritu, ni desprecie la profecía,
sino mantengan su testimonio en público y en privado.
No dejen que las bocas de los bebés sea cerrada,
ni la semilla en el hombre o la mujer,
sino sean todos valientes por la verdad del Señor sobre la tierra.
Con respecto a las reuniones de las mujeres: animen a todas las mujeres de las familias,
que están convencidas, y que tienen virtud, y aman la verdad, y caminan en ella;
para que ellas puedan hacer el servicio de Dios,
para que ellas puedan ser serviciales en su generación, y en la creación,
y lleguen a la práctica de la religión pura,
que ustedes han recibido de Dios, desde lo alto;
para que todos puedan llegar a conocer su deber en ello,
y su servicio en el poder y sabiduría de Dios.
Porque ahora se necesita la parte práctica.
Porque la gente no debe estar siempre hablando y oyendo,
sino que ellos deben llegar a la obediencia al gran Dios del cielo y la tierra.

Y para que nadie pueda estar ocioso fuera de la viña,
y fuera del servicio, y fuera de su deber;
porque los tales hablarán y chismearán, y juzgarán con pensamientos impíos,
de lo que dicen y hacen aquellos que están en la viña.
Y por lo tanto el poder del Señor Dios llama en todos,
hacia su deber, hacia su servicio, en sus lugares, en virtud y justicia,
y en la sabiduría y poder de Dios.
Porque todos los que están fuera de esto, están fuera de su deber y servicios,
aunque puedan tener el conocimiento de ello,
sin embargo no son serviciales en la creación ni en su generación;
y el poder de Dios debe pasar por encima, y está encima de todos ellos;
en lo cual todo debe ser actuado, y en lo cual la verdadera obediencia es conocida.

Y por lo tanto entrenen a las jóvenes para que conozcan su deber en este asunto,
para que ellas puedan estar en sus servicios y sus lugares;
porque ustedes deben hacer todo el negocio de la verdad en el poder y la sabiduría de Dios;
por lo cual ustedes se mantienen abiertos al Señor, para recibir sus dones y gracias,
y de su vida, a través de la cual ustedes deben ministrarse los unos a los otros.
Y si todos se mantienen en ello, entonces no hay nadie para dejar o detener su flujo;
pero por medio de ello todos ustedes son regados, como un jardín de plantas;
por lo cual ustedes son alimentados.
Y así sean todos fieles y diligentes.
Y hagan que todas las mujeres sobrias, tanto de los pueblos como del campo, estén familiarizadas con este asunto.
Y lean esto en sus reuniones mensuales, cuando estén reunidos juntos.
Y cuando hayan familiarizado a las mujeres sobrias, en los pueblos y el campo,
y las hayan reunido, entonces lean esto con ellas. Por lo tanto eso es todo.

Jorge Fox

249.
Una epístola general a los Amigos, y todo el pueblo,
para que la lean y consideren en el temor de Dios

Bienaventurados son todos aquellos cuyas mentes permanecen en el Señor,
porque ellos serán guardados en perfecta paz;

por lo tanto donde la mente permanece en el Señor,
hay perfecta paz;
porque es una paz completa, que no puede ser quebrantada.
Por lo tanto aquí no sólo hay una paz perfecta; sino una bendición;
una paz perfecta que viene del Dios de toda paz,
(quien hiere la cabeza de la serpiente bajo los pies de ustedes, el disturbador)
y las bendiciones que vienen del bendito Dios.
Por lo tanto toda la paz imperfecta puede ser quebrantada,
esto es, cuando la mente permanece sobre la criatura,
o en cualquier criatura, y no sobre el Creador;
o en cualquier cosa externa, bienes, casas, tierras,
o inventos de vanidades, en las modas vanas y necias;
a donde van el deseo de los ojos y la vanagloria de la vida, que contaminarán y corromperán.
Cuando cualquiera de estas cosas falla, y no están de acuerdo a sus mentes,
al estar en ellas, su paz es quebrantada,
y ustedes están enojados y frágiles, y la envidia surge.
Entonces esta no es una paz eterna, sino una paz quebrantada,
y entonces ustedes tienen la aflicción y no la bendición.
Y la razón es porque sus mentes están en las criaturas,
y en las cosas externas, y no están en el Creador,
donde está la paz perfecta, y la bendición,
donde nada puede estar entre ustedes y el Señor.
Y esto es más abajo de Job, tener la mente en las criaturas y las cosas visibles;
porque cuando ustedes son probados, y las criaturas les fallan,
ustedes están enojados y afligidos; eso muestra un estado imperfecto;
porque Dios dijo que Job era un hombre perfecto.
Y cuando el Señor le permitió ser probado,
y cuando sus bienes y sus casas fueron derribadas,
y echadas fuera, y sus siervos muertos, él dijo:
‘Jehovah dio, y Jehovah quitó. ¡Sea bendito el nombre de Jehovah!'

Aquí su mente permaneció en el Señor, y él retuvo su paz.
Y cuando sus hijos fueron destruidos, y su esposa le dijo:
'¡Qué! ¿todavía te aferras a tu integridad?  ¡Maldice a Dios, y muérete!'
él la reprende y la llama una mujer insensata; y él le dijo a ella:
'Recibimos el bien de parte de Dios, ¿y no recibiremos también el mal?
Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo regresaré.'

Aquí Job mantuvo su integridad aun, y en todo este tiempo no ofendió con sus labios.
Ahora muchos de ustedes, que piensan altamente de sí mismos, y por encima de Job,
si sus bienes y sus hijos fueran quitados de la misma manera,
(cuyas mentes están en ellos),
ustedes serían hallados en un estado frágil y angustiado, mucho más abajo que Job.
Y cuando los amigos de Job vinieron a razonar con él, quien mantuvo su integridad,
y no cedió a ellos de ninguna manera, ellos lo consideraron un hipócrita,
y dijeron: 'él anuló la devoción, y llenó su vientre del viento oriental;'
y dijeron: ¿Será el varón más puro que su Hacedor?
¿Será el que ha nacido de mujer considerado justo?

Dios halló errores en sus ángeles, y los cielos no son puros ante sus ojos.
Y estos son los versículos que los sacerdotes usan para acusar a los Amigos,
(quienes mantienen su integridad), como los amigos de Job hicieron en contra de él.
Pero al final el Señor mandó a Job a ofrecer un sacrificio por sus amigos,
porque ellos habían pecado, y no habían hablado correctamente,
como lo había hecho Job, quien era perfecto y mantuvo su integridad.

