<

Mandatos de Jesús

Id y haced discípulos a todas las naciones..
Enseñándoles a que guarden todas
las cosas que os he mandado.

Mat 28:19-20

El propósito de este sitio web es mostrarle cómo
observar (obedecer) todos sus mandatos,
al ser liberado del pecado y al recibir la gracia a través de la cruz.


El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente.

  1. Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca. Mat 4:17
      (Piense de manera diferente, cambie de opinión, lamentándose por sus pecados y cambiando su conducta.)

  2. Os digo que no; más bien, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Luc 13:3

  3. Os digo que no; más bien, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Luc 13:5

  4. Sed misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. Luc 6:36
  5. No resistáis al malo. Más bien, a cualquiera que te golpea en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.
  6. Y al que quiera llevarte a juicio y quitarte la túnica, déjale también el manto.
  7. Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la camisa.
  8. A cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.
  9. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo niegues. Mat 5:39-42

  10. Amen a sus enemigos
  11. oren por quienes los persiguen
  12. Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto. Mat 5:43-48
  13. Pero yo os digo que todo el que se enoja con su hermano será sometido a juicio. Cualquiera que le llama a su hermano 'necio' será culpable ante el Sanedrín; y cualquiera que le llama 'fatuo' será expuesto al infierno de fuego.
    Por tanto, si has traído tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,
    deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces vuelve y ofrece tu ofrenda.
    Reconcíliate pronto con tu adversario mientras estás con él en el camino; no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y seas echado en la cárcel.
      (Jesús usa la prisión como una metáfora del infierno; él le está suplicando a los hombres que hagan lo bueno y les está advirtiendo acerca de las consecuencias de hacer lo malo. Lucas 12:35-59 da más detalles de esta súplica.)
    De cierto te digo que jamás saldrás de allí [infierno] hasta que pagues el último cuadrante. Mat 5:21-25
  14. Habéis oído que fue dicho: No cometerás adulterio.
    Pero yo os digo que todo el que mira a una mujer para codiciarla ya adulteró con ella en su corazón.
    Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti. Porque es mejor para ti que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Mat 5:27-29
  15. Por tanto, no os afanéis diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos cubriremos?'
    Porque los paganos andan tras todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
    Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia[rectitud], y todas estas cosas les serán añadidas. Mat 6:31-33

  16. Trabajad no por la comida que perece, sino [más bien trabajad] por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará; porque Dios el Padre lo ha autorizado y certificado con su sello. Entonces le dijeron: --¿Qué haremos para que podamos obrar las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: --Ésta es la obra de Dios: que creáis [dependan, confíen, obedezcan] en aquel que él ha enviado. Juan 6:27-29
  17. Cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. Mat 5:28
    y en el versículo siguiente Jesús dice las consecuencias que traen tales miradas:
    Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti. Porque es mejor para ti que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Mat 5:29.
      (Sólo Dios puede quitar la lujuria de su corazón — para reemplazarla con el amor.)

  18. Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré reposar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y [entonces] hallaréis reposo para vuestras almas. Mat 11:28-29
  19. Pero una sola cosa es necesaria.
    Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.
    a sentarme a los pies del Señor y escuchaba su palabra. Lucas 10:39-42

    Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida. Juan 6:63
  20. ¿Acaso su maestro no fue perfeccionado por Cristo? Entonces, de acuerdo a la parábola de Jesús a continuación, su predicador es un guía ciego.

    Entonces les dijo una parábola: "¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? Lucas 6:39
    El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado será como su maestro. Lucas 6:40
    ¿Por qué miras la brizna de paja que está en el ojo de tu hermano pero dejas de ver la viga que está en tu propio ojo? Lucas 6:41
    ¿Cómo puedes decir a tu hermano: 'Hermano, deja que yo saque la brizna de tu ojo', sin que mires la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano. Lucas 6:42.

  21. Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes, porque esto es la Ley y los Profetas. Mat 7:12, Rom 13:8-10, Gál 5:14, Lev 19:18
      - esfuércese para obedecer esto siempre.

