La Cruz Perdida de la Pureza



UNA COLECCIÓN

DE



MUCHAS EPÍSTOLAS SELECTAS A AMIGOS,


DE

ESE MINISTRO ANTIGUO, EMINENTE Y FIEL DE



JESUCRISTO,


Jorge Fox


Continuación del volumen 2

356.-Una carta a los cautivos que se reúnen para adorar a Dios en Argel.
366 en la versión impresa

Estimados amigos,

Tengo entendido por una carta de un Amigo, que está cautivo entre ustedes,
fechada el 20 del décimo mes, 1681,
que ustedes tienen una reunión en Argel con alrededor de veinte personas.
Estoy contento de escuchar acerca de su reunión;
y es muy bueno que ustedes tengan tanta libertad de sus patrones;
y mi deseo es que el Señor pueda guardarlos a todos,
que se reúnen en el nombre de Jesús,
que en sus vidas, y conversaciones, y palabras, ustedes puedan predicar justicia,
y santidad, y piedad, y la vida de la verdad;
de modo que ustedes puedan responder al espíritu de Dios,
tanto en los turcos como en los moros, y el resto de los cautivos;
para que la ciudad de Dios pueda ser establecida allí sobre el santo monte, que no puede ser escondido;
pero que todos puedan verla con la luz,

con la cual Cristo ha iluminado a todo hombre que viene al mundo.
Y que el emblema de Cristo pueda ser establecido en esas partes;
para que con su luz en todos los hombres, todos ellos puedan verlo, e ir hacia él;
y Cristo, el emblema, suministra a todos los que van a él,
con armadura celestial y armas espirituales.
Ahora, Cristo ilumina a todo hombre que viene al mundo,
para que todos puedan creer en la luz, y puedan llegar a ser hijos de la luz,

y tener vida eterna, y ser salvos.
Y así el evangelio de salvación, el poder de Dios,
debe ser predicado a toda criatura bajo el cielo
.
Y el que cree, es salvo, y tiene la salvación;
porque Cristo, por la gracia de Dios, ha probado la muerte por todo hombre.
Y la gracia de Dios que trae salvación, ha aparecido a todos los hombres.
Y por lo tanto, todos los hombres, si tienen la salvación,
debe ser al creer, recibir, y caminar en la gracia de Dios, que la trae.
Y el Señor derrama su espíritu sobre toda carne;
y por lo tanto, todos los hombres y mujeres deben ir hacia este santo espíritu de Dios,
por el cual el espíritu del enemigo puede ser destruido y crucificado en ellos;
para que en este santo espíritu de Dios, todos ellos puedan estar en el amor y la unidad;
y con el espíritu de Dios, todos ellos puedan llegar a conocer al Dios eterno e inmortal,
y servirle y adorarle en su santo espíritu de verdad,
que él derramó sobre ellos.
Y en esto, todos honrarán a Dios, y lo glorificarán por medio de Jesucristo
en su nuevo pacto de luz y gracia.
Y así, mis estimados amigos, sean fieles y valientes por la verdad de Dios sobre la tierra,
y no nieguen el nombre de Jesús, en quien ustedes tienen salvación;
cuyo nombre está por encima de todo nombre bajo el cielo;

para que con su luz todos ustedes puedan ser edificados sobre él,
su roca y fundamento que permanece seguro.

Y ahora, mis estimados amigos, aunque ustedes permanecen como cautivos,
sin embargo pueden ser hombres libres de Cristo y de Dios, quien lleva la diablo al cautiverio,
quien los llevó a ustedes cautivos hacia su prisión de muerte, oscuridad, y corrupción:
si Cristo, yo digo, los ha sacado fuera de esa prisión y cautiverio,
hacia la gloriosa libertad de los hijos de Dios,
permanezcan firmes en la libertad con la cual Cristo los ha liberado;
y no estén enredados con ningún yugo de esclavitud,

alejándose de esa libertad celestial y espiritual.
Porque en esto ustedes son libres, a pesar de las prisiones y cautiverio de los hombres;
y ellos son nada más que cosas pequeñas para él.
Y por lo tanto confíen en el brazo del poder del Señor, quien puede derribar toda colina,
y quitar los montes de sus lugares, y hacer a sus corderos brincar sobre todo
.
Y por lo tanto, hagan caso al Señor y su poder,
que está sobre todo lo que los hace sufrir.
Ahora, sus dolores y aflicciones pueden llevar a muchos a clamar el nombre del Señor,
cuando él los ha derribado;
porque Dios es misericordioso y lleno de gracia para con los justos
y sus misericordias permanecen para siempre.
Y aunque ustedes tienen hambre, y sed, y frío,
y muchas veces ustedes están en grandes aflicciones,
sin embargo el Señor es capaz de sostenerlos.
Y, ahora, que ustedes puedan hacer caso al Señor en su pobreza y aprecien su misericordia;
y consideren como él derribó
a aquellos que no apreciaron suficientemente sus misericordias, y su libertad, y plenitud.
Y ahora ustedes pueden leer el Salmo 107 completamente;
allí pueden ver como el Señor derribó a aquellos que despreciaron su consejo,
y se rebelaron en contra de sus palabras
.
Bueno, qué pueden decir sino que este puede ser el día del Señor dentro de ustedes,
en su cautiverio, para derribar sus corazones y espíritus,
para que con el espíritu del Señor ustedes puedan acercarse a él, quien es un Dios que está cerca;
y que ustedes puedan llamar al Señor en verdad y justicia,
para que todos sus sufrimientos, aflicciones, y cautiverios puedan ser santificados en ustedes.
De modo que ustedes puedan decir: 'todas las cosas ayudan para bien a los que aman a Dios.'
Y así con Job ustedes pueden bendecir a Dios, 'quien es el que da y el que quita,'
y que ustedes puedan glorificar a Dios en cualquier condición en la que puedan estar;
para que ninguna aflicción los pueda mover;
y que ustedes se puedan regocijar en las aflicciones, persecuciones, y tribulaciones en el Señor,
a través de su espíritu que los sostiene.
Y a medida que ustedes caminan en la luz, gracia, espíritu, puedan acercar otros a ella.
Para que ustedes puedan tener unidad con otros en ella;
y que ustedes puedan salir de la prisión espiritual de la muerte,
oscuridad, y corrupción, y cautiverio,
hacia la libertad de los hijos de Dios en Cristo Jesús. Amén.

Por lo tanto con mi amor a todos ustedes en la santa simiente, Cristo Jesús,
que reina sobre todo desde siempre y para siempre.
El Señor los guarde a todos como delicadas ramas en él. Amén.

Jorge Fox

Londres, el día 17 del primer mes, 1682

 

357.-A los Amigos en Burlington, West Jersey.
367 en la edición impresa

Estimados amigos,

El Señor por su mano poderosa y poder los ha llevado a ese lugar,
y ahora que ustedes están establecidos allí,
mi deseo es que en sus vidas y conversaciones
puedan predicar justicia y santidad;
porque sin santidad nadie verá a Dios.
Ir hacia lo profano es la causa por la cual nadie ve a Dios;
y la causa por la cual no hay paz entre una nación o pueblo,
ellos no viven ni caminan en justicia;
sino que caminan y siguen el espíritu injusto, que está fuera de la verdad.
Y otra vez Cristo dice: 'Bienaventurados los de limpio corazó, porque ellos verán a Dios.'
Porque son los corazones contaminados e impuros que no ven a Dios.
Y por lo tanto, manténganse en el espíritu puro de Dios,
que mortifica toda impureza e impiedad
,
que ciega al pueblo de la vista pura de Dios.
Y ahora, mis estimados amigos, los ojos de otras naciones estarán sobre ustedes;
y ahora ustedes profesan la verdad más allá que todas ellas;
pero si ustedes no los sobrepasan en verdad, en justicia, en santidad,
justicia y equidad, y en la sabiduría de Dios que es pura y pacífica,
por la cual ustedes pueden responder al bien en su gobierno,
y de la misma manera todo gobierno alrededor de ustedes,
(y es mi deseo que ustedes puedan hacerlo, para que ellos no puedan ver ninguna desnudez entre ustedes),
si ustedes no lo hacen, provocarán el juicio de Dios sobre ustedes,
y el juicio de la verdad que ustedes y nosotros profesamos.

Porque ustedes saben como los Amigos en Inglaterra, y en otros lugares,
han amonestado a los gobernantes y dirigentes para hacer lo que es justo y recto;
y por lo tanto ahora que ustedes han llegado al lugar,
tengan cuidado de hacer lo que es justo y recto,
por temor de que ustedes lleguen a estar bajo la reprensión de otros.

Y por lo tanto, dirijan sus ojos al Señor en todas sus acciones.
Porque David dijo en 2 Sam 23:3-4,
'El Dios de Israel ha dicho; me ha hablado la Roca de Israel:
'El que gobierna a los hombres con justicia, el que gobierna con el temor de Dios,
es como la luz matutina cuando sale el sol en un amanecer sin nubes;
es como el resplandor tras la lluvia que hace germinar la hierba de la tierra.'

Aquí ustedes pueden ver que no debe ser hombres injustos, ni hombres que no temen a Dios,
que sean gobernantes, porque ellos no reciben sabiduría para gobernar con ella;
y los tales serán como nubes sin agua, como en Judas 1:12,
entonces ellos probablemente no refrescarán el pasto tierno, sino que lo dañarán.
Y Salomón dijo: 'León rugiente y oso que embiste es el gobernante impío sobre el pueblo empobrecido.'
Y por lo tanto con el espíritu de Dios derriben el espíritu maligno en ustedes,
entonces ustedes derribarán el león rugiente y el oso que embiste,
con el espíritu de mansedumbre, y paciencia, y sabiduría, y entendimiento. Prov 28:15

Y el apóstol dice: 'Los gobernantes no están para infundir el terror al que hace lo bueno, sino al que hace lo malo.'
Entonces, tanto gobernantes como gobernados deben estar fuera de las malas obras.
Y los gobernantes no pueden ser un terror para las malas obras, si ellos mismos viven en malas obras.
Por lo tanto todos deben vivir en el poder de Dios,
que los saca de lo malo para hacer aquello que es bueno;
y entonces ellos serán un honor para Dios,
y una alabanza los unos a los otros, tanto gobernantes como gobernados.