Y el apóstol le dijo a los santos
'que él había aprendido a estar contento en toda condición.' (Tomen nota), en toda condición;
pero esto fue cuando él era Pablo, no cuando era Saulo,
corriendo de allá para acá con su paquete de cartas,
arrojando a los santos ante los gobernantes como un pretor;

entonces él no estaba contento, ni con su propia condición, ni la de otros;
pero cuando él llegó a aprender de Cristo,
quien destruye al diablo y sus obras,
quien enseña a conocer todas las cosas, entonces en todas las cosas él aprendido a estar contento.
Para que ustedes conozcan que hay aprendizaje, y algo aprendido;
como un niño cuando está aprendiendo, y ha aprendido que es testigo de dos estados.
Por lo tanto Pablo, él había aprendido a estar contento en todas las condiciones;
y quien era su tutor, sino Cristo, por medio de quien todas las cosas fueron hechas,
no del hombre, ni por el hombre, (fuera de la verdad),
por lo tanto mientras él aprendió de los hombres, y por medio de los hombres, él no estaba contento, ni tampoco lo están los otros.

Por lo tanto todos deben aprender de Cristo, la luz, la vida, y la verdad,
para que ustedes puedan llegar a esa condición,
para haber aprendido en todas las condiciones a estar contentos,
y no a confiar en riquezas inseguras, porque ellas tienen alas y huirán.
Y por lo tanto nunca es considerado un hombre sabio,
el que pone su confianza en aquello que huirá de él;
porque son los herederos de la tierra y del mundo,
aquellos que se cargan a sí mismos con barro espeso, para que puedan establecer sus nidos en lo alto;
pero aquellos que son herederos con Cristo, y del poder de una vida eterna,
confían en el Dios viviente, y llegan a poseer una herencia eterna del poder de una vida eterna,
y llegan a aumentar en las riquezas de la herencia eterna,
y allí acumulan riquezas que son eternas, que permanecerán para siempre.
Y pongan t0dos atención a la voz de Dios en sus corazones, y en sus bocas, y obedézcanla y háganla;
y no sean de aquellos que están diciendo en sus corazones,
"¿quién subirá o descenderá, para traerlo desde arriba, o desde lo profundo?

Mantengan esas palabras bajo reprensión,
y entonces sus oídos se abrirán a lo que dice la justicia de la fe,
la palabra está cerca de ustedes, en su corazón, y en su boca;
por lo tanto ustedes no necesitan decir ¿quién subirá o descenderá?
Y esa era la palabra que los mensajeros de Dios predicaron y predican, y reprende al que se opone.

Y así en todo el pueblo, desde que el diablo ha hecho al mundo como un desierto,
hay tantos caminos que ellos no saben por qué camino salir de él, ni cual seguir;
por lo tanto esta es mi respuesta para todos ustedes, tomen la lámpara y la luz de David.
Ustedes pueden decir, ¿qué es eso? Y ¿dónde está?
Yo digo que está con ustedes, la palabra de Dios.
Ustedes pueden decir, la gente no carga lámparas en el día, sino en la noche.
Yo digo que ustedes están en la noche de oscuridad,
y por lo tanto el mundo es llamado una lámpara, y una luz para ustedes;
por medio de la cual ustedes pueden ver el camino del Señor, que es perfecto,
de los caminos de los hombres, que son imperfectos;
por medio de la cual ustedes pueden ver que el sendero de los justos es una luz resplandeciente,
de todos los senderos injustos que están en la oscuridad.
Porque por esta palabra David llegó a superar a sus maestros,
y fue hecho más sabio que todos ellos;

así será con ustedes, si la obedecen;
porque por esta palabra él vio a Cristo, y lo llamó Señor.
Por lo tanto él amó la palabra y la escondió en su corazón;
y por ella él pronunció tantas gloriosas expresiones,
que el mundo desde entonces ha convertido en compás, y ha hecho canciones con ellas.
Y esta era la palabra que vino a Abraham,
que lo hizo abandonar su religión y adoración nacional, y obedecer al Señor.

Y esta era la palabra que vino a Jacob, el pastor,
por medio de la cual él vio a Cristo, y profetizó de él a sus hijos en su lecho de muerte,
cuando él le dijo a Judá, el cetro no será quitado de Judá;
ni la vara de autoridad de entre sus pies, hasta que venga Siloh (es decir, Cristo),
y reunirá a todas las naciones hacia él, como es en este día; se reúnen para Cristo.

Y esta era la palabra que vino a Moisés, el pastor, cuando él estaba cuidando ovejas,
la cual él obedeció y fue a Egipto, y sacó al pueblo de Israel de Egipto;
y por esta palabra él fue hecho un ministro;

y cuando el pueblo de Israel había salido de Egipto hacia el desierto, él les dijo
que no necesitaban ir por la palabra al otro lado del mar, etc.
porque estaba cerca de ellos, en sus corazones y sus bocas, para que la obedecieran.

Y esta era la palabra que hizo a Moisés un profeta,
quien profetizó de Cristo; y dijo que como él Dios levantaría a un profeta,
a quien deberían oír en todas las cosas.
¡Tomen nota! en todas las cosas;
debemos ser ordenados tanto interna como externamente,
a través de oír a Cristo, por medio de quien fueron hechas todas las cosas.
Y todo el que no oiga a este profeta (Cristo) debía ser alejado del pueblo.
Porque ¿cómo puede continuar o reinar aquel que no oye a Cristo?

Y esta era la palabra que vino a Samuel, y lo hizo un profeta,
quien le habló a Elí el sacerdote, y reprendió a sus hijos, y al pueblo de Israel.

Y esta era la palabra que hizo a Saúl profetizar, y Balaam, aunque ellos erraron de ella.
Y esta era la palabra que hizo a todos los apóstoles profetizar,
y reprender a los reyes de Israel; y sus sacerdotes, de sus supersticiones y caminos idólatras,
al establecer arboledas e imágenes en lugares altos;
y reprendieron todos sus pronósticos mensuales, quienes hablaron y actuaron de ellos, y no del Señor;

Y esta era la palabra que vino a Isaías,
por la cual él profetizó de Cristo, y de su predicación, y de sus sufrimientos,

y por medio de esta palabra él reprendió a los pastores, quienes eran como perros codiciosos e insaciables,
que nunca tienen suficiente, y buscan su ganancia financiera.

Y por esta palabra él vio que todos los hijos de Dios serían enseñados por Dios,
y serían establecidos en justicia y paz;

y aunque muchas lenguas se levantarían en juicio en contra de ellos,
sin embargo aquellos que fueron enseñados por Dios los condenarán a todos;
ese poder será dado a sus hijos.
Y las muchas armas formadas en contra de ellos no prosperarían,
Dios las sujetaría.

Y él también vio a aquellos que fueron echados fuera, quienes temblaron ante la palabra de Dios;
a quien Dios aparecería para su gloria,
y para la vergüenza y la confusión de aquellos que los echan fuera por su nombre
, como lo es en este día.

Y esta era la palabra de Dios que hizo a Jeremías profeta,
por la cual él vio el nuevo pacto;

y por esta palabra él fue enviado a reprender al pueblo y a los príncipes,
de las cosas sucias y horribles que se cometían en la tierra,
que los sacerdotes predicaban por lucro y los profetas profetizaban falsamente.