  22. O haced bueno el árbol y bueno su fruto, o haced malo el árbol y malo su fruto; porque el árbol es conocido por su fruto. ...Porque de la abundancia del corazón habla la boca.
    Pero yo os digo que en el día del juicio los hombres darán cuenta de toda palabra ociosa [no edificante] que hablen.
    Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mat 12:33-37

  23. Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y al apartarse, se escondió de ellos. Juan 12:36
  24. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.
    Ama a tu prójimo como a ti mismo. Mat 22:36-40

  25. Si tu mano te hace pecar, córtatela.
    Más te vale entrar en la vida manco, que ir con las dos manos al infierno, donde el fuego nunca se apaga.
    Y si tu pie te hace pecar, córtatelo.
    Más te vale entrar en la vida cojo, que ser arrojado con los dos pies al infierno.
    Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo.
    Más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser arrojado con los dos ojos al infierno”. Marcos 9:43-47.
      (Él no quiere que nos mutilemos a nosotros mismos. Él sólo quiere ilustrar lo serio que es continuar en el pecado. Jesús está tratando desesperadamente de decirnos que para entrar en el Reino y escapar el infierno, el pecado tiene que ser eliminado. Él sabía que los ministros falsos con evangelios falsos que prometen libertad para continuar pecando se levantarían después que él se fuera. Cambios hacia la pureza en nuestro corazón a través de la cruz perdida pueden eliminar el deseo de la mano, el pie, y del ojo que causan que pequemos.)

  26. ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Limpian el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. ¡Fariseo ciego! Limpia primero por dentro el vaso y el plato, y así quedará limpio también por fuera. ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que son como sepulcros blanqueados. Por fuera lucen hermosos pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de podredumbre. Así también ustedes, por fuera dan la impresión de ser justos pero por dentro están llenos de hipocresía y de maldad. Mat 23:25-8

  27. Despierta y sé vigilante, y refuerza las cosas que quedan y están a punto de morir, porque no he hallado que tus obras son perfectas delante de Dios. Apoc 3:2-3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído. Guárdalo y arrepiéntete. Apoc 3:2-3

  28. Yo castigo [reprendo, disciplino] a todos los que amo. Sé, pues, celoso y arrepiéntete. Apoc 3:19
  29. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo. Apoc 3:20
  30. Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Porque no hay nada encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de ser conocido. Luc 12:1-2.
  31. Sin embargo, tengo contra ti que has dejado tu primer amor Recuerda, por tanto, de dónde has caído. ¡Arrepiéntete!
    Y haz las primeras obras. De lo contrario, yo vendré pronto a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te arrepientes. Pero tienes esto: que aborreces los hechos de los nicolaítas, que yo también aborrezco. Apoc 2:4-6

  32. No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. Apoc 2:9-10

  33. No obstante, tengo unas cuantas cosas en tu contra: que toleras ahí a los que se aferran a la doctrina de Balaam, el que enseñó.. a cometer inmoralidades sexuales....Por lo tanto, ¡arrepiéntete! De otra manera, iré pronto a ti para pelear contra ellos con la espada que sale de mi boca. Apoc 2:14,16

  34. Eso sí, retengan con firmeza lo que ya tienen, hasta que yo venga. Al que salga vencedor y cumpla mi voluntad hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones. Apoc 2:25-26