Ahora,a el Señor le dijo a Moisés:
'Pondrás jueces y magistrados para ti en todas las ciudades 
(de modo que ellos no debían ser hechos en las esquinas),
que Jehovah tu Dios te da en tus tribus,
para que juzguen al pueblo con justo juicio. (¡Tomen nota! justo juicio.)
No tuerzas el derecho, no hagas distinción de personas, no aceptes soborno. Exo 23:6,8, Deu 16:18-19.
Porque el soborno ciega los ojos de los sabios y pervierte las palabras de los justos.

No pervertirás el derecho del necesitado en su pleito.
Te alejarás de las palabras de mentira,
y no condenarás a morir al inocente y al justo; porque yo no justificaré al culpable.

La justicia, sólo la justicia seguirás, 
para que vivas y tengas en posesión la tierra que Jehovah tu Dios te da.'

Ahora, un pueblo que sigue y hace lo que no es justo,
es la causa que ellos no viven ni heredan la tierra.
Y por lo tanto, hagan aquello que es justo, para que ustedes puedan heredar a Cristo y su tierra espiritual.
'No maltratarás ni oprimirás al extranjero, porque también vosotros fuisteis extranjeros; no afligirás a ninguna viuda ni huérfano.'
Y el Señor dijo: 'Me seréis hombres santos.'
Nuevamente el Señor dice: 'No suscitarás rumores falsos,
ni te pondrás de acuerdo con el impío para ser testigo perverso.
No seguirás a la mayoría para hacer el mal. 
No testificarás en un pleito, inclinándote a la mayoría, para pervertir la causa.' Ex 23:1-2

Nuevamente, el Señor dijo: 'No harás injusticia en el juicio.
No favorecerás al pobre, ni tratarás con deferencia al poderoso. 
Juzgarás a tu prójimo con justicia.'
Lev 19:15 y Deut 1:16-17

'Mandé a vuestros jueces,' (dijo Moisés), diciendo,
'Oíd la causa de vuestros hermanos 
y juzgad con justicia entre un hombre y su hermano
o el forastero que está con él.'

Por lo tanto que todos los extranjeros que están con ustedes tengan un juicio justo,
así como los que están entre ustedes.
Y otra vez el dijo: 'No hagáis distinción de personas en el juicio;
oiréis tanto al pequeño como al grande.
No tengáis temor de nadie, porque el juicio es de Dios.'

Mientras que ustedes juzguen rectamente.

Y, por lo tanto amigos, mi deseo es que todos ustedes puedan ser
guardados en el poder y espíritu de Dios y Cristo en humildad,
y en el que ustedes tendrán un sentido de todas las cosas,
para que cualquier cosa que ustedes hagan, pueda ser hecho en el espíritu y el poder de Jesucristo,
para la alabanza de Dios el Padre, quien está sobre todo, por siempre y para siempre,
quien contempla y ve todas sus palabras y acciones;
para que ustedes puedan contemplar y ver con su espíritu,
su majestad divina y la de su hijo entre ustedes. Amén.

Jorge Fox

Lean esto en sus asambleas, y en sus reuniones.

358.- A los Amigos sufrientes de Horsham en Sussex
368 en la edición impresa

Estimados amigos, quienes sufren por su testimonio, y a todo el resto en su condado,
estoy contento de oír acerca de su fidelidad,
y de su defensa por la iglesia de la cual Cristo es la cabeza,
quienes están en Dios, y se han convertido en sus miembros vivientes;
y por lo tanto donde sea que ustedes estén en la prisión, o fuera de la prisión,
donde dos o tres se han reunido en su nombre, hay una iglesia,
y Cristo, la cabeza viviente está en medio de ellos
;
un profeta, para abrir su iglesia a las cosas de su reino;
y un obispo, para supervisar sus miembros vivientes,
para que ellos sean guardados en su luz, gracia, verdad, espíritu, y evangelio;
y él es un pastor para alimentarlos con su comida celestial,
quien le da vida eterna a sus ovejas, que él ha comprado con su propia sangre;
y un sacerdote quien se ha ofrecido a sí mismo como un sacrificio por los pecados de todo el mundo,
quien limpia, y lava, y purifica a su iglesia, su pueblo;
un sumo sacerdote, exaltado más allá de los cielos. Heb 7 :26
Y ningún sacerdote hecho bajo los cielos estará en la iglesia de Cristo;
y por lo tanto sientan y vean a Cristo ejerciendo sus oficios proféticos, sacerdotales,
y reales, y su gobierno en sus corazones.
Y todos los que quieren conocer el camino correcto, o calzada, o sendero a la iglesia de Dios,
deben caminar en la luz, que es la vida en Cristo,
y que los guiará a Cristo, el camino a Dios, la cabeza de la iglesia,
la roca y el fundamento de Dios que permanece seguro.
Y ahora, estimados amigos, mis deseo es que todos ustedes puedan vivir en el amor de Dios,
y en la unidad de su espíritu, que es el vínculo de paz,
en la cual todos ustedes serán gentiles y corteses los unos con los otros;
y así el Dios de toda paz y poder los apoye, y los fortalezca,
y los sostenga, a través de todas sus pruebas y sufrimientos,
para que él pueda ser glorificado en todos ustedes,
quien está sobre todo, desde siempre y para siempre, bendito por la eternidad;
de quien ustedes tienen bendición y vida.

Jorge Fox

Londres, el día 20 del doceavo mes, 1681

359.- Al rebaño de Jesucristo en todas partes, para que sea leída en sus asambleas
369 en la edición impresa

Gracia, misericordia, y paz sean multiplicadas entre todos ustedes de parte de Dios el Padre,
y el Señor Jesucristo quien es la fuente de todo;
y Dios, quien los ha llamado por su gracia,
y los ha reunido para que sean un pueblo por su poder y espíritu,
para su hijo Cristo Jesús, su cabeza santa, celestial y espiritual, y su vida, roca y fundamento.
Ahora, que todos ustedes puedan caminar en Cristo Jesús, y moren en él, su vid,
y que en él todos ustedes produzcan fruto celestial para la alabanza y gloria de Dios
.
Cristo dijo: "En mí ustedes tienen paz, en el mundo ustedes tienen aflicción;"
y por lo tanto manténganse fuera del espíritu del mundo;
no dejen que el espíritu del mundo entre en ustedes;
porque si lo hacen, ustedes tendrán aflicción tanto interna como externamente:
pero si ustedes se mantienen en Cristo, quien no es del mundo,
ustedes se mantienen en su lugar y región celestial:
porque 'El que tiene al Hijo tiene la vida;' y por lo tanto manténganse en la vida en Cristo;
y el que no tiene al Hijo de Dios, está en el antiguo Adán, en la muerte, sin vida.

Y 'separados de mi (dijo Cristo) nada podéis hacer;'
sin su gracia, su luz, su verdad, su evangelio, su poder, su espíritu, su fe;
ustedes no pueden hacer nada;
y 'Jesucristo está en vosotros, a menos que ya estéis reprobados;'
y si él está en ustedes, y ustedes en él, ustedes están en la elección, y en la simiente, en el cual todas las naciones son bendecidas.

Y por lo tanto, mis amigos y hermanos, tanto hombres como mujeres,
manténganse y caminen en su simiente, en el cual todas las naciones son bendecidas,
que hiere la cabeza de la serpiente, y destruye al diablo y sus obras,
que trajo miseria y la maldición sobre todas las naciones.
Para que en esta santa simiente, todos ustedes puedan ser hijos del reino de Dios
que permanece en justicia, y poder, y gozo en el santo espíritu;

yo digo en la justicia de Cristo, que existía antes que existiera la injusticia,
y en el poder de Dios, que existía antes que el poder de satanás y el dragón existieran;
y en la paz de Dios, que sobrepasa todo el entendimiento del mundo,
y que existía antes que el dios de este mundo existiera;
y en el espíritu santo, que existía antes que el espíritu inmundo entrara en el hombre y la mujer.

Y así que todos ustedes puedan llegar a caminar en el nuevo pacto de luz,
que existía antes que el príncipe de las tinieblas existiera, y en la vida,
que está sobre la muerte, y que existía antes que existiera la muerte.
Así, en esto ustedes tendrán su religión celestial para caminar en ella,
que los mantendrá fuera de todos los caminos y acciones rebeldes del mundo,
y las palabras y lenguajes groseros.
Para que todas sus palabras sean sazonadas con la gracia de Dios, que les ha llevado salvación,
para que ustedes puedan edificar a sus oidores, y su ciudadanía pueda estar en el cielo.

Y manténganse en la cruz de Cristo, el poder de Dios,
que los mantiene crucificados al mundo;
es decir, muertos para el mundo, y el mundo muerto y crucificado para ustedes
:
porque si ustedes no se mantienen en este poder de Dios,
que los mantiene crucificados al mundo,
sino que dejan que entre el espíritu del mundo, ustedes dejan que entre su dios,
que crucificará lo bueno en ustedes,
y ustedes llegarán a crucificar para ustedes mismos al hijo de Dios otra vez, y lo expondrán al vituperio.
Por lo tanto, mantengan eso crucificado con el poder de Dios, la cruz de Cristo,
que crucificó y quisiera crucificar al justo;
y entonces ustedes se mantendrán vivos en el poder de Dios,
y vivos en Cristo Jesús, y él estará vivos en ustedes, y ustedes en él.

Y, ahora, amigos y hermanos todos, que su mansedumbre, su temperancia,
y su amabilidad y sobriedad, y ternura y moderación esté ante todos los hombres,
"para que su luz pueda resplandecer de tal manera que ellos puedan ver sus buenas obras,
y glorificar al Padre que está en los cielos."

Y siendo que ustedes son la sal de la tierra,
ustedes harán que todo tenga sabor;
por lo tanto tengan cuidado de no perder su sal,
no sea que sean pisoteados bajo los pies de los hombres
.

