La Cruz Perdida de la Pureza



UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


Volumen 2

 

265.

(Junto con la traslación de Jorge Fox hacia el reino, como se describió en el primer capítulo de su Diario, esta carta, que supera todas sus otras cartas, me convenció que Jorge Fox no hablaba ni escribía como los escribas; más bien él habló y escribió con autoridad y entendimiento celestial, porque vivió en el reino en la presencia de Dios.)

Todos ustedes que son creyentes en la luz de Cristo,* que pone de manifiesto la oscuridad,
ustedes son guardados por el poder de Dios hasta el día de la salvación.

[*Creer en la luz es creer que lo que ella le muestra por revelación es verdad, y después guardar y obedecer sus enseñanzas; esto es creer en Jesús porque Jesús es esa Luz.]

De modo que, aunque su salvación todavía no está completa,
aun así ustedes tienen el guardador, el poder de Dios,
que no se duerme ni se adormece, y los guardará hasta ese día.
Porque esas vírgenes, en la parábola, ellas tenían su guardador,
por el cual fueron preservados en su virginidad,
y nunca se les acusó de haberla perdido;
porque se ha dicho que "el clamor fue a la medianoche;"
esto es, en medio de la oscuridad;
porque la oscuridad es llamada noche, y la voz del novio llegó a la medianoche, diciendo "levántense."
Ahora, aquellas que no tenían aceite en sus lámparas no entraron con el novio,
pero aquellas que tenían aceite sí lo hicieron.
Ahora, aquello que guarda es el poder de Dios,
y es lo que nos conserva puros para él en la virginidad,
de aquello que corrompe la mente virgen, y el cuerpo virgen, y el alma y el espíritu virgen.
Porque todo es del mismo hombre de pecado que corrompe la mente, y el espíritu,
que los lleva a contaminar sus cuerpos, y corromperlos;
por lo tanto todos deben obedecer a su guardador, el poder de Dios,
que existía antes que el diablo, el hombre de pecado;
y por este poder de Dios ellos tienen aceite en sus lámparas,
por el cual sus lámparas pueden estar siempre ardiendo en su templo,
y los tales llegan a ser el templo de Dios;
porque aquellos que contaminan el templo, contaminan sus almas y sus cuerpos,
ellos dejan entrar al contaminador y destructor, y así se apagan sus lámparas,
y ellos se alejan de Dios y de su poder, el guardador, y a los tales destruirá Dios.
Y muchos son guardados por el poder del Señor hasta el día de la salvación,
aunque el día de la salvación todavía no está completo,
sin embargo en el día de la salvación el pueblo de Dios es un pueblo dispuesto,
aun en este día de su poder.
Y así ellos deben morar con su guardador, el cual es el poder de Dios;
porque mientras están en la noche, y no en el día de salvación, ni en el día de poder,
aunque estén en el desierto de tentaciones y angustia,
aun así pueden sentir el poder, el guardador, para que los lleve a través de todas estas cosas,

fuera de Egipto, a través del Mar Rojo,
a través del desierto, a través del Jordán, el río del juicio, y por encima de los cananeos;
y por lo tanto la fe de todos debe permanecer en el poder de Dios,
y crean en el poder de Dios que los llevará al día del poder de Dios,
y al día de su salvación.
Porque el judío externo no entró, debido a la incredulidad;
y así este gran hombre maligno de pecado ha contaminado a toda la humanidad en lo exterior y en lo interior.
Y por lo tanto todos deben tener su fe para permanecer en el poder de Dios, su guardador;
porque la contaminación está en la noche, por medio del poder de la oscuridad, y a través de ella.
Por lo tanto que su fe permanezca en el poder de Dios, su guardador,
la cual guardará sus cuerpos, y almas, y espíritus limpios y sin culpa hasta el día de la redención, y el día de la salvación;
y por el poder de Dios los tales tendrán un dominio sobre el hombre maligno de pecado, el diablo;
porque es él en el pueblo que lleva y tienta a la contaminación externa de su cuerpo,
y así a perder su virginidad;
y es él el que aleja la mente de Dios y de Cristo, y de los caminos de Dios,
y su adoración, y su verdad, y su espíritu, y su gracia,
y la fe que él obra en el pueblo.
Por lo tanto si la fe de ustedes permanece en el poder de Dios,
todo es preservado por ella, el cuerpo, el alma, y el espíritu, en pureza
y una mente, alma y espíritu escondidos, secretos para el Señor, quien es espíritu;
y ellos son guardados por su poder, su guardador.
Porque, como es el dicho de algunos del mundo, los que son los más modestos,
que ellos guardarán su virginidad externa hasta el día de su muerte, o de su matrimonio;
pero así como antes [se dijo de] aquellos que no tienen estima de sus cuerpos, no más que las bestias rebeldes,
que entregan sus cuerpos a la impureza, y a sí mismos a las obras impías,
y así abandonan a su guardador, el poder de Dios,
que debe guardar tanto interior como exteriormente.
Y así todas las mentes internamente vírgenes, y almas, y espíritus que están escondidos para el Señor,
ellos morirán antes que ellos pierdan su virginidad interna,
sino que la guardarán para las bodas del cordero, como lo hicieron las vírgenes sabias;
por este poder ellos son preservados sobre el hombre de pecado,
a quien Cristo su esposo, hiere en la cabeza, y lo destruye a él y sus obras.
Porque Cristo existía antes que el hombre de pecado, (el diablo, ni sus obras),
quien fue glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo;
y por lo tanto todas tales vírgenes quienes han venido a Cristo, y están casadas con él,
Cristo su esposo, él lidiará con el hombre maligno de pecado, y herirá su cabeza,
y quebrantará su poder y su fortaleza en pedazos,
y lo tomará y lo echará en el fuego eterno.
Y por lo tanto mantengan su fe en el poder de Dios,
lo cual los llevará a las bodas del cordero;
por este poder de Dios, que existía antes de que el diablo existiera,
ustedes tienen aceite en sus lámparas, para que sus lámparas siempre puedan estar encendidas;
por este poder de Dios ustedes pueden llegar al día del poder de Dios,
y a ser un pueblo dispuesto, a servir a Dios, y caminar en la verdad, y a obedecerle;
y así por el mismo poder de Dios, que es su guardador,
ustedes pueden llegar al día de la salvación;
ustedes pueden tener el canto de salvación, y el gozo de la salvación,
y el consuelo de la salvación, y la posesión de la salvación, y a ser herederos de la misma.
Y así ustedes tienen a su guardador, esto es, el poder de Dios.
Y las palabras de Pedro responden a esto:
"También tenemos la palabra profética que es aun más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella como a una luz que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana se levante en vuestros corazones"; 2 Pedro 1:19
significando que es suficiente, el cual ustedes deben cuidar de hacer caso,
y los llevará al lucero de la mañana,
la luz que alumbra en lugar oscuro en sus corazones, en el lugar oscuro en sus mentes.
Ahora, ustedes hacen bien de hacer caso a esta luz,
porque los lleva al lucero de la mañana, y al amanecer.
"De Egipto llamé a mi hijo," dijo el Señor; e Israel fue llamado el hijo de Dios,
quien fue llamado a salir de la casa de oscuridad y esclavitud;
ellos tenían luz en Gosén, cuando los hijos de Egipto estaban en oscuridad, y no podían verse los unos a los otros.
Porque ahora los hijos de la luz tienen luz, y se pueden ver los unos a los otros;
los hijos de Egipto, Sodoma y Babilonia no se pueden ver los unos a los otros.
Y así, ellos hacen bien de hacer caso de la luz,
pero ellos harán mal, los que no hacen caso de la luz,
porque ellos caminan en oscuridad, y no saben donde van,
y tropiezan al mediodía, en el momento de más luz;

porque esta luz nos lleva al amanecer,
y al lucero de la mañana que se levanta en sus corazones, el cual es la segura palabra de profecía.
Un profeta es un vidente, y por lo tanto él verá con la luz, aquello que manifiesta es la luz;
por medio de ella ustedes verán el amanecer del día, y el lucero de la mañana que se levanta,
y cuando se levanta, los hijos de Dios alaban juntos, en el día de gozo;
y los santos cantan, quienes han estado por mucho tiempo en el desierto con zarzas y espinas,
y en la casa de esclavitud, de oscuridad y angustia, y de dolor y miseria.
Por lo tanto, hay gozo cuando el lucero de la mañana aparece y es el amanecer;
hay gran causa de gozo para todos los hijos de Dios, cuando aparece el lucero de la mañana,
y cuando ellos cantan juntos;
porque ellos han estado en noches de angustia y en el esfuerzo laborioso.
"El camino de los justos es como una luz resplandeciente; el camino de los injustos es la oscuridad". Pro 4:18-19
Entonces hay dos caminos.
Ahora, los injustos no pueden soportar oír hablar de la luz,
sino que la llaman natural, y creada y hecha, o conciencia;
ellos no saben qué llamarla, cuya oscuridad no puede comprender la luz,
aunque brilla en la oscuridad;

y así, el sendero del justo es "una luz que resplandece,
que brilla más y más hasta que el día es perfecto;"
significando que el día ha llegado, en el cual el justo tiene su sendero, y su sendero es "una luz resplandeciente;
que va en aumento, brilla más y más hasta que es pleno día."

Ahora, los injustos están en la oscuridad, ellos odian la luz y aman la oscuridad más que la luz;
y ellos odian el sendero del hombre justo, la luz, porque sus obras son impías;
porque la luz los reprenderá. Juan 3:19-21

Por lo tanto el sendero del justo es suficiente, una luz resplandeciente; porque brilla más y más,
aumenta, es suficiente, y nos lleva al día perfecto.
Ahora, los injustos, cuyo sendero es oscuridad, dicen: "no es suficiente,"
pero los tales no pueden soportar la luz, no pueden soportar el sendero del justo, ni al justo tampoco,
sino que odian a ambos, y hablan en contra de él y su sendero,
con su oscuridad, que no puede comprender la luz, aunque la luz resplandece en su oscuridad.
Y por lo tanto si él no puede comprender la luz con su oscuridad,
¿cómo puede él comprender las palabras de los profetas, de los apóstoles, y de Cristo?
sino que llama a la luz oscuridad, y a la oscuridad, luz,
y la llama natural, o creada, o hecha, o conciencia;
y así esto llega a cumplirse en ellos, como dijo Juan,
quienes con su oscuridad no pueden comprender la luz,
sin embargo ellos quieren hablar de las palabras de los santos, de la ley y los profetas, con su oscuridad,
quienes no pueden comprender la luz.
Ellos quieren llamar a la luz oscuridad, Cristo dijo:
"si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande es esa oscuridad!"Mat 6:23
"no conocéis las Escrituras, ni tampoco el poder de Dios". Mat 22:29
¿Cómo pueden ellos conocer las escrituras o el poder de Dios,
cuya oscuridad no comprende la luz?
Un hombre en oscuridad es un hombre ciego. Un hombre ciego no tiene el verdadero juicio.
Por lo tanto, ¿cómo lo pueden llamar de otra manera, sino luz natural, una luz creada o hecha?
Por lo tanto los fariseos creían que el Cristo había de venir, y predicaron que él vendría;
como los protestantes y papistas predicaron de él, que él ha venido y ha de venir;
y pueden ver en las escrituras donde él fue crucificado,
así como los judíos pueden ver en las escrituras donde él había de nacer.
Pero todos ellos estaban en contra de Cristo, la luz.
Cuando él vino, ellos dijeron que Cristo tenía un demonio.
Los fariseos dijeron de él, quien era la luz, que él era el príncipe de los demonios;
quien era la luz, y la verdad, y la vida; y que él era el hijo del carpintero.
Por lo tanto, sin la luz ellos no pudieron verle, ni sus obras, con su oscuridad;
ni tampoco pueden ahora,
ni tampoco pueden ellos conocer las escrituras ni el poder de Dios,
cuya oscuridad no puede comprender la luz.
Y Juan fue un hombre enviado de Dios,
el profeta más grande que ha nacido de mujer,
quien vino como un testigo, para dar testimonio de la luz verdadera,
la cual ilumina a cada hombre que viene al mundo, para que todos creyesen por medio de él [la luz, el Cristo];
y se dice en Juan 1:4, "en Cristo estaba la vida; y la vida era la luz de los hombres".
Y así la vida que está en Cristo, es la luz de los hombres.

Por lo tanto esta es una luz celestial, una luz divina, una luz espiritual, una luz que salva;
que es la vida de Cristo, que es la luz de los hombres;
aunque los profesantes en el tiempo de Cristo, y en este tiempo, los papista, los protestantes,
con su oscuridad no pueden comprender la luz, y así no pueden comprender la vida;
por lo tanto no son verdaderos predicadores de Cristo sin la luz ni la vida.
Juan dijo que él no era la luz, sino que había sido enviado a dar testimonio de la luz.
Que él no era digno de desatar la correa del calzado de Cristo.

Y sin embargo Juan, quien había visto a Cristo, el cordero de Dios,
quien quita el pecado del mundo,
dirigió sus discípulos hacia él, y les mostró a Cristo;
y ellos lo abandonaron y siguieron a Cristo.

Porque Juan vino como un testigo, para dar testimonio de aquel quien era la luz verdadera;
y que aquel vendría después que él, era mayor que él, porque existía antes que él.
Sin embargo cuando Juan fue echado en la cárcel, cuestionó si es que Cristo era Aquel,
o si él debía buscar a otro; y envió a preguntar a Cristo.
Y Cristo le respondió a sus mensajeros, y les dijo:
los ciegos reciben la vista, y los pobres reciben el evangelio, etc.

