La Cruz Perdida de la Pureza



UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


La continuación del Volumen 1

250.-Una advertencia a todos para que se mantengan fuera de las modas vanas del mundo, que los llevan a estar por debajo de la vida seria; y a no modelarse a sí mismo según el mundo


Amigos,

Manténganse fuera de las modas vanas del mundo;
no dejen que sus ojos, mentes y espíritus
vayan detrás de cada moda (de vestimenta) de las naciones;
porque eso los alejará de la vida sana
hacia la unidad con ese espíritu que lleva a seguir las modas de las naciones,
según toda moda de vestido que se levanta.
Sino procuren aquello que es sobrio y modesto, y mantengan sus vestidos simples,
para que en esto ustedes puedan juzgar al mundo, cuyas mentes y ojos están en
'lo que ellos vestirán, y lo que comerán.'
Y Amigos que ven el mundo que tan seguido altera sus modas,
si ustedes las siguen, y van detrás de ellas, ustedes no pueden juzgar al mundo por eso,
sino más bien el mundo los juzgará a ustedes.
Por lo tanto, manténganse en la modestia, y la sencillez,
y el fervor, y la sinceridad, y sean prudentes;
porque aquellos que siguen esas cosas, que el mundo inventa diariamente,
no pueden ser sólidos;
y muchas modas pueden ser probadas,
tanto de sombreros, y gorros, como ropas de hombres y mujeres que diariamente son inventadas,
las cuales, aquellos que van hacia ellas, están cerca del espíritu del mundo,
y sus ojos están mirándolos,
cuando deberían estar sobre el Señor,
de quien ellos reciben el juicio.
Por lo tanto supriman ese espíritu del mundo que va hacia tantas modas
para agradar los deseos de los ojos, los deseos de la carne, y la vanagloria de la vida.

Y no se modelen a sí mismos de acuerdo a sus deseos anteriores de ignorancia;
y dejen que el tiempo pasado sea suficiente,
en el cual ustedes han vivido de acuerdo a los deseos de los hombres,
y al camino del mundo,
para que puedan vivir el resto de su tiempo en la voluntad de Dios,

no pensando en qué van a comer,
qué van a beber, o con qué se vestirán;
para que en esto sus vidas puedan juzgar las de los paganos,
y que ustedes puedan ser como los lirios.
Porque ustedes no trajeron nada al mundo,
ni se llevarán nada de él.

Y, por lo tanto, mientras el ojo está buscando toda nueva moda,
y la mente y el deseo tienen sed de obtenerla;
y cuando la tiene, eleva la mente,
y así lleva hacia el juicio de aquellos que están en la vida sobria,
y del mundo también, y para ser como ellos.
Por lo tanto tengan cuidado con las modas del mundo,
no sea que ustedes sean moldeados en su espíritu,
y eso los llevará a despreciar la verdad,
y elevar el ojo equivocado, la mente equivocada, y el espíritu equivocado,
y a herir y cegar el ojo puro, y la mente pura, y apagar el espíritu santo;
y por medio de juguetes tan necios, y modas, y cosas pasajeras,
ustedes pueden perder sus condiciones.
Por lo tanto tengan cuidado con la vanidad del mundo,
y no confíen en las riquezas inseguras, ni codicien las riquezas de este mundo,
sino busquen el reino de Dios, y su justicia,
y todas las otras cosas serán añadidas;

y que sus mentes están por encima de las modas de vestir costosas y vanas,
y tengan presente al hombre escondido del corazón, el cual es un espíritu manso y quieto,
el cual es de gran precio para el Señor.

Y mantengan la justicia y la verdad en todos sus asuntos y negocios,
en la palabra, y para la forma de palabras sanas, en el poder del Señor
y en igualdad, en el sí y el no en todos sus negocios,
para que sus vidas y conversaciones estén en el cielo, y por encima de la tierra,
para que ellos puedan predicar a todos aquellos con quienes ustedes tienen que lidiar;
para que ustedes puedan ser como una ciudad sobre un monte, que no se puede esconder,
y como luces del mundo,
respondiendo al principio de igualdad en todos,
para que Dios pueda ser glorificado en todas las cosas.
Para que ustedes pueden pasar su tiempo aquí con temor,
como peregrinos, y extranjeros, y visitantes,
teniendo los ojos por encima de todas las cosas que son inciertas,
como ciudades, casas, tierras, bienes, y cosas de abajo.
Ténganlas como si no las hubieran tenido;
y aquellos que se casan, como si no se hubieran casado;

más bien como teniendo una ciudad, cuyo edificador y constructor es Dios,
y una posesión de una herencia que nunca se desvanecerá,

en la cual ustedes tienen riquezas que morarán con ustedes eternamente.

Jorge Fox

251.

Mis estimados amigos en la verdad y la semilla de Dios,
en la cual está la pureza y la vida,
dejen que eso fluya desde la cabeza hacia los pies,
para que la rectitud y la justicia puedan correr por nuestras calles como un arroyo.
Porque ahora los Amigos han llegado a ser un pueblo reunido en el santo nombre de Jesús.
Por lo tanto todos deben caminar dignos del alto llamado de Dios en Cristo Jesús;
y como cada uno que le ha recibido, así caminen en él,
como corresponde al evangelio, el cual es el poder de Dios,

el cual existía antes que existiera el diablo;
para que en eso sus vidas puedan brillar ante los hombres, para responder a eso de Dios en todos,
para que ellos puedan ver sus buenas obras,
y glorificar al Padre que está en los cielos.

Y así, caminen en la luz como hijos de la luz y del día.
Porque ustedes saben que anteriormente nosotros clamamos en contra de los poderes de la tierra,
porque el juicio, y la justicia, y la rectitud
no corrieron por sus calles.
Y ahora que los Amigos han llegado a ser un gran pueblo,
acaso no correrán por nuestras calles el juicio, y la justicia, y la rectitud
como un arroyo y un diluvio, para echar fuera toda la suciedad de entre nosotros.

Y ahora que los Amigos han llegado a ser un buen aroma en los corazones de todo el pueblo,
ellos tienen un amigo en su casa que rogará por ellos;
por lo cual los Amigos han sido guardados y preservados en la vida,
para responder al amigo en sus casas.
Y ya que Dios les dio su dominio y favor,
no lo pierdan, sino más bien auméntenlos en la vida;
porque al principio ustedes saben que muchos no pueden tomar suficiente dinero
en su negocio para comprar pan con él;
todo el pueblo se mantuvo alejado de ustedes, cuando ustedes estuvieron en el bien,
y les dieron el lenguaje sencillo, y estaban en una palabra;
pero ahora saben, por medio de la vida, habiendo llegado a responder a eso de Dios en todos,
ellos dicen que ellos confiarán en ustedes antes que a su propio pueblo,
sabiendo que ustedes no engañarán, ni les harán mal, ni los embaucarán, ni los oprimirán.
Porque ahora el clamor está entre aquellos que están afuera,
¿dónde hay un cuáquero para este negocio o este otro?
De modo que ellos tratarán con los Amigos antes que ellos traten con los suyos.
¡Oh! Por lo tanto amigos, quienes han adquirido esto por medio de grande sufrimientos,
no pierdan este gran favor que Dios les ha dado,
para que ustedes puedan responder al testigo de Dios en cada hombre,
el cual testifica de su fidelidad,
para que ustedes puedan glorificar a su Padre en nombre de ustedes.

Y ahora, amigos, si hay alguna opresión, exacción o fraude
al poner un precio, a través de la libertad que Dios les ha dado,
el mundo verá eso, y dirá que los cuáqueros no son como eran antes;
por lo tanto los tales deben ser exhortados a la equidad y verdad.
Y también, si alguien llega a estar endeudado, y aspira a grandes cosas,
y hace gran alarde en el mundo de los bienes de otro,
lo cual llega a ser carga para otros,
y se eleva a sí mismos con aquello que no es de él,
y no es capaz de satisfacerlos, de acuerdo a su tiempo y palabra;
los tales se dañan a sí mismos, ponen cargas sobre otros, y los oprimen,
y traen aflicción, y causan que el corazón se levante en ellos
al ver a los tales crecer en opresión;
por lo tanto los tales deben ser exhortados a la justicia, la equidad y la rectitud,
y una medida pareja, para hacer como ellos quieren que se haga con ellos.

Y también, aquellos que tienen el nombre de cuáqueros,
quienes están en la tierra, y ponen sus nidos allí con facilidad;
los tales llegan a clamar en contra de las reuniones de los cuáqueros,
diciendo: afuera las formas; y no vienen a nuestras reuniones,
y dañan a otros, por lo cual el mundo tiene una ocasión en contra de la verdad.
Por lo tanto los tales deben ser exhortados,
porque ellos nunca conocieron la adquisición de la verdad,
y si la hubieran conocido, ahora la han vendido.

Y amigos, no se olviden de reunirse,
como es la costumbre de algunos, y como era;
no sea que haya un corazón impío de incredulidad, al alejarse del Dios viviente,
sino exhórtense los unos a los otros diariamente;
y tanto más a medida que se acerca el día,

mostrando más luz, más día, más edificación,
más exhortación en la luz, y en el espíritu,
en comunión los unos con los otros.
Y aquellos que no dejan de reunirse,
como era la costumbre de algunos en los días de los apóstoles,
y como es la costumbre de algunos ahora,
los tales crecen más y más en el corazón impío,
separándose del Dios viviente.
Y esto trajo la apostasía, la cual fue establecida por los apóstatas,
y el cuerpo entero de tradiciones insignificantes.
Por lo tanto aquellos que están en el poder eterno de Dios
deben exhortarlos a ellos a hacer caso y ser sabios.

Y también, todos esos espíritus rebeldes que han profesado (falsamente)
y han llegado a estar bajo el nombre de cuáqueros,
cuyas palabras impías corrompen los buenos modales,
deben ser exhortados de casa en casa.

Y también tales jóvenes, muchachos y muchachas jóvenes, quienes van por caminos juveniles,
y se toman la libertad de ir hacia los placeres,
y a jugar, y a las tabernas y la borrachera;
lo cual corrompe la tierra,
lo cual es una señal que ellos están muertos en vida.
Y estos matan a los justos, y ponen cargas sobre los rectos,

y causan que se hablen cosas impías del camino de la verdad.
Por lo tanto los tales deben ser exhortados a vivir en la verdad,
y a ir hacia aquello que hace morir lo que lleva hacia la muerte;
de modo que la verdad sea adornada por ellos.

Y también aquellos que no quieren ir a las reuniones, y claman en contra de los que van,
y dicen: esas son formas de hombres;
y unas veces ellos no dan la mano;
y otras veces ellos mantienen sus sombreros puestos cuando los Amigos oran,
y sin embargo secretamente van hacia las casas de los impíos, como lo han hecho varios.
De estas cosas abominables ellos deben ser exhortados y reprendidos.
Y si no se arrepienten,
y llegan a juzgar y condenar aquellas cosas que ellos han hecho incorrectamente,
y viven en aquello que condena,
entonces denles un escrito para sacar sus transgresiones
y malas acciones fuera de las mentes de los Amigos;
y de la gente del mundo, manifestando su arrepentimiento;
si ellos no se arrepienten, ni juzgan ni condenan,
ni entregan un escrito en contra de tales malas acciones,
las cuales hacen al mundo hablar mal de la verdad y del camino recto,
entonces los Amigos deben darle un escrito al mundo,
para certificar en contra de ellos, para aclarar la verdad.
Y hubiera sido mejor si ellos nunca hubieran profesado el nombre,
ni conocido la verdad,
ni hubieran llegado a estar entre aquellos que estaban reunidos en el nombre de Jesús,
y en la forma de las palabras sensatas,
y en el hijo de Dios y la piedad,
que haber ido hacia una forma propia,
la cual ellos han recibido, sí, incluso de lo peor de los hombres;
quienes por medio de esto han llegado a estar bajo el juicio de la gente común y externa.
Y, por lo tanto Amigos, toda impureza, de toda clase,
e injusticia, e infidelidad,
y maneras juveniles de salirse, y de elevarse,
deben ser exhortas y reprendidas;
de modo que la verdad y la justicia puedan fluir,
por medio de las cuales ustedes pueden mantener aquello que han comprado,
y mantenido por medio de grandes sufrimientos, y algunos hasta la muerte;
para que la verdad en todas las cosas pueda ser adornada.