Y manténganse alejados del espíritu inquieto, descontento y perturbado del mundo con respecto al gobierno:
porque ustedes saben que siempre ha sido el camino de ustedes buscar el bien de todos,
y vivir pacíficamente bajo el gobierno,
y buscar su eterno bien, paz,
y felicidad en el Señor Jesucristo,
y poner nuestros sufrimientos inocentes ante ellos,
quienes han sufrido como corderos y ovejas, y no se resistieron,
sino han "orado por aquellos que los persiguen, y los desprecian, y los odian,"
de acuerdo al mandato de Cristo.
"Porque erais como ovejas descarriadas,
pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.
Pues para esto fuisteis llamados,
porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo
para que sigáis sus pisadas.
Él no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca.
Cuando le maldecían, él no respondía con maldición.
Cuando padecía, no amenazaba,
sino que se encomendaba al que juzga con justicia.

Porque: El que quiere amar la vida y ver días buenos
refrene su lengua del mal,
y sus labios no hablen engaño.
" 1 Ped 3:10

Jorge Fox

El día 21 del noveno mes, 1681


360.-A los Amigos que están sufriendo en Leicester.
370 en la edición impresa

Estimados amigos, que están en la prisión, y todos los Amigos y los que sufren en el condado;
para quienes es mi amor en el poder eterno del Señor, y simiente de vida, que reina sobre todo,
en quien ustedes tienen paz con Dios, y riquezas que son eternas.

Ahora, estimados amigos, sus sufrimientos han sido muchos en ese condado,
y grandes han sido sus pruebas, y la toma de sus bienes,
por causa de la ira de sus adversarios y perseguidores en contra de ustedes;
pero la mano secreta del Señor y su poder es lo que los ha sostenido en todo para si mismo;
y por lo tanto podemos decir:
'¿Quién nos separará del amor de Dios que tenemos en Cristo Jesús?
¿Tribulación? ¿persecución? ¿poderes o principados? ¿tronos o dominios?
No, no hay nada que pueda separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús,'

a quien ustedes han escogido:
un sacerdote que viene de arriba, no de abajo,
quien se ha ofrecido a Dios por ustedes,
quien no es como los sacerdotes de los judíos,
que tenían los diezmos del pueblo

para ofrecer sus ofrendas externas, y los servicios de este tipo.
Por lo tanto ustedes tienen un sacerdote del cielo,
que es exaltado más allá de los cielos,

y es el profeta que Dios ha levantado como Moisés,
a quien ustedes deben oír
en su luz, gracia, y verdad.
Y él es su pastor del cielo,
quien ha dado su vida por sus ovejas
,
quien está por encima de todos los pastores terrenales de abajo;
y este pastor los alimentará con aquello que es celestial.
Y él es su obispo del cielo, para supervisarlos,
para que ustedes puedan ser guardados de sentarse en algún lugar terrenal con sus mentes, espíritus, y almas;
sino sólo para sentarse en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
quien es el obispo celestial y espiritual, quien vive para siempre, el primero y el último,
el principio y el final,
quien es el primogénito de toda criatura,
y el primogénito de entre los muertos, quien despierta, y vivifica, y los engendra de entre los muertos,
y los hace sentarse (a quienes él ha dado vida) en los lugares celestiales en si mismo.

Y ahora, estimados amigos, yo siento el poder eterno del Señor presente con ustedes en todos sus sufrimientos,
como los ha apoyado y los apoya;
y por lo tanto, que la fe de ustedes sea firme en el poder de Dios,
que los guardará hasta el día de la salvación.
Y que todos ustedes puedan ser valientes y fieles por la verdad de Dios sobre la tierra
en su día de prueba y persecución,
de tanto maestros, como profesantes, y profanos, que están abajo,
cuyo espíritu perseguidor tendrá solo un tiempo.
Y por lo tanto tengan fe;
porque ni un pajarillo cae a tierra sin el consentimiento del Padre;
y ustedes son de más valor que muchos pajarillos.

Y bienaventurados son aquellos que sufren persecución por causa de la justicia,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados sois cuando os vituperan y os persiguen,
y dicen toda clase de mal contra vosotros por mi causa, mintiendo.
'Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos;'
pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Antes bien, gozaos a medida que participáis de las aflicciones de Cristo,
porque el espíritu de gloria, y de Dios, reposa sobre ustedes
quienes son insultados,
y sufren por causa de su nombre.
Y aunque sus perseguidores hablan palabras impías acerca de él,
pero por parte de ustedes él es glorificado
, quienes sufren por su nombre.
Y por lo tanto que nadie se avergüence de sufrir como un cristiano,
sino que glorifique a Dios
en sus sufrimientos, quien es el que lo apoya.

Y así, estimados amigos, vivan en amor y unidad,
y sean gentiles, y corteses, y cariñosos los unos con los otros;
sí, y con todos sus perseguidores,
para que ustedes puedan amontonar carbones encendidos sobre sus cabezas;
y así vencer al mal con bien
.
Y así que el Dios de toda paz los establezca a todos sobre su roca y fundamento celestial de la vida, (Cristo Jesús),
que permanece seguro, y no puede ser movido
,
y así con mi amor a todos ustedes en la santa simiente, en la cual todas las naciones son bendecidas.
Y en esta simiente el Señor Dios Todopoderoso los guarde y los preserve,
quien hiere la cabeza de la simiente maligna, que los hace sufrir.
Y el Señor Dios Todopoderoso los arme con su armadura, y los fortalezca,
para que ustedes puedan ser capaces de permanecer para su gloria,
y que él sea glorificado en ustedes y entre ustedes. Amén.
Por lo tanto me despido en el Señor.

Jorge Fox

Londres, el día 18 del doceavo mes, 1681


361.- A los Amigos en Carolina.
371 en la edición impresa

Estimados amigos,

Con mi amor a todos los fieles y tiernos Amigos en Cristo, la santa simiente,
que hiere la cabeza de la serpiente,
(la causa de la enemistad),
y en esta simiente no hay enemistad, ni puede haber;
porque en esta simiente todas las naciones son bendecidas,
la cual destruye la simiente maligna que trajo la maldición,
y sus obras maldecidas
y sus obreros.
Por lo tanto que esta simiente, Cristo, gobierne en todos sus corazones,
de quien se prometió y se profetizó que habría de venir,
quien ha venido, y reina,
en quien hay sabiduría, salvación, vida, y gloria sobre todo, el primero y el último;
esta simiente vive y reina sobre todo lo que cambia y que tendrá un fin.
Ahora, en esta santa simiente ustedes disfrutan las bendiciones,
y su elección en ella, que existía antes que existiera el mundo.
Ahora, en esta santa simiente está el tesoro de sabiduría y conocimiento,
y a medida que todos viven y caminan en esta simiente,
ustedes tendrán sabiduría y conocimiento que es celestial de este tesoro;
y con esta sabiduría y conocimiento ustedes tendrán entendimiento,
para que todas sus conversaciones puedan ser ordenadas por ellos,
para predicar justicia, y santidad, y piedad,
para que ustedes puedan glorificar a Dios en sus vidas y conversaciones,
y todas sus palabras puedan tener gracia, y estar sazonadas con gracia;
y cualquier promesa que ustedes hagan a cualquier hombre, ustedes puedan considerar antes,
para que ustedes las puedan realizar
;
para que sus palabras puedan predicar justicia y verdad;
para que ustedes puedan ser las luces del mundo, y la sal de la tierra,
para que por medio de su luz brillante, ustedes puedan responder a la luz en todos los hombres;
y por la gracia, y por la sal, ustedes puedan dar sabor a aquello que no tiene sabor;
y así por sus buenas obras, y teniendo la sal, y la luz resplandeciente,
ustedes puedan ser un instrumento para abrir los ojos de otros,
para que conozcan a su Padre que está en los cielos, para que ellos lo puedan glorificar.

Y mi deseo es que todos los Amigos puedan mantenerse sencillos, mansos y humildes,
para que aquel que habita en la eternidad pueda morar en ustedes
;
y que ustedes puedan tomar el yugo de Cristo,
para que ustedes puedan atraer con su arado celestial,
para que con él la tierra pueda ser volcada,
que ha oprimido y afligido la tierna simiente, y el espíritu santo de Dios;
de modo que las plantaciones de Dios puedan ser atendidas por encima de lo externo,
para que sus lirios y vides puedan crecer,
y producir fruto para su alabanza, quien da el aumento.

Y ahora, estimados amigos, manténganse en el amor de Dios, que edifica el cuerpo de Cristo y soporta todas las cosas.
Y sean amables, y corteses, y gentiles los unos con los otros en el temor del Señor;
porque no hay peligro en mantenerse humildes;
más bien el peligro es para los que son altaneros y arrogantes, y engreídos.
Los tales se hinchan; y aunque ellos puedan tener buenas obras, y una apariencia de piedad,
los que así se hinchan producirán frutos amargos, contienda y disputa;
y los tales se alejan del poder de Dios y su espíritu, y así se salen del campamento de Dios,
y después se salen de la unidad del espíritu, que es el vínculo de paz;
y por lo tanto todos deben mantenerse en el santo espíritu de Dios,
si ellos quieren mantenerse en la comunión con los santos en la luz,
y así guardar el vínculo de paz.
Porque aquellos que se salen del espíritu de Dios en si mismos,
aunque ellos tengan la apariencia de piedad,
quebrantan el vínculo de paz;
y los tales corren hacia las vanas disputas, conflictos y contiendas.
Pero no hay tal costumbre en la iglesia de Cristo,
que mantiene la unidad en el espíritu, el cual es el vínculo de paz.
Y ahora, estimados amigos, en el nombre y poder del Señor Jesucristo, y su espíritu,
mantengan todas sus reuniones para la adoración, y sus reuniones por negocios,
para que ustedes puedan ver que todos los que profesan la luz de Cristo, y su verdad, y la han recibido,
que ellos caminan de acuerdo a la verdad, y como corresponde al evangelio,
para que el nombre de Dios no sea blasfemado entre ustedes.
Y si ustedes que viven en Ashly Cooper River, y esa área, y Albemarle River, y esa área,
tuvieran una vez al año, o una vez cada seis meses, una reunión juntos, les puede ir muy bien,
en alguna parte en el medio del país, como ustedes determinen, reúnanse,
como se han reunido en Maryland y Rhode Island.
Y si ustedes tuvieran algunas veces algunas reuniones con los reyes indios y su pueblo,
para predicar el evangelio de paz, o vida, y de salvación para ellos;
porque el evangelio debe ser predicado a toda criatura;
y Cristo ha probado la muerte por cada hombre, y muerto por sus pecados,
para que ellos puedan salir de la muerte y el pecado,
y vivir para Cristo, que murió por ellos;
quien los ha iluminado, con la luz, que es la vida en si mismo;
y Dios derrama su espíritu sobre toda carne; es decir, sobre todos los hombres y mujeres.
Y la gracia y favor de Dios viene a todos los hombres;
para que todos puedan creer en su luz, y caminar en su santo espíritu, y recibir su gracia,
que les enseñará a vivir piadosamente, y les llevará salvación;
de modo que ustedes puedan llegar a ver la luz del evangelio glorioso de Cristo establecido en esas partes.
Y Dios ha prometido que él levantará un emblema para las naciones.
Y nuevamente: 'Habrá una raíz de Isaí y que estará en pie como un estandarte para los pueblos; los gentiles la buscarán.'
Y otra vez él dijo: 'porque la tierra estará llena del conocimiento de Jehovah, como las aguas cubren el mar.'
Por lo tanto yo deseo que esa parte de la tierra sea llena con el conocimiento del Señor.