Y con respecto a los papistas, y protestantes, y judíos,
ellos cuestionan si es que Cristo, la luz que ilumina a todo hombre que viene al mundo,
si es que él es la luz espiritual, divina, salvadora y celestial.
Y además, tomen nota de las palabras de Cristo mismo,
Él dijo que él es la luz del mundo
, que nos enseña como creer;
es decir, todos sus discípulos, como Cristo les había enseñado, quien dijo, crean en la luz.
Ahora, creyendo en la luz, ustedes creen en aquello que manifiesta todas las cosas;
porque aquello que pone de manifiesto es la luz;
y por lo tanto creer en la luz
es creer en aquello que pone de manifiesto que Cristo es su camino,
su maestro, sacerdote, mediador, intercesor, salvador y redentor.
Y aquel que cree en la luz, cree en aquello que pone de manifiesto todos los caminos falsos,
y religiones falsas, y adoraciones falsas, y falsos maestros, y anticristos.
Porque aquellos que creen en la luz, ella manifiesta todos los caminos verdaderos, y religiones verdaderas.
Y por lo tanto, no son creyentes verdaderos, ni protestantes ni papistas,
quienes sólo creen que Cristo ha venido, sólo de acuerdo a las escrituras,
así como los judíos creyeron que Cristo había de venir, de acuerdo a las escrituras.
Pero, yo digo, ellos no son creyentes verdaderos,
a menos que ellos también crean en la luz como Cristo, el hombre celestial, enseña.
Porque los judíos pueden enseñarle a su pueblo a creer en las escrituras,
los papistas y protestantes pueden enseñar a sus hijos a creer en lo mismo;
pero, al no creer en la luz, ellos no son verdaderos creyentes, como Cristo ha enseñado;
porque Cristo, quien es el salvador, él enseña al pueblo como creer,
y dijo: crean en la luz.
Lo cual deja en claro que ellos no son verdaderos creyentes, quienes no creen en la luz,
ni tampoco judíos, ni aquellos que tienen el nombre de cristianos;
porque [sólo al] creer en la luz, ellos llegan a ser hijos de la luz.
Y por lo tanto está claro, ninguno es hijo de la luz excepto aquellos que creen en la luz,
ni son hijos del día.
Porque los hijos de la oscuridad pueden profesar las escrituras,
el diablo puede traer las escrituras,
y los protestantes, y turcos, y papistas, y judíos pueden traer las escrituras
con un espíritu oscuro, y sostenerlas en injusticia;
pero no hay verdadero creyente en Dios, ni en Cristo Jesús, sino aquel que cree en la luz,
de lo cual testifican las escrituras;

mostrando que no hay salvación, ni redención, ni justificación, ni santificación,
sino para aquellos que creen en la luz, que manifiesta todas las cosas,
ni viendo a Cristo, quien murió, y ha resucitado por ellos.
Y por lo tanto el hombre celestial, el segundo Adán, el Señor Jesucristo,
enseña como creer, y dijo: "Mientras tenéis la luz, creed en la luz;"
y esta luz manifestará que él es su camino, su verdad y su vida;
esta luz viene de aquel que ilumina a todo hombre que viene al mundo,
para que por medio de la luz todos puedan creer.
Y por lo tanto aquellos que no creen en la luz, como Cristo ha enseñado, no son verdaderos ministros,
ni verdaderos mensajeros, ni verdaderos discípulos, ni verdaderos cristianos,
ni verdaderos predicadores de Cristo Jesús, quienes no creen como él les ha enseñado;
sino son aquellos que han puesto a un lado las enseñanzas de Cristo,
y enseñan los unos a los otros a negar el camino que Cristo les ha enseñado a creer,
y mantienen al pueblo en la oscuridad, fuera de la luz,
y la llaman natural, creada, y hecha, y conciencia,
y así con su oscuridad y ceguera le dan a la luz tales nombres,
quienes con su oscuridad no pueden comprenderla.
Porque aquel que cree en la luz,
esta le permite ver las escrituras, los profetas, Cristo y las palabras de los apóstoles,
y por medio de ella ellos distinguen las palabras de los verdaderos profetas de los falsos,
las palabras de los hombres santos de la de los impíos,
los santificados de los que no están santificados,
las palabras de Cristo de las del anticristo,
las palabras de los verdaderos apóstoles de las de los falsos.
Por lo tanto Cristo la luz enseña a su pueblo a creer en aquello que manifiesta todas las cosas;
y aquellos que creen en la luz tienen el testimonio de Cristo en sí mismos,
en quien ellos creen.

Ellos tienen el testimonio en sí mismos, que él es su redentor,
y salvador, y su camino, su verdad, y su vida;
porque con la luz ellos lo ven,
al creer ellos en la luz que pone de manifiesto;
y después que ellos creen en la luz, llegan a ser hijos de la luz;
ellos testifican en sí mismos que están sellados,
porque su creencia en la luz permanece en Cristo, la luz,
quien los ha comprado;
y después ellos son sellados por el espíritu de la promesa,
tendiendo la marca o sello de Dios sobre ellos, pueden ser marcados con su sello,
que Dios es verdadero en todas sus promesas,
en todos sus profetas con respecto a Cristo Jesús;
quien les enseñó a creer en la luz.
Con la luz ellos ven, y llegan a conocer a los "tres que dan testimonio en el cielo",
y los "tres que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre".
*

*Debajo hay tres cosas (testimonios) que debes experimentar que ves por la luz con los ojos de tu corazón, tal como ocurren en tu corazón. Las tres cosas (testimonios) que se analizan a continuación, serán lo que ocurren cuando realmente naces de nuevo.

Primero, el espíritu que da testimonio en la tierra, que los hace morir,
que los circuncida, que los guía hacia toda verdad;

en cuyo espíritu está su comunión, y un vínculo de paz,
que somete a todo lo que los aflige;
por este espíritu los creyentes son bautizados en un cuerpo;
sacados de los muchos cuerpos;
y así por el espíritu ellos son llevados a la única cabeza, quien es Cristo Jesús,
(aunque hay muchas cabezas en el mundo),
por este espíritu ellos son santificados,
por este espíritu ellos son instruidos,
por este espíritu ellos adoran a Dios,
por este espíritu ellos son cubiertos,
por este espíritu ellos oran, y por este espíritu ellos cantan alabanzas a Dios quien es espíritu,
por este espíritu ellos tienen un entendimiento, el espíritu de sabiduría y conocimiento,
lo cual es conocer a Dios y a Jesucristo a quien él ha enviado, lo cual es vida eterna.
Segundo, ellos llegan a conocer el agua que es un testigo en la tierra;
por la cual ellos son lavados,

en sus mentes, sus almas, sus espíritus, y en sus cuerpos, con esta agua pura.
Y este es un testigo en la tierra con la luz;
para aquellos que creen en ella, manifiesta a estos dos testigos en la tierra,
y con la luz ellos ven el agua santa falsa del papa,
la cual él ha establecido desde los días de los apóstoles,
quienes con la luz dan testimonio en contra de ella, de que no es testigo de Dios, ni establecido por Dios.
Y por lo tanto los hijos de la luz, quienes creen en la luz,
sus cuerpos, sus almas, sus espíritus, y sus mentes están limpias
en esta agua pura, limpia y santa; que viene de arriba, del Dios puro y santo,
la cual es uno de estos testigos en la tierra.
El tercer testigo es su sangre, con la cual los corazones del pueblo son rociados,
y sus conciencias son rociadas con la sangre de Jesús.

Como Moisés roció los postes de afuera, etc., con la sangre de los toros y machos cabríos;
a esta sangre de los toros y los machos cabríos, la sangre de Cristo le pone fin,
la cual rocía el corazón y la conciencia del pueblo.

Por lo tanto esta sangre de Cristo Jesús, el hombre celestial,
se siente en los corazones y las conciencias del pueblo;
por cuya sangre ellos son santificados,
ellos son limpiados de todas sus obras muertas,
para servir al Dios viviente,
y para ya no servir a sus obras muertas.
Por lo tanto por medio de esta sangre ellos son limpiados de todo pecado.
Aquellos que caminan en la luz, y creen en la luz,
ellos son hijos de la luz, e hijos del día;
y la sangre de Jesucristo, el hijo de Dios, los limpia de todo pecado;

y sus vestiduras son emblanquecidas en la sangre del Cordero;
por la cual ellos llegan a testificar de Jesús;
ellos vencen a la bestia, la ramera, la iglesia falsa.
Y así todo verdadero creyente cree lo que Cristo les ha enseñado, a creer en la luz,
para que ellos puedan llegar a ser hijos de la luz.

Ellos tienen estos tres testigos que dan testimonio en la tierra,
para dar testimonio en sí mismos;
y ellos pueden poner su sello, que Dios es verdadero en todas sus obras,
en profetas y apóstoles, y en su hijo;
y ellos llegarán a conocer, y llegan a conocer,
a los tres que dan testimonio en el cielo,
y los tres que dan testimonio en la tierra.

Jorge Fox

266.


Y todos ustedes creyentes en la luz celestial, como Cristo ha enseñado,
ustedes buscan aquello que está perdido y alejado;
pero los falsos profetas, los falsos ministros y maestros,
ellos no buscaron aquello que estaba perdido, y alejado de Dios;
ellos no hicieron diferencia entre lo precioso y lo vil,
sino que lo juntaron todo, como los sacerdotes y profetas de nuestros tiempos.
Por lo tanto, busquen aquello que está perdido y alejado.
Algunos pueden ser alejados por las tormentas,
algunos pueden ser alejados por los grandes vientos de los malignos, y las tormentas de los impíos;
algunos pueden ser alejados por las tempestades y el mal clima,
y algunos pueden perderse en el mal clima, y perderse en el mar del mundo;
porque es el maligno [Satanás] quien levanta todo este mal clima y estas tormentas.
Por lo tanto busquen aquello que está perdido, ustedes que creen en la luz, por la cual ustedes ven,
entonces ustedes se distinguen de los falsos profetas y maestros,
y por medio de la luz ustedes hacen una diferencia entre lo precioso y lo vil;
porque Jacob fue hallado en una tierra desértica,
y ustedes ven a todos los profetas, cómo ellos buscaron aquello que se había perdido, y los apóstoles,
y como Cristo animó a buscar aquello que se había perdido.
Y cuando la oveja perdida fue hallada, qué gozo hubo,
más que las noventa y nueve.

Y ¿quiénes son aquellos que hacen que la tierra esté desolada,
sino el duro Esaú, y los salvajes Ismaeles, y Corés?
¿Y quién hace que el mundo sea como un desierto sino el diablo?
¿Y quién lleva a todo el mundo a mentir en impiedad, sino el diablo, ese impío?
Y si ustedes no encuentran aquello que está perdido y alejado,
en la primera, o la segunda, o la tercera vez que busquen,
si ustedes no encuentran a aquel que está perdido, vayan otra vez,
para que ustedes puedan tener su gozo, y regocijar a otros;
porque Cristo en la parábola dijo:
"el hijo pródigo estaba perdido, sí, estaba muerto, y ahora está vivo;"
cuando él había estado comiendo entre los cerdos, y sus algarrobas, y nunca podía llenar su vientre.

Cuando alguno de ellos vuelva, ellos le dirán lo hambrientos que estaban,
como nunca pudieron llenar sus vientres con las algarrobas, cuando se descarriaron,
y les den largas declaraciones acerca del ciudadano al cual estaban unidos;
y por lo tanto cuando lo perdido es hallado, y llevado de vuelta a la casa del Padre,
donde hay suficiente pan, hay gozo,
y los instrumentos celestiales de música,
y la fiesta celestial de comidas gruesas celestiales,
y las vestimentas celestiales de justicia se disfrutan.
Y así sean todos diligentes, ustedes creyentes en la luz, como Cristo les ha enseñado;
miren hacia arriba y hacia abajo, en la luz ustedes verán dónde está la oveja perdida,
y aquellos que han sido alejados, ustedes los hallarán,
de los bosques, o de las zarzas, o de las cisternas donde no hay agua,
donde están listos para morirse de hambre,
donde están amarrados con espinas y arbustos;
y así con la luz ustedes verán,
y harán una diferencia entre lo precioso y lo vil.
Porque "lo que revela es la luz;" porque por medio de eso ustedes verán, y ustedes verán con eso,
como los falsos profetas, y ministros, y maestros alejaron a la gente;
ellos los alejaron de Dios, y su camino,
de Cristo, y el pacto de luz.
¡Qué enojados están ellos con los que creen en ella!
¡Con palos, cómo ellos han golpeado a muchos, y herido a muchos, y encarcelado a muchos,
porque ellos no querían ser alejados por ellos hacia el pozo del diablo, o hacia la cárcel!
Pero ustedes nunca deben dejar de buscar,
porque la luz brilla sobre todos los que creen,
y caminan en el sendero del justo, que es como una luz resplandeciente;
porque ha sido la obra de todos los maestros y ministros falsos
alejar de Dios, y su verdad, y su luz,
y ellos han sido los siervos del diablo, y la paga que él les da es la muerte.
Este ha sido el camino de todos los verdaderos ministros,
"buscar aquello que se había perdido, y aquello que ha sido alejado,"
como ustedes pueden ver que Cristo y los apóstoles, y todos los verdaderos profetas hicieron,
y llevarlos a alimentarse en los pastos de la vida,
y suavemente llevarlos,
cuya paga es la vida;
y él les da su denario celestial de vida eterna.

Jorge Fox


267. - A los Amigos ministros.