  35. No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del Gran Rey.
    No jurarás ni por tu cabeza, porque no puedes hacer que un cabello se ni blanco ni negro.
    Pero sea vuestro hablar: "sí", "sí", y "no", "no". Porque lo que va más allá de esto, procede del maligno
    [el espíritu de Satanás dentro de usted]. Mat 5:34-37
  36. Entonces alguien le dijo: --Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo:
    --Esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.
    Después que el dueño de casa se levante y cierre la puerta, vosotros, afuera, comenzaréis a llamar a la puerta diciendo: "¡Señor, ábrenos!" Pero respondiendo él os dirá: "No os conozco de dónde sois."
    Entonces comenzaréis a decir: "Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste."
      (Esto se aplica bien a aquellos que piensan que la comunión o la "eucaristía" es comer y beber en su presencia, y sus "plazas" era sólo otra plaza en Babilonia. Jesús niega que alguna vez ellos comieron y bebieron en su presencia y niega que su origen es válido. Por supuesto, Él sabe todo, incluyendo el hecho que ellos continúan pecando hasta la muerte; su negación es una negación de conocerlos por medio de su comer y beber en su presencia, y él niega haber enseñado en sus plazas, (su origen); ellos pensaron que ambas cosas habían sucedido y que esto les daba el derecho de entrar en el cielo.)
    Pero os hablará diciendo: "No os conozco ni dónde sois. ¡Apartaos de mí todos los que hacéis iniquidad [obradores de maldad, que todavía están pecando]!" Lucas 13:23-27
  37. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos?
    Así también, todo árbol sano da buenos frutos, pero el árbol podrido da malos frutos.
    El árbol sano no puede dar malos frutos, ni tampoco puede el árbol podrido dar buenos frutos.
    Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos?
    Todo árbol que no lleva buen fruto es cortado y echado en el fuego.
    Así que, por sus frutos los conoceréis. Mat 7:15-20

  38. Así que, todo lo que os digan hacedlo y guardadlo; pero no hagáis según sus obras, porque ellos dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos mismos no las quieren mover ni aun con el dedo. Más bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos. Mateo 23:2-5

  39. Cuídense de no hacer sus obras de justicia delante de la gente para llamar la atención.
    Más bien, cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha, para que tu limosna sea en secreto. Mat 6:1-4


  40. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto.
    Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.
    Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras.
    No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan. Mat 6:5-8


  41. Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. Mat 6:16-18

  42. No juzgues para que no seas juzgado. Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano. Mat 7:1-5

  43. No den lo sagrado a los perros, no sea que se vuelvan contra ustedes y los despedacen; ni echen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen. Mat 7:6

  44. Pidan, y se les dará;
    busquen, y encontrarán;
    llamen, y se les abrirá.
    Mat 7:7


  45. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: Él reino de los cielos está cerca.'
    Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.
    Mat 10:7-8

  46. Si ustedes supieran lo que significa: 'Misericordia quiero y no sacrificio. Mat 12:7

  47. Si tienen un buen árbol, su fruto es bueno; si tienen un mal árbol, su fruto es malo. Al árbol se le reconoce por su fruto. Camada de víboras, ¿cómo pueden ustedes que son malos decir algo bueno? De la abundancia del corazón habla la boca. El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien, pero el que es malo, de su maldad saca el mal. Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará. Mat 12:33-37

  48. Pero lo que sale de la boca viene del corazón y contamina a la persona.
    Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias.
    Éstas son las cosas que contaminan a la persona
    . Mat 15:18-20

  49. Porque desde adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, las inmoralidades sexuales, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la sensualidad, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez.
    Todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre. Mar 7:21-23


  50. Déjenlos; son guías ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en un hoyo. Mat 15:14
  51. Tengan cuidado de la levadura de fariseos y saduceos. Mat 16:11
      (La levadura de los fariseos es hipocresía — la actitud de hacerse pasar por una persona impía, pero secretamente estar propenso a las concupiscencias, ira, calumnias, avaricia, etc. Se le llama levadura porque tal actitud puede esparcirse por toda su vida espiritual, como un cáncer que se esparce por todo el cuerpo.)