Y por reprenderlos por sus superstición e idolatría, ellos lo golpearon,
y lo pusieron en la cepa y la prisión, y lo persiguieron en el calabozo,
hasta que sus perseguidores fueron llevados al cautiverio.
Y por la palabra Jeremías vio el número de setenta años que sus perseguidores estarían en el cautiverio de Babilonia.

Elías por esta palabra fue hecho profeta,
y por la palabra reprendió a Acab y a Jezabel por su idolatría, y la adoración de imágenes.
Y por esta palabra ellos lo persiguieron y al resto de los profetas;
y ¿acaso no fue alimentado por los cuervos junto al arroyo?

Y ¿acaso ellos no trataron de quitarle la vida?
¿Y acaso él no pensó que todos los profetas del Señor habían sido destruidos, y que él estaba solo;

sin embargo acaso el Señor no le dijo que él había reservado a siete mil que no habían doblado sus rodillas ante Baal?
Y Eliseo, el labrador, por esta palabra fue hecho profeta, y abandonó su arado;
y por la palabra él reprendió la idolatría en su tiempo, en los sacerdotes y el pueblo.

Y por esta palabra Ezequiel fue hecho profeta;
y por esta palabra él reprendió a los pastores de Israel,
quienes hacían presa del pueblo, y les enseñaban para obtener lana [dinero].
Y por la palabra él vio que Dios sacaría al pueblo de debajo de ellos,
para que ya no sean hechos presa;
y los reuniría sacándolos de sus bocas,
y establecería un pastor sobre ellos, a Cristo,
(quien es testificado.)
Y por la palabra él reprendió a los falsos profetas,
quienes enseñaban por puñados de cebada, y pedazos de pan,

y recubrían con cal, y cosían cintas sobre las muñecas de las manos.
Y por la palabra él vio el patrón del templo; y el regreso de los judíos.

Y por esta palabra Daniel fue hecho profeta,
Y vio a Cristo y su reino,
y como los santos tomarían su reino;

y por la palabra él vio a aquellos que se levantarían en contra del pueblo de Dios.
Y por la palabra él contó los años de Cristo hasta su tiempo,
cuatrocientos noventa y nueve años, y de su muerte,
y como él le pondría fin a los sacrificios;
y como Cristo traería la justicia eterna,
y le pondría fin al pecado, y acabaría con sus profetas, y sellaría sus visiones.


Y por la palabra fue Miqueas hecho profeta,
por la cual él clamó en contra de los sacerdotes que predicaron por lucro,
y los profetas que profetizaron por dinero,
y los jueces que juzgaron para obtener recompensa,

y aquellos que predicaron paz al pueblo que ponía comida en sus bocas (como los sacerdotes en estos tiempos),
y cuando no lo hicieron, ellos prepararon guerra en contra de ellos,

y cortaron su carne, y quebraron sus huesos.
Pero Miqueas vio por la palabra que el sol se había puesto sobre esos profetas y sacerdotes,
y ellos no tendrían visiones ni respuestas de Dios.

Por lo tanto aquellos que están en contra de las revelaciones y las visiones,
en ellos el sol se ha puesto, y se ha escondido y la noche viene sobre ellos.

Y por esta palabra Amós, el ganadero, fue hecho profeta, quien era cultivador de frutas;
y de la misma manera todo el resto de los profetas, que hablaron de cosas divinas,
y reprendieron la superstición e idolatría en su tiempo y sus días.
Y por la palabra los profetas hablaron de cosas divinas;
y esta palabra los llevó hacia la naturaleza y la mente divina;
esta palabra clavó y cortó aquello que corrompía su naturaleza.
Y esta era la palabra que hizo a tantos pescadores predicadores del evangelio, la cual es el poder de Dios.

Y esta era la palabra él le dio a Mateo el cobrador de impuestos, Lucas el médico, y Pablo que hacía tiendas,
quienes eran ministros y predicadores del evangelio, y del poder de Dios.

Y esta era la palabra que hizo a Pedro ver la profecía de Joel,
como Dios derramaría su espíritu sobre toda carne,
y los hijos e hijas profetizarían,
y los jóvenes verían visiones, y los ancianos soñarían sueños;
y el espíritu sería derramado sobre los siervos y siervas,

para que todos tuvieran algo que decir para la gloria de Dios.
Y ahora los sacerdotes, y orgullosos prelados, y obispos, y papas,
aunque ustedes han hecho un comercio con las palabras de los santos,
y las palabras de los apóstoles y los profetas, y han obtenido un montón de dinero por medio de ellos,
(las cuales eran palabras de pescadores y pastores de la palabra),
sin embargo si un grupo de pastores, ganaderos,
pescadores, constructores de tiendas y recaudadores de impuestos vienen a ustedes a predicar, ustedes dirían
saquen a estos tipos mecánicos; no han servido los siete años de aprendizaje en las universidades,
que fueron establecidas para hacer ministros; por lo tanto ellos no están listos, porque no han servido como aprendices.
¿Qué dicen los pastores, ganaderos, pescadores, constructores de tiendas, médicos y recaudadores de pagos?
¿Acaso ustedes hacen comercio con las palabras de nuestros amigos,
quienes eran de nuestra ocupación, quienes nunca sirvieron como aprendices en las universidades,
antes de pronunciar las palabras de las cuales ustedes hacen comercio?
¡Qué! ¿Acaso ustedes harán comercio con las palabras de nuestros amigos, quienes eran de nuestra ocupación?
Fuera con ustedes al trabajo, y fuera con sus universidades;
porque nuestro hermano Pablo que construía tiendas dijo que el que no quiere trabajar que no coma.
Porque ¿aceptarían a Cristo si él hubiera venido en el tiempo de ustedes, quien fue llamado hijo del carpintero?
Ustedes papas, con sus coronas triples, y ustedes señores obispos, con sus carruajes y caballos consentidos,
y magníficas vestimentas, con sus abrigos negros, y abrigos blancos, y fajas de seda;
¿acaso ustedes recibirían al que fue llamado hijo del carpintero?
O lo echarían a él y su madre al pesebre en sus establos.

Esta era la palabra por la cual Juan el evangelista vio a Cristo,
quien ilumina a cada hombre que viene al mundo,
y vio como él se hizo carne, y vino a los suyos,
y que los suyos no lo recibieron;
pero a los que recibieron a Cristo, la luz,
a ellos les dio potestad de ser llamados hijos de Dios;

lo cual todos aquellos que eran ministros de la letra,
hicieron por siete años aprendiendo en sus universidades,
y no por la palabra, (odiando al luz), no pueden saber.
Y por esta palabra, el ministro de la palabra predica la palabra de Cristo, su vida, muerte y resurrección.
Y por lo tanto, como dijo Juan en su epístola,
‘Lo que hemos visto con nuestros ojos, nuestras manos han palpado,
y nuestros oídos han escuchado la palabra de vida,
les predicamos a ustedes; aquello que era desde el principio.'
Al principio estaba la palabra;

aunque desde el principio estaban las palabras y las letras;
porque las escrituras de verdad son las palabras de Dios, y las palabras de Cristo;
y aquel que añade a estas palabras (dijo Juan en el Apocalipsis),
Dios lo añadirá a las plagas que están escritas en este libro, etc.

Por lo tanto la palabra estaba en el principio, y el nombre de Cristo es llamado, la palabra [el Verbo] de Dios;
pero Cristo no es llamado escrituras ni escritos, porque las escrituras significan escribir.
Por lo tanto, en el comienzo estaba el Verbo;
desde el principio estaban todos los caminos falsos, iglesias falsas, maestros falsos;
y en la palabra ustedes los comprenden todos.
Los sacerdotes dicen que el hebreo, el griego, y el latín son lo original;
pero las muchas lenguas comenzaron en Babel,
la cual Nimrod, el cazador delante del Señor, comenzó a construir,

después que Dios había destruido el mundo antiguo con agua;
entonces el construyó una torre, la cual llegaría hasta el cielo;
y Dios descendió y los confundió con muchas lenguas.

Por lo tanto él cazó delante del Señor, pero el Señor lo siguió, y lo confundió en toda su obra,
como él confundirá a todos los constructores que corran ante él.
Y todos los sacerdotes que han entrado en las muchas lenguas, que comenzaron en Babel,
ellos le dicen a la gente simple e ignorante que ellos tienen lo original,
y que son los hombres ortodoxos, y entran en un hábito diferente al de ellos,
y dicen que los cuáqueros son un pueblo simple,
y que desprecian a los hombres ortodoxos y educados, quienes tienen lo original.
¡Den oído, oh pueblo!
Si estos lenguajes, que surgieron en la confusión de Babel,
son lo original de los sacerdotes, que los hace ortodoxos y divinos,
entonces Pilato, quien crucificó a Cristo, era tan bueno y divinamente ortodoxo como ellos;
porque cuando él crucificó a Cristo, escribió un anuncio en hebreo, griego y latín,
y lo puso arriba de él;
él era tan ignorante de las escrituras, y de los asuntos ortodoxos y divinos como ustedes, y ustedes como él.
Y el apóstol dijo que 'las lenguas cesarían;'
entonces aquello que los hace hombres ortodoxos y divinos, como ustedes dicen, debe cesar, de acuerdo a la doctrina de los apóstoles;
y por lo tanto las lenguas ni son lo original, ni hacen ortodoxo o divino.
Y Juan, que nos dio el Apocalipsis, dijo 'que la ramera y la bestia estaban sobre las aguas,' etc.
y el evangelio eterno debe ser predicado otra vez a todos los pueblos y lenguas;
el cual existía antes que Babel, donde comenzaron todas las lenguas.
Ahora, está claro que el evangelio debe ser predicado a todas las naciones y lenguas;
y que las lenguas no son el original, ni hacen a los hombres divinos ni ortodoxos;
pero está claro que es la palabra que estaba al principio es la que hace a alguien divino;
sí, de los comerciantes, que son vulgares y despreciables ante los ojos de los orgullosos,
y quienes han obtenido las lenguas de Babel,
quienes son confundidos por los ministros de la palabra que estaban al principio, antes que existiera Babel;
porque toda la tierra tenía un lenguaje y una manera de hablar antes de Babel.
Y ustedes que se llaman hombres ortodoxos hechos por las lenguas,
y dicen que la suya es la original, ustedes son tan ciegos que no pueden ver que había un original antes que existiera Babel;
porque ¿acaso Enoc el profeta, el séptimo desde Adán,
quien profetizó en el tiempo antiguo antes que fuera destruido, mucho antes que existiera Babel,
no habló con respecto a la venida de Cristo y decenas de miles de sus santos, como dice en Judas?
Y Lamec profetizó en el tiempo antiguo con respecto a Noé y a Adán,
y otros pueden ser nombrados, quienes existían antes que sus lenguas (que ustedes llaman lo original).
Así que nosotros decimos que la palabra de Dios es lo original, que cumple las escrituras;
y la palabra es lo que hace divino, que es llamada un martillo, pero es un martillo viviente;
y es llamada una espada y una llama, pero es una espada viviente, y un fuego viviente,
para martillar, y para cortar, y quemar aquello que separó y alejó al hombre de Dios;
y por medio de esta palabra el hombre es reconciliado otra vez con Dios, la cual es llamada la palabra de reconciliación;
por esta palabra los hombres y las mujeres son santificados y limpiados.
Y esta es la palabra que hace a los hombres y mujeres divinos,
y los lleva hacia la naturaleza divina,

que martilla y corta aquello que corrompió su naturaleza;
y por esta palabra ellos son llevados a una divina sabiduría, entendimiento, conocimiento, espíritu y poder.
Y esta es la palabra que vive, y mora, y permanece para siempre,
por la cual los santos son nacidos otra vez de la semilla inmortal y la palabra de Dios
, (quienes se alimentan de la leche de la palabra),
hacia la vida divina, la sabiduría, y el entendimiento, y la naturaleza divina.
Y por medio de esta palabra ellos ven toda la carne como pastos, y como la flor del campo que se marchita;
y la palabra de Dios que vive, y mora, y permanece para siempre, es Cristo,
cuyo nombre es el Verbo de Dios.

Por lo tanto guarden la palabra de paciencia, que está sobre todos los espíritus impacientes,
y entonces ustedes conocerán que la palabra de vida,
la palabra de paciencia, y la palabra de sabiduría,
es eterna, y mora y permanece para siempre.
Todos aquellos que están en la letra, fuera de la vida y la palabra,
no tienen paciencia consigo mismos ni con otros;
porque la palabra de la paciencia, y la palabra de vida,
que debe ser guardada en todas las tribulaciones,
existía antes de la muerte y que los espíritus impacientes.

Con respecto a la adoración de Dios, y la ofrenda judía externa,
y la ofrenda judía interna, con sus vestimentas.


1. Había una adoración en Jerusalén.
2.Había una adoración en el monte, donde estaba el pozo de Jacob.
Jacob fue hacia Egipto con su familia, y murió en Egipto,
y sus hijos lo llevaron fuera de Egipto, y lo enterraron en la tierra de Canaán,
en la tumba de su abuelo Abraham;
y después de varios cientos de años los hijos de Israel salieron de Egipto
hacia la tierra de Canaán, y allí ellos construyeron Jerusalén y el templo;
y había sólo un templo en todo el mundo ordenado por Dios,
y este estaba en Jerusalén.
Y antes, en los días de Jacob, hubo una adoración establecida en el monte, cerca de Samaria, donde Jacob cavó un pozo.
Por lo tanto cuando la mujer de Samaria salió a buscar agua en el pozo de Jacob,
la mujer razonó con Cristo acerca de la adoración, y ella dijo:
‘Nuestros padres adoraron en este monte, pero otros en Jerusalén;’
y Cristo le respondió otra vez: 'la hora viene cuando ni en este monte
ni en Jerusalén adoraréis al Padre.'