Y ahora, estimados y tiernos amigos,
mi deseo es que ustedes no abusen de ninguna manera,
ni por sus palabras, ni por sus vidas, ni conversaciones,
la libertad que Dios o los gobernantes les han dado;
sino que en todas las cosas ustedes tengan en sus ojos la gloria de Dios,
para que él pueda ser glorificado por todos ustedes,
quien es digno de todo,
quien es el Señor de todo, tanto en los cielos como en la tierra,
bendito para siempre.

Jorge Fox


362.-Una epístola con respecto al gobierno de Cristo, y su paz,
cuyo reino no tiene fin.
372 en la edición impresa

Con respecto al gobierno de Cristo, y su paz,
'lo dilatado del cual no tiene fin,
sobre el trono de David, y sobre su reino,
para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia,
desde ahora y para siempre.
El celo de Jehovah de los Ejércitos hará esto.'

Ahora Cristo Jesús, el segundo Adán, el Señor del cielo,
es él quien rige, y reina, y gobierna en los corazones de sus santos,
quienes son creyentes en su luz, (la vida en él),
quien es su gobernador y consejero, quien murió por sus pecados,
y ha resucitado para su justificación, y es el capitán de su salvación.

Y el gobierno de Cristo en los corazones de su pueblo,
es por su gracia y verdad, que viene de Cristo Jesús,
por medio de quien todas las cosas fueron hechas,
quien ilumina a cada hombre que viene al mundo,
y esta luz es la vida en él;

él dijo: 'Creed en la luz, para que seáis hijos de luz;'
y los tales tienen la luz de la vida,
y por medio de ella llegan estar bajo el gobierno y la paz de Cristo,
y su orden en su luz y vida.
Ahora, aquellos que odian su luz,
ellos odian la vida en Cristo, el hombre celestial;
y los tales odiarán a Cristo por medio de quien todas las cosas fueron hechas y creadas;
y odian su orden, y su justicia, y juicio, y su luz y vida;
y probablemente ellos no irán a su gobierno establecido y su reino;
por lo tanto Cristo, quien es el gobernante, el consejero, el ordenador,
él ordena y gobierna con su luz (su vida) en los corazones de todos los creyentes en la luz;
y todos los creyentes en la luz tienen el testimonio en si mismos,
de Cristo su dirigente, consejero, ordenador, gobernador celestial,
y de su juicio, justicia, y paz;
y que lo dilatado de su gobierno no tiene fin.

Ahora, aquellos que odian la luz,
la cual es la vida en Cristo, el segundo Adán, el Señor del cielo,
ellos son los que no quieren tener a Cristo como gobernante sobre ellos ni dentro de ellos;
por lo tanto ella los condena.
Y, ¿cuál es el asunto que todos los hombres y mujeres no ven;
sino que son ciegos, y no están en unidad?
¿Acaso no es porque ellos odian la luz (la vida en el segundo Adán),
y no quieren ir a la luz
, ni caminar en la luz?
Entonces, ¿acaso la luz no es la condenación
de los que están en la transgresión del antiguo Adán?
Y, ¿cómo es que ellos ven o creen, o tienen fe en Cristo,
quienes odian su luz, y no quieren venir a ella, la cual es la vida en el segundo Adán?
Por lo tanto, todos los que odian su luz (que es la vida en él) probablemente no verán,
ni recibirán fe de él, quienes no quieren creer en su luz, ni venir a ella, sino que la odian;
y los tales odiarán tanto la fe divina como el autor de ella.
Y por lo tanto todos los que odian la luz (que es la vida en Cristo)
con la cual él los ilumina
,
ellos odian su orden, ellos odian su gobierno, su regla;
sí, a Cristo, el segundo Adán, el Señor del cielo;
y todos los que odian así a Cristo, su luz, vida, orden, gobierno, y consejo,
están en una libertad falsa, aunque ellos puedan profesar a Cristo o su gobierno en palabras,
sin embargo al no creer en la luz, ni caminar en la luz (la vida de Cristo)
ellos no tienen verdadera comunión los unos con los otros, sino que están en confusión;
y no tienen verdadera comunión con los creyentes en la luz (la vida en Cristo)
ni con el hijo, ni el Padre;

porque, ¿cómo pueden tenerla?
Porque a menos que ellos lleguen a creer en la luz (la vida en el segundo Adán),
no pueden ver su propio estado, más bien están en un estado ciego;
porque ninguno ve, ni entra en el reino de Dios, hasta que ha nacido otra vez;
y aquellos que han nacido otra vez son los creyentes en la luz (la vida de Cristo)
y así llegan a ser hijos de la luz, implantados en Cristo
;
y los tales conocen y ven la verdadera libertad en Cristo Jesús, el segundo Adán;
todos ellos ven, y saben, que toda libertad falsa está fuera de la luz,
(la vida en el segundo Adán), en el antiguo Adán en la transgresión.

Y Cristo que ilumina a todo hombre que viene al mundo,
(quien es la vida en él)
, ellos vienen a Cristo, y son implantados en él, la cabeza,
y así sostienen a Cristo, su cabeza, por medio de quien todas las cosas fueron hechas y creadas;
quien está sobre todo, desde siempre y para siempre, el primero y el último, el comienzo y el final.
Estos son los que ven su orden, su gobierno, y su regla en sus corazones,
y reciben su ley del espíritu y la vida, y viven y caminan en ella,
la cual los hace libres de la ley del pecado y la muerte.
Estos ven que Cristo es el autor y consumador de su santa, divina y preciosa fe.
'Y su fe permanece en Cristo, quien es el autor de ella,
a quien se le ha dado todo el poder en el cielo y la tierra.'

Y el misterio de esta fe ellos sostienen en una consciencia pura y conocen la ley de esta fe,
y la ley del amor que Dios ha derramado en sus corazones por medio de Jesucristo.
Y así, en esta luz, fe, y vida,
que ellos tienen de Jesús, el segundo Adán, el Señor de los cielos,
todos ellos llegan a ser de una fe, de una luz, y de una vida;
y así de una mente, corazón y juicio
, en este nuevo pacto de luz y vida;
por lo tanto en él ellos están bajo el gobierno, y consejo, y orden de Jesús,
que él establece en pacto eterno de luz y vida en sus corazones.

La ley vino por Moisés,
y todos los judíos debían estar bajo la ley en el antiguo pacto;
y esta ley sirvió hasta que vino Cristo (la simiente), en su nuevo pacto.
Él ha venido, y ahora la gracia y verdad han venido por Jesucristo, el gran gobernador.
Y ahora, esta gracia y esta verdad han venido de él,
hacia los corazones de todos sus creyentes.

Y con esta gracia y verdad, y en ellas,
Cristo gobierna en los corazones de aquellos que reciben su gracia y verdad;
y con esta gracia y verdad, y en ellas,
cada creyente y cada santo recibe a Cristo su gobernante,
y su orden, y su consejo, y juicio celestial,
y justicia del hombre celestial, y en su gobierno establecido,
que él establece con su gracia y verdad.
Ahora, esta gracia de Dios que trae salvación, que ha aparecido a todo los hombres,
manifiesta que todos los hombres tienen un día de gracia y favor;
Ahora, esta debe ser la gracia especial de Dios, que trae salvación,
que ha aparecido a todos los hombres.
Entonces, al no recibir esta gracia y favor de Dios,
sino que alejándose de esta gracia hacia la lascivia [pecado ilimitado],
y caminando maliciosamente en contra del espíritu de gracia;
ellos son endurecidos, y enceguecidos, y se van hacia la negligencia de la restricción,
y caminan maliciosamente en contra de él;
el cual debería enseñarles, y traer su salvación.
Y por lo tanto los tales llegan a ser ciegos,
y endurecidos en contra de la gracia y favor de Dios,
quienes se van hacia la lascivia [pecado ilimitado], como dije antes,
y caminan maliciosamente en contra del espíritu de gracia y verdad;
y los tales se van en contra de Dios y Cristo, de donde viene la gracia y la verdad,
y se alejan de su pueblo y se van en contra de los que
están establecidos en la gracia de Dios, que trae su salvación.
Aunque ellos puedan profesar a Dios y a Cristo sólo en palabras, de su gracia y verdad,
su profesión llegará a ser nada,
a menos que ellos reciban su gracia y verdad en sus corazones.
Aquellos que reciben a Cristo en su gracia y verdad, que viene de él;
ellos conocen su gobierno en la verdad, y en el pacto de gracia;
sí, en sus corazones,
y conocen su libertad amable y verdadera en la gracia y verdad,
y en Cristo de donde viene,
y su orden santo y celestial en su gracia,
y su reino en sus corazones.
Y todos los que caminan maliciosamente en contra del espíritu de gracia,
y convierten la gracia en lascivia [pecado ilimitado], aunque los tales pueden profesar a Dios y Cristo,
su profesión llegará a ser nada,
y toda su libertad es falsa, y en la carne, en el antiguo Adán en transgresión.
Porque la verdadera libertad está en la gracia y la verdad que viene de Jesús,
que lleva hacia Jesús, de donde viene,
en quien está la verdadera libertad eterna.

Porque Cristo, quien es la verdad, santo y puro,
él reina en la verdad, y en su gracia.
Y por lo tanto cada hombre y mujer debe,
con esta gracia y verdad en sus corazones (que ellos tienen de Cristo),
sentir y ver el reino y gobierno de Cristo en sus corazones;
y a él en su gobierno celestial, eterno, y perpetuo.

El Señor habló por su profeta Joel,
'Sucederá después de esto
que derramaré mi Espíritu sobre todo mortal'. Joel 2:28.

Y Pedro dijo: 'Más bien, esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel:
Sucederá en los últimos días, dice Dios,
que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne.
Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán,
vuestros jóvenes verán visiones,
y vuestros ancianos soñarán sueños.

De cierto, sobre mis siervos y mis siervas
en aquellos días derramaré de mi Espíritu,
y profetizarán.
' Hechos 2:16-18.

Ahora, es Dios quien derrama de su espíritu sobre toda carne,
por medio del cual los hijos, hijas, jóvenes, ancianos,
siervos, y siervas, tienen sus visiones, y profecías, y sueños.
Y estos últimos días son los días de Cristo, en su evangelio y nuevo pacto.

Se ha dicho en el antiguo pacto,
que Dios derramó su espíritu sobre la casa de Israel, y la casa de Judá.
Pero en los días del nuevo pacto de luz y gracia,
Dios derramó su espíritu sobre toda carne, tanto judíos como gentiles.
Ahora, toda carne debe ir hacia el espíritu de Dios, y ser dirigidos y guiados por él,
si quieren ver el gobierno y orden celestial y espiritual;
y con su espíritu, conocer a Cristo el hombre espiritual,
para que pueda regir y gobernar en sus corazones.
Y todos los que por su espíritu son circuncidados,
comen de la pascua celestial, o el pan del cielo.
Y todos los que son bautizados con el espíritu, son bautizados en un cuerpo,
y todos beben en un espíritu.

Por lo tanto así son uno en esta comunión espiritual,
que es la verdadera comunión de la iglesia;
incluso la iglesia que está en Dios, el pilar y base de la verdad,
Cristo es la cabeza celestial y espiritual de esta iglesia;
y así lo es, porque él es el autor de su fe,
y el autor de su luz, y vida, gracia y verdad,
y espíritu, y evangelio de paz y salvación;
por el cual él gobierna en los corazones de sus miembros vivientes, la iglesia.
Y todos aquellos que afligen, irritan, apagan y se rebelan en contra del espíritu,
llegan a ser ciegos, como los judíos,
y no verán con sus ojos, ni oirán con sus oídos,
ni percibirán con sus corazones;

y ellos pueden profesar a Cristo en su nuevo testamento, y las palabras de los apóstoles,
y el gobierno, y orden de Cristo;
como los judíos profesaron el antiguo testamento, y que Cristo había de venir;
pero ellos no quisieron recibirle entonces, cuando él había venido
.
No más hacen aquellos ahora, los que profesan que él ha venido, quienes irritan y apagan su espíritu,
y lo afligen, y se rebelan en contra de él, y yerran alejándose de él.

Y ellos probablemente no recibirán a Cristo en sus corazones,
ni irán hacia su orden celestial, para establecer su gobierno pacífico,
como aquellos que son guiados por el espíritu de Dios, quienes son hijos de Dios,
y mantienen la unidad del espíritu;
y este espíritu santo es el vínculo de paz
entre todos los súbditos de Cristo, corderos y ovejas,
que se alimentan juntos en los pastos de vida.
Porque es Dios quien da el entendimiento celestial del gobierno y orden establecidos de Cristo.
Y aquellos que apagan, e irritan, y se rebelan en contra del espíritu de Dios,
se rebelarán en contra del gobierno y orden establecidos de Cristo,
y su pueblo que está en él,
que son guiados por el espíritu de sabiduría y entendimiento, y una mente sobria.
Y aquellos que no quieren oír el espíritu de Dios en si mismos,
tampoco oirán a Dios ni a Cristo, ni su oveja, ni aquellos a quienes él envía,
sino que se rebelarán en contra de ellos.

Ahora, el evangelio es predicado a, o en, toda criatura bajo el cielo;
y este evangelio es el poder de Dios para salvación, para todo el que cree;
de modo que todos los que reciben este evangelio, el poder de Dios para salvación, en sus corazones,
reciben a Cristo (el poder de Dios), y su gobierno y orden en el poder.
Y Cristo reina en sus corazones en su poder;
y ellos vienen al orden del evangelio;
y aquellos que llegan a ser herederos de este evangelio, el poder de Dios para salvación,
son herederos del gobierno pacífico establecido de Cristo,
y son verdaderos súbditos del poder de Cristo, y del gobierno pacífico establecido;
y por lo tanto este evangelio, el poder de Dios para salvación, es pacífico, gozoso, y consolador,
que es el evangelio de Cristo, el segundo Adán, el Señor del cielo;
y no es llamado el evangelio del antiguo Adán en transgresión.
Y este evangelio, que es el poder de Dios para salvación,
mantiene a todos los que creen en él en el eterno gozo, paz, y consuelo, y en orden;
porque es el evangelio eterno, que trae vida e inmortalidad a la luz,
por medio del cual ellos ven por encima del diablo, y antes de que él existiera,
que los ha cegado, y los ha oscurecido de la vida e inmortalidad.
Por lo tanto en este evangelio que ha traído vida e inmortalidad a la luz en el pueblo de Dios,
tanto hombres como mujeres están establecidos en el orden de él,
en el cual ellos sirven el eterno y perpetuo Dios de verdad.

Ahora, todos aquellos que no reciben el evangelio de Cristo, el poder de Dios para salvación,
que es predicado a todos, en toda criatura bajo el cielo,
la vida y la inmortalidad no son llevados a la luz en ellos;
y ellos son cegados por el dios del mundo,
(y así ellos permanecen ciegos bajo el dios del mundo),
y los tales con ciegos con respecto al orden del evangelio,
y son ignorantes de su salvación,
y del gozo, y consuelo, y paz del evangelio;
ni pueden servir a Dios en el evangelio,
aunque ellos puedan profesar a Cristo, y su evangelio en palabras, no tienen consuelo en él.
Y por lo tanto los que desobedecen el evangelio de Cristo, el poder de Dios para salvación,
y no lo quieren recibir, ni creen en él,
¿cómo pueden ellos recibir el orden del evangelio de Cristo,
el hombre celestial, de donde viene el evangelio;
o recibirle a aquel quien reina en sus corazones,
cuando ellos no quieren recibir su evangelio, el poder de Dios para salvación, en sus corazones?
Y nuevamente, ¿cómo pueden ellos recibir a su pueblo, o creer en su pueblo,
el cual está en el orden del evangelio de Cristo, y lo han recibido y a Cristo en sus corazones,
aquellos que lo desobedecen, y no quieren recibirlo en sus propios corazones?
Los tales probablemente no irán al orden del evangelio, quienes lo desobedecen.
Ellos desobedecerán a Cristo, y no considerarán a su pueblo, en quien él reina,
quienes caminan en el orden de su evangelio, el poder de Dios para salvación.

Ahora, es Cristo, el segundo Adán, quien ilumina a todo hombre que viene al mundo,
con la luz (que es la vida en sí mismo),
y todos los que creen en la luz, y llegan a ser hijos de la luz,

y caminar en ella, caminan en unidad y comunión,
y en el orden de la luz y el gobierno de Cristo; en ellos vive Cristo.
Y todos aquellos que odian esta luz, y no quieren venir a ella, ni creen en ella,
son condenados por ella.

Ahora, 'la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres;'
y todos los hombres que reciben esta gracia y verdad, que ha venido por Jesús,

reciben a Cristo, de quien ella proviene,
en sus corazones, para ser su maestro y su salvación;
y así van al gobierno y orden de Cristo,
en la verdad, y hacia el pacto de gracia.
Y aquellos que odian la verdad,
y se alejan de la gracia hacia la lascivia [el pecado ilimitado],
y caminan despreciativamente en contra del espíritu de gracia,
ellos se van en contra de Cristo, su orden y gobierno, y también su poder.

Y al haber Dios derramado su espíritu sobre toda carne:
todos los que son guiados por el espíritu de Dios, y Cristo, son hijos de Dios;

y los tales son obedientes al orden y gobierno espiritual de Cristo.
Y aquellos que apagan el espíritu de Dios, y se rebelan en contra de él,
se rebelan en contra del orden y gobierno de Cristo, y él en su pueblo;
y en contra su comunión espiritual, y el evangelio de salvación,
siendo predicado a toda criatura bajo el cielo;
y este evangelio es el poder de Dios.

Toda criatura bajo el cielo debe recibir este evangelio en sus corazones,
si quieren recibir a Cristo y su gobierno, y su orden del evangelio,
y para que él gobierne en sus corazones.

Y todos ustedes que lo han recibido, han recibido el consuelo de él;
y aquellos que desobedecen y se rebelan en contra del evangelio, el poder de Dios,
los tales desobedecen y se rebelan en contra de Dios y Cristo, y su gobierno,
y su pueblo que está en el orden del evangelio, el poder de Dios.
Y como se ha dicho: 'Jesucristo está en vosotros, a menos que ya estéis reprobados;'
y todos los que reciben a Cristo en ellos, es por medio de su luz (la cual es la vida en él),
y la gracia y verdad que viene de Jesús,
y la fe de la cual él es el autor, y su espíritu y evangelio.
Ellos deben recibir esto en sus corazones, si quieren recibir a Cristo en ellos.

Y Cristo le dijo a sus discípulos y seguidores,
que él les enviaría el espíritu de verdad (el consolador),
que debe proceder del Padre y del hijo,
que los debe llevar hacia toda verdad;
y debe reprobar al mundo de pecado, justicia y juicio.

Por lo tanto aquello que guía a los creyentes y discípulos de Cristo a toda verdad, y es su consolador,
es el que reprende al mundo de su pecado, justicia y juicio.
Por lo tanto así aquello que es lo que reprende al mundo,
es el consolador de los santos, y líder que lleva hacia toda verdad,
y así hacia toda verdadera comunión, y verdadera libertad.
Y este espíritu santo, y consolador,
no procede del antiguo Adán, ni de ninguno de sus seguidores,
sino del Padre y del hijo.
Y así todos deben tener aceite en sus propias lámparas, del olivo celestial,
para que sus lámparas puedan estar siempre encendidas, tanto en el día como en la noche, en sus tabernáculos,
mirando al sumo sacerdote quien llenará sus lámparas con aceite celestial.

Y todos tienen sal celestial en sí mismos para darle sabor
a todo lo que es terrenal y lo que es celestial;
y lo que es de abajo, y lo que es de arriba;
y lo que está fuera de la verdad, y lo que está en la verdad.

Y que todos puedan guardar su vida en su propio huerto,
y su lirio en su propio campo, o jardín;
y este lirio excede a Salomón en toda su gloria.
Y todos tienen la palabra de fe en sus corazones y sus bocas, para obedecerla y hacerla,
lo cual los santificará y los hará santos, y los reconciliará con Dios.
Y todos deben tener el ungimiento, o unión, dentro de ustedes,
que ustedes tienen del Padre, o Santo;
para que en él ustedes puedan continuar en el Padre, y en el hijo.

Y cada uno continúe en la gracia de Dios, que les enseñará cómo vivir,
y qué negar, y les traerá su salvación,

y los establecerá sobre Cristo, la roca y fundamento,
de donde viene la gracia.

Y habiten todos en la fe santa, divina y preciosa
que ustedes sostienen en una conciencia pura,

y ustedes viven por medio de esta fe, y tienen victoria sobre aquello que desagrada a Dios;
y en esta fe ustedes agradan a Dios,
de la cual Jesucristo, el Señor del cielo, es el autor y consumador.

Y todos los que han cavado profundo, y han encontrado la perla de gran precio;
y han vendido todo, y comprado el campo,
entonces el campo y perla son suyos;
y ellos conocen una redención completa
.

Y todos ustedes que creen en la luz, (que es la vida en Cristo),
quienes han llegado a ser hijos de la luz, caminan en la luz
,
y en Cristo, a medida que lo han recibido.

Y todos piensen en la levadura celestial, que los leudará para ser una nueva masa.

Y mantengan todos la fiesta de Cristo, nuestra pascua,
con su pan celestial sin levadura, en sinceridad y verdad.

Y todo hagan caso a la luz, que Dios ha mandado que resplandezca fuera de la oscuridad,
y que ha resplandecido en sus corazones,
'para darles la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo (su salvador),
para que la excelencia del poder pueda ser de Dios, y no de ustedes mismos;'

en esto ustedes son sensibles de su tesoro celestial en sus vasijas terrenales;
y cada uno tenga agua en sus propios pozos y cisternas,
y fruto celestial en sus árboles, que Dios ha plantado.

Nabucodonosor, aunque su grandeza alcanzó al cielo, como un árbol,
él debía ser 'cortado hasta reconociera que el Altísimo rige en los reinos de los hombres;
y el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido;
ni será dejado a otro pueblo.' Dan 2:44-45

Y la piedra que golpeó la estatua llegó a ser una gran montaña que llenó toda la tierra.' Dan 2:35

'No harán daño ni destruirán en todo mi santo monte,
porque la tierra estará llena del conocimiento de Jehovah,
como las aguas cubren el mar.' Isa 11:9

Jorge Fox

El día 27 del octavo mes, 1681


363.A los Amigos en Jamaica
373 en la versión impresa

Estimados amigos,

Con mi amor en el Señor para todos ustedes;
a menudo ha estado en mi mente, por el sentido del espíritu del Señor;
lo cual expondré ante ustedes, y encomendaré al testimonio de Dios en todas sus conciencias.

El asunto es este: que si ustedes tuvieran (una vez por año) una reunión anual,
como la tienen en Holanda, Alemania, y Frisia, y en Rhode Island, y en Inglaterra, y en otras partes,
la cual es, y ha sido, un gran servicio;
para que los Amigos se vean, y sepan como prosperan los asuntos de la verdad,
y como los Amigos crecen en la verdad de Dios,
para el consuelo y gozo los unos con los otros en ella;
en la cual el Señor Jesucristo es exaltado.
Y si hay alguna diferencia entre los Amigos,
puede ser superada en la reunión anual,
por medio de algunos Amigos en la reunión,
la cual no puede ser superada en otras reuniones.
De modo que todas las cosas (por la verdad y poder de Dios) puedan ser guardadas en paz y amor,
morando en la sabiduría de Dios, que es de lo alto,
la cual es pura, y pacífica, y amable, y complaciente
.
Entonces para que ustedes una vez al año se reúnan en el poder del Señor,
y lo esperen a él en su espíritu y verdad un día,
y después otro día ustedes puedan tener una reunión anual de hombres y de mujeres en el poder del Señor;
para que con el tiempo ustedes puedan encontrar y sentir un gran servicio en el espíritu y poder del Señor;
en el cual ustedes pueden sentir su presencia y bendición para que fluya entre ustedes.
Y con respecto al lugar y horario, se los dejo a su conveniencia;
y el Señor los dirija, para que ustedes hagan todas las cosas, lo que sea que hagan, para su gloria.
Porque ustedes saben que en otros países, o provincias,
ellos tienen ya sea reuniones cada seis meses o cada año, excepto en Jamaica,
lo cual ha estado en mi mente varias veces para que ustedes tengan una allí;
porque donde ellas están establecidas, se ve un gran servicio en ellas;
y el Señor las ha reconocido, y las ha honrado con su presencia,
y eso mantiene todo en un sentido de cuidado para su gloria, y un cuidado los unos de los otros,
para que ellos puedan ser guardados y preservados en la verdad eterna de Dios,
en mansedumbre, en amabilidad, y en ternura, y en amor,
que edifica el cuerpo de Cristo
, el segundo Adán, el Señor del cielo.
Y así que todos ustedes, en piedad, santidad, y justicia,
puedan pasar sus días para la gloria de Dios;
para que su ciudadanía pueda estar en el cielo,
y no abajo en la tierra, entre los impíos;
para que el Señor Dios, y su hijo Cristo Jesús, pueda ser glorificado en todos ustedes,
quien está encima de todo, bendito para siempre. Amén.

Y, amigos, sería muy bueno
si ustedes presentaran su caso de no jurar, ni tomar juramentos,
lo cual se ha perdido a través de ese espíritu que fue infiel;
ahora el mismo gobernador ha venido otra vez,
en cuyo tiempo (cuando él estuvo allí anteriormente) ese acto fue aceptado en la asamblea,
en la cual el sí y no de ustedes fueron aceptados en vez de un juramento.
Por lo tanto, traten de prevalecer con este gobernador y su asamblea, para que el mismo acto sea renovado otra vez,
y para que ustedes sean aclarados de ese espíritu que fue la causa por la cual el acto fue abolido;
Por lo tanto que mi amor en el Señor Jesucristo esté con todo ustedes.

Y mi deseo es que todos ustedes puedan ser guardados en el poder de Dios, para su gloria;
y para que ustedes puedan crecer en la verdad,
y con la verdad responder a la verdad en las partes interiores de todos;
para que ustedes puedan esparcir la verdad en el exterior,
y para que con ella sus corazones puedan ser unidos.
Y caminen en ella, y en el amor de ella; porque el amor edifica el cuerpo de Cristo.
Y para que ustedes puedan ser buenos ejemplos en la verdad,
y en la justicia y santidad,
y mostrar el cristianismo en posesión de ella,
por encima de los profesantes de afuera.

Jorge Fox

Desde Dolston, el día 24 del séptimo mes, 1682


364.- A los Amigos en Holanda.
374 en la edición impresa

Amigos y hermanos, en la santa semilla de la vida, que reina sobre todo;
en ella caminen, y en el poder, y espíritu, y verdad de Dios,
para que todos ustedes puedan ser como una ciudad sobre un monte, que no se puede esconder;
y la sal de la tierra, y la luz del mundo,

para responder a la luz de Cristo en todos,
y puedan ser un buen sazón en aquellos que son salvos, y en aquellos que perecen.
Y vivan todos en amor, el cual soporta todas las cosas, y edifica el cuerpo de Cristo,
y crezcan en él, su cabeza y vida;
y sean amables, y corteses, y tiernos en afecto los unos con los otros,
y caminen como corresponde al evangelio de Cristo, el poder de Dios.

Estimados amigos, en esta reunión anual el poder de Dios estaba sobre todo, y en su simiente de vida;
y la presencia refrigerante y viviente del Señor estaba entre nosotros en todas nuestras reuniones.
Y su epístola de la reunión anual en Holanda fue leída,
para el consuelo de los Amigos;
y otra de la reunión de medio año en Irlanda;
y un testimonio de Escocia, que los Amigos están en amor y unidad allí,
y la verdad prospera y se esparce;
y por la carta desde Norteamérica, que los Amigos allí están muy bien;
y en Argelia, en el país de los turcos, los Amigos han establecido una reunión entre ellos,
alrededor de veinte de los cuales están cautivos;
y un Amigo que está cautivo declaró la verdad allí entre ellos;
y sus amos no los dejan reunirse, y esto puede ser un gran servicio allí.
Y el poder del Señor está sobre todo,
y en él sean valientes por la verdad de Dios sobre la tierra, y espárzanla en el exterior;
y para que todos ustedes puedan, en humildad, exaltar al Señor,
y para que la presencia de Dios, y su hijo, pueda estar entre todos ustedes;
y por lo tanto la bendición del Señor esté entre todos ustedes. Amén.