Amigos,

Todos ustedes que creen en la luz, como Cristo ha ordenado
quienes han llegado a ser hijos de la luz, y del día,
y de la promesa, y ministros en ellos,
no se juzguen los unos a los otros en las reuniones públicas.
Ustedes que ministran en el exterior, o salen al exterior en ciudades, pueblos países o naciones,
ya que ustedes han recibido la gracia, y tienen la palabra del Señor Dios entregada a ustedes,
no se juzguen los unos a los otros, ni reflejen acerca de otros en las reuniones públicas;
porque eso daña a los oyentes, y ustedes hacen más mal que bien,
y eso provoca confusión.
Si ustedes tienen algo que decir, tengan paciencia;
que ese don sea ejercitado, y hablen los unos a los otros en privado;
porque esa era la manera en que se hacía, antes que algo se dijera en contra de alguien en la iglesia,
y eso mostrará un espíritu de orden y gobierno,

y un espíritu de amor, y de paciencia y humildad.
Y controlen las pasiones, y esa parte en ustedes que no puede llevar todas las cosas, ni soportar todas las cosas,
con lo cual el amor se levanta que soporta todas las cosas, y lleva todas las cosas,

lo cual edifica el cuerpo, y por medio de lo cual es edificado;
porque "los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas."
Esto muestra el verdadero espíritu, porque aquello que no puede llevar todas las cosas, muchas veces es rápido en juzgar;
el cual no puede llevar todas las cosas, ni soportar todas las cosas, y por lo tanto se sale del verdadero amor y la edificación,
que causa confusión y distracción, y destruye más de lo que engendra en Dios.
Y también se sale del orden de la iglesia que dice: "habla con él primero en privado;" porque así él puede ganar a su hermano.
Hablar públicamente causa conflicto, ya que algunos reconocen y otros no reconocen,
y ese espíritu debe ser apagado por el verdadero espíritu, que guarda el orden, y la unidad y la comunión,
y el verdadero amor que edifica el cuerpo.
Y así todos los que sienten el poder moviéndose en ellos para ministrar,
cuando ellos hayan acabado, que vivan en el poder, y en la verdad, y en la gracia,
la cual guarda en las palabras sazonadas, y guarda en una vida estabilizada y sazonada.
Y por lo tanto todos pueden ministrar a medida que han recibido la gracia;
por lo tanto todos son mayordomos de la gracia de Dios
, si no transforman la gracia en lascivia;
y así para ministrar en ese amor, y gracia, y poder, que guarda todas las cosas en sujeción y orden,
y en unidad en la vida y en el poder, y luz, por la cual ustedes pueden ver aquello de Dios en todo hombre,
y responder a aquello que Dios ha mostrado al pueblo,
porque los verdaderos obreros en la viña responden a aquello que es de Dios,
los verdaderos ministros llevan al pueblo a aquello que es para instruirles, el espíritu de Dios,
y así son ministros del espíritu, y ministros de la gracia.
Ellos responden al espíritu, y la gracia, y la verdad en todos,
en aquello que todos los que ministran tienen unidad,
y por medio de lo cual ellos tienen comunión con Dios y con Cristo.

Jorge Fox


268. - Que no piensen demasiado acerca de las cosas del mundo.

Amigos,

¿Acaso Dios no proveyó para el hombre y la mujer antes que él los hiciera?
¿Acaso no hizo todas las cosas en seis días?
Y el sexto día él hizo al hombre a la imagen de Dios, en justicia y santidad.
Y por lo tanto Cristo, quien es el hijo de Dios,
quien viene a restaurar al hombre otra vez a la imagen de Dios,
y lleva al hombre hacia su imagen en justicia y santidad,
como él estaba antes que cayera; ¿acaso él no reprende a aquellos que se preocupan,
y les dijo que tenían poca fe,
y que ellos no podían añadir ni un codo a su estatura que Dios había hecho;
y era la práctica de los paganos y de los gentiles el preocuparse?

Por lo tanto está claro que antes que Dios creara al hombre, Dios tuvo cuidado de él;
pero después que el hombre había caído de la imagen de Dos, y su justicia,
él [el hombre] se preocupó y se esforzó,
aunque él no puede añadir ni un codo a su estatura en la obra del Señor.
Porque ustedes pueden sembrar su semilla en la tierra o en la huerta,
ustedes pueden tener mucho ganado, y otras cosas,
sin embargo no hay aumento sino el que es de parte del Señor,
ni tampoco de su semilla, ni de su ganado;
porque ¿acaso no es la tierra del Señor y la abundancia de ella?
¡Tomen nota! ¿Acaso él no da el aumento,
quien sostiene todas las cosas por medio de su palabra y su poder,
quien es el Creador de todo, y que proveyó para el hombre antes que lo creara,
y lo puso en dominio sobre todas las obras de sus manos;
y el hombre perdió este dominio?
El hombre perdió la justicia y la santidad, en su desobediencia al mandato de Dios,
el cual Cristo viene a restaurar en el hombre,
y pone al hombre por encima de todo otra vez, como estaba al principio,
y en su propio estado más allá de Adán antes de la caída, hacia aquel que nunca cayó.
Y así todo el que cree en la luz, como Cristo ordenó,
en la luz ellos ven que no pueden añadir un codo a su estatura,
y así ellos llegan a crecer en la fe, en Cristo y en Dios.
Y así en esto el Señor tiene la adoración de sus obras;
y todas las cosas le adoran, quien las creó todas para su honor,
y para su gloria, y para su adoración;
y para que el hombre lo glorifique en justicia y santidad,
en la imagen de Dios y de Cristo Jesús,
por encima de todas las otras criaturas en el pacto de Dios,
en el pacto de luz y vida en Cristo Jesús,
aquel por medio de quien el mundo fue creado;
por medio de él ellos adoran y agradan a Dios,
y al agradar a Dios, ellos honran a Dios y a Cristo.

Jorge Fox


269. - Con respecto al único lenguaje.

Todos los Amigos que creen en la luz,
como Cristo les ordenó, y han llegado a ser hijos de la luz,
manténganse en el habla correcta;
esto es, tú o usted para uno singular, y ustedes para muchos;
como ustedes pueden ver a través de las escrituras, este era el lenguaje de Dios y de Cristo,
sus profetas y apóstoles, y todos los hombres buenos;
aunque es la práctica del primer nacimiento, y de la carne, decir tú,
cuando ellos deberían decir usted.
Por lo tanto tengan cuidado de la adulación para agradar a los hombres,
y permitir que el espíritu del mundo esté sobre ustedes.
Aunque ellos han aprendido en su gramática y accidentes, y otros libros de enseñanza,
el lenguaje singular y plural,
sin embargo ellos hablan plural cuando deberían hablar en singular, a una persona.

Jorge Fox


270.

Todos los que están reunidos en el nombre de Jesús,
y son vivificados y animados por él, llegan al rebaño de Cristo;
y saben dónde ellos se alimentan al mediodía,
ellos están unidos en el nombre de Jesucristo, cuyo nombre está por encima de todo nombre;
y saben que no hay salvación bajo todo el cielo, sino en el nombre de Jesús,
en el testimonio que ellos tienen de Jesús, quien es espíritu,
por el cual ellos ven a Jesús, y ven sus pastos de vida,
ven sus manantiales de vida, y sus ríos de vida, y su pan de vida;
y ven las pisadas del rebaño, el testimonio de Jesús, el espíritu,
por el cual ellos lo ven a él y a su rebaño;
y ellos ven las montañas baldías donde han estado y de donde vienen.
Y por lo tanto todos ustedes que están unidos en el nombre de Jesús,
y caminan en el camino del justo, donde están las pisadas del rebaño,
no apaguen el espíritu en ninguno,
y si alguno no quiere de su pan de vida, ni del agua de vida,
dejen que ayunen, ellos no recibirán, ni darán;
porque el pan de vida y el agua de vida no son dados solamente para alimentarse ustedes mismos,
sino que son dados por ellos para que ustedes puedan alimentar a otros, y refrescar a otros:
por lo tanto tengan pan en sus casas, y agua en sus propios pozos,
y fruta de su propio árbol, y sal en sí mismos, para probarse los unos a los otros,
para que ustedes puedan probar todas las cosas;
y tengan aceite en sus propias lámparas, para que ellas puedan arder en su propio templo;
y aroma e incienso, para que pueda arder continuamente sobre su propio altar,
para que pueda ascender como un olor agradable, santo y puro, para Dios quien es santo y puro.
No estén alejados de su suelo, donde ustedes pueden crecer y aumentar.
De modo que no apaguen el espíritu, no desprecien la profecía, no odien la luz,
sino mejoren sus talentos; no los escondan, sino mejórenlos.
Piensen en el reino interior, y el denario celestial,
y el espíritu de Dios, que es dado para instruirlos;
y en caminar de acuerdo a la regla del espíritu de Dios,
y que él les ha dado para que ustedes aprovechen;
y obedezcan la verdad que está en el interior;
para que ustedes puedan ser adornados y arreglados con un espíritu manso y quieto.
Porque la luz que brilla en sus corazones les dará el conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo,
para que ustedes puedan conocer el tesoro celestial en sus vasijas terrenales,
y el lucero de la mañana se levante, que el día amanezca en sus corazones,
para que ustedes lleguen a ser templos de Cristo;
que él more con ustedes, y camine con ustedes, y cene con ustedes;
y la sangre de Cristo sea rociada en sus corazones por sus obras muertas,
y sobre sus consciencias también, para que ustedes sirvan al Dios viviente.
De modo que conozcan la fe verdadera que purifica sus corazones,
cuyo autor y consumador es Cristo;
y la esperanza verdadera, para purificarlos.
Y así, que sean creyentes verdaderos en la luz, como Cristo mandó,
y lleguen a ser hijos de la luz;
porque aquel que cree, tiene el testimonio en sí mismo.
Y conozcan la verdad en sus corazones y sus bocas;
la cual es la palabra de fe que el apóstol predicó,
que distingue sus buenos pensamientos de los malos, y sus buenas palabras de las malas;
y esta palabra está en sus corazones para que la obedezcan y la practiquen.
La cual es como un martillo para martillar el pecado y la maldad,
y como una espada para cortarlo, y como un fuego para quemarlo.
Para que por esa palabra ustedes puedan ser santificados,
por esa palabra ustedes puedan tener salvación,
por esa palabra ustedes puedan ser reconciliados con Dios;
por la cual todas las cosas son sostenidas, por su palabra y poder;
por esta palabras ustedes puedan nacer otra vez por la semilla inmortal, que vive y habita para siempre.
Y para que así por esta palabra ustedes puedan recibir su leche;
porque esta es la palabra implantada, que puede salvar el alma, y resucitar el alma,
que es inmortal para el Dios inmortal.
Y por esta palabra ustedes verán por encima de todos los que engañan sus almas;
y esta palabra existía antes que ellos existieran.
Y por esta palabra ustedes entenderán las escrituras de la verdad, que no pueden ser quebrantadas.
Y por esta palabra ustedes llegarán a juzgar a todos aquellos
que se han metido en las imaginaciones con respecto a las escrituras,
y que las establecen en la habitación de Dios y Cristo,
en sus oscuras imaginaciones, quienes en su oscuridad no pueden comprender la luz.
Y por esta palabra ustedes tendrán riquezas [espirituales]; fuera de este mundo de pobreza.
Y por esta palabra ustedes llegarán a conocer la vida y la salvación;
porque en el principio estaba la palabra, y la palabra estaba con Dios;
y el nombre de Cristo es el verbo de Dios;
y las escrituras son las palabras que deben cumplirse.
De modo que todos sean diligentes en la verdad,
para que ustedes sean fructíferos en la palabra de Dios,
para ésta pueda pasar por todos ustedes.

Jorge Fox

271.-Con respecto a aquellos que se salen de la unidad y niegan las formas.

Aquellos que se han salido de la luz,
del espíritu y poder de Dios, y por lo tanto de la unidad,
por la luz, y por el espíritu, y por el poder son juzgados;
y el poder, y la luz, y el espíritu están sobre ellos.
Y al haberse salido ellos hacia su propia voluntad, y hacia el espíritu perverso,
entonces ellos dicen que no están sujetos a la voluntad de los hombres, ni a la voluntad del hombre;
y ese espíritu los conduce a estar fuera de los vínculos de la humanidad.
Cuando ellos se han salido así de la luz, y del poder y espíritu de Dios,
ellos se salen de todas las formas verdaderas, hacia la confusión y el vacío, sin forma;
entonces ellos dicen que no están sujetos a las formas,
y claman acerca de todas las formas con su oscuridad y espíritu perverso, y así revuelven todo junto.
Porque hay una forma de piedad, y hay una forma de palabras sensatas; muchos tienen una forma.
Todas las criaturas tienen una forma, la tierra tiene una forma,
y todas las cosas fueron llevadas hacia una forma por el poder de Dios;
porque la tierra estuvo una vez sin forma, y estaba vacía y confundida.
Por lo tanto aquellos que se han salido del pacto de Dios y de la vida,
y están fuera del poder de Dios, han ido hacia una condición confusa sin forma,
un estado que está fuera del vínculo de los hombres y mujeres corteses.
Y así los tales están confundidos sin la forma correcta;
porque la forma que Dios ha hecho, la forma de la tierra,
la forma de las criaturas, la forma de los hombres y las mujeres,
la forma de las palabras sensatas, la forma de la piedad,
y la forma de la doctrina sensata,

nunca fue negada por el hombre y la mujer de Dios.
Sino aquellos que sólo tienen la forma, y niegan el poder de la piedad,
ellos fueron negados,
porque ellos niegan el poder;
y no sólo hacen eso, sino apagan el espíritu,
y lo afligen y lo irritan, y odian la luz;
por la cual ellos son condenados.

Jorge Fox

272. - A los Amigos en Irlanda.


Manténganse en la medida igual y el peso justo en todas las cosas, tanto interna como externamente,
para que ustedes puedan responder equitativamente, responder la verdad en los oprimidos,
y el espíritu, y la gracia, y la luz en todas las personas
Y así, al ser guardados en la justicia, y en equidad, y verdad, y santidad,
que los preserva por encima de la desigualdad, la injusticia,
y la medida falsa, y el peso, y el balance en todas las cosas, tanto interna como externamente.
Y esto mantiene sus ojos abiertos, los guarda en un sentido,
los mantiene en el entendimiento, y la verdadera sabiduría, y el verdadero conocimiento,
lo que ustedes deben responder a todos los hombres
en justicia, y verdad, y equidad, tanto interna como externamente.
Y esto es para todos ustedes que han comprado cualquier tierra irlandesa,
para que la justicia y la rectitud, y la verdadera medida, y el verdadero peso, y la balanza justa, puedan estar entre ustedes,
para responder a aquello que es puro, y justo, y parejo, e igual;
para que ustedes puedan responder a aquello que es igual, y justo, y verdadero en ustedes mismos, y en cada hombre y mujer;
para que ustedes puedan ser guardados en el sentido y el favor de Dios,
y así puedan responder al principio bueno y justo en todos,
por medio del cual ellos pueden ser llevados a la verdad,
el principio equitativo, la medida justa, el verdadero peso y balanza;
por lo cual ellos pueden conocer al justo y verdadero Dios en todas sus obras y salidas.