Y todos aquellos que son chismosos, entrometidos, traicioneros, y murmuradores,
deben ser exhortados a que pongan atención a su propia condición,

para que puedan vivir en la verdad,
y a no llevar a otros a las palabras, en las cuales no hay ganancia;
para que la verdad pueda fluir, y la vida pueda fluir,
y la unidad pueda aumentar en el espíritu y el poder;
para que todos puedan llegar a vivir en el orden del evangelio,
que existía antes que existiera el diablo, o la enemistad, o el adversario.

Y todos aquellos que claman: 'Fuera con sus leyes, no queremos ninguna de sus leyes.'
A aquellos que vienen a la ley del espíritu de la vida en Cristo Jesús,
que nos libera de la ley del pecado y la muerte,

y derriba esa autoridad;
y esta vida existía antes que existieran la muerte y el pecado, y permanecerá cuando ellos ya no estén;
y en la vida en Cristo Jesús,
está la comunión y unidad y vínculo de paz de los santos.
Todos aquellos que claman tanto en contra de les leyes, son los hijos de Belial,
y no quieren tener el yugo de la ley del hijo de Dios.
Los tales siempre fueron agitadores, fomentando problemas y una división del cuerpo,
y ellos se tomaron la libertad de decir cualquier cosa;
como ustedes pueden leer en el libro de Reyes,
en los días de Jezabel, y en los días de Esteban;
y sin embargo aquellos que claman tanto en contra de las leyes,
no obstante ellos mismos viven en la ley del pecado y la muerte;
la cual ellos obedecen cuando hacen el mal;
quienes están sin el entendimiento de la ley justa,
en la cual los justos viven y ven.
Por lo tanto, los tales deben ser exhortados y reprobados,
si ellos son llamados con el nombre cuáqueros, y no están en la vida.
Por lo tanto esa justicia, juicio, y justicia
puede fluir como un río, y como un arroyo, y ahuyentar toda la suciedad de entre nosotros;

para que nada sino el poder de Dios,
y la vida de la verdad, pueda gobernar entre nosotros;
para que el Dios viviente, quien los ha bendecido a ustedes con sus riquezas celestiales y sus misericordias,
y las ha manifestado grandemente entre ustedes,
pueda ser honrado en todas las cosas, y magnificado, y exaltado.
A quien pertenece todo, Dios sobre todo, bendito para siempre.
Para que cada persona pueda adornar la verdad, y el evangelio,
y ocuparse de los asuntos del Señor antes que de los suyos.
Y todos sean sensibles a la gloria de Dios,
y sean cuidadosos, para que en ninguna manera su nombre y la verdad sean deshonrados.

Jorge Fox

Por lo tanto que esto sea leído en todas sus reuniones de hombres y mujeres,
quienes deben tomar nota de todas tales cosas.
Por lo tanto no más, sino mi amor en la simiente universal de Dios,
quien nunca pecó,
quien es el primero y el último, la piedra principal y angular.

252.
A los Amigos en el ministerio, esparcidos en Virginia, Maryland, Nueva Inglaterra,
Barbados, y otras plantaciones al otro lado del mar

A todos ustedes que ministran exteriormente en esos lugares, esta es la palabra del Señor a todos ustedes:
vivan en la humildad de la mente, y la mansedumbre del espíritu, y la pureza de corazón,
y sean ejemplos en sus vidas, y castos en su conducta,
en santidad de mente, para que ustedes puedan ser un buen aroma
entre el pueblo donde ustedes vayan.
Hagan que todas las expresiones groseras, livianas, y desabridas,
estén fuera de sus mentes y bocas, que no edifican la nueva vida;
y manténganse sencillos para Dios, y de un sólo corazón ante el hombre,
y sencillos en todas las cosas, y humildes.
Porque es la palabra del Señor, y la luz de Dios,
que profetizó y reveló
la dispensación del evangelio de Cristo al pueblo.
Sean fiel en ello, y caminen de manera que pueden responder a eso,
y para ese don santo o manifestación de la profecía.
Y que nadie sea elevado con eso, porque la vida rebaja y derriba,
a medida que ustedes son guardados en su santidad, y la sabiduría de Dios;
por medio de lo cual ustedes responden a aquello de Dios en todos.
Esto no entorpece el efecto de ello que ustedes tienen que ministrar;
pero la vida está abierta para recibirla,
al caminar y responder a aquello que ustedes tienen para ministrar;
aunque la parte contraria puede levantarse en contra de ustedes.
Estén en unidad entre ustedes mismos,
para que no hagan sectas ni divisiones, ni hagan tropezar al débil.
Porque ustedes conocen ese espíritu maldito que causó rasgaduras
y entró en los afectos y partes superiores de la gente,
ha enterrado al testigo de Dios en muchos, y ha abierto las rasgaduras,
(que pueden irrumpir también en otras edades en contra de la verdad, y aquellos que viven en ella),
que con el tiempo se marchitarán y desvanecerán, como pasto sobre el techo de la casa,
y sus flechas se irán hacia sus propias entrañas,
que son disparadas en contra de los justos, tanto del profesante como el profano.
Y por lo tanto sean valientes por la verdad sobre la tierra,
aborreciendo toda impureza e injusticia,
reprimiendo todas las pasiones y afectos juveniles,
y manteniéndose por encima de ellos, mostrando la nueva vida a aquellos que están en la vieja,
y una nueva conversación para ellos que están en la vanidad,
y bondad a todos los perversos,
y rectitud a todos los torcidos,
y sencillez a todos los que son duros,
y humildad a todas las montañas de impiedad e injusticia;

porque el Cordero debe tener la victoria.
Y así ustedes pueden ser la corona los unos de los otros, con júbilo y regocijándose en el Señor,
y no en la pena y el dolor de otros.
Y así para que todos los que se han salido puedan ser llevados al testigo de Dios,
(que los convenció al principio), y a la vida para responderla;
por medio de la cual ustedes pueden llegar a tener unidad con Dios,
y con ellos en la vida eterna y perpetua.
Y algunos de ustedes debería tomar a algunos de los Amigos eminentes, verdaderos, buenos y rectos,
y vayan y discutan con algunos de los reyes paganos,
deseándoles que se reúnan a su concilio y su pueblo,
para que ustedes puedan declarar la verdad eterna de Dios,
y su camino eterno de vida y salvación para ellos;
sabiendo que Cristo es la promesa de Dios para ellos,
un pacto de luz a los gentiles, (que son los paganos),
quien es también el nuevo pacto para los judíos;
porque ustedes han estado entre los profesantes antiguos y corruptos,
y han visto el poder del Señor sobre ellos.
Por lo tanto ahora vayan a los gentiles, para quienes Cristo es dado como un pacto de luz,
y de salvación, hasta los confines de la tierra.
Para que la luz pueda ser predicada y anunciada por todos los países de los reyes y príncipes paganos;
y por lo tanto, a medida que ustedes sienten y son movidos, alrededor de seis o más personas,
viviendo en aquellas partes cerca de ustedes, para ir con ustedes, como yo dije,
y deseen que los reyes reúnan su concilio y súbditos,
para que ellos puedan oír aquello que ha sido prometido a ellos,
el pacto de luz eterno de Dios,
y de vida, y salvación, hasta los confines de la tierra.
Y por lo tanto, sean fieles en su poder, que existía antes que existiera el diablo;
quien ha puesto al pueblo en la oscuridad,
y los ha hecho que estén en contra los unos de los otros.
Ustedes teniendo puesta la armadura de luz, que existía antes del poder de la oscuridad,
(y que debe estar en contra de ellos),

y teniendo puesta la coraza de justicia,
para que puedan estar en contra de toda injusticia,
y el escudo de la fe, y el yelmo de la salvación,
y la espada del espíritu, que es la palabra de Dios,
que existía antes de que el mundo existiera;
por medio de lo cual ustedes pueden probar y discernir en sabiduría,
y en entendimiento ustedes pueden juzgar,
y sentir por medio de la palabra de reconciliación
dada a los siervos de Dios, sus hijos, y sus hijas;

y esta palabra de fe es ahora predicada,
la misma que estaba entre los apóstoles, la cual todos deben obedecer y hacer;
que reconcilia con Dios, y a los espíritus justos de los hombres, y los unos con los otros.
Por lo tanto no más, sino mi amor para todos ustedes en la eterna simiente de Dios que nunca cambia.
Porque la palabra es la misma ahora como lo era al principio, en épocas pasadas, manifestada sobre todo;
la cual muchos miles han recibido;
Gloria y bendición al Señor Dios para siempre.
Por lo tanto sean fieles, para que puedan ser la corona de otros,
y regocijándose en el Señor, yendo juntos en el amor y el temor del Señor.
Porque Amigos en Maryland eran todos un pueblo hermoso;
y Amigos, ustedes han tenido una gran experiencia de ese espíritu que corre hacia el sombrero,
(aquellos que clamaban y formaron una secta basada en dejarse puesto el sombrero durante la oración)
que no era de Dios, que es esparcida en el mundo (y no engendró a nadie para Dios),
que debe ser herido por la simiente de Dios,
Cristo Jesús, quien reúne para Dios.

Jorge Fox

Londres, el día primero del séptimo mes, del año 1667.

253.
A los Amigos en Holanda.

Estimados Amigos,

En el poder eterno del Señor Dios yo saludo a todos los fieles y rectos,
entre quienes el Señor tiene gozo y deleite;
en el poder eterno de Dios ustedes tienen su unidad, comunión, y dominio.
Y por lo tanto amigos, todos los sufrimientos de los Amigos, de cualquier tipo,
por causa de la conciencia, para Cristo,
en Holanda, en Alemania, en Zelandia, Gilderland, en el Palatinado,
en Frislandia, Sweedland, Suiza, y Bamburg,
envían un informe por lo que han sufrido, y por mano de quién;
junto con los ejemplos de lo que ha sucedido con los perseguidores;
con sus documentos y exámenes,
envíenlos todos a Londres, a los Amigos allí;
de modo que si algún embajador o agente, de cualquiera de estos lugares, viene a Londres,
los Amigos puedan hacer una aplicación para ellos;
porque hay algunos Amigos, quienes están ordenados para el mismo propósito,
para tener conocimiento de tales cosas.
Y de la misma manera, si algún Amigo ha ido a alguna de esas partes del mundo,
y no ha caminado de manera que responda al evangelio de la verdad,
sino han caminado escandalosa y desordenadamente;
ya sea que ellos hayan sido lo que vinieron a ministrar,
o marineros, y distribuidores, o mercaderes, o capitanes,
por medio de lo cual el Señor Dios ha sido deshonrado,
y su santo nombre ha sido blasfemado, por el cual su pueblo es llamado.
Y también todos aquellos que no han sido fieles a sus llamados entre los hombres,
sino que han sido engañadores en sus llamados,
y han exigido y arrancado, y no han sido fieles a su palabra;
al hacer esto ellos causan que se hable mal del nombre santo del Señor Dios,
y su justa verdad.
Que una lista de todos ellos pueda ser escrita, y enviada a Londres,
de aquellos que deben recibirlos; y si ellos condenan esas cosas,
y he producido un documento de condenación en contra de ellos,
si es así, que nosotros tengamos una copia de él también,
para quitar el reproche de sus transgresiones de los Amigos.
Y que los Amigos fieles entre ustedes se reúnan,
para considerar y cuidarse de estas cosas.