Allí él niega la continuación de estos dos lugares públicos de adoración;
y cuando él hubo hecho eso, estableció otra adoración, porque él dijo:
'Dios es espíritu, y los que le adoran, deben adorarle en espíritu y en verdad;
porque la hora viene, y ahora es, cuando el Padre busca a tales para que le adoren.'

Y esta adoración él estableció, y predicó más de mil seiscientos años atrás;
y esta adoración él la estableció cientos de años antes que existiera el misal,
el libro de las oraciones, o la fe de la iglesia.
Y esta era la adoración pública que Cristo estableció en el espíritu y en la verdad;
'porque Dios es espíritu, y él busca a tales para que le adoren,'
quienes le adoran en espíritu y verdad.
Por lo tanto todos deben procurar la adoración que Dios busca,
y no la adoración que los hombres buscan.
Y Cristo dijo que 'el templo sería derribado,
y la ciudad de Jerusalén, y los judíos serían esparcidos por todas las naciones.'

Y el apóstol dijo: “no es judío el que lo es lo visible,
sino más bien, es judío el que lo es en lo interior, por el espíritu,
y no por la letra, porque la letra mata, pero el espíritu vivifica'

¡Qué! clama el mundo, ¿estás negando la adoración en el templo?
No, decimos que todo hombre y mujer debe venir al templo,
si adora a Dios en espíritu y verdad.
Y ¿acaso no está el espíritu en el interior, y la verdad en las partes interiores?
Porque,'¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo'?
¿Y puede cualquiera adorar a Dios que es espíritu, en verdad,
a menos que vaya al espíritu y verdad de Dios en su propio corazón?
Así establecemos la adoración pública y en el templo, la cual Cristo estableció,
a la cual todo hombre y mujer en el mundo deben llegar,
‘la verdad en las partes interiores,'
y el espíritu de Dios dentro de ellos, y la adoración en el espíritu;
ellos deben estar en ella, y en la verdad,
para adorar al Dios de toda verdad, quien es espíritu.
Y esta era la adoración pública y universal;
y esto lleva a cada hombre y mujer en el mundo a la verdad,
y el espíritu de Dios en sus propios corazones.
Y así esto lleva a todos a saber que sus cuerpos son templos del espíritu santo, en el cual ellos adoran,
como los judíos adoraron externamente en su templo externo.
Pero el templo, desde el día de los apóstoles,
ha estado tan lleno con humo del pozo del abismo,
y tan lleno de oscuridad,
que ningún hombre puede entrar en el templo para adorar a Dios;

y allí el espíritu de Dios ha sido irritado y afligido.
Y así su profecía, revelación y visión han sido negadas por el autor de este humo;
pero el séptimo ángel ha derramado su copa,
de modo que los hombres comenzaron a entrar en el templo para adorar a Dios en espíritu y en verdad;
y la gloria del Señor llenará el templo.

Y Cristo y sus apóstoles nunca alteraron esta adoración en espíritu y verdad;
aunque la bestia y la ramera, la iglesia falsa,
han establecido otra adoración desde los días de los apóstoles.

Pero todos deben ir a adorar a Dios en espíritu,
(quien existía antes que su adoración fuera establecida),
lo cual fue establecido en los días de los apóstoles.
Y así todos deben ir a adorar a Dios en espíritu y verdad,
lo cual existía antes que el misal, que surgió muchos años después de Cristo;
pero eso es y era una adoración pública y universal,
establecida por Cristo el segundo Adán, para los hijos de Adán en la caída,
lo cual lleva a todo hombre y mujer a la verdad,
y el espíritu de Dios en sus propios corazones,
en ese espíritu y verdad ellos deben adorar a Dios.

Pero, el mundo clama, ¿acaso ellos no oraron en el templo, los judíos externamente,
y no debes tú orar en el templo?
Sí, los judíos en espíritu oran en su templo,
y cantan, y se regocijan en su templo;
porqué ¿qué? ‘¿Acaso no sabéis,
que vuestros cuerpos son templos del espíritu santo?'
Y por lo tanto, si ustedes oran, deben orar en el espíritu santo,
y regocijarse en el espíritu santo y cantar en el espíritu;
y como pueden ustedes cantar, y regocijarse, y orar en el espíritu,
a menos que ustedes vayan al templo,
siendo sus cuerpos los templos del espíritu santo.
Porque el templo del judío externo fue derribado;
y no es judío el que lo es externamente,
sino que es judío el que lo es en el interior en el espíritu.
Esteban fue apedreado a muerte por negar el templo externo de los judíos, y testificar a Cristo;
y Estaban estaba lleno del espíritu santo;
por lo tanto él estaba en el templo del espíritu santo;
y así aquellos cuyos cuerpos son templo del espíritu santo;
ellos son los templos hechos sin mano,
que están por encima de todos los templos hechos con manos de hombres.

Pero si ustedes dicen: '¿Acaso los sacerdotes judíos no moraban en el templo,
y allí ellos debían ofrecer en el templo?'

En respuesta, sí; sólo había un templo en todo el mundo ordenado por Dios,
y fue establecido en Jerusalén,
y nunca se ordenó que fuera establecido en Inglaterra, Irlanda, Escocia, Francia, España o Roma;
pero los judíos debían ir a adorar a Jerusalén,
y allí guardar la fiesta de los tabernáculos,
o si no sus ojos se pudrirían en sus cuencas, y sus lenguas en sus bocas,
y sus camellos morirían de tales plagas; y en Zacarías ustedes pueden leerlo.

Y ellos debían salir de todas las naciones bajo el cielo,
para adorar y guardar la fiesta de los tabernáculos en Jerusalén;
y los apóstoles esperaron allí, en el tiempo del Pentecostés,
para ser dotados con el poder de lo alto.

Y así ese templo fue derribado alrededor de cuarenta años después de Cristo;
por ustedes que claman la adoración en el templo externo,
hecho con manos de hombre en sus propias naciones, y peores que el de los judíos;
porque ellos debían tener un solo templo, y un pueblo;
y ese templo está derribado, y su adoración;

y no es judío el que lo es externamente,
sino es judío el que lo es interiormente en el espíritu.