Jorge Fox


273.-No confiar en las riquezas inciertas.

Amigos todos,

Sean como extranjeros para todas las cosas visibles y creadas,
pero estén familiarizados con el Creador, su hacedor, el Señor Dios Todopoderoso;
porque las cosas externas no son riquezas duraderas, ni sustancia duradera,
ni habitaciones duraderas, ni posesiones duraderas,
porque ellas tienen alas y volarán;
y por lo tanto sean como peregrinos y extranjeros para el mundo,
y todas las cosas mundanas, creadas y visibles,
y testifiquen la redención desde la tierra,
para que ustedes puedan reinar sobre la tierra, como reyes y sacerdotes de Dios,
para que ustedes puedan conocer una habitación en Dios,
y las riquezas de su gracia y vida, que es eterna
y una sustancia que no se desvanece, las riquezas que no tienen alas,
y las riquezas que no son engañadoras, que son duraderas y verdaderas.
Porque si los hombres confían en las riquezas externas, y las cosas externas,
ellas los engañarán y les fallarán, y tienen alas y huirán de ellos.
Y por lo tanto el hombre en ese estado es engañado, y las riquezas son engañadoras para él.
Por lo tanto, como dije antes, sean como extranjeros y peregrinos para el mundo,
y todas las cosas posean en él como si no las poseyeran,
y lo que ustedes disfrutan, como si no lo disfrutaran;
estén por encima de todas tales cosas,
y estén alejados de ellas en la vida invisible y el poder, que está sobre todas las cosas.
Porque el nacimiento que es nacido otra vez por la simiente inmortal por la palabra de Dios,
que vive y permanece y perdura para siempre,
está por encima de todas las cosas;
porque todas las cosas son sostenidas por su palabra y su poder.
Y por lo tanto estén familiarizados con las riquezas celestiales y certeras, la sustancia duradera,
y la eterna posesión y herencia de vida
por medio de la cual ustedes pueden estar familiarizados con su hacedor y creador,
el Señor Dios Todopoderoso.

Jorge Fox


274.

Mis estimados amigos,

Vivan todos en la vida pura y no contaminada, en la simiente santa que no cambia,
la cual desgastará a todos en la transgresión, y ella existía antes que existiera la transgresión,
(y esta simiente nunca transgredió),
y existirá cuando la transgresión ya no exista,
y está por encima de ese espíritu que está en la transgresión,
y es una piedra molesta para el transgresor,
y para aquel que está fuera de la verdad,
y perdurará más que todos ellos.
Y así en eso vivan, en lo cual ustedes pueden reinar en la vida y la verdad,
y a su tiempo esto quebrantará todas sus cadenas.
Porque ese espíritu que transgrede, persigue al justo en lo particular,
y la persecución hace al justo sufrir en general;
y así aquellos que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús deben sufrir persecución
por aquellos que persiguen a los que son piadosos;
no es ninguna maravilla que ellos persigan a los piadosos en Cristo el hombre celestial;
por lo tanto el justo sufre, por dentro y por fuera, por causa del injusto.
Y por lo tanto san valientes por la verdad del Señor sobre la tierra,
y moren en amor, y en humildad, y mansedumbre, y paciencia, y justicia,
en lo cual el amor del Señor es manifestado.
Así que nada más enviaré aparte de mi amor.

Jorge Fox


275.

A todos los Amigos en todas partes,

Moren en el espíritu viviente, y en el poder viviente, y en la luz celestial,
y no apaguen la inspiración de ella en sí mismos, ni la inspiración de ella en otros;
aunque a muchos se les ha acabado, y se han ido más allá de su medida,
sin embargo muchos más han apagado la medida del espíritu de Dios,
y después han llegado a estar muertos y apagados, y han dudado con un temor falso;
y así ha habido dolor de ambas maneras.
Y por lo tanto sean obedientes al poder del Señor,
y a su espíritu
, y sus armas espirituales;
hagan guerra contra ese filisteo que quiere tapar sus pozos y manantiales.
El pozo de Jacob estaba en la montaña, (lean esto dentro de sí mismos), él era el segundo nacimiento.
Y el crecimiento en el poder mantiene abierto el manantial.
Y nadie debe despreciar la profecía, ni apagar el espíritu;
para que todo sean mantenido en forma abierta para el manantial, para que la copa de todos pueda estar rebosando.
Para que todos ustedes pueden profetizar uno por uno,
y el espíritu de los profetas esté sujeto a los profetas.

"Ojalá que todos fuesen profetas en el pueblo de Jehovah,"
dijo Moisés en su tiempo, cuando algunos encontraron fallas;

pero los últimos tiempos son la ocasión del cristiano, quienes disfrutan la sustancia, Cristo Jesús;
y su iglesia es llamada un sacerdocio real, que ofrece sacrificios espirituales;
y su iglesia son sus creyentes en su luz.
Y así en la luz todos deben tener algo que ofrecer;
y deben ofrecer una ofrenda en justicia al Dios viviente, de otra manera ellos no son sacerdotes;
y aquellos que apagan el espíritu no pueden ofrecer, sino llegan a estar apagados.
"Derramaré mi espíritu sobre toda carne, en el tiempo final," dijo el Señor,
el cual es el tiempo del verdadero cristiano,
los hijos e hijas de Dios profetizarán,
y sus jóvenes verán visiones,
y los ancianos soñarán sueños;
"y sobre mis siervos y mis siervas en aquellos días derramaré mi Espíritu,
y profetizarán."

Ahora, amigos, si esto se cumple, siervos, siervas, hijos, hijas, ancianos, y jóvenes,
todos deben sentir al espíritu de Dios,
por el cual ustedes pueden ver las cosas de Dios, y declararlas para su adoración;
porque con el corazón el hombre cree,
y con la boca se hace confesión para salvación.

Primero, él lo tiene en su corazón, antes de que salga de su boca;
y esto es más allá de las cosas cerebrales, golpeadas y emocionantes,
las que el hombre ha estudiado por mucho tiempo, acerca de las palabras de los santos,
lo cual los hombres santos de Dios pronunciaron cuando fueron inspirados por el espíritu santo;
de modo que el espíritu santo los inspiró, antes de que ellos las pronunciaran.
Y por lo tanto, como dije antes, no resistan al espíritu santo,
porque aquellos que lo hicieron, llegaron a ser duros de cerviz, y sus corazones no estaban circuncidados;
sino sientan este santo espíritu, este espíritu de verdad, el que los lleva hacia toda verdad.
Por lo tanto con el espíritu santo, y con la luz y poder de Dios,
ustedes edifican sobre Cristo, el fundamento y la vida;
y por la misma luz celestial, y poder, y espíritu, ustedes trabajan en la viña,
y ministran y hablan acerca de las cosas de Dios,
y ustedes desentierran las perlas;
por lo tanto preséntenla, y permitan que se vea como brillan, las perlas brillantes.
Y vengan todos a la viña de Dios a trabajar,
en la luz que existía antes que existiera la oscuridad,
y con la vida que existía antes que la muerte y su poder;
y en la verdad y el poder de Dios, de la cual el diablo está fuera,
de modo que cada uno de ustedes puede tener su denario,
ese precioso denario, el tesoro celestial de Dios Todopoderoso, el gran Señor,
quien es el ordenador, el eliminador, el gobernador, y el líder en la viña, entre sus siervos,
quien les paga su salario, y les da su denario celestial de la vida.
Tomen nota, son los labradores en la vida, verdad, y el poder de Dios,
quienes trabajan en el viña de Dios, quienes tienen su denario celestial, ese tesoro eterno.
Por lo tanto asegúrense de tenerlo;
si ustedes están en la labor de la vida, ustedes lo tendrán.
Amigos, ustedes ven como los hombres y las mujeres pueden hablar suficiente por el mundo,
por la mercancía, por la agricultura, el labrador por su arado;
pero cuando ellos llegan a hablar de Dios,
apagan el espíritu, al ser habladores solamente, y no obedecen la voluntad de Dios.
Pero vengan, veamos lo que los mercaderes sabios pueden decir;
¿han hallado ellos la perla y el campo, y han comprado el campo,
que produce esas gloriosas perlas brillantes?
Veamos lo que ustedes pueden decir para Dios, y esa mercancía celestial.
¿Qué puede decir el labrador para Dios con su arado espiritual?
¿Está labrado el terreno del labrador?
¿Tiene él una abundancia de la semilla celestial de vida?
Por lo tanto, ¿qué puede decir el labrador celestial? ¿tiene él abundancia de fruto espiritual almacenado?
¿Qué puede decir el trillador? ¿Ha sacado el trigo de la gavilla,
el trigo celestial, con su aventador?
Y veamos, ¿qué pueden decir el labrador, el agricultor y el trillador espiritual por Dios?
Como ellos han trabajado en la viña, para que puedan tener su denario;
algunos son quebradores de terrones en la viña, algunos sacan la maleza,
algunos están cortando las zarzas y arbustos, y preparando el terreno,
y cortando las raíces con el hacha celestial de la semilla;
algunos están gradando, algunos están juntando y acumulando las riquezas;
por lo tanto ustedes pueden ver que aquí están los mercaderes, labradores, gradadores,
los que sacan las malezas, los segadores, los trilladores en la viña de Dios,
sin embargo nadie debe encontrar las fallas de otros,
sino todos deben trabajar en su lugar, alabando al Señor,
mirándolo a él para recibir su salario, su denario celestial de vida del Señor de la vida.
Por lo tanto nadie debe apagar el espíritu, ni despreciar la profecía, por temor de limitar al Santo;
y todos deben ministrar a medida que reciben la gracia, que ha aparecido a todos los hombres, la cual trae la salvación;
De modo que la gracia del Señor, su luz, y verdad, y espíritu y poder puedan tener el paso,
y el gobierno en todos los hombres y mujeres, para que por medio de esto él pueda tener la gloria,
y la gloria de él en todos, quien es bendito por siempre y para siempre.
El Señor ha dicho: "Desde donde nace el sol hasta donde se pone,
es grande mi nombre en medio de las naciones."

Ahora, tomen nota amigos, este es un espacio grande, en el cual el nombre de Dios será grande;
y el Señor dijo además: "En todo lugar, se ofrecerá incienso a mi nombre,
y una ofrenda pura; porque mi nombre será grande entre los paganos," dijo el Señor de los ejércitos.
Ahora amigos, tomen nota, este incienso celestial y ofrenda pura, es una ofrenda espiritual,
que debe ser ofrecida por el espíritu de Dios, quien es espíritu;
entonces ahora nadie apague el espíritu de Dios en sus propios corazones,
y todos los tales lleguen a estar bajo el título de real sacerdocio, ofreciendo ofrendas espirituales;
este real sacerdocio tiene un sacerdote que vive para siempre, Cristo Jesús.
Y, amigos, no apaguen el espíritu, ni abusen del poder;
cuando este se mueva y los inspire, sean obedientes,
pero no vayan más allá, ni le añadan, ni le quiten nada;
porque si lo hacen estarán reprobados, ya sea por ir más allá, o por tomar de él.
Y cuando alguno haya hablado de las cosas del Señor por su poder y espíritu,
permitan que se mantenga en el poder y el espíritu, y eso los mantenga en la humildad,
de modo que cuando hayan hablado de las cosas de Dios,
ellos no estén ni más arriba ni más abajo, sino todavía se mantengan en el poder, antes y después;
y al ser obedientes en el espíritu y el poder de Dios, este los mantenga alejados de lo muerto, y estén vivos en Dios,
y los mantenga en un sentido, para que ellos no vayan más allá, y corran, como algunos (ustedes saben) han hecho;
y todo lo que ha venido por deseo de vida en el poder de Dios, y en su espíritu,
que guarda todas las cosas en sujeción y en orden;
y en el verdadero temor del Señor, siempre para sentir la presencia del Señor con ustedes.
Vengan, pescadores, ¿qué han agarrado con sus redes?
¿Qué pueden decir para Dios?
Ustedes hermanos, Pedro y Juan, pescadores, pueden decir mucho para Dios.
Lean en Hechos y ustedes lo podrán ver;
Yo no quiero que degeneren de su espíritu.
Pastores y ganaderos, ¿dónde están?
¿Qué pueden decir ustedes ahora para Dios, cuya habitación está en los campos?
David, Jacob, y Amós, sus compañeros pastores y ganaderos, (¿acaso no lo ven?) ellos pueden decir mucho para Dios;
Yo quisiera que fueran como ellos, y no degeneraran alejándose del espíritu.
Vengan, comerciantes, constructores de tiendas, doctores, y sastres, ¿qué pueden decir para Dios?
¿Acaso no han leído que sus compañeros comerciantes en tiempos pasados podían decir mucho para Dios?
No se degeneren alejándose del espíritu.
¿Acaso no recuerdan las acusaciones de los sabios y educados griegos,
cuando los apóstoles predicaron a Cristo entre ellos
, que ellos fueron llamados pobres comerciantes y pescadores?
Por lo tanto sean fieles.
Los predicadores de Jesucristo ahora son lo mismo para los sabios del mundo de lo que eran en ese entonces.

Jorge Fox


276.

Estimados amigos,

Vivan en paz, y amor, y paciencia los unos con los otros, porque eso edifica el cuerpo,
y el conflicto no lo edifica, sino que se come lo bueno;
porque el cuerpo se edifica a sí mismo en amor;
en el cual hay alimento, y virtud, y vida que proviene de la cabeza;
por lo tanto en eso reúnanse y edifíquense los unos a los otros.
Estimados sean fieles,
y vivan en la vida, y el poder, y la simiente de Dios,
y en amor y paz los unos con los otros.
Y así el Dios de paz los guarde en esto.
Haya paz entre ustedes, y vivan en aquello que guarda la paz;
porque los pacificadores son bendecidos.
Y esfuércense todos por aquello que produce paz;
y los que son más humildes, y quédense así, reciban más del Señor.

Jorge Fox


277.

Mis estimados amigos,

Cuando ustedes estaban anteriormente en una profesión,
ustedes tomaban a sus siervos, sus aprendices,
y sus hijos junto con ustedes a los lugares de adoración.
Y ahora que ustedes han llegado a la verdad,
y están convencidos que es la verdad de Dios,
por medio de la cual ustedes han llegado a tener una porción y herencia de vida y salvación,
y de un reino y mundo que no tiene fin,
y hacia una posesión de aquello que ustedes anteriormente sólo profesaban en palabras.
Ahora Amigos, por lo tanto, ustedes que han llegado a esta posesión,
y van hacia las asambleas del pueblo de Dios,
quienes están reunidos en su nombre (donde está la salvación),
y en ningún otro nombre bajo el cielo, sino el nombre de Jesucristo.
¿Acaso no es más respetable para ustedes llevar a sus siervos, aprendices, hijos,
y doncellas junto con ustedes a las reuniones, para ser partícipes de la verdad eterna,
de modo que ellos puedan tener una posesión con ustedes de lo mismo que ustedes poseen?
Porque, si ustedes los dejan atrás, y son descuidados con ellos,
es posible que muchos de ellos se vayan hacia la libertad, y al libertinaje,
y a las obras de teatro, y a las tabernas, y así a las compañías libertinas.
Tal libertad ha hecho un gran daño en la juventud,
y la verdad ha sido muy deshonrada por ellos.
Y los tales no sólo pierden la sabiduría de Dios,
y el verdadero entendimiento dado a ellos por su Hijo,
y la razón de los hombres, en estas prácticas.
Y después ustedes han llegado a encontrar fallas en sus siervos, hijos, etc.
y por un asunto pequeño echan fuera a alguno de ellos,
cuando la falla está en ustedes mismos que no los llevaron a la reunión,
para gobernarlos en la sabiduría de Dios, y el verdadero entendimiento y conocimiento;
el cual es conocer al verdadero Dios, y su hijo Jesucristo,
a quien él ha enviado; y conocerlo a él es vida eterna.

Por causa de esta libertad ustedes no tienen autoridad sobre ellos;
porque ustedes deberían llevarlos a las reuniones para esperar al Señor.
Porque verdaderamente mi vida a menudo ha sido recargada por no haberlos restringido de esa libertad a la cual ellos han ido;
en la cual ustedes deberían ser más prudentes, sabios y cuidadosos,
y deberían mantenerse más en su dominio y autoridad en la vida, poder, y simiente,
en la cual ustedes tienen la verdadera sabiduría, conocimiento, y entendimiento.
Por lo tanto, consideren estas cosas en todas sus familias,
y recuerden el tiempo de sus antiguas profesiones,
en el cual ustedes ejercieron la razón de los hombres,
para llevar sus siervos a una profesión externa.
Ahora que ustedes han llegado a una posesión de la vida,
hagan caso para que no pierdan la razón correcta, la sabiduría, el entendimiento, y el conocimiento.
Por lo tanto despiértense,
para que puedan ejercer la sabiduría correcta y el entendimiento en aquello que vive para siempre,
y que es y permanecerá cuando todo lo contrario se haya ido;
hacia aquello que debe ser llevado;
para que en ello ustedes sean un buen patrón y ejemplo en todas sus familias,
y que los lleven con ustedes a sus reuniones,
para que ellos puedan encontrar la sustancia de aquello que ustedes anteriormente sólo profesaron en palabras.
Y ahora que ustedes gozan la sustancia, sean más cuidadosos, sean más diligentes y cautelosos,
para que Dios pueda ser glorificado en de todas sus familias,
y su nombre pueda ser llamado, y honrado, y exaltado,
quien es Dios sobre todo, bendito para siempre.
Y, amigos, algunos entre ustedes no crían a sus hijos como cuando ustedes estaban sólo en la profesión,
los crían de una manera tan grosera y provocativa, que cuando ellos han crecido, ya no son importantes para ustedes, ni se preocupan de ustedes;
de modo que no son una bendición ni consuelo para ustedes;
sino en muchas maneras son peores que muchos de los que son más libertinos, obstinados y desobedientes en el mundo;
y esta verdad no enseña tales cosas,
sino que más bien lleva hacia la humildad, y la mansedumbre, y la suavidad, y la ternura;
ya que cuando ellos llegan a estar establecidos para el aprendizaje,
muchas veces ellos se van muy fuera del mundo.
Y por lo tanto, por el poder, y la vida, y la sabiduría de Dios,
ustedes deben notar estas cosas,
para que todos ellos puedan ser llevados
y mantenidos en la sujeción por el poder de Dios,
para que Dios pueda ser honrado y glorificado,
por medio del quebrantamiento de la voluntad terca en ellos, y sujetándolos a la verdad;
y permitan que conozcan su lugar,
y no le den lugar a aquello que puede sobrepasarlos;
de modo que entonces al final ustedes no sepan como gobernarlos,
sino que les traigan pena, y dolor, y dificultad a ustedes, como se puede ver en muchos ejemplos de esto.
Por lo tanto, mientras ellos son jóvenes, restrínjanlos en tales cosas,
y a cada uno en la vida, y poder, y semilla de la verdad, guarden su autoridad,
y no pierdan la verdadera sabiduría ni el entendimiento que Cristo les ha dado;
ni el verdadero conocimiento, ni la verdadera razón, que él les da para distinguir el bien del mal;
sino en todas las cosas guarden su autoridad,
la cual les es dada por Dios, y su lugar en ella;
porque aquellos que temen y adoran al Señor, tendrán un lugar con él.
Y en el poder, y la vida, y la sabiduría de Dios,
ustedes criarán y gobernarán a sus hijos e hijas, siervos y aprendices,
y harán que ellos guarden sus lugares,
y en el poder de Dios respondan a lo bueno en todos ellos.
Porque un padre o una madre externos, que esté sobre sus familias, aprendices, y doncellas,
deben guardar todas las cosas que son externas, corteses o sujetas,
en su lugar, con razón y verdadera sabiduría;
y aquellos que llegan a ser padres en la verdad, deben entrenarlos a ellos en la verdad,
y a ejercitar esa sabiduría, y ese conocimiento y entendimiento, que está más allá de lo externo.
Por lo tanto en esto ellos deben entrenarlos en la verdad, por medio de la cual todos deben ser libres;
no en el servicio que los hombres ven, sino sirviendo al Señor en justicia y diligencia, en sus servicios;
de modo que ellos puedan ser partícipes de la vida celestial,
y lleguen a ser herederos de la salvación, e hijos de la promesa,
como también hijos e hijas de Sión, para quien Cristo es elegido y precioso,

y por medio de él sus conversaciones pueden ser llevadas hacia las cosas celestiales,
y sus mentes y afectos a ser establecidos en las cosas de lo alto.

Por lo tanto, amigos, consideren todas estas cosas en la vida que existía antes que la muerte,
en la verdad de la cual el diablo está fuera,
en la sabiduría de Dios, que es pura desde lo alto,

y en la justicia, que existía antes que existiera la injusticia,
para que Dios pueda ser glorificado en todas sus familias, quien es bendecido para siempre.

Jorge Fox

 

278.

Y amigos,

Asegúrense que todos los aprendices que están bajo obligación entre ustedes puedan servir su tiempo fielmente,
de acuerdo al pacto, para que todos puedan conocer su lugar;
porque los jóvenes, si son dejados libres, son como asnos salvajes, y novillas salvajes;
y ellos muchas veces traen gran deshonor a Dios, al irse hacia el libertinaje;
quienes son más aptos para estar bajo la regla y el orden, que para gobernar;
y por medio de la piedad necia de algunos,
permiten una gran cantidad de ligereza y extravagancia en sí mismos.
Todos deben ser guardados por el poder de Dios,
en el cual el honor del Señor puede ser preservado;
y así esa libertad no es dada a la juventud en esos casos;
porque la verdadera libertad está en Cristo Jesús,
que da autoridad sobre aquello que deshonra a Dios;
porque muchas cosas así han consentido a varios,
al dejar a la juventud desenfrenada en libertad, para que tomen las riendas por sí mismos,
y así han causado problemas para sus padres, maestros o maestras,
y gran deshonor para Dios.
Tengan cuidado para que la verdad no sufra por estas cosas,
y que nadie compre su tiempo restante sin el consentimiento de sus padres o tutores;
o en su ausencia, aconséjenles en la reunión mensual.
Porque ¿acaso no ven qué daño se ha hecho en tales casos?
Por lo tanto, manténganlos a todos ellos bajo yugo;
e impidan y detengan la impiedad y el libertinaje que quiere penetrarlos.
Por lo tanto en todas esas cosas ustedes deben ejercer la sabiduría pura de Dios,
la razón pura, el conocimiento y el entendimiento;
y mantenerse en su autoridad,
para que nadie que esté bajo la profesión de la verdad se vaya hacia el libertinaje;
donde la juventud debe ser refrenada y restringida,
y debe ser alimentada y entrenada en el temor y la sabiduría de Dios,
para que el poder de Dios y la verdad de Dios pueda tener su pasaje a través de todo, y sobre todo;
y toda la ligereza, frivolidad, extravagancia, y libertinaje, puedan ser reprimidos.
De modo que el bien pueda ser mantenido en todos,
para honrar y glorificar al Señor Dios Todopoderoso,
quien es bendito para siempre, quien reina entre nosotros.

Jorge Fox


279.- La sustancia de una epístola general.

 

A todos los amigos en todas partes,
quienes son amigos de Cristo el hombre celestial, por medio de quien el mundo fue creado,
y que han llegado a ser amigos de Dios por medio de Cristo Jesús,
quienes son vivificados por Jesús, y reavivados por él,
quienes estaban muertos en el antiguo Adán, y ahora están vivos por el segundo Adán,
y han bebido su sangre, por medio de la cual ustedes tienen vida,
y por medio de la cual ustedes salen de la congregación de los muertos,
quienes sólo hablan de su sangre y su carne.
Y ahora, al reunirse en el nombre de Jesús, quien los ha vivificado,
en el nombre de aquel cuya sangre ustedes han bebido, la cual es su vida,
sí, la del hombre celestial;
y por lo tanto han salido de sus países natales, y sus religiones y adoraciones,
y han dejado lo viejo atrás,
quienes se han subido a la casa antigua,
y no quieren bajar otra vez para buscar nada de lo viejo.
Yo digo que ustedes que se han reunido en el nombre de Jesús, el hombre celestial,
fuera del antiguo Adán,
y son vivificados por el hombre celestial,
mantengan sus reuniones en el nombre de Jesús.
Entonces es él quien es perseguido, si ustedes son perseguidos;
y él es el que sufre;
porque en todas sus aflicciones y sufrimientos él está con ustedes,

quienes son vivificados por él, y han bebido su sangre,
y así han llegado a ser fieles testigos de Cristo Jesús,
como todos los que son vivificados por él, y que han bebido de su sangre;
porque aquellos que no han bebido de su sangre, y que no son vivificados por él,
no son verdaderos testigos de Cristo Jesús.
Y por lo tanto ustedes a quienes el Señor ha reunido, y ha buscado y encontrado,
quienes han sido esparcidos en este día oscuro y nublado (desde los días de luz de los apóstoles),
y han sido hechos presa por los pastores asalariados,
y han sido dejado a los lobos por la huida de los asalariados,

quienes ustedes pensaron que eran buenos hombres,
y ahora el Señor ha buscado y ha encontrado,
y los ha reunido en sus bocas,
ante cuyas bocas ustedes han sido una presa;
y sepan que el Señor los alimenta por encima de las montañas con su pan celestial,
y él ha puesto un pastor sobre ustedes,
(el hombre celestial), quien vive para siempre,
quien es el pastor sobre todos los que viven, quienes son vivificados por él;
y por lo tanto el Señor tiene la gloria de buscarlos y reunirlos a ustedes sacándolos del desierto,
del pozo, las tumbas, y las zanjas del antiguo Adán y de la serpiente,
y de sus zarzas y espinas;
y por lo tanto Cristo, por medio de quien el mundo fue creado,
es el reposo de los vivientes a quienes él ha vivificado, y es su pastor,
para alimentarlos con vida, y con los manantiales de vida,
y es el obispo de sus almas, quien los supervisa,
para que ellos no se salgan de los pastos de vida,
y de los manantiales de vida, ni del redil de la vida.
Es un pasto glorioso que debe ser dado encima de todas las montañas,
en la vida, en los pastos de vida, por el pastor viviente,
y para ser supervisado por el obispo viviente, y para ser santificado,
y para ser presentado a Dios por el sacerdote viviente,
y para ser aconsejado por el consejero viviente hacia una herencia eterna,
y hacia un reino, y hacia un mundo, el cual no tiene fin,
por un sacerdote eterno que los santifica y los ofrece a Dios
sin mancha ni arruga, una ofrenda perfecta,
que rocía su conciencia y sus corazones con su sangre,
para que ustedes puedan servir al Dios viviente y no las obras muertas entre los muertos.