Jorge Fox

254.

Amigos,

Que sus afectos sean puestos en las cosas que están arriba;
porque si están en las cosas de abajo, entonces sus mentes, cuerpos, almas y espíritus,
serán llevados al cautiverio,
y en eso el mal entrará en ustedes y los recargará,
lo cual debe ser reprimido por la semilla de vida;
y aprendan la verdadera humildad de Cristo, el segundo Adán.
Y así todos aquellos que vigilan el alma, deben tener el ojo inmortal;
porque el alma es inmortal;
y por lo tanto todos los ojos deben ser mantenidos por encima de lo que es mortal,
y fuera de ello hacia el Dios inmortal,
cuya morada está en la luz.

Y así ocupen sus mentes en el evangelio, el cual es inmortal,
y el gobierno de aquel que nunca pecó ni cayó,
y para conocer su abundancia diariamente, el cual no tiene fin.

Porque el Señor está estableciendo su iglesia en justicia y verdad,
cuya iglesia no tiene manchas, ni arrugas, ni mácula, ni ninguna cosa así.
Y su pueblo es una generación santa, y ellos deben defender la santidad,
y en esta santidad ellos verán a Dios entre ellos;
y que todos vean que ellos mantienen su propia viña limpia.

Estimados amigos, hagan caso al evangelio, el cual es el poder de Dios,
el cual existía antes que el diablo y el antiguo Adán existieran;
en este poder está el orden hermoso;
y fuera de este poder están todas las órdenes que no son hermosas.
Y por lo tanto conozcan el gobierno de Cristo, y el aumento de aquello que no tiene fin;
y este gobernador y gobierno existían antes que el diablo y el antiguo Adán existieran,
y permanecerá cuando todo eso se haya acabado.

Jorge Fox

255.

Estimados Amigos,

Todos quienes desde el comienzo han sido convencidos de la verdad de Dios,
pero han regresado al mundo, o se han ido hacia la borrachera, los juramentos, el placer,
y la soltura, o hacia las antiguas misas, o han vendido la verdad por una esposa o esposo,
y han ido a los sacerdotes de manera encubierta para casarse, contrario a la verdad que ellos han profesado:
todos estos deben ser amonestados a ir a la luz que los convenció al principio,
y produzcan un documento de condenación, y envíenlo a los sacerdotes,
y a esos lugares donde ellos han deshonrado a Dios, su verdad y su pueblo.
Y así para vindicar al verdad, para que nadie haga una burla de sus transgresiones;
al caminar alejándose de la verdad, hacen errar el ciego;
para que la casa pueda ser barrida,
y siendo que ustedes son una santa generación, para que puedan defender la santidad en su generación,
mientras el mundo impío defiende la impiedad.

Jorge Fox

Surrey, el día 10 del séptimo mes, del año 1668.

256.

Mis estimados amigos,

Vivan en la sabiduría de Dios, la cual es suave y pura desde lo alto, y complaciente;
lleven todos las cargas los unos de los otros, y así cumplan la ley de Cristo.
Y si aparece alguna debilidad en alguno de sus pensamientos,
eso no es para que nadie lo exponga y lo cuente en el exterior, no es la sabiduría la que hace eso;
porque el amor cubre multitud de pecados, y al amor edifica el cuerpo;
y aquel que mora en amor mora en Dios;
porque Dios es amor,
y el amor no es fácilmente provocado;
y por lo tanto guarden la ley del amor,
para reprimir aquello que es así provocado;
porque aquello que es fácilmente provocado tiene palabras, las cuales son para condenación.
Por lo tanto, que la ley del amor esté entre ustedes,
la cual no es fácilmente provocada;
y esta ley de amor que está entre ustedes,
reprimirá aquello que es provocado así, y sus palabras;
y así el cuerpo se edifica en amor.

Jorge Fox


257.

Estimados amigos,

Sean fieles en el servicio de Dios,
y ocúpense en los asuntos del Señor, y sean diligentes,
para que el poder del Señor sea llevado sobre todos aquellos que se han opuesto a él.
Y todos ustedes que son fieles, vayan a visitar a aquellos que han sido convencidos,
de casa en casa, para que si es posible ustedes no dejen ni una pezuña [persona] en Egipto.
Y por lo tanto, todos vayan a buscar la oveja perdida,
y tráiganla en sus espaldas al redil,
y habrá mucho más gozo por esa oveja que por las noventa y nueve en el redil.

Y, amigos, todos tengan cuidado de no dormir en las reuniones, y con la ebriedad, y con la monotonía;
porque es algo desagradable ver a alguien cabecear en una reunión,
y así perder el sentido del Señor.
Y es tanto una vergüenza como una tristeza, y aflige al recto y atento,
quien espera al Señor, el ver tales cosas;
y por los sacerdotes, el pueblo y otros, que vienen a nuestras reuniones,
y los ven, quienes se reúnen para adorar a Dios,
y a reunirse a esperarlo a él, y a tener comunión en su espíritu,
porque cuando ustedes se sientan cabeceando, es una vergüenza y una cosa indecorosa.
Por lo tanto tengan cuidado y vigilen, y que esto sea corregido;
y hagan caso de la luz y el poder de Cristo Jesús en ustedes,
y eso condenará todas esas cosas, y los llevará a estar fuera, y encima, de esas cosas,
y los hará vigilarse los unos a los otros para su bien.

Jorge Fox

Que esto sea leído en todas sus reuniones

258

Estimados amigos,

Mi amor por ustedes está en la verdad de Dios que no cambia,
en aquello que no es fingido y es eterno,
en el mismo poder, y la misma simiente de la vida que ha existido,
y que estaba la primera vez que predicamos entre ustedes.
Y por lo tanto amigos, el Señor en su gran poder eterno ha movido a algunos para ir a esas partes
a declarar su palabra de vida y evangelio eterno.
Y algunos no han caminado después como corresponde al evangelio,
tanto aquellos que lo han declarado, como aquellos que lo han recibido;
por lo cual ha habido un término del progreso de la verdad y el poder de Dios,
de modo que no habrá llegado a tener su curso completo;
y por medio de esto, cargas han sido puestas sobre los rectos e inocentes,
y en vez de cerrar las bocas del mundo,
ellos las han abierto para hablar mal de la verdad y el camino de Dios.
Y por lo tanto, amigos, este es el asunto en brevedad y sencillez,
todos los que llegan a sus plantaciones y su islas,
ya sea para ministrar o plantar, o como pasajeros para ver el país,
o como marineros, capitanes, distribuidores, o mercaderes,
quienes han deshonrado al Señor Dios y su verdad,
y han abierto las bocas del mundo para blasfemar a Dios,
y para hablar mal de su camino y santa verdad en la cual viven los justos;
los tales, yo digo, antes mencionados, quienes han llegado a la borrachera,
o la soltura en palabras y vida, y no han sido fieles en sus negociosos,
ni han mostrado algún carruaje inmodesto,
ni han llegado a estar en las cosas que el poder de Dios no estableció en el principio,
(en lo cual los Amigos fieles han continuado),
y han ido a las sectas y las disputas,
lo cual está fuera del poder de Dios en el cual están los Amigos,
quienes guardan sus habitaciones en Cristo Jesús, en quien hay paz.
Y todos los que de la misma manera han ido hacia la impureza,
y los que pretenden predicar el evangelio,
y están sentados en la tierra, como Demas,
y han abandonado el don de Dios,
y se han sentado en la tierra, y estiman la tierra antes que a él;

y así establecen su propio negocio, y desprecian el del Señor.
A aquellos que han llegado a los principios deteriorados de los Ranters,
que usan sus sombreros cuando los Amigos oran;
quienes, fuera de la sabiduría de Dios, quieren manifestar una separación del mundo,
y para demostrar que ellos no son del espíritu, poder y mente, como lo eran los Amigos al principio.
Como también, todos aquellos que hacen reportes falsos,
los cuales están prohibidos por el Señor entre su pueblo.

Estas cosas deben ser examinadas hasta el fondo,
para que la justicia y la verdad puedan fluir, y tener su paso por todos los corazones,
y todos puedan llegar a la habitación que ellos tuvieron al principio;
y todo lo que es contrario pueda llegar al juicio y la condenación.
Porque la casa debe ser barrida y limpiada de todas las cosas mencionadas anteriormente que han entrado en algunos,
para que puedan llegar a la vida santificada;
porque el Anciano de días ha llegado, y el juicio ha sido establecido,
y aquellos que han guardado sus habitaciones testifican de esto.
Y por lo tanto, amigos, este es mi consejo para ustedes,
yo quisiera que escribieran una lista de todas estas cosas mencionadas anteriormente,
en todas sus islas y plantaciones,
que sean inspeccionados completamente,
que aquello que es para el juicio y la condenación pueda ser llevado allí,
y para que ustedes puedan enviar un informe a los Amigos en Londres de aquellos que han venido de allá,
que desde entonces han sido escandalosos en su conducta.
De modo que todos puedan ir a aquello que los convenció al principio,
y a condenar sus acciones contrarias.
Y que los documentos puedan ser enviados al mundo,
quienes han conocidos sus transgresiones,
para vindicar la verdad y los Amigos, y para sacarla de sus bocas;
de modo que ellos no se puedan alimentar de las transgresiones de nadie;
para que los errores de algunos no sean culpados en todos los Amigos.

Jorge Fox

259

Mis estimados amigos,

Sean fieles en la verdad de la cual el diablo está afuera;
y en esta verdad ustedes tienen dominio sobre él.
Y vivan en el poder de Dios, el cual existía antes que el diablo existiera;
en este poder de Dios, que es el evangelio, es su comunión.
Y vivan en la luz, la cual existía antes que existiera la oscuridad, y el poder de ella:
en esta luz también está su comunión eterna;
y en esto ustedes conocerán la morada de Dios, la cual está en la luz.
Y moren en la vida, la cual existía antes que existiera la muerte,
y el diablo, el poder de ella;
y en esta vida ustedes tendrán el dominio sobre la muerte y el poder de ella.
Y así ustedes moran, quienes hacen caso a la luz, y caminen en ella;
y aquellos que hacen el mal no hacen caso a la luz.
Y por lo tanto caminen en la luz, como hijos de la luz,
y ustedes tendrán comunión los unos con los otros,
y con el hijo y el Padre.

Y por lo tanto obedezcan la palabra implantada, la cual puede salvar sus almas;
y eso mantendrá sus ojos y sus mentes por encima de todo aquello que no puede salvar,
y ustedes mantienen sus pies arriba de eso.
Y por lo tanto sean de esa buena fe que les da la victoria y acceso a Dios,
en la cual todos ustedes agradan a Dios, y tienen unidad los unos con los otros.
Y obedezcan la semilla de Cristo, que está por encima de todo aquello que hace sufrir,
Y existía antes que eso existiera, y permanecerá cuando eso ya no exista, lo que hace sufrir;
vivan en esa semilla, y conózcanla como su corona y vida,
y en aquello ustedes serán la corona los unos de los otros y el gozo en el Señor Dios bendito para siempre.
Y por lo tanto mantengan sus reuniones en el nombre y el poder del Señor Jesucristo quien nunca cayó;
y la simiente, Cristo, reina, en quien ustedes tienen vida,
quien estaba con el Padre antes de la fundación del mundo.