Y por lo tanto la adoración de Cristo en espíritu y verdad,
está establecida por encima de la adoración externa de los judíos en Jerusalén,
y la adoración del monte cerca de Samaria;
y la adoración interna de los judíos está establecida por encima de la externa de los judíos;
y por encima de la ofrenda externa de los judíos en su templo externo,
y el sacerdote tenía habitaciones en el templo,
ese era el lugar de su ofrenda;
el judío interior ofrece en su templo los sacrificios espirituales;
y en ningún otro lugar él ofrece excepto en su templo;
porque por el espíritu él ofrece a Dios, quien es espíritu.
Y aquellos que ofrecen el el templo de los judíos,
debían usar las vestimentas santas;
así deben hacer ustedes que son los verdaderos cristianos,
y son llamados sacerdocio real.
¡Qué! ¿Son todos los cristianos sacerdotes? Sí.
¡Qué! ¿son las mujeres sacerdotes? Sí, mujeres sacerdotes.
¿Y pueden los hombres y mujeres ofrecer sacrificios
sin usar las santas vestimentas? No.
¿Cuáles son las santas vestimentas que los hombres y mujeres deben usar?
El lino fino; y ellos deben estar vestidos de blanco.
¡Qué! ¿Es este el sobrepelliz [prenda superior blanca que usan los episcopales] del sacerdote?
No; el sobrepelliz surgió cuando el lino fino,
la justicia de los santos, y el vestirse de blanco
, se había perdido.
¿Cuál es el lino fino y vestimentas blancas,
que este sacerdocio real debe usar, las cuales son las vestimentas reales?
Es la justicia de Cristo,
la cual es la justicia de los santos;

esta es la vestimenta real del sacerdocio real,
que todos se deben poner, hombres y mujeres.
Por lo tanto pónganse todos sus ropas, pónganse sus vestimentas,
la justicia de Cristo, como una cubierta,
para que ustedes puedan ofrecer al Señor una ofrenda en justicia.
Ustedes que son sensibles a las misericordias del Señor,
ofrézcanle a él su adoración, su gloria y honor,
su sacrificio espiritual en el templo de ustedes,
como los dulces aromas, mirra e incienso.
Y cuando el templo de los judíos fue limpiado, y la basura fue echada fuera,
la gloria del Señor llenó el templo;

y cuando sus templos sean limpiados,
y la basura sea echada fuera de sus templos por su sumo sacerdote, Cristo Jesús,
en el hombre y la mujer,
quien destruye al diablo y sus obras,
ustedes testificarán la renovación hacia la imagen de Dios,
hacia la justicia y la santidad,

como estaba el hombre antes de que la serpiente pusiera basura en él.
Así Cristo, quien destruye al diablo y sus obras,
los lleva al estado en el que el hombre y la mujer estaban antes de que él entrara en ellos,
esto es, hacia la justicia y la santidad, y hacia sí mismo,
a la medida de la plenitud de Cristo,

quien fue glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo.
Así la gloria del Señor llenará cada uno de sus templos,
por medio de lo cual ustedes llegarán a adorar al Señor en sus templos,
y a ofrecer una ofrenda en justicia en su templo por el espíritu,
un sacrificio espiritual a Dios, quien es espíritu.
Por lo tanto así ustedes son un sacerdocio real, ofreciendo los sacrificios espirituales.
Y ¿acaso el judío en el exterior no debía tener fuego y lámparas siempre encendidas en su templo?
¿y acaso lo judíos en espíritu no deben tener siempre la palabra, que es un fuego, en sus templos,
y la luz de Cristo?
Porque ¿acaso Cristo no dice 'tengan aceite en sus lámparas?'
¿Y no eran sus cuerpos esa lámpara?
¿Y acaso no debía haber sal en el templo de los judíos, para sazonar sus sacrificios?
Y por lo tanto, ¿acaso ustedes no deben tener sal siempre en sí mismos (¿acaso Cristo no dice eso?)
por la cual ustedes pueden tener sabor y ser sazonados,
para que todos sus sacrificios puedan ser sazonados con sal?
Y ustedes saben que los judíos en el exterior
no debían ofrecer animales ciegos, cojos, inmundos, o mancos en su templo;

ni tampoco deben ustedes, quienes son judíos en el espíritu,
ofrecer el sacrificio manco, cojo, inmundo, ni el cerdo, ni el ciego;
sino el sacrificio espiritual con el espíritu a Dios quien es espíritu;
por este espíritu ustedes ven, y por este espíritu ustedes son hechos limpios y santificados,
y se les da la capacidad de hacer morir la naturaleza sucia como el cerdo;
y por este espíritu ustedes llegan a caminar rectamente, no como mancos;
a medida que caminan en el espíritu, ustedes llegan a ofrecer a Dios los sacrificios espirituales por el espíritu.
Y esta es la ofrenda constante en el templo,
en la cual mora Cristo su sacerdote,
quien pone fin a los sacerdotes que moraron en su templo externo, y pone fin al templo;
y pone fin a sus ofrendas y sacrificios, y la sangre de toros y machos cabríos.
Cristo, la ofrenda, ofrecida una vez por todas sus ofrendas;
y Cristo, el pacto eterno, pone fin al primer pacto;
y Cristo el templo, pone fin al templo externo de los judíos,
donde estaban sus ofrendas y sacrificios, y al sacerdocio,
y establece el sacerdocio real, y sus ropas reales, su justicia,
que ofrece a Dios los sacrificios espirituales en el templo.
Y por lo tanto Cristo pone fin a todos los tipos, figuras, y sombras,
y cosas variables que fueron dadas al hombre desde la caída, y sostenida por la ley,
las cuales ellos no debían añadir a la ley de Dios, ni quitar de ella;
que estuvieron muy cerca por dos mil años:
esta ley sirvió hasta que Cristo vino,
y era buena en su lugar, y fue añadida por causa de la transgresión.

Cuando muchos transgredieron la imagen de Dios, su justicia y su santidad,
y habían caído de ella,
entonces la ley justa, la cual es buena, santa, y justa, llegó a estar encima del hombre;
y esto sirvió con todas sus sombras hasta que vino la simiente, Cristo;
pero Cristo ha venido, quien era el fin de la ley por causa de la justicia, para todo el que cree;
y en Cristo no hay sombra, variación, ni cambio, porque él existía antes que existieran las sombras,
glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo;
quien es el primero y el último, el comienzo y el final,
la piedra superior y angular, el edificador principal, el elegido y precioso,
a quien rechazaron todos los edificadores en todas las edades,
quienes eran de los hombres, y por los hombres, y a partir de los hombres;
a quien los herederos del mundo echaron fuera, y no pudieron soportar que él reinara, quien tiene el derecho de hacerlo.
Aunque él es el fundamento de muchas generaciones,
todos los herederos del mundo no conocen su generación;
quienes están en el primer nacimiento, cuya edificación no está en Cristo, la roca, sino en la arena.
Y por lo tanto sus iglesias y su adoración han sido derribadas tan frecuentemente por las tormentas del mar,
al no estar sobre la roca, Cristo Jesús,
quien está por encima de todas las tormentas y tempestades en el mundo, y antes que existiera el mar;
quien es el león de la tribu de Judá, y la raíz de David,
y el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Y el cordero debe tener la victoria sobre todos aquellos que están en la naturaleza de las bestias salvajes, becerras, perros, lobos y caballos salvajes.
¿Y no es un misterio para todos ustedes que el cordero quiera quitar sus pecados,
para que el cordero tenga la victoria sobre la naturaleza de perro, lobo, becerra y cerdo en ustedes, de caballos y serpientes?
El cordero puro y santo debe tener la victoria sobre todo eso en ustedes;
y por lo tanto únanse a aquel que tiene la victoria,