Y ahora ustedes tienen un predicador eterno, a quien Dios ha ungido para predicar,
y un ministro eterno, quien ministra gracia y vida, y salvación, y la verdad a ustedes;
un profeta eterno a quien Dios ha levantado, quien debe ser oído;
todos los seres vivientes le oyen, pero los muertos sólo hablan de su fama.
Por lo tanto nadie puede callar ni tapar la boca de aquellos a quienes él abre,
o quitar [a Cristo] su pastor, su obispo, su ministro,
su predicador, su profeta, su consejero.
Y por lo tanto denle su oído, escúchenlo, permitan que él sea establecido en sus corazones,
quien fue establecido desde el principio y para siempre por el Padre,
a quien todos los justos testifican, Cristo Jesús, quien es su posesión,
siendo herederos con él, por medio de quien a todos los que están vivos se les dio la vida;
así que en él vivan, por medio de quien el mundo fue hecho,
quien fue glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo.
Por lo tanto en Cristo el hombre celestial, ustedes tienen reposo,
pero en el antiguo Adán (el transgresor) ustedes no tienen reposo;
allí está el desierto, Sodoma, Egipto, Babilonia, y confusión.
Porque Dios bendijo a Abraham cuando él obedeció sus mandatos,
cuando él salió de su país natal, y sus parientes; sí, y lo hizo un príncipe.

Por lo tanto aquellos que son redimidos de los pueblos y lenguas, Cristo los hace príncipes,
para vencer al príncipe de las tinieblas.
Y Abraham debía caminar ante Dios, quien era perfecto, y él debía ser perfecto;
y así deben hacer todos aquellos que son de la fe de Abraham.
Abraham vio el día de Cristo, y se regocijó;
pero miles ahora llegan a disfrutar el día que Abraham vio.
Los judíos externos comieron maná en el desierto, y desobedecieron y perecieron;
pero aquellos que comen la carne de Cristo, y beben su sangre, tienen vida eterna;

y esto nos da vida eterna, por lo cual ellos llegan a tener una posesión eterna,
y la tierra de los vivientes, como los judíos externos llegaron a poseer la tierra de Canaán.
Y por lo tanto ustedes quienes son herederos de Cristo, el hombre celestial, y han llegado a poseerlo,
(a quienes él ha vivificado), permanezcan firmes, ahora es el momento de permanecer;
permanezcan en la vida, que existía antes que la muerte, y que el rey de ella existiera;
permanezcan en la luz, que existía antes que la oscuridad, y que príncipe de ella existiera;
y permanezcan en el poder de Dios, que existía antes que existiera el diablo;
y siéntense en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
quien fue establecido desde el principio para siempre.
Y por lo tanto mantengan su fe en el Señor;
porque él es el mismo que les da dominio, por medio de la fe,
sobre las montañas, por medio del cual ellos han sido sometidos,
y por medio de lo cual los dardos ardientes han sido apagados.
Y no se ha cumplido esto, 'en toda la angustia de ellos él fue angustiado;
y que el ángel de su Presencia esté con ellos en sus pruebas y sufrimientos.'

Por lo tanto el Señor tiene cuidado de sus ovejas, su pueblo,
para que el ángel de su presencia esté con ellos en todas sus pruebas.
Y por lo tanto que sus mentes estén fuera de todas las cosas externas y visibles;
y no teman por la lana, porque crecerá otra vez;
y si el Señor los prueba ahora, con la ruina de las cosas externas,
después que él los ha bendecido con ellas,
para ver si sus mentes están con ellas, o con él;
permanezcan ahora, poniéndose la armadura completa de Dios, y su justicia,
y sus pies calzados con el poder de Dios, que existía antes que el diablo existiera;
lo cual los guardará de resbalar;
y poniéndose la armadura de luz, para permanecer en contra de la oscuridad;
y la coraza de justicia,
la cual está hecha a prueba del diablo y sus dardos ardientes;
y guarden el escudo de la fe, y la espada del espíritu, la palabra de Dios,
y el yelmo de la salvación,

que preserva la cabeza en todas las batallas con el diablo y sus instrumentos.
Y así permanezcan con su armadura celestial y sus armas,
y mantengan su posesión de la vida,
quienes son sacados de Egipto, Sodoma y Babilonia espiritual,
teniendo a alguien que va antes que ustedes, el capitán de su salvación (Cristo Jesús),
quien existía antes que Moisés y Josué.
Y vean como los hijos de Dios todo el tiempo en las escrituras obtuvieron la victoria a través de la fe;
Daniel por fe, los tres amigos por fe, Abraham por fe,
Josué por fe, y Caleb por fe;
y los otros espías, quienes no tenían fe,
y los ancianos entre los judíos externos y el pueblo, ¡cómo cayeron por causa de la incredulidad!

Pero por gracia por medio de la fe los justos fueron salvados,
por fe ellos tuvieron la victoria, y por fe ellos agradaron a Dios;
y por lo tanto manténganse en la fe,
y ustedes tendrán el agua de vida y el pan de vida, desde lo alto.
Y permanezcan quietos en la fe, porque el justo vive por la fe;
y aquellos que no tuvieron la fe para creer, ellos perecieron.
Y Cristo les ha enseñado a todos como creer,
quien ha iluminado a todo el que viene al mundo,
él dijo: 'Creed en la luz;' lo cual era una doctrina bendita del hombre celestial;
porque al creer ustedes en la luz, ustedes creen en aquello que pone de manifiesto todas las cosas,
todos los frutos, todas las criaturas, todas las religiones, y adoraciones;
porque la luz existía antes que todas esas cosas, y existirá cuando todas se hayan acabado.
Por lo tanto, crean en la luz, dijo el hombre celestial, quien enseña lo que debemos creer;
porque cualquier cosa que se pone de manifiesto, es manifestado por la luz.
Por lo tanto creer en la luz, que pone de manifiesto todas las cosas que son reprobables,
en esto ustedes llegarán a ser hijos de la luz,
e hijos del día,
e hijos de Dios, e hijas de Dios,
e hijos de Sión, e hijas de Sión, la Sión celestial, el gozo celestial.
Y por lo tanto en esto ustedes llegan a ser de la familia real, por encima de todas las familias de la tierra,
por encima de todos los hogares de la tierra, una familia de Dios, la obra de Dios,
la plantación de Dios, el edificio de Dios, la familia de la fe;

los cuales son títulos más altos que todos los títulos entre los hombres en el mundo, en la creación;
hijos e hijas, y siervos y sirvientas,
para que todo hombre disfrute algo en la familia.
Para que todos tengan una herencia (de su propia) vida,
para que ellos puedan ofrecer a Dios de su sustancia celestial,
quienes son llamados sacerdocio real;
es decir, un sacerdocio digno de un rey por encima del diablo, y por encima de Adán,
en posesión del reino espiritual, y de un mundo que no tiene fin,
y de una sustancia durable celestial y riquezas que son espirituales;
y por lo tanto para ofrecer sacrificios espirituales a Dios, quien es espíritu

Por lo tanto ahora es el momento de probar;
por lo tanto todos deben permanecer, y ver si hay alguna cosa que puede separarlos de Cristo;
quien existe desde el principio y para siempre, quien es el primero y el último,
quien pone fin al pecado, y pone fin a la transgresión,
y destruye al diablo y sus obras, y es lo más alto y la piedra angular,
la posesión de todos lo justos,
el reposo y el sábado de todos los justos, quienes han bebido de su sangre,
a quienes él ha vivificado.
Por lo tanto en Cristo ustedes no llevarán una carga,
porque él destruye aquello que oprime tanto al hombre como a la bestia;
y en Cristo ustedes no saldrán a reunir alimento, quien es el Sábado y el reposo de ustedes;
pero en el antiguo Adán no hay reposo;
en el segundo Adán el hombre celestial, allí está el reposo;
y en él, es decir, en Cristo el hombre celestial, ustedes no necesitan salir a reunir alimento.

Porque él es el pan de vida, que desciende de lo alto,
en él permanezcan, y siéntense en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
quien estaba con el Padre antes de la fundación del mundo, quien es su camino a Dios;
y este camino fue establecido más de mil seiscientos años atrás,
antes que todos estos se levantaran entre los papistas y protestantes,
quien es el camino nuevo y viviente para todos los que son vivificados por él, y que beben su sangre.
Los muertos hacen caminos muertos para que los muertos caminen en ellos;
pero ustedes ocúpense en la adoración de Cristo, que fue establecida más de mil seiscientos años atrás,
por él mismo, en espíritu y verdad,
por el cual todos llegan a la verdad, el espíritu de Dios en su propio corazón;
y en esta verdad y espíritu ellos adoran al Dios de verdad, (quien es espíritu), y sienten que él siempre está presente.
Ahora, adorar a Dios en verdad, es aquello de lo cual el diablo y en el antiguo Adán están fuera;
y esta es la adoración perfecta y permanente;
y la gente ha perdido esta adoración, que Cristo estableció,
ellos han establecido tantas adoraciones falsas entre los protestantes y los papistas,
forzándose los unos a los otros a seguirlas, ya que ellos han perdido la verdad pacífica,
en la cual el Dios de paz es adorado.

Y por lo tanto ahora todos aprecian la verdad permanente,
y caminan como corresponde al evangelio, el poder de Dios,
que existía antes que el diablo existiera, que destruye al diablo y sus obras.
Y así permanecen firmes en la libertad con la cual Cristo los ha liberado;
sí, libres del diablo y el antiguo Adán;
porque la libertad está en él, en Cristo,
y no en el diablo que está fuera de la verdad, ni en el antiguo Adán.
Sí, Cristo es capaz de liberar sacándonos de las seis aflicciones,
y la séptima aflicción, la perfección de la aflicción;
él quien es la perfección misma,

por lo tanto él es el libertador y mediador, y el intercesor,
quien hace las paces entre ustedes y Dios.
Por lo tanto en Cristo (quien es el libertador), está la paz y el reposo, sí, un reposo eterno;
él fue establecido por encima de todas las aflicciones, y persecuciones, y perseguidores,
quien existió antes que ellos existieran,
es glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo,
y él existirá cuando todos hayan desaparecido;
como dije antes, todos los que han bebido su sangre, y son vivificados por él, tienen vida;
sí, una posesión que nunca tendrá fin;
pero aquellos que están muertos en el antiguo Adán, están en contra de Cristo, quien es la vida,
hasta que él los vivifica al creer en la luz;
y entonces ellos llegan a ser la congregación de los vivos.
Y estos son los que son reunidos por el Señor;
y aquellos que no son reunidos por el Señor,
sino por los hombres, para sí mismos, ellos llegan a ser esparcidos.
Ahora la congregación de los vivos ha bebido la sangre de Jesús,
quienes están vivos por él, y así son reunidos por él, el hombre celestial,
y él está en medio de ellos, para preservarlos, y ejercitar sus oficios entre ellos,
como un pastor, y un obispo, y un profeta, etc.

Y estos son los miembros vivientes, quienes tienen una cabeza viviente, a Cristo Jesús;
y ese dicho llega a cumplirse,
"tus muertos volverán a vivir, los cadáveres se levantarán;"
por lo tanto vengan para vivir con Cristo Jesús.
Y ellos son la congregación de los muertos,
quienes no creen en la luz, ni beben la sangre de Jesús,
sino muerte y destrucción hablan de él y de Dios, y de las palabras de sus profetas y apóstoles;
y ellos llegan a establecer su casa sobre la arena, y por lo tanto son los necios;
y después una tormenta se levanta en el mar, y su casa está en el mar otra vez,
y ellos se ahogan allí;

la casa está tan cerca del mar que con una pequeña tormenta ellos se ahogan,
ya que ellos están tan cerca del mundo.
Pero los hombres sabios establecen su casa sobre la roca, y la roca es Cristo, la vida,
quien existía antes que el mundo existiera, y permanecerá sobre todo;
y los que están edificados sobre ella (Cristo, la roca)
las tormentas y tempestades no pueden mover su roca, ni su casa.
Por lo tanto esta es la sabiduría de los sabios,
quienes edifican su casa sobre aquel por medio de quien todas las cosas fueron creadas,
quien es la roca de la eternidad.
Por lo tanto en todas las tormentas ellos se mantienen en su casa,
y se reúnen en él, y son reunidos en él,
y él es su cabeza y consejero, para ordenarles;
y en él todos ellos agradan a Dios;
y en Cristo Jesús son la corona y la vida los unos de los otros;
y por lo tanto por medio de él todos ellos tienen una corona de vida,
quien estaba con el Padre antes de la fundación del mundo.
Por lo tanto en él siéntense, sobre todo viento de doctrina, que echa la paja afuera en el mundo.
Yo digo, en Cristo siéntense, en aquel que existía antes de la fundación del mundo,
porque fuera de él está todo el cansancio, pero en él ustedes tienen reposo.

Jorge Fox

280.

A todos los estimados Amigos en todas partes,
que no tienen ayudador sino al Señor, quien es su fuerza y su vida,
dejen que sus clamores y oraciones sean para él,
de aquel de donde viene toda su ayuda y fortaleza;
quien con su poder eterno, ha mantenido sus cabezas por encima de todas las olas y tormentas.
Que nadie se salga de sus habitaciones en el tiempo de tormenta en la noche,
cuya habitación es el Señor;
que todos guarden su habitación,
y permanezcan en su terreno, la simiente, Cristo Jesús, hasta el fin del día.
Hay un terreno de la herencia de ustedes,
y en esta simiente ustedes verán aparecer el lucero resplandeciente de la mañana,
que expulsará a la noche de oscuridad que ha estado en sus corazones;
por medio de este lucero de la mañana ustedes llegarán al día eterno, que existía antes que la noche.
Por lo tanto sientan todos a este lucero de la mañana en sus corazones, que está allí para expulsar la oscuridad.

Jorge Fox

281.