Jorge Fox


260

Estimados Amigos,

Si la verdad los hace libres, entonces ustedes son libres de verdad.
De manera que nadie es hecho libre, excepto por la verdad;
y todos los que son libres, son hechos libres por la verdad, son los hombres libres de Dios;
ellos son ciudadanos libres, son propietarios de una heredad eterna,
y libres en un reino eterno; y ellos son herederos libres de salvación;
y ellos son libres en la ciudad celestial Jerusalén que viene de arriba;
y ellos son libres en el poder de una vida eterna, que existía antes que existiera la muerte.
Por lo tanto ellos no son cautivos, no son siervos, no son servidores, ni esclavos.
Sino (tomen nota) hombres y mujeres libres.

¿Y qué los ha hecho hombres y mujeres libres, sino la verdad?
Porque si la verdad los ha hecho libres, entonces ustedes son libres de verdad.
Por lo tanto, libres para adorar a Dios en el espíritu y en verdad, (de lo cual el diablo está fuera),
para servir al Señor Dios en el espíritu y en la nueva vida.
Ellos están por encima de la serpiente, y debajo de su control;
y debajo del control del antiguo Adán, y sus rudimentos miserables,
y adoración de la voluntad,
y justicia falsa.
La verdad nos hace libres de todo esto; y nos hace libres para ser partícipes de Cristo Jesús,
y de su sangre, y su espíritu, y mente;
quien es el príncipe de paz, y príncipe de vida;
y nos hace libre para ser partícipes de la naturaleza divina y fe preciosa;
y para ser miembros de la iglesia verdadera, y la comunión del evangelio,
y del poder de Dios, que existía antes que existiera el diablo.
Por lo tanto permanezcan firmes en la libertad con la cual Cristo los ha liberado,
libres del diablo, del dragón, y la serpiente, y de toda esclavitud y servitud.
Porque los hombres libres caminan en su libertad;
porque es la verdad la que los hace libres, para triunfar en gloria.
Y por lo tanto, si la verdad los ha hecho libres, entonces ustedes son libres de verdad;
libres de todas las adoraciones voluntarias, y de las doctrinas ventosas;
de todos los impíos inventos, tradiciones, imaginaciones, y nociones,
y rudimentos de Adán en la caída,
que son de la verdad;
y libres del diablo, quien está fuera de la verdad.
Por lo tanto está claro, nadie es libre sino por la verdad, y todos en la verdad son hombres libres.
Y todos fuera de la verdad son esclavos en el antiguo Adán, y esclavos del pecado y Satanás,
y están en su adoración voluntaria, y en su justicia propia,
y en sus rudimentos, doctrinas, y tradiciones;
sirviendo varios deseos, placeres, y corrupciones,
y sirviendo a las criaturas más que al Creador, quien es Dios bendecido para siempre,
y sirviendo los deseos de sus propias mentes;
y así como los esclavos son mantenidos en servidumbre;
todos en la prisión, todos en las cadenas de muerte y las mandíbulas de la muerte;
porque aquellos que están fuera de la verdad no son hombres libres.
Aunque ellos son sumos sacerdotes, y oradores, predicadores, y expositores,
como eran los grandes sumos sacerdotes, y los altaneros fariseos y escribas,
profesando las escrituras, todavía no en la verdad, y por lo tanto no libres.
Porque ellos están en malicia y envidia, como Caín; opresores, como faraón;
perseguidores furiosos, como Nabucodonosor y los judíos;
tan salvajes como Ismael, tan profanos como Esaú;
todos ellos son hallados fuera de la tierra,
ayunando para destruir con puño de perversidad, levantando las manos ensangrentadas,
mezclando su sacrificio con la sangre de los perseguidos,
orando a los magistrados por la persecución.
Todo esto está fuera de la verdad, y no en la libertad;
por lo tanto no son hombres libres, sino que están cumpliendo los deseos y el servicio del diablo, como lo hicieron los judíos.
Y así, si la verdad los hace libres, ustedes son libres de verdad;
ustedes son libres de todas esas cosas mencionadas anteriormente.
La verdad nos hace libres de la envidia, y de lo profano, y de lo salvaje,
y de la impiedad, y de las manos ensangrentadas.
Libres de los ayunos de aquellos que doblegan sus cabezas como juncos,
libres de los espíritus perseguidores,
libres de los profetas falsos, engañadores, seductores, anticristos;
y todos los profetas falsos anticristianos, engañadores, y seductores,

son esclavos encadenados, vasallos y siervos;
y estando encadenados con sus remos en sus galeras,
ellos llevan sus mercancías, y hacen sus obras yendo de un lado a otro en el mundo; el cual es el mar.
Pero la verdad libera de todas estas cosas,
haciéndonos libres de la esperanza del hipócrita, la cual perece; libres de la furia de Nabucodonosor.
y nos hace libres de la naturaleza de la vaquilla salvaje, y la naturaleza del perro, cerdo,
caballo, víbora, cocatriz, y de la serpiente, y de la araña y su red;
y del roble y del cedro, y de la sarza y del arbusto, y el oso, y el león.
La verdad nos hace libre de todas estas cosas, y lleva al hombre y la mujer hacia la imagen de Dios.
Y por lo tanto, si la verdad los hace libres, entonces ustedes son libres de verdad.
Y la verdad es Cristo, y Cristo es la verdad,
la cual los hace libre de toda falsedad,
y los hace libres del mundo, el cual está en iniquidad e injusticia;
por medio del cual ustedes llegan a ser hombres libres del mundo que no tiene fin.

'Y habrá allí una calzada
a la cual se llamará Camino de Santidad.
No pasará por ella ningún impuro,
sino que será para los redimidos.'
Tomen nota: 'no pasará por ella ningún impuro.'
Isaías 35:8

Este camino, que es llamado el camino de la santidad, fue predicho por la profecía;
y este camino es Cristo, quien es el camino de la santidad,
quien está por encima de lo impuro, y lo destruye, y su base, el diablo;
y por lo tanto lo impuro no puede pasar por este camino de santidad.
Este es nuestro camino, nosotros que somos despreciados y llamados cuáqueros, es decir, Cristo.
Y este camino será para los hombres,
que aunque son simples, no se extraviarán;

donde ningún león, ni bestia voraz, ni cachorro de león pasará por él.

Todas las bestias voraces están en el exterior, sin Cristo ni Dios.
Pero los redimidos caminarán en este camino de santidad, Cristo Jesús;
y los rescatados del Señor caminan en este camino de santidad;
y aquellos que regresan del camino del mundo a Sión,
caminarán en este camino de santidad con cantos y gozo eterno sobre sus cabezas.
Y aquellos que caminan en este camino de santidad, que es Cristo Jesús,
obtendrán el gozo y la alegría; y huirán la tristeza y el gemido. Isaías 35:8-10

Y todos los que caminan en este camino de santidad,
sus oídos sordos se destaparán, y sus ojos ciegos serán abiertos.
Y el cojo así saltará como el venado,
y cantará la lengua del mudo.
Porque aguas irrumpirán en el desierto,
y torrentes en el desierto, en este camino de santidad.
La arena candente se convertirá en laguna;
y el sequedal, en manantiales de agua.
En la morada de los chacales habrá pastizales y área de cañaverales y de juncos. Isaías 35:5-9

Gloria sea al Señor para siempre.
Y en este camino de santidad, del cual profetizaron los profetas, es Cristo Jesús, el camino,
quien dijo de sí mismo, "Yo soy el camino;"

y él está sobre todos los caminos caídos, y ante el camino de la serpiente;
glorificado con el Padre, antes de la fundación del mundo.
Y este es el camino de los hombres caminantes,
quienes han estado viajando de religión en religión,
de adoración en adoración, de un pueblo a otro,
de un ministro y maestro a otro,
y no se podían sentar en ninguno de sus caminos,
sino que caminaron, viajaron y buscaron.
Y ahora, gloria sea al Señor para siempre,
miles de estos hombres caminantes han llegado a encontrar su camino, Cristo Jesús,
y, aunque necios, sin embargo ellos no errarán en él; es decir, ellos no errarán en su camino.
Ellos no errarán en Cristo Jesús,
porque no hay error en él, porque él existía antes que existiera el error;
porque Cristo, el camino, destruye el diablo y sus obras, la base de todo error;
Por lo tanto, aunque son llamados necios (estos hombres caminantes),
por todos los hijos de Adán, quienes se han establecido en sus propios rudimentos,
y han perseguido a estos hombres caminantes como a necios,
porque ellos no querían estar con ellos en sus rudimentos, adoraciones,
justicia propia, e iglesia nacional, que los poderes nacionales han establecido;
sin embargo esos hombres caminantes caminan en su propio camino, Cristo Jesús,
donde, aunque necios, ellos no errarán en su camino, Cristo Jesús,
aunque ellos son llamados necios por todos los hijos de Adán,
quienes están en sus propios caminos y rudimentos;
sin embargo esos necios no errarán en su camino, Cristo Jesús,
aunque son contados como necios por causa de Cristo.
Y ellos ven como todos los hombres en el antiguo Adán mezclados con la sabiduría de la serpiente,
como todos ellos están en sus propios caminos, adoraciones, y religiones;
y todas las sectas en ello, como ellos son como negociantes,
arrancando de una iglesia para otra, y obteniendo clientes,
y llevando a la gente de otra iglesia hacia sus propios caminos;
y desgarrándose los unos a los otros en pedazos,
para sacar a personas de otras iglesias para sí mismos.
Y por lo tanto son como leones, y bestias voraces en contra los unos de los otros,
para obtener miembros de otras iglesias para mantenerse a sí mismos;
y así ellos buscan lo de las personas, y no a las personas;
y se alimentan a sí mismos, y no al rebaño;
porque ellos están fuera del camino de Cristo, y se sientan en sus propios caminos.
Pero para el hombre caminante, es el camino de santidad;
para aquel que es caminante y buscando de allá para acá a su amado.
'Busqué a mi amado por la noche, y los guardias me golpearon.'

¿Acaso los hombres caminantes fueron a los papistas y dijeron:
'Ustedes guardias de la noche, vieron a mi amado?'
Qué, es tu amado más que el amado de otra persona, ellos dijeron.
¿Qué, es tu religión más que la religión de otra persona?
¿O tu profesión más que la profesión de otra persona?
Por lo tanto los papistas golpearon e hirieron a los hombres caminantes.
Los hombres caminantes no le preguntaron a los papistas por su amado;
porque los papistas tienen un amado, un misal;
pero él les preguntó por su propio amado, Cristo Jesús.

Bueno, los próximos guardias eran los hombres de oración común [episcopales] de cada parroquia.
Los hombres caminantes fueron a esos guardias de la noche,
y dijeron, ¿vieron a mi amado?
Ellos se enfurecieron con los hombres caminantes,
y dijeron: ¿qué, es tu amado más que el amado de otro,
y tu religión más que la religión de otro?
Ellos los golpearon, y también los hirieron.
Bueno, los siguientes guardias de la noche fueron los presbiterianos;
ellos también eran los guardias de algunas personas;
los hombres caminantes fueron a ellos,
y dijeron: "ustedes guardias de la noche, ¿vieron a mi amado?"
Y ellos se enojaron en gran manera,
y dijeron: "¿qué, es tu amado más que el amado de otro,
y qué, es tu religión más que la religión de otro?"
Él no les preguntó por su amado;
porque él sabía que ellos tenían un amado, su directorio.
Y estos guardias golpearon a los hombres caminantes,
y castigaron a algunos, les quitaron los bienes a otros, y mataron a algunos,
(como algunos en Nueva Inglaterra), porque ellos no quisieron seguir a su amado,
como los papistas y otros habían hecho antes de ellos.

Los siguientes guardias eran los independientes y bautistas,
los hombres caminantes fueron a ellos también;
porque ellos eran los guardias de algunas personas,
y le dijeron a ellos, "ustedes guardias de la noche, ¿vieron a mi amado?"
Y estos guardias de la noche se enojaron también en gran manera, y dijeron,
¿qué, es tu amado más que el amado de otro,
y tu camino más que el camino de otro,
y tu religión más que la religión de otro?"
Y estos guardias de la noche los golpearon cruelmente.

Entonces los hombres caminantes fueron a las reuniones privadas
de los manifestantes y buscadores;
y estos guardias cayeron en la burla, y en mofarse, y vociferar,
y aniquilar con la lengua [atacar verbalmente], y los echaron de sus reuniones.
Y cuando se les preguntó a ellos si habían visto al amado del caminante,
ellos se burlaron de su amado.
Y así los caminantes caminaron de allá para acá
de guardia en guardia para buscar a su amado;
y muchos fueron encarcelados y perseguidos por algunos de estos guardias de la noche.
Y ahora, gloria sea al Señor para siempre,
miles de estos hombres caminantes han encontrado a su amado,
y han encontrado su camino, Cristo Jesús, y el necio no errará en esto;
porque no hay error en Cristo Jesús, todo el error está fuera de Cristo, quien es el camino,
en el cual los hombres caminantes, aunque contados como necios, sin embargo no errarán.
Y ahora mi amado es mío, y yo soy de Él;
nosotros hemos llegado a la sala de banquete, y su bandera sobre nosotros es amor.
Y los guardias de la noche le dijeron a los hombres caminantes,
que no había ningún camino que no tuviera error;
y que todas las religiones, y adoraciones, e iglesias habían errado.
Y por lo tanto los hombres caminantes caminaron de allá para acá para encontrar el camino de santidad.
Porque todas las bestias voraces, y los cachorros de león pisaron el camino del error.
Y todos esos caminantes de la noche estaban entre las bestias voraces y los cachorros de león;
y así ni los guardias ni las bestias voraces pudieron pasar sobre este camino de santidad,
ni entrar en él, que es el camino de los hombres caminantes,
el camino de la santidad, donde los necios no errarán;
y estos necios, todos los hombres sabios en el antiguo Adán, y el error de la serpiente, no pueden ver,
ni su base, ni como ellos yerran en su propios caminos.
Y este es el ojo que el hombre caminante ha abierto en él, que ve a su amado;
y el camino donde los necios no errarán.
Y todos llegarán a este camino de santidad, en el cual los necios no errarán,
el cual es el camino de los hombres caminantes, al cual todos deben venir;
y salir del camino de la serpiente, y fuera del camino del antiguo Adán en la caída.

¿Y acaso ustedes guardias de la noche no le dijeron a los hombres caminantes
que las escrituras no fueron traducidas correctamente, las que hablan del camino de la santidad,
y de un 'camino en el cual los hombres caminantes, aunque necios, no errarán en él?'
Porque ustedes guardias de la noche no pueden ver este camino de santidad;
porque, ¿acaso ustedes no dicen que el necio errará en todo lo que él haga?
¿Y era posible que existiera un camino en el cual el necio no errara?
porque ustedes dijeron, el hombre más sabio que existió, pecó;
y así acaso ustedes hombres sabios no han manifestado su error e ignorancia de las escrituras y del camino de santidad,
el cual es el camino del hombre caminante;
porque todo error está en el propio camino de ustedes, y no hay error en Cristo, el camino de la santidad;
porque los hombres caminantes y los necios no errarán en él;
es decir, no errarán en Cristo Jesús;
porque él existió antes que existiera el error, y destruye la base de él.
El judío externo adoró en su templo externo hecho con manos de hombre,
en la Jerusalén externa, y ellos iban anualmente a adorar allí;
y si ellos no iban a adorar en la Jerusalén externa,
y no guardaban la fiesta de los tabernáculos en el templo, entonces no venía la lluvia sobre ellos;

y sus ojos se podrían en sus cuencas, y sus lenguas en sus bocas,
quienes peleaban en contra de Jerusalén, como en Zacarías 14:12

Por lo tanto el judío externo sólo tenía un templo en todo el mundo,
y allí ellos fueron a adorar en él; y el sacerdote tenia una cámara en el templo.
Y cuando vino Cristo, él le puso fin al sacerdocio, él le puso fin a las ofrendas,
y al templo, y la adoración de los judíos externos en él;

y estableció otra adoración en espíritu y en verdad;
porque cuando la mujer de Samaria, quien vino al pozo de Jacob, le dijo a Cristo
como nuestros padres adoraron en este monte, donde estaba el pozo de Jacob,

y el pozo fue hecho antes que Jerusalén existiera, o el templo;
porque Jacob murió en Egipto, y después sus hijos salieron de Egipto,
y edificaron un templo en Jerusalén;
y así ellos establecieron un lugar de adoración allí después de que el pozo había sido construido;
por lo tanto Cristo le dijo a la mujer: 'La hora viene, y ahora es,
cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;

y no en Jerusalén, ni en este monte es adorado Dios;
'Porque Dios es espíritu, y los que le adoran,
deben adorarle en espíritu y en verdad:'

entonces Cristo estableció su adoración,
la cual existía antes que la del papa, la de los turcos, antes que la oración común,
los presbiterianos, independientes, y otras adoraciones;
y la adoración que Cristo Jesús estableció era en espíritu y en verdad.
Ahora, ¿dónde está este espíritu, y dónde está esta verdad?
¿Acaso no están adentro de las personas?
Por lo tanto, como el judío externo debía adorar en el templo,
y había sólo un templo que Dios ordenó que se edificara,
al cual Cristo vino a poner fin, quien estableció esta adoración en espíritu y en verdad.
Por lo tanto al ver que la verdadera adoración es en espíritu y en verdad,
y la verdad está dentro de ustedes, en el interior,
y que el espíritu de Dios está dentro de ustedes, entonces ustedes no deben afligirlo, irritarlo, ni apagarlo.
Y así cada hombre y mujer en todo el mundo
debe ir hacia el espíritu y la verdad en sus propios corazones,
por el cual ellos deben conocer al Dios de verdad, quien es espíritu,
y a sentir el espíritu en sus propios corazones,
y en el espíritu de verdad a adorar al Dios de verdad, quien es espíritu.

Por lo tanto ahora, ya que el judío externo debía ofrecer su sacrificio en un templo externo,
y no en algún otro lugar, y este templo ahora ha sido derribado,
no es judío el que lo es en lo exterior,
sino es judío el que lo es en el interior,
en espíritu y en verdad;
y así, todos ustedes judíos en lo interior, en el espíritu,
ustedes deben adorar en la verdad y en el espíritu.
Y por lo tanto, el judío interior no puede adorar en ningún lugar excepto en el templo.
¿Cuál templo?
No es un templo que es hecho con mano de hombre.
Los judíos externos adoraron en el templo que fue hecho con manos de hombres;
pero para el judío interior su adoración debe ser en espíritu y en verdad,
y en un templo que no está hecho con manos de hombre.
Por lo tanto adorar en el espíritu y en verdad, es adorar en este templo,
y en ningún otro lugar.
Y por lo tanto, todo hombre y mujer en el mundo entero debe adorar en este templo.
¿Cuál templo?
El templo que no está hecho con manos de hombre; donde está el espíritu de verdad.
'O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del espíritu santo;'
y por lo tanto, todo hombre y mujer debe ser llevado a la verdad en sus propios corazones,
y llevados al espíritu de Dios en sus propios corazones.
Esta es la permanencia y la adoración perfecta,
y permanecerá cuando todas las adoraciones del antiguo Adán ya no existan,
y cuando las adoraciones de los judíos, y los turcos, y los cristianos, quienes no están en la verdad, ya no existan;
porque esta es una permanencia y una adoración perfecta; el espíritu de Dios es perfecto.
Y esta es una adoración universal,
y lleva a cada hombre y mujer al espíritu de Dios en sus propios corazones.
Esto no lo hace una secta, sino todos en el espíritu,
el cual es el vínculo de paz, y están en la verdad,
de la cual la enemistad está fuera;
y esta adoración espiritual está en el espíritu y verdad, Cristo Jesús,
el hombre espiritual, el hombre celestial, quien es el segundo Adán,
que el Señor del cielo
estableció más de mil seiscientos años atrás.
Y por lo tanto, todos deben estar en ella, y caminar en la verdad, y en el espíritu,
y llegar a la verdad en sus propias personas.
Porque ese espíritu hace sectas, el cual persigue a la gente por no seguirlos
pero todos ellos deben adorar en esa adoración espiritual, la cual Cristo Jesús estableció;
y todo hijo e hija de Adán
debe llegar a la verdad en el espíritu en sus propios corazones;
y así en ese espíritu a adorar al Dios de verdad, quien es espíritu;
porque él busca a los tales para que le adoren.
Y Cristo no persiguió a nadie por no seguir su adoración;
pero todos son condenados por el espíritu en sí mismos, quienes lo afligen,
y lo irritan y lo apagan,
y todos los que lo odian son condenados con la luz y la verdad,
quienes no quieren ir a él, sino que lo odian.

Por lo tanto todos los que persiguen por causa de la religión corren hacia los montones, y las sectas y la oscuridad,
y son condenados con la luz.
Y así nadie puede adorar al Dios de verdad,
sino aquellos que van hacia la verdad en sus propios corazones;
y nadie puede adorar a Dios, quien es espíritu,
sino aquellos que van hacia el espíritu de Dios en sus propios corazones,
el cual hace morir el pecado y el mal;