Jorge Fox

Londres, el día diecisiete del cuarto mes, 1682.


365.-A los Amigos en Barbados.
375 en al edición impresa

Estimados amigos,

En todas sus reuniones, asegúrense que el Señor Dios sea glorificado, y tengan sus ojos en su gloria,
y que todas las cosas sean hechas sin contienda ni reflexiones;
sino que todos hagan caso del testimonio de vida, y de aquello que guarda su unidad en él;
y en eso que ustedes busquen el bien los unos de los otros, y no se desprecien los unos a los otros;
sino que se estimen los unos a los otros en la verdad, y se mantengan humildes,
porque a ellos Dios exaltará.

Y sean amables y de corazón tierno los unos con los otros,
y moren en el amor de Dios, que él derrama en el exterior en sus corazones;
porque ese amor que viene de Dios edifica el cuerpo de Cristo.
Y por lo tanto, ustedes deben ser de un espíritu noble, los que son de un nacimiento noble, nacidos del espíritu;
y aman a la hermandad en espíritu,
y estiman a todos los hombres y mujeres, ya que son la creación de Dios;
cuyo sol natural resplandece y la lluvia cae sobre los justos e injustos,

y sobre sus campos naturales;
y así el eterno hijo de justicia de Dios resplandece con su luz,
y gracia, y espíritu, con el cual él los ilumina,
y da su gracia y paz a todos;
porque su espíritu es derramado sobre todos.
Así él brilla a través de todo, y sobre todo, y por encima de todo, y más arriba de todo;
y por lo tanto dejen que su luz brille, los que son creyentes en la luz, que han llegado a ser hijos de la luz,
para que otros puedan glorificar a su Padre que está en el cielo al ver sus buenas obras,

y sus palabras buenas y amables, y sus vidas y conversaciones;
y tengan en mente el camino más excelente que el apóstol le mostró a los corintios,
el cual es el amor que soporta todas las cosas, y no es engreído, ni tiene envidia.

Esto los mantiene encima de toda fragilidad.

Y, amigos, después que sus reuniones estén establecidas y sazonadas por el poder del Señor,
si ustedes las alteran, sin el consentimiento de los Amigos en el poder del Señor,*
eso causa y engendra el descontento;
por lo tanto, manténganlas después que hayan sido establecidas,
en el poder del Señor, (y ustedes estén establecidos en ellas),
sobre Cristo, la santa roca y fundamento de Dios, que permanece seguro.
Y en todas sus reuniones, si ocurre alguna diferencia entre hermano y hermano,
no hagan reflexión los unos de los otros en las reuniones,
sino hablen los unos a los otros entre si mismos, como Cristo nos manda;
y entonces ustedes pueden predicar el evangelio de paz libremente,
y hablar la verdad en el amor de él, como está en Cristo Jesús.
Y este es el mejor camino;
para que nada pueda ser visto en sus reuniones sino la vida, verdad, y paz;
para que la serpiente, cuyo alimento es el polvo, no encuentre nada en sus reuniones;
y nadie apague ni abuse del poder o del espíritu, y que nadie vaya más allá de su inspiración;
porque, si ustedes lo hacen, traerán problemas y cargas tanto en ustedes como en otros,
y se saldrán hacia afuera, de modo que apenas puedan entrar otra vez.
Y por lo tanto sean sabios en la sabiduría celestial de Dios,
para ser ordenados en su espíritu de entendimiento,
para la gloria de Dios, y el consuelo y edificación de su pueblo;
para que todos ustedes puedan saber como comportarse en la iglesia de Dios,
para la gloria de Dios.
Y que todas sus vidas y conversaciones prediquen virtud,
pureza, justicia, santidad, y piedad,
de otra manera ustedes no pueden ser la luz del mundo, ni la sal de la tierra.
Y cuando alguno se comporte mal o impíamente,
ellos, en vez de ser luces o sal, estarán sin sabor, y serán piedras de tropiezo;
y cuando la sal ha perdido su sabor, no sirve para nada,
sino para ser pisoteada bajo los pies de los hombres
;
y por lo tanto, mantengan su sabor, y entonces ustedes no llegarán a estar bajo los pies de los hombres;
y manténganse en la luz, y entonces ustedes no irán hacia la oscuridad.

* Los Amigos en el poder del Señor son maduros en Cristo. Estos son sólo los únicos miembros que están en unidad con el espíritu. Estos son los únicos miembros a quienes se les debería permitir hacer normas. No se debe hacer ningún cambio sin la concurrencia de alguien que esté en el poder de Dios, que haya crecido en la plenitud de Cristo, hacia la cabeza, un hombre perfecto.

Y por lo tanto, tengan sal en si mismos, y aceite en sus propias lámparas,
y mantengan sus propias casas, (porque es la ramera la que no habita en su propia casa),
con la palabra de vida, y gracia, y verdad en el interior,
y para la fe que ilumina y purifica, y mortificando y bautizando el santo espíritu de Dios;
y los frutos de este espíritu son amor, paz, paciencia, amabilidad, mansedumbre y temperancia.
Y lleven las cargas los unos de los otros, y así cumplan la ley de Cristo;
y perdonen los unos a los otros, como Cristo les ha perdonado;
y esfuércense por superarse los unos a los otros en santidad, y justicia y piedad,
y mansedumbre, y modestia, en virtud, verdad, y amor,
para que todos ustedes puedan vivir para la alabanza y gloria de Dios. Amén.
Y el Señor dijo en Isaías 49:8, hablando de Cristo,
'Te guardaré y te pondré por pacto para el pueblo, a fin de que restablezcas la tierra
y poseas las heredades desoladas;'

Para que ustedes puedan ver el cumplimiento de esto en la promesa, y cuiden de la gloria de Dios;
y todos vivan en la simiente de Cristo, su santuario, que es un lugar seguro, sobre toda tormenta y destructores,
quien existía antes que ellos existieran, y existirá cuando ellos se hayan ido;
en quien todos ustedes tienen reposo y paz;
y por medio de quien ustedes son presentados a Dios, santos en cuerpo, alma y espíritu.
Y por lo tanto todos deben ser mantenidos limpios y santos,
si ellos ofrecen o son presentados a aquel que es santo;
y por lo tanto ustedes deben ser un pueblo santo, y caminar en la verdad santa,
y obedecer la santa palabra de Dios, y caminar piadosamente,
como la gracia de Dios enseña, que trae salvación,

y caminar en la luz;
si ustedes se mantienen en la comunión, en la luz celestial.
Y en esto ustedes difieren del mundo que hace profesión de las escrituras de verdad, y deshonra a Dios,
y causa que su santo nombre sea blasfemado,
porque ellos no obedecen la palabra,
ni caminan en la luz, espíritu, gracia y verdad,
cuya lámpara se ha apagado, y ahora no pueden soportar oír hablar de la luz.
Y por lo tanto 'así alumbre vuestra luz delante de los hombres,
de modo que vean vuestras buenas obras
y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos;'

y entonces ustedes tendrán su favor, presencia, y bendición;
y el Señor Dios Todopoderoso los guarde a todos, y a los Amigos en todas partes,
en su poder y simiente, Cristo Jesús. Amén.

Jorge Fox

El día 26 del octavo mes, 1682

366.-A los Amigos en Nueva Jersey y Pensilvania.
376 en la versión impresa

Estimados amigos,

Con mi gran amor a todos ustedes, en la santa y pacífica verdad de Dios;
mi deseo es que todos ustedes puedan ser guardados con cuidado en la gloria de Dios.
Ahora, en su establecimiento de plantaciones y provincias,
y especialmente en lugares boscosos, como son esos,
ustedes pueden tener pruebas y aflicciones;
pero si ustedes se mantienen en la sabiduría de Dios,
que los mantendrá amables, y bondadosos, y complacientes los unos a los otros
,
que los guardará de calores, o extremos, o pasiones;
y para que todos los Amigos que vienen puedan ser establecidos rápidamente en sus plantaciones,
para que ellos no se acuesten ni pierdan su tiempo, tanto en sí mismos como sus siervos,
y gasten aquello que debería ayudarles a establecerse en sus plantaciones.
Y por lo tanto ustedes que están preocupados en ordenar estas cosas,
tengan cuidado de que no caiga reproche sobre ustedes, y sus lugares;
sino que pueda haber tal cuidado en todas las cosas,
que no haya quejas que vengan a Inglaterra en contra de ustedes.

Y yo deseo que ustedes puedan ser amables, y corteses, a todos los que están en necesidad, en el amor de Dios;
porque hay muchas personas que llegan a sus países, algunos pobres y otros ricos;
y así, muchos ojos están sobre ustedes, y aquellos que vienen a ustedes;
y por lo tanto, mi deseo es que todos ustedes puedan ser cuidadosos en el amor de Dios,
y en su verdad y justicia, como la familia de Dios;
y sean cuidadosos y sensibles con sus siervos, en todo aspecto,
para que no hayan quejas de ellos o de otros;
para que así en todas las cosas ustedes puedan ser ordenados por la sabiduría de Dios,
para que su bendición pueda estar entre ustedes.

Y, estimados amigos, yo deseo que ustedes puedan enviar un informe con el siguiente barco de cuántas reuniones ustedes tienen,
y cuántas reuniones mensuales, de hombres y mujeres,
y cuántas reuniones trimestrales, y bianuales;
y déjennos saber cómo se esparce la verdad y prospera entre ustedes;
lo cual sería bueno que ustedes escribieran cada año, a la reunión anual en Londres.
Por lo tanto, me despido con mi amor en la simiente, que reina sobre todo,
en quien todos ustedes tienen vida y salvación, y paz en el Señor Dios.

Jorge Fox


367.- A los Amigos que son prisioneros en York.
377 en la versión impresa

Estimados amigos, con mi amor a ustedes, y todo el resto de los Amigos fieles en cadenas;
y mi deseo está es para el Señor,
que todos ustedes puedan permanecer firmes y valientes por su nombre glorioso,
y su santa y pacífica verdad, ahora en este día de tormenta y tempestad,
que nadie pueda darle la espalda al Señor en este día de prueba,
y nadie esté avergonzado de confesar a Cristo ante la generación adúltera,
como Cristo dijo, para que Cristo no se avergüence de ellos ante el Padre, y ante sus santos ángeles.
Y por lo tanto ahora es el tiempo y el día de su prueba;
porque el Señor es justo; aunque yo sé que los fieles e inocentes, justos, y rectos deben permanecer firmes.
Y por lo tanto tengan en mente al Señor en todos sus sufrimientos,
y manténganse todos humilles, en la humildad de corazón,
y allí ustedes sentirán que aquel que habita en la eternidad mora con un corazón humilde,
y él será su armadura y escudo, y defensor en tiempo de angustia.
Y el Señor ha prometido liberar a su pueblo en las seis angustias,
sí, en la séptima
, la perfección de angustias;
y por lo tanto no piensen que el tiempo es largo, y que sus sufrimientos son largos,
porque el Señor no les dará más de lo que ustedes pueden soportar;
sí, sobre su pueblo fiel.
Yo lo sé, y soy un testigo para Dios en todos mis sufrimientos y encarcelamientos,
y comparecencia ante los magistrados aproximadamente sesenta veces, en alrededor de treinta y seis años.
Y así, amigos, cuando ustedes son probados,
pueden resultar más preciosos que el oro que es refinado con fuego;
y mantengan la palabra de paciencia,
que los mantendrá alejados de las tentaciones que vienen al mundo para probarlos;
porque la palabra de Dios existía antes que el mundo existiera.
Y aunque ustedes están en cadenas externas alejados de sus esposas, familias, hogares y relaciones,
sin embargo la palabra de Dios no está atada, ni ellos pueden tampoco atar la palabra de Dios;
ella está en libertad, mora y permanece para siempre
;
ella los hará ricos a todos,
aunque ellos piensen hacerlos pobres con sus cadenas, y echarlos en la cárcel;
pero, yo les digo, la palabra de Dios los hará ricos,
porque la palabra de Dios existía antes que los impíos y sus cadenas;
porque al principio estaba la palabra, pero desde el principio existía el diablo,
quien había encarcelado a algunos, de lo cual se habla en Apocalipsis:
que diez días puede ser un tiempo más largo que diez días naturales.

'También todos los que estén decididos a vivir piadosamente en Cristo Jesús serán perseguidos' por los impíos;
porque fueron los justos los que sufrieron por causa de los injustos en todas las edades;
y Cristo le dijo a Saulo: '¿Por qué me persigues?'
Por lo tanto, aquellos que permanecían en Cristo, y estaban en Cristo Jesús,
fue Cristo quien fue perseguido, como también aquellos en quienes él reinó.
Y acaso ustedes no entienden, ni conocen,
los sufrimientos y pruebas por las cuales pasaron los santos hombres de Dios;
y como por medio de la fe ellos sujetaron las montañas;
y consideren la fe de Abraham, Isaac, y Jacob,
y la fe de Abel, y Enoc, y Noé, y la fe de Jeremías, y el resto de los profetas,
y la fe de Daniel, y los tres muchachos, y la fe de todos los profetas,
qué sufrimientos y por qué prisiones ellos pasaron;
y consideren todos los mártires desde los días de los apóstoles,
consideren por qué sufrimientos ellos han pasado;

y Dios y Cristo son los mismos que los sostienen,
a quienes se han entregado en su espíritu, poder, y fe, para permanecer por su gloria;
y ser valientes por su verdad y nombre sobre la tierra.
Y por lo tanto manténganse en su santuario, Cristo Jesús, quien destruye al destructor,
y hiere la cabeza de la serpiente;

y así en Cristo Jesús, su santuario, todos ustedes están en seguridad,
en quien todos ustedes tienen vida, y salvación, y paz con Dios,
en él todos ustedes pueden triunfar y regocijarse con gran gozo, y decir,
'¿Qué los separará del amor de Dios que ustedes tienen en Cristo Jesús?'
Y el apóstol le dijo a los santos en sus días,
que 'no había nada que los pudiera separar del amor de Dios en Cristo Jesús;
'
ustedes sienten el mismo amor,
ustedes sienten la misma fe que mora en ustedes, y por la cual caminan;
'pero el justo vivirá por la fe,' lo cual es su victoria,
y tiene acceso a Dios, en el cual él agrada a Dios.
Y así con mi amor a todos ustedes en Cristo Jesús,
quien existía antes que el diablo, quien los hace sufrir, y existirá después que él ya no exista.
En Cristo ustedes tienen paz celestial, que nadie les puede quitar;
en él moren y vivan. Amén.

POSTDATA:

Y sean todos fieles en su testimonio de vida, en contra de las riquezas,
y todas esas cosas que han surgido en esta noche de apostasía,
de la luz, vida, y poder de Cristo y Dios;
en contra de toda la soltura que existe,
para que el campamento de Dios pueda ser mantenido santo, limpio y puro.

Y, Amigos todos, miren al Señor por encima de todos sus sufrimientos,
y confíen en él, quien con su poder eterno los ha guardado hasta este día;
y el Señor en su glorioso poder
estaba con nosotros en todas nuestras asambleas, en esta reunión anual;
él sobre todo tiene el dominio,
y sobre todos los espíritus malignos le dio dominio a su pueblo.
Gloria a su nombre para siempre. Amén.

Por lo tanto que la fe de ustedes esté en el evangelio, el poder de Dios,
que ha traído vida e inmortalidad a la luz en ustedes.

Jorge Fox


368.- A todos los elegidos de Dios, escogidos y fieles,
quienes han conocido la obra del Señor,
y sus relaciones, y su mano eterna,
su espíritu y poder, para guardarlos hasta este día,
y en el día glorioso del evangelio de Cristo Jesús;
quienes están edificados sobre él,
la roca santa y fundamento de Dios, que permanece seguro,
y son alimentados con el pan celestial,
y sienten los manantiales de agua viviente,
quien diariamente les da más.

378 en la edición impresa


Y ahora, amigos, con el poder eterno, y luz celestial de Cristo,
con esto ustedes han visto, y ven, y verán, aquello que Cristo ha hablado,
Mat 13 y Lucas 8:5, que él enseñó a las grandes multitudes en parábolas,
cuando él se sentó en un barco;
'He aquí,' dijo Cristo, 'un sembrador salió a sembrar,
Mientras él sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino;
y vinieron las aves y la devoraron.
Y otra parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra;
y brotó rápidamente, porque la tierra no era profunda.
Pero cuando salió el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.'
Y el que fue sembrado en pedregales
es el que oye la palabra y en seguida la recibe con gozo;
pero no tiene raíz en sí,
sino que es de poca duración,
y cuando viene la aflicción o la persecución por causa de la palabra, en seguida tropieza.
porque cuando las tribulaciones o persecuciones vienen por causa de la palabra,
en seguida él se ofende;
y en muchos como él hemos visto que se cumple esta parábola en tiempos de persecución, y tribulación, y sufrimientos;
cuando aumenta el fuego de la persecución, ellos son quemados, y se marchitan, y llegan a ser nada.
'Y otra parte cayó entre los espinos. Los espinos crecieron y la ahogaron.'
Y también los que recibieron la semilla entre las espinas,
son aquellos que oyen la palabra, y cuando la han oído,
continúan y son ahogados con los cuidados de este mundo, y el engaño de las riquezas,
y placeres de esta vida, y llegan a ser infructíferos, y no producen fruto para perfección
.
Y podemos ver que esta es la condición de muchas personas.
Pero las otras semillas cayeron en buen terreno, y produjeron buen fruto,
uno a ciento, otro a sesenta, y otro a treinta por uno.'
Por lo tanto aquellos que recibieron la semilla en el buen terreno,
ellos son los que (con un corazón honesto y bueno) han oído la palabra,
y la entienden, y la guardan,
y producen fruto con paciencia,
algunos ciento, otros sesenta, otros treinta por uno, como se dijo anteriormente.

Estos son los corazones honestos y buenos,
sobre quienes Cristo, el hijo de justicia, resplandece, quien nutre su buena semilla,
quienes producen fruto para perfección,
quienes viven por encima de las riquezas engañosas y cuidados del mundo,
y los placeres pasajeros de esta vida;
quienes no se ofenden ni se mueven con las tribulaciones y persecuciones,
sino que las soportan pacientemente;
los tales producen fruto para perfección,

sí, ciento, sesenta, treinta por uno en Cristo Jesús,
quien hiere la cabeza de la serpiente que hace que los corazones de los hombres y las mujeres
sean como el camino, como el terreno con espinas, piedras y rocas.
Porque los hombres y las mujeres, cuyos corazones son como el camino
o terreno pedregoso, escabroso y espinoso, la semilla ha caído en estos terrenos,

(como antes), y en estos terrenos todos pueden hablar de la semilla, y de la palabra,
pero no producen fruto para perfección.
Y, por lo tanto, que todos consideren qué terreno son, y qué fruto ustedes producen;
y cuando ustedes oyen la palabra del reino, que ustedes entienden,
lo nadie puede hacer sin la luz y el espíritu de Cristo, (y caminar en ella),
pero aquel que permanece hasta el final en la luz, en la gracia, verdad y espíritu,
y en Cristo, de quien ustedes reciben estas cosas, será salvo.
Porque el apóstol dijo: 'El justo vivirá por la fe.'
Y esto no es por cualquier fe que los hombres producen,
sino por la fe de la cual Cristo Jesús es tanto el autor como el consumador,
en sus corazones y conciencias
;
y en esta fe ustedes tienen acceso a Dios, y lo agradan.
Pero 'si alguno se vuelve atrás,' (es decir, al no vivir por esta fe),
¿acaso el Señor no dice: 'no agradará a mi alma?'

Pero nosotros no somos de los que volvemos atrás hacia la perdición,
(eso es un retroceso triste),
sino de aquellos que creen, para la salvación de nuestras almas.

Jorge Fox

Desde Kingston sobre el Támesis, el segundo día del noveno mes, 1682


<arriba><cartas anteriores><cartas siguientes>

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino


Arriba | Quienes Somos | Inicio