Estimados amigos,

Obedezcan la verdad de Dios, y su puro y santo poder,
del cual el Señor los ha hecho partícipes, por medio de su buen espíritu.
¡Oh! No permitan que el espíritu de Dios sea afligido por ustedes.
Que sea mortificado aquello que quiere levantarse para afligir o apagar el espíritu,
porque eso corromperá la razón, entendimiento y conocimiento de ustedes,
y aquello que les da a conocer a Dios y a Cristo, lo cual es vida eterna.
Y tengan todos cuidado de que no abusen del poder,
ni crucifiquen de nuevo para sí mismos a la simiente,

sino que dejen que eso sea crucificado por la simiente; ya que en esta simiente ustedes tienen vida eterna.
Y por lo tanto aprecien la verdad sobre todas las cosas.
Ahora, ustedes tienen libertad de esparcirla al exterior;
porque ustedes han sido llamados a justicia y santidad,
sin la cual nadie verá a Dios.

Por lo tanto obedezcan su alto llamado en Dios,
para salir del antiguo Adán, hacia Cristo Jesús, el segundo Adán;
y mantengan sus reuniones en el nombre de Jesús,
y siéntanlo en medio de ustedes,
quien es su vida y salvación;
y que todas las ocasiones y piedras de tropiezo puedan ser quitadas,
para que la verdad preciosa pueda ser obedecida por todos ustedes,
en la cual todos vivirán en unidad, y caminarán en paz, con la paz de Dios,
y los unos con los otros; para que todos sus manantiales puedan ser abiertos,
y todas sus fuentes puedan fluir con agua viviente;
y todas sus velas puedan arder,
y todos puedan tener pan en su propia mesa en su templo,
y su vara brote allí, para que él pueda ser conocido como un sacerdote de sacerdocio real.
Para que todos puedan tener sal en sí mismos, para que ustedes puedan ser buenos para algo;
porque si ustedes no son la buena sal, no pueden hacer la tierra sabrosa.
Por lo tanto manténganse todos en el sentido de la verdad, y escarben buscando la perla en su propio terreno,
y para encontrar la moneda de plata que estaba perdida en su propia casa,
y la levadura en sus propios corazones;
para que donde obre, y donde se una, leude en su propia naturaleza.
Para que todas sus reuniones sean fieles en el poder y la vida,
para que ustedes puedan ser regados por los manantiales de vida, para que puedan crecer.
Y por lo tanto cualquier conflicto, o cualquier cosa que se acabe,
o cualquier ocasión de ofensa que haya sucedido, permitan que se levante la simiente de Dios,
y repriman eso en todos;
para que todos ustedes, en la simiente eterna, el segundo Adán, puedan tener la paz de ustedes,
y familiaridad y gentileza, y afabilidad, y cortesía,
y consideración, y amor, los unos con los otros.
Porque el poder del Señor Dios está sobre todo, y su simiente eterna, Cristo Jesús,
reina sobre todo, en quien está la comunión eterna, la paz y la unidad, y no en el antiguo Adán;
porque los hijos e hijas del antiguo Adán pueden obtener las palabras de Cristo, y de los profetas,
y apóstoles, pero están fuera de su vida, y su práctica dice mucho.
Y por lo tanto es la vida que difiere, y el nuevo camino difiere del antiguo,
y la religión que está en lo alto, de aquella que está abajo;
y la adoración que Cristo estableció más de mil seiscientos años atrás (escrito en 1670),
de todos aquellas que han sido existido desde entonces, entre los cristianos nominales.
Y la comunión de Dios en el espíritu y el evangelio,
difiere de todas las comuniones que han sido creadas desde los días de los apóstoles;
y la libertad en Cristo, en el evangelio, en el espíritu,
está mucho más arriba que la libertad del antiguo Adán en la carne, en el pecado, la paga del cual es la muerte;
de modo que ninguna libertad falsa puede existir en el espíritu,
y en el poder del evangelio, y en Cristo Jesús;
ni alguna libertad falsa en la verdad, porque toda la libertad falsa está fuera de la verdad;
y por lo tanto manténganse encima de todas esas libertades falsas,
(en el antiguo Adán y su espíritu, y su oscuro poder, y corrupta semilla),
en la semilla de la vida, y en espíritu y poder de Dios, que es santo y puro, sin mancha.
Por lo tanto no les envío más, sino mi amor en la santa simiente, que está sobre todo.

Jorge Fox

Para ser leída en todas las reuniones de los Amigos. Y envíen copias de esta a Maryland, Virginia, Barbados, Nueva Inglaterra, etc.

282.

Amigos,

Vivan en la semilla que hiere la cabeza de la serpiente,
y destruye al diablo y sus obras,
y vivan en la luz, que es la vida,
y en el mundo, por la cual todas las cosas fueron hechas;
y esta luz, y vida, y palabra,
martilla y corta, y condena y juzga,
todas las palabras y obras impías, y el espíritu de ellas,
que está fuera de la luz, la vida, la simiente, y la palabra de reconciliación.
En esto yo tengo unidad con ustedes,
y en esto todos los creyentes verdaderos son reconciliados con Dios, y los unos con los otros,
y en esto está la sabiduría celestial, en la cual está reservada la santa comunión espiritual,
por encima de ese espíritu corto, frágil, difamador, y inconstante,
que debe ser reprimido con el espíritu de Dios que no cambia,
que ha sido crucificado por el maligno;
pero la semilla de vida destruye al enemigo,
y reina sobre él en la vida y el poder.
Gloria al Señor Dios para siempre. Amén.

Jorge Fox


283.- A los Amigos en Bristol en tiempos de sufrimiento.


Estimados amigos,

Ahora es el tiempo para que ustedes permanezcan; por lo tanto pónganse toda la armadura de Dios,
de la corona en cabeza a la planta de sus pies,
para que ustedes puedan permanecer en la posesión de la vida.
Y ustedes que han sido hombres públicos, y antiguamente viajaron al extranjero,
ocúpense en mantener su testimonio, tanto en la ciudad como en los países,
para que ustedes puedan animar a los Amigos a mantener sus reuniones de la manera habitual;
para que nadie desmaye en el tiempo de prueba;
sino que todos sean animados, tanto pequeños como grandes,
a permanecer fieles al Señor Dios, y su poder, y verdad;
para que sus cabezas no se ahoguen en la tormenta,
sino que se mantengan por encima de las olas.
Por lo tanto vayan a sus lugares de reunión, como en otras ocasiones;
y mantengan su testimonio público y visiten a los Amigos por esos lugares,
ahora en este tiempo de tormenta;
porque allí está su corona, en el poder universal y el espíritu de Dios.
Por lo tanto permitan que sus mentes, y almas, y corazones, sean mantenidos por encima de todas las cosas externas y visibles.
Pocos viajan hacia los países; sería bueno visitarlos, para que ninguno de ellos desmaye.
Estimúlense los unos a los otros en aquello que es bueno, y a la fidelidad en la verdad, este día.
Y hagan que sus mentes sean guardadas por encima de todas las cosas visibles;
porque Dios cuidó al hombre en el comienzo, y lo estableció por encima de las obras de sus manos;
por lo tanto ocúpense del tesoro celestial, aquello que nunca se desvanecerá;
y moren en la simiente, en la cual ustedes pueden conocer su elección.
Es difícil para mi presentar por escrito lo que está ante mi,
debido a mi debilidad corporal;
pero tenía el deseo en alguna medida de aliviar mi mente,
deseando que ustedes puedan permanecer firmes, y fieles a la verdad.
En cuanto a mis viajes y debilidades, y mi aflicción, es como lo que ustedes han oído,
tanto por aquellos que están en lo externo, como también por aquellos que están en el interior,
lo cual es difícil de ser pronunciado o dicho.
Mi amor es para todos los Amigos fieles.

Jorge Fox

El segundo día del onceavo mes, del año 1670.

 

284

Estimados amigos y hermanos,

Asegúrense que todos vivan en la verdad pacífica y bendita, en la cual no puede haber enemistad;
porque la bendita simiente, Cristo Jesús, quita la maldición;
el crecimiento de cuyo gobierno no tiene fin;
quien gobierna en justicia entre los justos para siempre.

Y asegúrense que esta justicia, (en la cual todos ustedes tienen paz),
corra y fluya como un arroyo entre ustedes,

quienes son engendrados otra vez en una esperanza viva,
y nacidos otra vez por la simiente inmortal de la palabra de Dios,
que vive y permanece para siempre.

Y ustedes que han recibido a Cristo, han recibido poder para llegar a ser hijos de Dios,
y para creer en la luz,
en obediencia al mandato de Cristo;
por el cual ustedes llegan a ser hijos de la luz, e hijos del día.
Por lo tanto esto les digo,
que ningún hombre abuse de este poder, que es eterno;
y mantengan el orden del evangelio,
que existía antes que existiera alguna impureza, y existirá cuando se haya acabado.
De modo que en todas sus reuniones de hombres y mujeres, asegúrense que esa virtud fluya,
y asegúrense de que todas sus palabras sean corteses,
y asegúrense que el amor fluya, que soporta todas las cosas,
para que la bondad, la ternura, y la amabilidad puedan estar entre ustedes,
y para que los frutos del buen espíritu puedan abundar;
porque nada que es impuro puede entrar en el reino de Dios,
que permanece en justicia, y en santidad,
y en el poder de Dios, y en el gozo del espíritu santo;

porque todo gozo que está fuera del espíritu santo, tendrá un fin.
Y asegúrense que en todas sus reuniones de hombres y mujeres, que Dios no sea deshonrado de ninguna manera,
ni el nombre puro y bendito de Cristo (en el cual ustedes están reunidos) sea blasfemado;
sino en todas las cosas que Dios sea glorificado, exaltado y honrado;
porque ustedes tienen la luz para ver todo el mal, y el poder para soportarlo,
y para asegurarse que nada falte,
entonces todo estará bien entre ustedes, en todas sus reuniones de hombres y mujeres.
Y asegúrense que nada falte, ni en el interior ni en el exterior,
porque Dios es rico en ambos, y ustedes han recibido una abundancia de sus riquezas.
Y por lo tanto esta es una advertencia y un encargo para todos ustedes, en la presencia del Dios viviente,
que ustedes guarden el testimonio de Jesús, (ir a otra presencia)
en contra de todo aquello que es contrario a Jesús, el hombre celestial,
para que los frutos de ustedes puedan aparecer para su gloria,
y las obras de ustedes para su adoración;
y para que ustedes puedan tener agua en sus cisternas,
y conozcan esas nubes por las cuales Cristo les da lluvia,
y hayan comprado el terreno donde está la perla.
Y ahora es el tiempo de primavera cuando el lirio y la rosa comienzan a florecer,
y la vid está produciendo, y el árbol de manzana produce su fruto,

por el poder del Señor Dios, quien está sobre todo.
Y mantengan el testimonio para su religión, que ustedes han recibido de Dios,
y para su adoración en espíritu y en verdad, que Cristo Jesús ha establecido;
y para su comunión del evangelio, lo cual es en el poder de Dios que existía antes que el diablo;
y asegúrense que todos vivan en paz y en el amor de Dios,
porque el amor edifica el cuerpo;
porque aquel que es su cabeza, es el amado de Dios,
quien es por siempre y para siempre.
Y asegúrense que los afectos de todos estén en las cosas de arriba,
y no en las cosas de abajo, que son terrenales;

porque ahora es el tiempo de contender por la fe, que da la victoria,
que una vez fue entregada a los santos, en la cual ustedes tienen unidad.

Y así que el Dios de poder los preserve a todos, y los guarde en su bendita simiente, Cristo Jesús,
para que ninguno de ustedes pueda estar sin un ministro,
sin un sacerdote, o sin un profeta, o sin un pastor, o sin un obispo,
sino que todos lo reciban en sus oficios;
entonces todos ustedes tendrán a uno que ejercerá sus oficios en ustedes,
a quien Dios a dado como líder y como un pacto; sí, un líder eterno,
quien era el fundamento de los profetas y apóstoles, y es para nosotros este día.
Y por lo tanto sean valientes por la verdad sobre la tierra, y en la simiente Cristo Jesús,
para que por medio de aquel que destruye la muerte, ustedes puedan tener una corona de vida;
y por medio de él ustedes puedan ser la corona y el gozo de otros en el Señor;
sí, yo dijo, por medio de Cristo, quien fue glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo.

Yo estoy justo ahora partiendo de esta isla, donde he tenido un servicio grande y bendecido;
aunque pasé por grandes pruebas, y cargas, y sufrimientos, y viajes;
pero todo está bien, y la bendita simiente y poder está sobre todo;
para quien sea la gloria para siempre. Amén, amén.

Jorge Fox


285.

Estimados amigos,

Este es el consejo del Señor para todos ustedes,
quienes son llevados hacia la verdad eterna de Dios,
cuyas mentes son guiadas fuera de la tierra y hacia Dios,
y que han recibido la sabiduría de Dios;
cuya sabiduría ordena a todas las criaturas;
para que con ella ustedes puedan llegar a saber como ordenar en la creación,
con la sabiduría por medio de la cual todo fue hecho.
Esto les encargo, y les advierto a todos, en la presencia del Dios viviente,
que ustedes no dejen que ninguna criatura perezca por falta del sostenimiento de la creación,
y que nadie se pierda por causa de la pereza, flojera, o suciedad;
y que no dejen que estas cosas sucedan, que son para condenación por la luz
que lleva a la sabiduría, con la cual la creación debe ser ordenada.
Y amigos, que no haya pereza entre ustedes;
sino manténganse en diligencia y vivacidad.

Porque aquel que es perezoso es un ejemplo impío;
y el tal debe ser juzgado con la luz,
para que ellos puedan llegar a conocer el lugar del siervo, y sean diligentes.
Y aquellos que han ido de allá para acá mendigando,
a quienes ustedes han recibido entre ustedes, con la luz que los ha convencido,
asegúrense que ellos sean guardados en diligencia, y no en el desvío,
sino que sean guardados en obediencia a la luz,
para que reciban su sabiduría de Dios, de como obrar en la creación;
y asegúrense que ellos tengan cosas decentes y necesarias,
y que su desnudez pueda ser cubierta,
para que ni el reproche ni la vergüenza puedan venir sobra la verdad de parte de los que están afuera;
sino que con la luz todos ellos puedan ser negados, quienes actúan de manera contraria a ella.
Y que todos ustedes puedan caminar en la luz que condena al mundo impío,
y reciban la luz del hijo de Dios,
(sobre la cual el mundo tropieza, la cual es su condenación),
y en la cual los santos tienen unidad.
Y si todos son guardados diligentes, caminando en la luz, no habrá pereza.
Porque ella es juzgada con la luz, que es una sola cosa con aquello que está en su conciencia,
que lo condena por el mal.

Jorge Fox

Esto debe ir a todos los Amigos en todas partes.

286.

Amigos,

Cuando ustedes se reúnen en el nombre de Jesús, su salvador,
permitan que sus mentes estén completamente en él,
y fuera de todas las cosas que cambian, y perecen,
y que mueren por sí mismas, y corrompen, y que son visibles,
hacia aquel que es invisible, el Señor Dios, y su hijo Jesucristo,
para que puedan verlo y sentirlo entre ustedes, y en sus reuniones,
en su vida, y luz, y poder, y espíritu;
y que ustedes puedan saber que Dios es,
y que él es el que recompensa a todos aquellos que le buscan diligentemente;

y para que sepan que Dios está presente.
Y aquello que da el conocimiento de él, es la luz que brilla en el corazón,
en el rostro de Jesucristo,
y por lo tanto véanlo a él en todas sus dificultades y aflicciones;
y que Dios está presente, contemplando todas sus acciones que ustedes hacen en sus cuerpos,
y cuando ustedes consienten a todos sus pensamientos impíos, deseos, o movimientos;
los pensamientos, que ustedes pronuncian o actúan;
o movimientos que ustedes no han actuado externamente;
pero si ustedes consienten a hacerlos en su mente o corazón,
el Señor ve que serán hechos allí,

aunque ellos no sean hechos externamente a la vista de los hombres;
y por lo tanto ustedes deben dar cuentas a Dios de las cosas hechas en sus cuerpos,
y de las cosas hechas fuera del cuerpo;
porque Dios tanto oye, como ve lo que se hace en el cuerpo,
y lo que se dice y se hace fuera del cuerpo.
Y por lo tanto aléjense del mal que lleva a la destrucción,
y júzguenlo, y a ustedes mismos por aferrarse a él;
y vayan al Señor, y conózcanlo a él que es poderoso para salvar,
y para recompensar a todos aquellos que lo buscan diligentemente,
quien es Todopoderoso en su poder para salvar y liberar, y para ayudar en tiempo de necesidad.
Por lo tanto conózcanle a él quien existía desde siempre y para siempre.
Y así ustedes conocen a Dios en su poder, su luz y su vida, y justicia, en la cual permanece su reino,
en esa justicia, y poder, y santo espíritu, y paz
, que nunca tendrá fin;
y que está sobre todos los reinos que tendrán fin, y son impuros;
y cualquier cosa impura e imperfecta puede entrar en ellos;
y en ellos están la aflicción, tumultos, y pecados, y no hay paz, sino dolor.
Pero ninguna cosa imperfecta entra en el reino de Dios, ni pecado, ni cosa impura.
Porque el reino de Dios permanece en justicia,
y paz eterna, y en gozo en el espíritu santo.

Jorge Fox


287.

Amigos,

Consideren, ustedes quienes han conocido las misericordias del Señor Dios, y de Jesucristo.
Miren hacia atrás, y vean como aquellos que habían conocido tanto a Dios,
qué pronto ellos le olvidaron, como en los días del mundo antiguo;
y en los días de Moisés, y en los días de los jueces, qué pronto ellos olvidaron a Dios,
quien había hecho grandes cosas por ellos,
y dejaron a Dios, y sus caminos, y religión, y adoración,
y siguieron a los dioses que los hombres habían hecho.
Y en los días de los profetas, como el pueblo abandonó al Señor Dios;
y en los días de Cristo y sus apóstoles, como ellos se habían prácticamente descarriado de Dios.
Aunque ellos guardaron una profesión externa de sus palabras,
sin embargo negaron a Cristo en su luz, y vida, y poder;
quien era el fin de la ley y los profetas.
Y aquellos que recibieron a Cristo Jesús, y creyeron en él,
unos pocos años después de los apóstoles,
como la mayoría del cristianismo corrió de la vida hacia la muerte,
y corrieron de la luz hacia la oscuridad;
y hacia el error, alejándose del espíritu santo, y a Babilonia, que es confusión;
y de la adoración en el espíritu, y en la verdad, que Cristo estableció,
y siguieron la adoración de la bestia y el dragón;
y se salieron de la iglesia verdadera siguiendo a la ramera;

y se alejaron de Cristo, el camino de Dios, a los caminos que los hombres habían hecho;
y de la religión que es pura desde arriba, tras las religiones que los hombres han hecho.
Y por lo tanto, ahora el evangelio es predicado otra vez,
y el camino viviente (Cristo) hacia el Dios vivo,
y su religión y su adoración están establecidas y son recibidas por muchos,
y ellos llegan a la verdadera adoración, la cual está en Dios.
Y sean todos fieles, y tengan cuidado de no correr otra vez hacia donde ustedes estaban antes,
temiendo que sus ustedes o sus hijos perezcan, como otros han perecido,
quienes abandonaron al Señor Dios de misericordia.
Y por lo tanto instruyan a sus hijos en el temor de Dios,
y en el camino de Cristo, y en su adoración y religión,
para que ellos puedan observarla y mantenerse en ella, cuando ustedes ya no estén.

Y caminen en el espíritu y verdad, en lo cual Dios es adorado,
y manténganse en el orden del evangelio, en el poder de Dios,
que existía antes que el diablo existiera;
y este poder de Dios los guardará puros para Dios,
para que nada pueda estar entre ustedes y el Señor Dios.
Y sean obedientes a la ley que Dios ha escrito en sus corazones, y pónganla en sus mentes,
para que ustedes puedan ser hijos del nuevo pacto;

y que ustedes puedan ser el real sacerdocio, ofreciendo a Dios los sacrificios espirituales.
Y sentándose bajo su maestro, la gracia de Dios, que trae salvación,
y sazonen sus palabras, y establezcan sus corazones.

Y esta gracia salva, y es suficiente, dijo el Dios Todopoderoso.
Y ustedes no necesitan que ningún hombre les enseñe,
sino la misma unción les enseña a conocer todas las cosas;
y esta unción mora en ustedes.

Y oigan todo lo que la justicia de fe dijo, hablando de esto,
'La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para obedecerla y hacerla.'
Ustedes no necesitan decir, ¿quién subirá para hacer descender a Cristo de arriba?
¿O quién descenderá para hacer subir a Cristo de la tumba?,
porque esa es la palabra de fe que nosotros predicamos.

Jorge Fox


288 A los amigos en Carolina.

Estimados amigos,

Para quien es mi amor en la bendita simiente, que hiere la cabeza de la serpiente,
y que está sobre todo, y no cambia, quien es el principio y el fin,
en quien ustedes tienen vida y paz con el Dios de paz.
Por lo tanto ustedes los pocos que son de esa manera, mantengan sus reuniones y reúnanse en el nombre de Jesús,
cuyo nombre está sobre todo nombre, y su reunión está sobre toda reunión;
y no hay salvación en ningún otro nombre, sino por el nombre de Jesús;
y al reunirse ustedes en su nombre, donde está la salvación,
él es entonces su profeta, su pastor, su obispo, su sacerdote,
en medio de ustedes, para abrirse a ustedes, y para santificarlos,
y para alimentarlos con vida, y para vivificarlos con vida;
esperen en su poder y su luz, para que ustedes sean hijos de la luz,
al creer en la luz, que es la vida en Cristo;

para que ustedes puedan ser implantados en él, la verdadera raíz,
y edificados sobre él, el verdadero fundamento,
quien era el fundamento de los santos profetas y apóstoles, y de todos los santos mártires,
y es el fundamento de todo su santo pueblo ahora;
y es la roca eterna, sí, de los tiempos de los profetas,
y de los tiempos de sus apóstoles, y de los tiempos de su pueblo ahora, y los mártires,
quien los guardó por encima de los mares embravecidos, y lo hace ahora;
y sobre esta roca edifican los hombres sabios,
la roca que permanece en contra de todas las tormentas y clima tempestuoso.
Y por lo tanto sean valientes por la verdad de Dios sobre la tierra, y por su buen espíritu;
y vivan en él, por medio de quien ustedes pueden beneficiarse de las cosas de Dios,
por medio del cual ustedes pueden responder el testigo de Dios en todos,
y al espíritu a quien ellos afligen y apagan,
de quien ellos han errado,
por medio del cual él puede ser servido, y su verdad esparcida en el exterior.
Por lo tanto todos en sus medidas del espíritu de Dios y de Cristo,
sean fieles, para que en él ustedes puedan crecer,
y responder al Señor en una buena vida y conversación, por todas sus misericordias.
Y como todos han recibido al Señor Jesucristo, así caminen en él,
para que ustedes puedan servir al Señor en una nueva vida,

y adorarle en espíritu y verdad,
de lo cual el diablo está fuera;
y por esta verdad ustedes puedan ser liberados,
por medio de la cual ustedes pueden ser desposados y unidos con Cristo Jesús,
porque las bodas del Cordero han llegado y están llegando.
Y por lo tanto, si ustedes quieren sabiduría, manténganse en la verdad,
para que ustedes puedan ir al tesoro de vida y salvación,
para que ustedes puedan ser herederos de ella, y de la vida, y poseedores de ella.
Sí, yo digo, herederos de la vida, y heredar eso,
y las riquezas que ustedes acumulen allá permanecerán,
y ellas serán más para ustedes, que si todo el mundo fuera la porción de ustedes;
y estará con ustedes cuando el tiempo se acabe, y ya no exista.
Porque la verdad es la verdad, y no cambia,
en la cual vivan, y ella será la paz y gozo eterno de ustedes.
Y en la simiente, Cristo Jesús,
(quien hiere la cabeza de la serpiente, quien existía antes que el diablo existiera,
glorificado con el Padre antes de la fundación del mundo;
y quien existe desde siempre y para siempre, el primero y el último, la piedra principal y angular),
vivan en él, para que ustedes puedan heredar la vida eterna;
y moren en el amor de Dios en Cristo Jesús,
que los edificará y construirá;
y en esto caminen en toda santidad de vida y conducta,
porque aquello llega a ser la casa de Dios;
y moren, y vivan, y caminen en la verdad pacífica, que los guarda en paz,
y en la santa comunión del espíritu, el vínculo de paz;
por medio de este espíritu ustedes pueden ser llevados hacia toda verdad,

hacia Dios y Cristo, alejándose de aquel que está fuera de la verdad.
Amén dice mi alma.

Jorge Fox


289.

Estimados amigos en todas partes,

Sean fieles a Dios, quien ha sido fiel y verdadero con ustedes;
por lo tanto sean verdaderos con Dios, y fieles testigos para él, y para Cristo Jesús;
para que ahora todos ustedes puedan tener riquezas y tesoros guardados,
como preparación para tiempo de escasez, tormentas y tempestades, para que ustedes puedan permanecer;
porque si ustedes no permanecen ahora, ustedes están tan mal como los profesantes,
quienes permanecieron solamente cuando el sol brilló,
y se salieron cuando el clima era bueno y agradable,
pero cuando vino una tormenta o tempestad,
entonces ellos corrieron hacia sus hoyos y esquinas,
y merodearon sus esquinas y huyeron por la puerta de atrás,
quienes estaban avergonzados de su religión, y de lo que ellos profesaban;
pero cuando el sol brilló, entonces ellos mostraron su enemistad hacia los justos.
Y por lo tanto tengan la fe de David, y de su espíritu, quien dijo:
'Yo he sido joven y he envejecido; pero no he visto a un justo desamparado, ni a sus descendientes mendigando pan;'
y el Señor (para animar a su pueblo) dijo:
'En toda la angustia de ellos, él fue angustiado; y el ángel de su Presencia los salvó;'
y Cristo les dice que es él quien sufre y es perseguido cuando sus hijos son perseguidos.
Y así es en nombre del Señor que los justos sufren por mano de los injustos;
y ustedes pueden leer como aquellos que sufrieron la toma de sus bienes, y burlas y mofas,
sin embargo ellos no debían abandonar el hábito de congregarse juntos,
como era la costumbre de algunos;

porque aquellos que sufren con Cristo reinarán con él;
porque el Señor puede probarlos (quien los ha bendecido con cosas externas),
si es que sus mentes permanecen con él, o en las cosas externas.

Jorge Fox


290.

Estimados amigos,

Vivan en amor, porque eso es de Dios, y edifica el cuerpo de Cristo;
y manténganse en la verdad de Dios, de la cual el diablo está fuera;
y caminen en la misma verdad pacífica,
y hagan justicia a todo el pueblo, y caminen en justicia;
y entonces ustedes caminarán en paz con Dios, y los unos con los otros;
y caminen en santidad, porque eso corresponde a la casa de Dios,
y en la santidad ustedes verán al Dios santo entre ustedes.
Y para que ustedes puedan mantener la unidad en el espíritu, el cual es el vínculo de paz,
y morar en amor los unos con los otros;
porque todos los ojos están sobre ustedes, y algunos están atentos para ver el mal,
pero ustedes responden al bien en todos, en sus palabras y vidas.
Este es el consejo del Señor Dios para todos ustedes,
y para que ustedes puedan ser la sal de la tierra, y la luz del mundo,
y como una ciudad sobre un monte que no se puede esconder;

así, que todos los que profesan a Cristo y a Dios,
puedan presentar a Cristo y la piedad en la vida y la palabra.

Jorge Fox

<arriba><cartas anteriores><cartas siguientes>>>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino


Arriba | Quienes Somos | Inicio