quien es el capitán de su salvación,
quien hiere la cabeza de la serpiente;
Cristo, la simiente, (que es él) quien quebranta el poder de la serpiente,
y lo aplasta en pedazos, y lo destruye y sus obras.
Así Cristo es Rey de reyes, y Señor de señores,
él ha subido por encima de todos los principados, potestades y tronos;
'el que abre y nadie cierra, y cierra y nadie abre.'
De modo que aquel que les abre a ustedes por medio de su luz, nadie puede cerrar eso en ustedes,
quien llena sus lámparas con aceite de alegría;
y Cristo cierra a todos los que niegan su luz, porque ellos lo niegan a él;
ningún hombre entre ellos puede abrir;
y eso hace que estén juntos externamente en la adoración, y las iglesias, y las escrituras, y a perseguirse el uno al otro.
Aunque ellos profesan a Cristo, sin embargo al negar su luz, ellos lo niegan a él;
estos son anticristos,
quienes están en contra de él, aunque lo profesan;
y ellos son condenados por la luz,
quienes están en contra del poder de Dios y del evangelio.
El poder de Dios [la cruz] es el olor de la muerte para ellos, pero un olor de vida para aquellos que están en la vida.
Y, en mí ustedes tienen paz,' dice Cristo;
y él le da la paz a aquellos que están en él, que ningún hombre puede quitar;
'
pero en el mundo ustedes tienen aflicción,' dijo Cristo;
esto es, en Adán, en la caída de la justicia y santidad;
porque en justicia hay paz,
y en santidad la gente ve a Dios;
y fuera de esta santidad ellos no ven a Dios.

Con respecto a beber el nuevo vino, y quienes beben el vino viejo,
y quienes son los odres que contienen a cada uno.
Y cuyos dientes sufrirán la dentera, y quienes no.

Ahora todos los que son llamados cristianos,
ellos profesan creer en el nombre de Cristo;
sin embargo mírenlos, vean qué familia confundida son,
peores que los turcos, y los mogoles, y los paganos;
porque en el país de los turcos hay judíos, cristianos y turcos,
y los turcos guardan su día de reposo en el sexto día,
y los judíos en el séptimo día, y los cristianos en el primer día;
y los turcos no los persiguen por causa de religión, sino los dejan disfrutar sus reuniones.
Y se dice del mogol, que han habido sesenta clases de religión en su país;
pero él no persigue a nadie por su religión, sino que los deja que tengan sus reuniones.
Y que todos aquellos que son llamados cristianos, que profesan el nombre de Cristo,
que ellos se persigan los unos a los otros,
y que se destruyan en pedazos con respecto a la adoración, y la religión,
y el edificio con campanario, al cual ellos le han dado el título de iglesia;
el cual es un título tomado del pueblo, y dado a un edificio.
Y que ellos se persigan el uno al otro acerca de comer carne y pescado,
Cuaresma, los días santos, y acerca de ayunos, y acerca de abrigos blancos,
abrigos negros, fajas, estolas y capuchones, altares, cruces,
y candelabros, y acerca de posesiones,
y correr a las tumbas por reliquias, y lugares para visitar como esos.
Y que aquellos que confiesan a Cristo deberían salir de las cosas externas,
y destruirse en pedazos los unos a los otros acerca de cosas externas,
y matar, encarcelar y quemarse los unos a los otros por esas cosas;
y por sus sacramentos, bautismos,
los cuales son el pan, y el agua, y el vino.
El reino de Dios no consiste en comida, ni en bebidas, ni en carne,
ni pescado, ni días santos, ni días de ayuno, ni estolas, ni capuchones,
ni fajas, ni abrigos blancos, ni altares,
ni candelabros, ni procesiones, ni cuentas, ni iglesias.
El reino de Dios consiste en justicia y en fe, y gozo en el espíritu santo;

y donde hay justicia hay paz;
y donde hay verdadera fe hay victoria,
y edificación de los unos a los otros en santa fe;
pero fuera de esta fe no hay edificación, ni victoria;
sino Caín, el sacrificador, persiguiendo a Abel.
Y por lo tanto ellos no son considerados hombres sabios y mujeres sabios,
los que se persiguen los unos a los otros acerca de cosas en las que el reino de Dios no está.
Por lo tanto ámense los unos a los otros, en vez de perseguirse los unos a los otros;
y sean mansos, y no altaneros; y supliquen en vez de amenazar;
y bendigan, en vez de maldecir; y amen, y no odien; y hagan el bien, y no el mal;
y vivan en la voluntad de Dios, y no en la voluntad propia;
y procuren la religión de Cristo, y no la de ustedes;
porque ustedes se persiguen los unos a los otros acerca de las cosas que ustedes inventan, y no las de Cristo;
porque la religión de Cristo no admite ninguna persecución o violencia, ni odio por los amigos o enemigos;
pero la religión propia odiará y perseguirá a ambos;
los tales niegan a Cristo, manifestando que no son de Dios.
Y por lo tanto morderse y devorarse los unos a los otros ha sido la manera en que en que se consumen los unos a los otros.
Porque, ¿acaso no habían más cristianos verdaderos entonces,
de que lo que había antes de que surgiera el papa?
Porque cuando ellos comenzaron a morderse los unos a los otros, entonces ellos se consumieron los unos a los otros.
Y ustedes leen en las escrituras de los dos odres,
el odre viejo que tiene el vino viejo; y el nuevo odre que tiene el nuevo vino;
y aquellos que beben el nuevo no querrán beber el viejo;
y aquel que bebe el viejo, no deseará beber el nuevo.