y este espíritu lleva hacia toda verdad.
Por lo tanto todo el que es judío en el interior debe adorar en espíritu y en verdad;
y todos deben ser llevados hacia el templo que no está hecho con manos de hombre,
y a adorar en el espíritu que Cristo estableció, quien es el hombre espiritual.
Los hombres carnales pueden establecer adoraciones,
quienes no tienen el mismo espíritu y poder que tenían los apóstoles.
Y los tales llevan a la gente hacia las sectas y los montones, y alejan a la gente del espíritu,
y se persiguen los unos a los otros por causa de sus adoraciones,
lo cual no es el camino de la verdad, ni el mandamiento de Cristo,
sino al contrario, 'amarse los unos a los otros.'
Por lo tanto todos los que adoran en el espíritu y en verdad,
llegan al espíritu y verdad en sus propios corazones,
y se aman los unos a los otros, y aman a sus enemigos.
Y entonces, los sacerdotes judíos externos tenían cámaras en el templo,
y Cristo le puso fin a estos sacerdotes, y cámaras y al templo,
por lo tanto dejen que Cristo Jesús ahora tenga una cámara en su templo,
para santificar su templo, y limpiar su templo,
de modo que la gloria del Señor pueda llenar sus templos.
Los sacerdotes judíos debían limpiar el templo,
y cuando ellos habían sacado la inmundicia de él,
la gloria del Señor llenaba su templo:
y así Cristo, como dije antes, le ha puesto fin a las cámaras y a los sacerdotes y al templo.
Y por lo tanto todos ustedes que son judíos en el interior, en el espíritu,
permitan que Cristo tenga una cámara en su templo,
para que él pueda limpiar su templo, y sacar la inmundicia de él,
la cual vienen por la transgresión,
quien los renueva a la imagen de Dios,
en la cual estaban Adán y Eva antes de la caída;
de modo que la gloria del Señor pueda llenar sus templos.
Y así como los judíos externos tenían sólo un templo en el cual adoraban,
los judíos internos no deben tener dos; porque entonces ellos hacen una secta,
y se salen de la verdad en sus propios corazones, y del espíritu de Dios.
Entonces adorar en verdad y en espíritu es adorar en el templo.
Por lo tanto todo hombre y mujer debe venir a este único templo.
¿Dónde está este único templo?
Donde el espíritu está en el corazón, y la verdad en lo interior;
y este es el templo que no es hecho con manos de hombre;
‘¿acaso no sabéis que vuestro cuerpo es templo del espíritu santo?'
Y por lo tanto esta es la verdadera adoración que Cristo estableció, en espíritu y en verdad;
todo hombre y mujer en todo el mundo debe ir a ella,
la verdad en sus propios corazones,
para que por medio de ella ellos puedan conocer la verdad, y al Dios de verdad.
Y por medio del espíritu ellos puedan conocer a Dios, quien es espíritu,
y así adorarle en espíritu y verdad;
y esta es la adoración universal que permanece, la cual es Cristo, el segundo Adán,
que el Señor del cielo, el hombre espiritual,
estableció más de mil seiscientos años atrás,
cuando él negó la adoración del monte, donde estaba el pozo de Jacob,
y la adoración del templo de los judíos externos en Jerusalén,
donde ellos iban al templo externo anualmente a adorar.
Y así todos deben adorar en el espíritu,
e ir hacia el espíritu y la verdad en sus propios corazones;
y en eso adorar al Dios de verdad, quien es espíritu, como Cristo ordenó.
Y así por medio del espíritu de verdad, ellos llegan a Jerusalén, la cual está arriba,
la cual desciende del cielo de Dios.

Por lo tanto esta es una adoración verdadera, certera, permanente, infalible, y perfecta;
porque la verdad y el espíritu de Dios son certeros, infalibles, y perfectos;
y así esta adoración es una adoración ciertamente perfecta.
Entonces todos vayan hacia la adoración en sus propios corazones, y al espíritu de Dios,
de otra manera no podrán adorar al Dios de verdad, quien es espíritu;
y todo hombre en el mundo entero que adora,
y que quiere encontrar este espíritu y verdad, debe ir hacia este templo.

Y por lo tanto adoren a Dios en espíritu y verdad, quien es espíritu;
y este espíritu nos da entendimiento para conocer a Dios,
quien es espíritu, y es verdad,
y a conocer al Dios de verdad,
quien debe ser adorado en espíritu y verdad,
quien es Dios bendito para siempre. Amén.

Jorge Fox

261

Amigos,

Llamar a los hombres 'maestros' o 'estimable señor,' y quitarse el sombrero ante ellos,
y que el hombre haga un roce con su pie, y que la mujer haga una reverencia;
el no dar ni observar estos títulos y modas,
no quebranta la ley de Cristo, ni de Dios,
quien no hace distinción de personas, pero estas son las costumbres de las naciones que son vanas;
y los grandes modales y cortesías que se encuentran entre los cristianos,
están en que ustedes le digan a un hombre, y que el hombre se quite su sombrero,
y rozar con su pie, y que la mujer doble sus rodillas;
y en estas y tales cosas por el estilo están sus cortesías,
su honor, y modales, y buena casta, como ellos le llaman.
Pero los modales correctos son alejar a las personas de las malas palabras,
que corrompen los buenos modales, y la ley de Dios;

y Cristo no hace distinción de personas.
Y hombre y mujer al no hacer, ni rozar,
ni inclinarse, no son de malos modales, ni descorteses;
porque el ángel le prohibió al hombre inclinarse a él,
sino inclinarse ante Dios, y adorarle a él,

e inclinarse ante el nombre de Jesús,
quien es llamado el poder de Dios, y la palabra de Dios;

porque el ángel le dijo a Juan que él era siervo como él.
Por lo tanto los siervos no se deben inclinar los unos ante los otros;
y si lo hacen, ¿acaso no es reprobado por el ángel, y reprobado por Cristo,
cuando buscan honor los unos de los otros?
Porque '¿cómo podéis vosotros creer, dijo Cristo, ustedes que reciben gloria los unos de los otros?'
Por lo tanto es una señal de que ellos son incrédulos, los que reciben honor los unos de los otros;
y ellos son como los fariseos, quienes aman la adulación de los hombres,
y son llamados maestros por los hombres,
y como los paganos, que serán llamados 'estimados señores.'
Porque, dijo él, todos ustedes son hermanos,
y tienen un maestro y Señor, Cristo Jesús, y un Señor, quien es el creador de todo.
Porque todas las cosas han sido hechas están sujetas al hombre, y el hombre sujeto a Dios;
todas las criaturas debían tener temor y pavor del hombre y la mujer,
pero los hombres y las mujeres debían tener temor y pavor de Dios.
Por lo tanto todos los cristianos deben tener sólo una cabeza espiritual, Cristo Jesús,
y un maestro celestial,
y todos como hermanos deben servirle y adorarle.
Y los profetas y apóstoles solían referirse de manera respetuosa sólo a Dios y a Cristo, reyes y príncipes,
y grandes hombres y mujeres, como ustedes pueden ver en las escrituras,
y ellos nunca se ofendieron por eso.
Y ustedes nunca oyeron en todas las escrituras de nadie que temía a Dios,
que se ofendiera con otro por hablarle de manera respetuosa a alguna persona,
y permanecieran con sus sombreros puestos,
(a menos que fueran los fariseos, quienes amaban la adulación de los hombres),
como se dice en el libro de Job,
‘Si le diera títulos aduladores a los hombres, mi Hacedor me llevaría en breve.'
Y por lo tanto todos sus títulos aduladores, y el amar la adulación de los hombres,
y buscar el honor los unos de los otros,
viene de esa base que está fuera de la verdad,
en la imagen de la bestia y del dragón, quien será adorado;
pero el ángel no permitió que el siervo del Señor se inclinara ante él;
él dice que Dios debe ser adorado.
Por lo tanto aquellos que adoran a la bestia y al dragón, reciben la marca del dragón;
él los marca con su espíritu (fuera de la verdad),

y entonces él recibe honor de ellos, y la vana gloria ellos le dan a él;
pero aquellos que están sellados con el espíritu de la promesa,
tienen la marca de su Padre en sus frentes;

estos adoran al Dios vivientes, y están en su imagen y su semejanza,
en la que él los hizo en el principio,
y en el espíritu de Cristo Jesús, y aquellos que son de Cristo.

Jorge Fox

262


A todos los Amigos y personas,

Esto debe ser condenado en ustedes, lo cual los ha alejado de Cristo,
de Dios, y de la unidad en la luz;
Yo dijo, que es condenado por la luz, y debe ser ejecutado y destruido,
y apedreado con la piedra viviente, y corre a través de la piedra viviente,
y despedazada con el martillo viviente,
y quemado con el fuego viviente,
y así terminado.
Porque aquello que lleva a la soltura, extravagancias, imaginaciones, visiones falsas,
aunque sea condenado, sin embargo si no es ejecutado, está en peligro de levantarse otra vez;
y si se levanta otra vez, y llega a estar sobre ustedes, los gobernará,
si se sale de la prisión y está vivo, y no es ejecutado.
Porque después que algo es condenado, como la borrachera, el adulterio, la fornicación,
o cualquier clase de soltura que sea,
o alejarse del espíritu y la luz,
si es condenado, y juzgado,
y no es ejecutado, hay un peligro de que reviva.
Porque después que algo es condenado, y juzgado, debe ser ejecutado.
Porque ustedes saben que después que un ladrón o asesino es condenado y juzgado,
y se le da una sentencia,
pero no es ejecutado ese día; la ejecución viene después.
Y por lo tanto, después que se hace la condena y el juicio sobre cualquier mal interno,
o cualquier acción externa de mal,
que la ejecución se haga de manera rápida con el martillo vivo,
y la espada viviente, y la piedra viviente;
para que el fuego viviente pueda quemarlo y consumirlo.

Ningún hombre después que ha golpeado a su hijo, lo odia después,
sino lo ama, si él se arrepiente y cambia;
así hace el Padre eterno.

Y si un hijo cae en la tierra,
él no va y lo revuelca más en la tierra,
o en la zanja, y lo deja allí tirado en la tierra o la zanja,
sino lo saca y lo lava;
y así hace el Padre celestial,
quien guía a sus hijos con su mano, y los hace saltar sobre su rodilla.
Y así, todos los que son llamados padres o madres en la verdad,
su ternura debería ser la misma hacia todos los pequeños en la verdad,
quienes apenas pueden andar sin ser guiados,
de modo que a veces pueden caer en la tierra y la zanja, y deslizarse hacia un lado,
y después estar angustiados y llorar.
A ellos debería mostrárseles ternura, y lavarlos, y ayudarlos;
y el amor a ellos debería manifestarse;
porque hay una diferencia entre un niño obstinado, rebelde, y terco,
y uno que es penitente;
porque aquellos que conocen la voluntad de su Padre y no la hacen,
deben recibir grandes escarmientos; deben recibir grandes llagas,

y deben buscar (y estar seguros de esperar) llagas más dolorosas que el penitente.
Porque Cristo es manifestado [revelado] en la carne, para condenar el pecado en la carne,
a todos los que testifican a Cristo en sí mismos, varón o mujer;
yo digo, Cristo es manifestado en su carne;
él condena el pecado que está en la carne de ellos;
sí, y le pone fin al pecado, y termina con la transgresión,
y les trae justicia eterna a ellos.
Pero primero él condena el pecado que está en su carne,
la injusticia en su carne, y la impiedad en su carne;
al mentiroso, al que jura, que está en su carne;
el adúltero, el fornicador, el idólatra,
y todo pecado, cualquiera que sea, él condena en la carne.
Por lo tanto Cristo es manifestado en la carne, para condenar al pecado que está en la carne;
todo el que testifica a Cristo condenando el pecado en la carne,
que por medio de Cristo, quien condena el pecado en la carne,
pueda llegar a ser la justicia de Dios, y así una nueva persona [criatura] de Dios.
Pero cuando el pecado no es condenado en la carne, esas personas son de la serpiente,
del injusto, del impío, quien adulteró de la verdad, ellos son de él.
Pero al ser condenado el pecado en la carne, Cristo es manifestado en la carne,
para que ellos puedan llegar a ser de Cristo;
ellos son de Dios, y están en Cristo,
quien destruye al diablo y sus obras, las cuales están fuera de la verdad.
Y estos conocen la nueva vida, en la cual se sirve a Dios;
y estos conocen la nueva tierra, en la cual mora la justicia;
y estos conocen la vieja tierra, en la cual mora la injusticia.
Y estos pueden producir cosas viejas y nuevas.