  52. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. Mat 5:16
  53. Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará. Mat 16:24-25
  54. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estoy, allí también estará mi siervo. Si alguno me sirve, el Padre le honrará. Juan 12:26
  55. El que no toma su cruz y sigue en pos de mí no es digno de mí. Mat 10:38
  56. El que halla su vida la perderá, y el que pierde su vida por mi causa la hallará. Mat 10:39
  57. El que no está conmigo, contra mí está; y el que conmigo no recoge, desparrama. Lucas 11:23
  58. Y cualquiera que no toma su propia cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:27
  59. Cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:33
  60. Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano. Pero si no, lleva contigo a uno o dos más, para que 'todo asunto se haga constar por el testimonio de dos o tres testigos'. Si se niega a hacerles caso a ellos, díselo a la iglesia; y si incluso a la iglesia no le hace caso, trátalo como si fuera un incrédulo o un renegado. Mat 18:15-17

  61. El que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás;
    así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos. Mat 20:26-28


  62. Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. Mat 23:8-10
  63. "¡Ay de ustedes, fariseos!, que se mueren por los primeros puestos en las sinagogas y los saludos [con títulos halagadores] en las plazas. Lucas 11:43

  64. "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Han descuidado la justicia, la misericordia y la fidelidad. Mat 23:23

  65. Limpia primero por dentro el vaso y el plato, y así quedará limpio también por fuera. Porque limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. ¡Fariseo ciego! ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio! "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza. Así también vosotros, a la verdad, por fuera parecéis justos a los hombres; pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad [pecado]. Mat 23:25-28
  66. Pongan mucha atención --añadió--. Con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes, y aún más se les añadirá. Al que tiene, se le dará más; al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará. Marcos 4:24-25
      (Él está hablando acerca de lo que usted le oye decirle a usted. Si usted es obediente a lo que usted oye, entonces usted oirá más. Si usted no es obediente a lo que él le ha mostrado, aún ese conocimiento le será quitado.)

  67. Lo que les digo a ustedes, se lo digo a todos: ¡Manténganse despiertos! Marcos 13:37
      (Ponga atención. Despierte. Busque la Luz que expone los pensamientos y la condición de tu corazón.)

  68. Por lo tanto, pongan mucha atención. Al que tiene, se le dará más; al que no tiene, hasta lo que cree tener se le quitará." Lucas 8:18.
  69. ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo? Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece]. Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa. Lucas 6:46-49

    Por lo tanto usted debe ir a él; usted debe esperarle escuchar en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia.
    Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar su alma. Santiago 1:21.
    Por lo tanto esperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer.)

  70. Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica. Lucas 8:21
  71. Todo el mundo los odiará a ustedes por causa de mi nombre, pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo. Marcos 13:13

  72. Cuando los hagan comparecer ante las sinagogas, los gobernantes y las autoridades, no se preocupen de cómo van a defenderse o de qué van a decir, porque en ese momento el Espíritu Santo les enseñará lo que deben responder. Lucas 12:11-12
      (¡Note! Usted no puede sólo abrir su boca y comenzar a hablar improvisadamente, suponiendo que el Espíritu Santo está hablando por medio de usted; se supone que primero usted debe oír de parte del Espíritu Santo qué debe decir. Mucha gente lee esto y asumen que si no planean un discurso, el Espíritu Santo controlará sus bocas — ¡no es cierto! Jesús dijo: no estéis preocupados; esto sólo es posible después que el Espíritu Santo ha destruido su mente carnal, que es enemistad contra Dios, y su mente ha sido renovada en la mente de Cristo. Todas las palabras que se hablan primero deben ser oídas; y sólo palabras que son oídas en el momento deben ser habladas. Piense acerca de esto: si no son todas las palabras, ¿es una palabra de Él y después cien provenientes de su mente carnal; o son diez palabras de Él y después diez de su mente carnal? De la Palabra del Señor en el interior: "todas las palabras y solamente las palabras de Él deben ser habladas"; y sólo en ese momento. Dese cuenta que usted será tentado por el enemigo muchas veces para predicar antes que usted pueda oír tan bien como para hablar sólo las palabras que oye en ese momento porque hay muchas voces; tengan cuidado con los falsos profetas; y tengan cuidado de que ustedes lleguen a ser falsos profetas, que hablen con su mente carnal acerca de Jesús o Dios.)