Y Cristo es la vid que ofrece este nuevo vino, que es puesto en la odre nueva;
y aquellos que creen en su luz, y llegan a ser hijos de su luz,
siéntense debajo de su vid, y beban de su vino.
Y Adán en la caída en su odre viejo,
que tiene el vino viejo de la transgresión, donde están todas las uvas amargas,
y aquellos que se sientan en la transgresión beben de las uvas amargas,
de las cuales su odre está lleno, lleno del vino de la ira de la fornicación.
Por lo tanto ellos no beberán del nuevo.
Por lo tanto este vino viejo, que viene de las uvas amargas, pone todos sus dientes en la orilla,
con los cuales ellos muerden y se devoran los unos a los otros,
y por lo tanto son consumidos los unos por los otros, y se devoraron los unos a los otros,
por sus mordidas con sus dientes en la orilla.
Que todos los lugares llamados cristianismo testifiquen de esto
desde que ha habido un papa, y desde que surgió el turco;
y como era antes de que hubiera un papa o un turco;
qué sonrisas y mordidas con sus dientes en la orilla,
y consumo los unos de los otros ha habido y hay, hasta este día, acerca de religiones que ellos mismos crearon,
y son las obras de sus propias manos, (contrario a la religión de Cristo y los apóstoles),
y se han alimentado de las obras de sus propias manos,
y se han mordido los unos a los otros con sus dientes en la orilla, que no querían.
Pero aquellos que beben del nuevo vino y no desean beber del viejo no muerden,
sino que se aman los unos a los otros, y aman a sus enemigos;
y por lo tanto no son consumidos los unos por los otros,
sino viven en amor, paz, y unidad,
y procuran aquello en lo que el reino de Dios está,
justicia, y fe, y gozo en el espíritu santo.
Y hay una religión pura desde lo alto, que se mantiene alejada de las manchas del mundo;
la cual es, visitar al huérfano, y ayudar a las viudas,

y vivir en la unidad y comunión del espíritu, lo cual es el vínculo de paz;
y vivir en la ley del espíritu de la vida, que libera de la ley del pecado y la muerte,
y esta vida existía antes que existiera el pecado o la muerte.
Y siéntense debajo de su propia vid, Cristo,
en la comunión del evangelio, el poder de Dios,
y este poder de Dios existía antes que existiera el diablo,
y es la iglesia en Dios, y Cristo es su cabeza.
Pero aquellos que tienen el viejo odre lleno del viejo vino,
que viene de las uvas de la transgresión, (por medio de lo cual sus dientes están en la orilla),
obedecen la ley del pecado y la muerte,
y están bajo la autoridad del príncipe del aire y la oscuridad,
y están bajo el poder de la muerte,
y ellos llevan a cabo sus lujurias y sus obras, quien era un mentiroso desde el principio,
cuya religión está en la mentira, y no en la verdad que nos libera;
pero eso es aquello de lo que el diablo está fuera, y todos sus siervos,
y por lo tanto ellos pelean en contra de la verdad con sus dientes en la orilla,
quienes están embriagados con el vino viejo;
y estos no pueden soportar oír la verdad, y el espíritu para guiar a la gente,
quienes primero la odian en sí mismos y la apagan, y la afligen;
pero el Dios de verdad apagará su ferocidad
y afligirá a aquellos que afligen su espíritu, el cual les dado a ellos;
quien juzgará al mundo en justicia,
y los secretos del corazón de cada uno, de acuerdo al evangelio,
y todos tendrán una recompensa de acuerdo a sus obras.
Y todos ustedes que profesan a Jesús, y viven fuera de la ley de Jesús,
la ley de amor y fe, y el espíritu de vida que está en él,
todos ustedes amontonados por causa de las palabras de él y las de sus apóstoles,
como los escribas, fariseos, judíos, y saduceos,
quienes profesaron la ley de Dios y sus profetas,
y vivieron fuera de la ley de Dios, y de la vida de sus profetas;
aquellos estaban amontonados, como están los cristianos ahora, quienes no viven en la ley de Jesús;
quienes no pueden edificarse los unos a los otros, sino que son los odres viejos, llenos de vino viejo,
cuyos dientes están en la orilla, rasgando y mordiendo a los justos, y los unos a los otros;
pero los justos reinarán, y su simiente tendrá la victoria,
y Dios quebrará los dientes del impío.

Con respecto a reunirse en el nombre de Jesús.

Cristo Jesús el segundo Adán, quien vino para andar entre los hijos del caído Adán,
ustedes pueden ver el comienzo del establecimiento de sus reuniones cuando él dijo: 'donde dos o tres están congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.'
Por lo tanto ustedes ven aquí que Cristo comienza con unos pocos, dos o tres;
porque habían reuniones de judíos, escribas y fariseos, en sus templos y sinagogas.
Y de la misma manera habían reuniones de los paganos en el templo de Diana.
Y todos aquellos que se reunieron en el nombre de Jesús vinieron de las sinagogas de los judíos y del templo,
y de la misma manera los gentiles, en el nombre de Jesús, cuyo nombre está por encima de todo nombre,
y no hay salvación en ningún otro nombre bajo todo el cielo, sino en el nombre de Jesús,
en el cual está la verdadera reunión, donde todos conocen su salvación.

Y así aquellos que están reunidos en el nombre de Jesús, están reunidos en su poder y autoridad.
Porque ustedes saben cuando un impuesto o tasación es adquirida en el nombre del líder o líderes de una nación,
viene con poder y autoridad, y ustedes lo obedecen ya sea activa o pasivamente.

Y por lo tanto aquellos que están reunidos en el nombre de Jesús,
ellos están reunidos en el poder del segundo Adán,
cuyo poder y autoridad están por encima del poder de los hijos e hijas del primer Adán;
por el poder de quien, y en cuyo nombre, la gente está reunida allí;
pero Cristo, cuyo nombre está por encima de todo nombre,
no hay salvación por ningún otro nombre bajo el cielo, sino por el nombre de Jesús;
y aquellos que están reunidos en este nombre de Jesús,
por su poder, en el cual ellos conocen su salvación,
ellos ven que no hay salvación en ningún otro nombre bajo todo el cielo,
ni reunión, por las cuales ellos se reúnen.
Ellos se despiden de todos los otros nombres y reuniones bajo el cielo,
sabiendo que no hay salvación excepto en el nombre de Jesús;
y esto cumple la profecía de Jacob, quien dijo:
'El cetro no será quitado de Judá, ni la vara de autoridad
de entre sus pies, hasta que venga Siloh;
y le obedecerán los pueblos.'

Entonces está claro que si la reunión de todas las naciones es para Cristo,
ellos deben abandonar todo aquello en lo cual estaban reunidos antes.
Y por lo tanto, eso hace que todos los líderes de los caminos nacionales que los sostienen estén enojados;
y con eso, el cordero hace guerra en justicia,
continuando en conquista y a conquistar
, para que él pueda gobernar, quien tiene el derecho,
para que él pueda someter a todas las cosas para sí mismo;
en cuyo nombre se deben hacer todas las cosas,
y con quien todo el pueblo debe estar reunido,
a quien Dios ha dado como salvación hasta los confines de la tierra.
Y de la misma manera, esto cumple la profecía de Moisés, quien dijo:
Dios levantará un profeta como yo,
a quien el pueblo escuchará en todas las cosas,

quien es la salvación hasta los confines de la tierra,
ante quien se deben reunir todas las naciones de la tierra;
y aquellos que están reunidos en su nombre le oyen y deben oírle en todas las cosas,
por medio de quien todas las cosas fueron hechas y creadas,
quien fue glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo.

Jorge Fox

<arriba><cartas anteriores><cartas siguientes>>>>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino


Arriba | Quienes Somos | Inicio