Porque aquellos que son guiados por el espíritu de Dios, son hijos de Dios;
aquellos que son guiados por el espíritu del diablo, son hijos del diablo,
y hacen sus obras, las obras de su padre;

así como aquellos que son guiados por el espíritu de Dios, hacen sus obras, las obras de su padre;
y todos aquellos que apagan el espíritu de Dios, e irritan al espíritu de Dios,
y afligen al espíritu de Dios, y odian la luz de Cristo,
y caminan con despecho en contra del espíritu de gracia,
y se van hacia la lascivia,
y desobedecen la palabra de Dios en sus corazones y sus bocas;
seguramente todos ustedes pueden ver que estos no son hijos de Dios, y no hacen las obras de Dios;
aunque ellos pueden profesar las escritura desde el comienzo de Génesis hasta el fin del Apocalipsis.
Y ese nacimiento tampoco conoce las escrituras,
porque ellos son conocidos por el espíritu de Dios, el santo espíritu,
que guió a los hombres santos de Dios a pronunciarlas;

por el mismo espíritu ellos son conocidos otra vez.
Y Cristo, quien fue concebido por el espíritu santo, nacido de una virgen,
él es conocido por el espíritu santo otra vez,
el cual guió a los santos hombres de Dios a pronunciar las escrituras;
que ahora nos guía hacia toda verdad.
Y todos aquellos que ahora desprecian las revelaciones,
inspiraciones, profecías,
dones y talentos,
ellos desprecian al espíritu de Dios y sus dones.
Los tales no son ni ministros de Dios, ni de Cristo, ni sus hijos;
sino son hijos de aquel [el diablo] que está fuera del verdadero espíritu que es de Dios,
en la oscuridad, Babel, y confusión;
quienes piensan que ellos pueden grandes cosas con sus lenguas,

y hacen un comercio de las escrituras con ellas;
quienes no pueden soportar que alguna persona venga al espíritu que las pronunció;
porque nadie puede caminar en el espíritu si lo apagó, lo irritó y lo afligió.
Y nadie viene a la comunión de la iglesia
si afligen, irritan y apagan el espíritu de Dios.
Porque la comunión está en el espíritu, el cual es un vínculo de paz;
y nadie es llevado hacia toda la verdad, sino por el mismo espíritu santo
quien estaba en los hombres santos de Dios, quien pronunció las escrituras de la verdad.
Y todos aquellos que son guiados por este espíritu de verdad,
son alejados del espíritu del diablo, quien está fuera de la verdad.
Y todos aquellos que son guiados por el espíritu que está fuera de la verdad,
son el primer nacimiento de la carne, y de ese asesino;
quien perseguirá a aquel que es nacido del santo espíritu de Dios,
que lleva hacia toda verdad.
Pero aquellos que son guiados por el espíritu que está fuera de la verdad,
están tanto fuera del Padre como del Hijo.
Y aquellos que son guiados por el mismo espíritu de verdad, son hijos de Dios;
y así están tanto en el Padre como en el Hijo, y en la verdad, la cual permanece para siempre.
Y así el heredero, el hijo, hereda su posesión,
su herencia en el reino que nunca tiene fin.

La verdadera esperanza, la verdadera cruz, la verdadera fe,
la adoración verdadera, la verdadera religión,
el verdadero camino, la verdadera imagen,
y la verdadera comunión se han perdido desde los días de los apóstoles,
entre aquellos que se llaman cristianos, quienes están fuera de la vida.
Y aquellos que han perdido la cruz de Cristo, la cual es el poder de Dios,
en la cual está la verdadera comunión,
ellos han puesto una cruz de madera o de piedra,
de modo que son cruces falsas, cristianos falsos.
Aquellos que han perdido la verdadera esperanza, que purifica, así como él es puro,
ellos han establecido un purgatorio para limpiarlos cuando estén muertos.
Y otros claman por un cuerpo de pecado y muerte en este lado de la tumba,
con su esperanza hipócrita;
y ellos han perdido el verdadero ministerio,
y han establecido uno falso, para predicar acerca de la imperfección.
Y la gente era imperfecta en el primer Adán antes que Cristo viniera;
porque la ley no hace nada perfecto;
sino al ministro verdadero, Cristo en ustedes, la esperanza de gloria, sí hace perfecto,
tanto en los días de los apóstoles como ahora.
'Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,' dijo el apóstol, a quien predicamos,
'amonestando a todo hombre, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre.'

De modo que la perfección está en Cristo Jesús; la imperfección está en el primer Adán.
De modo que esta es la verdadera esperanza que purifica,
la cual, todo el que la tiene, se purifica a sí mismo, así como él es puro.
Y todos los que no tienen posesión de esta esperanza,
clama por la impureza y la imperfección,
y un cuerpo de pecado y un cuerpo de muerte hasta la tumba,
y un purgatorio cuanto estén muertos.
Los tales tienen una profesión de las escrituras, como los fariseos;
y la esperanza de los hipócritas, la cual perecerá.

Y la fe verdadera se ha perdido desde los días de los apóstoles;
la fe verdadera que purifica el corazón, que es la fe de los elegidos de Dios,
y esta fe da la victoria sobre aquello que nos separa de Dios;
y en esa fe todos ustedes agradan a Dios;
esta fe es el don de Dios, y Cristo es el autor de ella;
todos lo miran a él para obtenerla, para la terminación de ella, y él es el autor de ella.
En esta fe todos los santos tienen unidad en aquello que da la victoria sobre el diablo;
porque por la fe, que es el escudo, ellos lo resisten a él y apagan sus ardientes dardos;
y ellos resisten a aquel que los quiere profanar y hacerlos imperfectos,
y llevarlos hacia aquellas cosas que desagradan a Dios.
Y todos los que están fuera de esta fe, claman que no tienen 'victoria mientras estamos sobre la tierra;'
sino que deben tener un cuerpo de pecado hasta la muerte, y un purgatorio en el cual ser limpiados;
todos estos están en error con respecto a la fe;
éstos han hecho naufragar a la fe y la buena conciencia;
todos éstos están en la fe muerta,
y por lo tanto no pueden predicar en la fe verdadera y viviente de los elegidos de Dios.
Todos éstos están fuera de la unidad; porque la unidad es en la fe, que da la victoria sobre el diablo.
Estos están fuera de la vida justa; y los justos viven por la fe.
La vida que yo vivo ahora, es por la fe en el hijo de Dios;
sin embargo 'ya no vivo yo, sino Cristo que vive en mí,' dijo el apóstol.
Y todos los que caminan en la fe de los elegidos de Dios, la cual es la victoria sobre el diablo,
caminan en la unidad sobre el enemigo.

Y la adoración verdadera se ha perdido desde los días de los apóstoles;
sí, la adoración que Cristo estableció desde hace más de mil seis cientos años,
en el espíritu y en la verdad;
sí, en el espíritu de Dios,
el que existía antes que el espíritu del diablo, quien está fuera de la verdad;
y en la verdad, y el diablo está fuera de ella.
En este espíritu, y en esta verdad,
Dios, quien es un espíritu, y el Dios de la verdad,
busca que los hombres lo adoren en la verdad;
y así cada hombre y mujer debe ir a la verdad en las partes internas,
y al espíritu de Dios dentro de sí mismos,
si ellos son adoradores de Dios en el espíritu y la verdad, en la cual el diablo no permaneció.
Y esta es la permanencia y la adoración perfecta, en la cual hay unidad en la verdad;
porque la enemistad está fuera de ella, y él no puede entrar en ella.
¡Gloria a Dios para siempre!
Y los hombres se han alejado de la adoración que Cristo estableció,
alrededor de mil seis cientos años atrás,
ellos son de la verdad interior, y el espíritu de Dios.
Y por ese espíritu inmundo ellos han adorado imágenes;
ellos han adorado las obras de sus propias manos;
ellos han adorado al dragón; ellos han adorado a la bestia;
ellos han adorado a la criatura; ellos han adorado a los ángeles,
se han perseguido los unos a los otros a causa de sus adoraciones,
y han perseguido a los verdaderos adoradores.
Estos están en un celo ciego, y han odiado la luz.
De modo que nadie puede adorar a Dios, que es un espíritu,
sino que ellos deben ir a la verdad que está en su interior,
y al espíritu de Dios en sí mismos;
y por éste espíritu ellos deben saber que Dios es espíritu, y adorarlo en espíritu.
Ellos deben saber que Dios es el Dios de verdad, y entonces adorarlo en la verdad;
de la cual el diablo está afuera, en la enemistad, un adversario.
Y esta es la adoración que permanece, perfecta, infalible,
que Cristo Jesús, el hombre perfecto e infalible, estableció hace más de mil seis cientos años atrás.

Y el camino verdadero se ha perdido desde los días de los apóstoles,
el cual Cristo estableció hace más de mil seis cientos años;
quien dijo: 'Yo soy el camino al Padre; y nadie viene al Padre, sino por mí.'
De modo que nadie sale del primer Adán, sino por Cristo, el segundo Adán.
Nadie sale de la oscuridad, sino por Cristo, que es la luz;
nadie sale de la muerte,
y de estar bajo el príncipe de la muerte, el poder de ella,
sino por Cristo, la vida.

De manera que él es el camino a Dios.
Nadie sale de la injusticia, sino por Cristo, la justicia;
nadie sale de la sabiduría inferior,
sino por Cristo quien es la sabiduría de Dios, la cual es de arriba.
Y nadie sale del error y del mal, sino por Cristo, la verdad.
De modo que él es la puerta y el camino hacia Dios Todopoderoso.
Y ningún hombre viene al Padre, sino por él.
Nadie sale del cautiverio o la prisión, sino por Cristo, el hombre celestial.
Y así, ellos se han alejado de Cristo, el camino,
ellos han establecido tantos caminos en el cristianismo entre ellos;
y se caen de sus caminos los unos con los otros, y la enemistad está entre ellos.
Ahora, Cristo es el camino, en el cual no pueden caminar los impuros,
quien existía antes que el camino impuro; porque él está sobre todo lo impuro;
y él está sobre todos los caminos perversos, torcidos y montañosos,
y malignos e injustos, e impíos; él está sobre todos ellos.
Y nadie viene a esta camino nuevo y viviente, Cristo Jesús,
sino aquellos que tienen la gracia de Dios en sus corazones;
el espíritu de Dios en sus corazones.
De modo que él es el camino nuevo y viviente, quien es el primero y el último,
el comienzo y el final, establecido desde la eternidad hasta la eternidad.
Y todos los que estén fuera de este camino nuevo y viviente,
aunque tengan todas las escrituras, desde el comienzo del Génesis hasta el Apocalipsis,
están muertos, y bajo el poder de la muerte;
la cual es destruida por Cristo, el camino, por medio de la muerte, sí el poder de la muerte, el diablo;
y que existía antes de la muerte y su poder.
Este es el camino nuevo y viviente.

Y la verdadera religión se ha perdido, y la gente ha errado de ella desde los días de los apóstoles.
La religión que es pura de arriba, y no está contaminada ante Dios,
la cual es guardada de las manchas del mundo, la cual es visitar a las viudas y los huérfanos.
Ahora aquellos que están fuera de esta religión han hecho muchas religiones,
pero ellos están manchados y contaminados, y claman un cuerpo de muerte y pecado,
y la imperfección hasta la tumba, y un purgatorio cuando están muertos.
Y sus viudas, y sus huérfanos, y extranjeros están pidiendo limosnas en las calles y caminos;
de modo que sus calles y caminos son jueces en contra de ellos y sus cuerpos de muerte,
y sus purgatorios manifiestan sus errores y la ignorancia de esta religión pura,
la cual no desciende de abajo, la cual no fue hecha por el hombre;
sino desciende de Dios, la cual es pura ante Dios, y no contaminada ante su vista,
que mantiene a las personas alejadas de las manchas del mundo. (Tomen nota, las manchas).
Y estos no claman un cuerpo de muerte, ni un purgatorio cuando estén muertos;
ellos son guardados de las manchas del mundo.
Por lo tanto aquellos se han degenerado bastante de la religión pura que viene de arriba,
(la cual no está contaminada ante Dios), la cual nos guarda de las manchas de este mundo,
y nos lleva a visitar al huérfano, la viuda y los extranjeros),
cuya religión es aquella en la que ellos deben tener un cuerpo de pecado y muerte hasta la tumba,
y un purgatorio cuando estén muertos.
Y sus huérfanos, y viudas, y extranjeros deben ir a pedir limosnas en las calles.
Todas estas religiones son de abajo, y de su propia creación, y no de arriba,
sino de aquel que está fuera de la verdad.
Y todos aquellos que vienen a esta pura religión, que es de arriba, y que vienen a recibirla,
es por el espíritu de Dios en el interior, y la luz de Cristo en el interior,
y su gracia en el interior, y su fe en el interior.

Y la imagen de Dios en ellos, a la cual el hombre y la mujer fueron renovados por Cristo,
se ha perdido desde los días de los apóstoles,
y por lo tanto ellos han establecido tantos inventos de su propia mente,
e imágenes externas, y semejanzas, y las adoran;
porque el hombre y la mujer estaban en la imagen de Dios, antes de que cayeran.
Y cuando cayeron de la imagen de Dios,
ellos establecieron muchas imágenes de Dios, y del hombre, y de otras criaturas,
de cosas en el cielo y en la tierra.
Y cuando Cristo vino, él renovó al hombre a la imagen de Dios otra vez, y a su imagen;
pero desde los días de los apóstoles ellos han perdido esta imagen de Dios, y su semejanza;
e hicieron una profesión de Cristo y las palabras de los apóstoles, como lo hicieron los judíos con la ley,
y adoraron las obras de sus propias manos, y las imágenes.
Pero ahora Cristo está renovando al hombre otra vez a la imagen de Dios, como lo fue en los días de los apóstoles;
sí, yo también digo, en la que Adán y Eva estaban antes de la caída.
Sí, y en esta imagen de Dios ellos reinarán sobre todas las imágenes y los hacedores de las imágenes,
ya sea con las manos o con la mente;
porque ellos han hecho esas imágenes y semejanzas por medio del espíritu impío, que está fuera de la verdad,
y este espíritu de verdad los saca, y los lleva por encima de sus obras.
Gloria a Dios para siempre, porque Cristo Jesús nos guía a su imagen y su semejanza,
y hacia el estado de Adán y Eva antes de la caída;
y no sólo hacia ese estado,
sino hacia Cristo Jesús quien nunca cayó.

Y la verdadera oración se ha perdido desde los días de los apóstoles;
porque nadie puede orar verdaderamente, excepto por el espíritu de Dios, a Dios, quien es espíritu,
o a Cristo, quien es un espíritu vivificante.
Y todos aquellos que han errado del espíritu, no pueden oír hablar de él;
y sin embargo pueden tener la escritura desde Génesis al Apocalipsis,
y hacen oraciones, y las dicen una y otra vez, y se las dan a otros para que las digan una y otra vez;
y así oran por el libro, y eso debe ayudarles en sus debilidades;
y así han errado del espíritu, y de la verdadera doctrina de los apóstoles,
quien dijo que el espíritu debe ayudar sus debilidades; y ellos deben orar en el espíritu.
Por lo tanto todos los que afligen, e irritan, y apagan el espíritu de Dios,
no pueden orar en él a Dios, quien es espíritu.
Pero ellos piensan que son oídos por sus muchos balbuceos,
y piden y oran, pero no reciben.
Y todos deben ir hacia el espíritu de Dios en sí mismos,
y a la luz, y a la fe que purifica su corazón,
y al espíritu de gracia y súplica;
y por medio de esto su mente es llevada hacia Cristo,
quien ora a Dios, y pide en el nombre de Jesús,
y en el poder, y la luz, y el espíritu de Cristo.

Y la verdadera comunión se ha perdido,
y la santificación, y creencia, y la justicia desde los días de los apóstoles.
Porque muchos han tenido la última, pero han perdido la vida;
la creencia, pero han perdido la posesión;
la profesión, pero han perdido la sustancia, Cristo Jesús;
pero la verdadera comunión está en el evangelio, el poder de Dios,
la cual existía antes que existiera el diablo.
Y debido a que los hombres perdieron este poder de Dios, ellos no han conocido las escrituras correctamente,
pero ellos han establecido comuniones por ese espíritu que es de aquel que está fuera de la verdad,
quienes se han destruido los unos a los otros,
y perseguido a aquellos que están en el poder de Dios, el cual es el evangelio,
que existía antes que existiera el diablo, y todas las comuniones existían, y existirán después que todos ellos hayan desaparecido.

Ahora, la comunión del evangelio es una comunión perfecta,
una comunión pura y santa, es una comunión eterna;
porque el poder de Dios es eterno,
está por encima de la comunión de los judíos en las cosas externas,
y las comuniones inventadas de los gentiles, y las comuniones de pan, agua y vino;
porque estos no son misterios, la comunión del mundo no es un misterio,
la comunión de pan, agua y vino no es un misterio;
pero la comunión del evangelio es un misterio
y nadie la ve, sino aquellos que vienen a la luz de Cristo, y a la verdad en las partes internas.
Porque esta es una comunión permanente, el evangelio, el poder de Dios;
y todas las comuniones fuera de él son imperfectas y corruptas, donde se clama el cuerpo de muerte,
y pecado, y su purgatorio,
y estas comuniones de abajo, los hombres las hacen, y son de los hombres, y provienen de los hombres;
pero el evangelio no es del hombre, ni por medio del hombre sino de Dios, y de Cristo.
Por lo tanto esta comunión es la comunión de la iglesia que está en Dios,
y la comunión del evangelio es una comunión pura,
y este evangelio lleva la vida y la inmortalidad a la luz,
y expulsa todo aquello que oscurece, y agobia,
y recarga el alma, la mente, el espíritu, y el corazón.
Por lo tanto esta es una noticia feliz para el alma inmortal,
que vienen del poder inmortal y va hacia el Dios inmortal,
donde la vida y la inmortalidad van hacia la luz,
y brillas sobre aquel que lo ha oscurecido.
Aquí está la libertad para el alma inmortal, la mente, y el espíritu en el evangelio, el poder de Dios,
la cual es la comunión del evangelio, la cual es un misterio,
(pero es esclavitud y oscuridad para el otro),
por lo tanto la vida y la inmortalidad están escondidas de aquellos que hacen comuniones abajo,
y tienen sus comuniones por medio de los hombres, y de los hombres,
quienes están fuera del poder de Dios, el evangelio;
y hacen comuniones de antiguos autores, y hacen comuniones de las escrituras.
Pero habiendo errado del espíritu, ellos no conocen las escrituras, ni del poder de Dios,
y allí ellos están en conflicto y enemistad en sus comuniones,
y cayendo en su pan y vino, algunos tomándolo de una manera, algunos de otra;
y cayendo en sus obras,
y sacando a la gente de otros para sí mismos,
y no a Cristo, ni su comunión en el evangelio,
la cual no vino por causa de los hombres, ni era de los hombres.
Por lo tanto aquellos que niegan la revelación no pueden predicar a Cristo hasta que él haya sido revelado,
ni pueden ellos predicar el evangelio hasta que haya sido revelado.
Y aquellos que dicen que las revelaciones han cesado, podrían más bien decir que no hay evangelio; **
y así no tienen a ningún Cristo para predicar, y sólo son ministros de la letra;
ni tienen los secretos de Dios para predicar,
los cuales les son revelados a aquellos que le temen.
Y ese es el espíritu de oscuridad que proviene del príncipe de la oscuridad,
que está fuera de la comunión del evangelio, donde está la enemistad,
la cual habla de sí misma suficientemente en el exterior entre todas sus comuniones;
y en esa comunión del evangelio, el poder de Dios,
que existía antes que el diablo, él no la puede obtener.

Y la justicia se ha perdido desde los días de los apóstoles;
por lo tanto la gente ha sido hallada en su propia justicia e injusticia;
y por lo tanto ellos son todos hallados fuera de la paz con Dios,
y con Cristo, y unos con otros;
porque donde hay justicia hay paz.

Y la santificación se ha perdido desde los días de los apóstoles;
por consiguiente, tanto maestros como oyentes son hallados en la impureza,
y predican acerca del cuerpo de muerte, y pecado, y un purgatorio;
y así, han abandonado a aquel que puede santificarlos, y purificarlos.

Y la creencia santificadora se ha perdido desde los días de los apóstoles;
porque aquel que cree es nacido de Dios;
y aquel que cree en la luz, puede llegar a ser un hijo de la luz;
todos los que vienen al mundo son iluminados por Cristo,
para que ellos puedan creen en la luz, así como él les manda,
y así llegar a ser hijos de la luz;
y aquel que cree, vence al mundo.
Y si no vencemos en este lado de la tumba,
como dicen los predicadores del mundo hechos por los hombres,
entonces no hay verdadera creencia en este lado de la tumba;
y por lo tanto el mundo no es vencido en ellos;
y aquel que es su dios, es del mundo también.
Porque aquel que cree, ha vencido al mundo;
porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo
.'

De modo que éste que es mayor vence al menor,
y aquel que cree pasa de la muerte,
y el pecado, que trae la muerte,

y el diablo, el poder de la muerte:
así llega a ser un hijo de la luz y del día;
y de la luz que existía antes que la oscuridad, o que el príncipe de ella;
porque ésta es la creencia que vence al mundo;
que santifica al esposo no creyenteo, y a la esposa no creyente,
porque de otra manera sus hijos serían impuros, pero ahora son santos. 1 Cor.7 v14. *
Porque esta creencia es más grande que aquel que es del mundo,
que vence a aquel que quiere pervertir;
porque esta creencia es Cristo, que pasa de la muerte a la vida,
que quita la raíz del pecado y la iniquidad, de la cual se habla en las escrituras,
en la cual ellos nacieron, aunque ellos tenían la ley que no hacía nada perfecto,
lo cual quitó sus acciones externas o ramas;
pero esta creencia hace santa a la raíz,
y si la raíz es santa, las ramas que brotan de la raíz serán santas también.

*Los protestantes del siglo 17 creían que eran rectos, salvos y justificados por su creencia en Jesús, pero ellos negaron que estaban santificados (hechos santos), afirmando que la santificación era imposible sobre la tierra. Fox está usando el versículo que habla de la esposa creyente que santifica a su otra mitad y a sus hijos para probar que la santificación era posible en la tierra. Pero él no está diciendo que creer en Jesús hace al creyente santo inmediatamente. Sólo los creyentes llegan a ser santos; sólo los creyentes persistentes llegan a ser santos; sólo los creyentes obedientes; sólo los que buscan son creyentes — esa clase de creyente es salvado, purificado, justificado y santificado mientras está en la tierra. Los protestantes del siglo 21 no están inmunes de afirmar la santidad instantánea.

Y todos ustedes que predican de un cuerpo de pecado e iniquidad,
y que ustedes deben tener un cuerpo de pecado y muerte hasta la tumba,
y un purgatorio cuando estén muertos.
Ni el hombre ni la mujer entre ustedes cree correctamente;
porque la esposa creyente santifica al esposo incrédulo;
y el esposo creyente santifica a la esposa incrédula;
porque de otra manera sus hijos serían inmundos, pero ahora son santos.
De modo que todos ustedes se han alejado de esta creencia santificadora desde los días de los apóstoles.
Más bien han hecho creencias y credos propios,
y entonces dicen que no se puede vencer en este lado de la tumba:
bien podrían decir que no hay creencia verdadera.

Jorge Fox

 

<arriba><cartas anteriores><cartas siguientes>>>>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino


Arriba | Quienes Somos | Inicio