  73. Vendan sus bienes y den a los pobres. Provéanse de bolsas que no se desgasten; acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no hay ladrón que aceche ni polilla que destruya. Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón. Lucas 12:33-34
  74. Manténganse listos, con la ropa bien ajustada y la luz encendida.  Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas, para abrirle la puerta tan pronto como él llegue y toque. Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles. Sí, dichosos aquellos siervos a quienes su señor encuentre preparados, aunque llegue a la medianoche o de madrugada. Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, estaría pendiente para no dejarlo forzar la entrada. Así mismo deben ustedes estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen. Lucas 12:35-40

  75. Cuando alguien te invite a una fiesta de bodas, no te sientes en el lugar de honor, no sea que haya algún invitado más distinguido que tú. Si es así, el que los invitó a los dos vendrá y te dirá: 'Cédele tu asiento a este hombre.' Entonces, avergonzado, tendrás que ocupar el último asiento. Más bien, cuando te inviten, siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te invitó, te diga: Amigo, pasa más adelante a un lugar mejor.' Así recibirás honor en presencia de todos los demás invitados. Todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. Lucas 14:8-11

  76. También dijo Jesús al que lo había invitado: Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos, a su vez, te inviten y así seas recompensado. Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos. Lucas 14:12-14

  77. Si alguno viene a mí y no sacrifica el amor a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun a su propia vida, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:26
  78. Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Si echa los cimientos y no puede terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de él,  y dirán: Éste hombre ya no pudo terminar lo que comenzó a construir.'  "O supongamos que un rey está a punto de ir a la guerra contra otro rey. ¿Acaso no se sienta primero a calcular si con diez mil hombres puede enfrentarse al que viene contra él con veinte mil? Si no puede, enviará una delegación mientras el otro está todavía lejos, para pedir condiciones de paz.  De la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:28-33

  79. Así que, ¡cuídense! "Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Aun si peca contra ti siete veces en un día, y siete veces regresa a decirte 'Me arrepiento', perdónalo. Lucas 17:3-4

  80. Ya sabes los mandamientos: 'No cometas adulterio, no mates, no robes, no des falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.' --Todo eso lo he cumplido desde que era joven --dijo el hombre.
    Al oír esto, Jesús añadió: --Todavía te falta una cosa: vende todo lo que tienes y repártelo entre los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.   Lucas 18:20-22


  81. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas. Lucas 21:19

  82. Tengan cuidado, no sea que se les endurezca el corazón por el vicio, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida. De otra manera, aquel día caerá de improviso sobre ustedes, pues vendrá como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra. Estén siempre vigilantes, y oren para que puedan escapar de todo lo que está por suceder, y presentarse delante del Hijo del hombre " Lucas 21:34-36

  83. Oren para que no caigan en tentación. Lucas 22:40

  84. Yo te aseguro que quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios --respondió Jesús--. Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu. Juan 3:5-6

  85. No peques más. Juan 8:11,5:14,Lucas 13:3,5.

  86. Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. Juan 8:31-32

  87. El que se apega a su vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna. Juan 12:25

  88. Pues si yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Juan 13:14

  89. Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros." Juan 13:34-35

  90. Si ustedes me aman, obedecerán mis mandatos. Juan 14:15.

  91. ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandatos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él. Juan 14:21.

  92. El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él.
    El que no me ama, no obedece mis palabras. Pero estas palabras que ustedes oyen no son mías sino del Padre, que me envió. Juan 14:23-24.


  93. Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Juan 15:3-4

  94. Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. Juan 15:5

  95. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Juan 15:10

  96. Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.
    Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Juan 15:12-14


  97. Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros. Juan 15:17

  98. Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, él testificará acerca de mí. Y también ustedes darán testimonio porque han estado conmigo desde el principio. Juan 15:26-27

Cuando Jesús terminó de decir estas cosas, las multitudes se asombraban
de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tenía autoridad, y no como los maestros de la ley
.
Mat 7:28-29

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio