<



Por qué Cristo es el único camino a Dios

Porque para esto mismo trabajamos arduamente y luchamos,
pues esperamos en el Dios viviente,
quien es el Salvador de todos los hombre,
especialmente de los que creen.
1 Timoteo 4:10

El texto en azul claro o azul claro en negrita se puede hacer clic para obtener las referencias bíblicas o detalles en escrito.
Cuando haya hecho clic en la Biblia en línea, usted puede cambiar y actualizar para ver cualquier versión bíblica que usted prefiera.

Las enseñanzas de Cristo son la manera primordial para llegar a ser santo y llegar a ser uno con Dios. Desafíos clásicos para aquellos que quisieran ser sus seguidores son los siguientes:

Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:33
Y cualquiera que no lleva su propia cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo. Lucas 14:27
El que halla su vida la perderá, y el que pierde su vida por mi causa la hallará. Mateo 10:39
Si morimos con él, también viviremos con él. Si sufrimos, también reinaremos con él. 2 Tim 2:11-12

De todos los guías y maestros en la historia, Cristo está muy por encima de ellos en santidad y perfección. Su muerte en la cruz es el ejemplo físico que nosotros debemos seguir con la cruz interna de la negación propia para encontrar a Dios, para que Dios more en nosotros, para estar con Dios, para tener unión con Cristo y el Padre, mientras estamos en la tierra, y para vivir con Él ahora y para siempre.

Nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones. 2 Pedro 1:4

Versículos con respecto a la divinidad de Cristo, y que muestran que antes que él viniera a la tierra en la carne, Cristo creó el universo, en su forma celestial y gloriosa:

Dios es luz. Dios es fuego consumidor. Dios es espíritu. En el principio, Jesús salió de la luz, y el espíritu llamado Dios, para llegar a ser la representación visible de Dios como el hijo primogénito (Jesús) de toda la nueva creación, para que toda la plenitud de Dios pueda morar en él, (Jesús) y después por él (Jesús) todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o poderes. Todo fue creado por medio de él y para él. Él antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten,... para que en todo él sea preeminente. Él es esencialmente uno con Dios y en la forma de Dios.

Sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y nosotros vivimos para él; y un solo Señor, Jesucristo, mediante el cual existen todas las cosas, y también nosotros vivimos por medio de él. 1 Cor 8:6
.

Porque hay un solo Dios [el Padre], y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo, él mismo [habiendo sido] hombre, 1 Timoteo 2:5

Habiendo hecho la paz mediante la sangre de su [Jesús] cruz, reconciliar por medio de él [Jesús] consigo mismo [el Padre] todas las cosas, tanto sobre la tierra como en los cielos, Col 1:5-20

Todos serán reconciliados con Dios: los pocos que son crucificados, purificados, y perfeccionados mientras están en la tierra con gran recompensa; y los muchos que son purificados en el infierno. "Y por medio de él [Jesús] reconciliar consigo mismo [el Padre] todas las cosas, tanto las cosas en la tierra y las cosas en los cielos, habiendo hecho la paz mediante la sangre de su cruz". Col 1:20

Para más información de cómo ser reconciliado y entrar en el reino de los cielos mientras todavía vivimos en la tierra, vea Cómo Beneficiarse del Poder de Dios que Produce Cambio.

(Vea Hay esperanza para todos los hombres y mujeres para más información acerca de su reconciliación de todas las cosas con Dios el Padre).

Hay muchísimas profecías en las escrituras con respecto a los detalles de la vida de Jesús, hechas cientos de años antes de su nacimiento, que se cumplieron durante su vida. Haga clic aquí para verlas, (en ingles). Estas profecías cumplidas no sólo muestran la divinidad de Cristo y que Él era el Mesías prometido, sino también demuestran la validez de la Biblia (a pesar que las flagrantes interpretaciones incorrectas tan prevalecientes en el cristianismo hoy en día).

Casi todos han oído que Jesús dijo: 'Yo soy el camino, la verdad, y la vida, nadie viene al Padre sino por mí.' Y nadie puede venir a él en esta vida, a menos que el Padre lo traiga; sino que debemos venir al Padre por medio del ejemplo, las enseñanzas, y la ayuda de Cristo, incluyendo la mística cruz perdida. Pero no se equivoque, él no nos da permiso para la inmoralidad; no importa lo que la gente se llame a sí misma, todos deben ser santos para tener parte con él. Las sectas del cristianismo dicen erróneamente que él vino a liberarlas de la culpa del pecado, en vez de liberarlas del pecado por medio de la destrucción de la naturaleza pecaminosa. Ustedes que tienen almas y corazones tiernos, quienes pensaban así de él, pero que todavía desean que él sea su Señor, encontrarán ánimo más adelante con respecto a cómo él puede destruir la naturaleza pecaminosa; porque Jesús dijo: De cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Si usted todavía peca, entonces el pecado todavía es su maestro; y Jesús no puede ser su Señor, porque usted no puede servir a dos maestros. Lucas 16:13. Esta es la prueba que los así llamados cristianos que todavía pecan, no irán al cielo.

Todo aquel que comete pecado también infringe la ley,
pues el pecado es infracción de la ley.
1 Juan 3:4


No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos,
sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Muchos me dirán en aquel día: '¡Señor, Señor!
¿No profetizamos en tu nombre? ¿En tu nombre no echamos demonios?
¿Y en tu nombre no hicimos muchas obras poderosas?'
Entonces yo les declararé: 'Nunca os he conocido.
¡Apartaos de mí, obradores de iniquidad [pecado, infracción de la ley o de maldad]!'
Mat 7:21-23


El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles,
y recogerán de su Reino a todas las cosas que ofenden,
y a los que hacen maldad [o infracción de la ley],
y los echarán en el horno de fuego.
Allí habrá llanto y crujir de dientes
.
Mat 13:41-42

Jesús no fue un hombre de guerra como Mahoma o Coriza; ni tampoco era Jesús sólo un hombre, como Buda, quien llegó a estar iluminado, aunque nunca reconoció a Dios. Cristo caminó sobre la tierra como un hombre, pero antes y después de su vida terrenal, él reinó en los cielos, Rey de los Ángeles, creador de todas las cosas, incluyendo los cielos y la tierra y todo lo que está en ellos. Aunque él reinó en los cielos, se despojó de su gloria y su divinidad para humillarse y rebajarse a sí mismo, llegando a tener forma humana para morar en el tabernáculo de la carne y morir en la cruz; para poder reconciliar al hombre con el Padre a través del amor; el don primordial, su vida, por todos los hijos errantes de su creación. Pero en esta vida sobre la tierra él busca reconciliarnos como primicias, sólo a aquellos seguidores que quieren llegar a ser como él, en unión con élporque escrito está: sed santos, porque yo soy santo.

La solución, el camino

Sin embargo, Jesús nos ofrece una solución. Tomar la cruz diariamente es la manera de llegar a ser reconciliado con Dios y llegar a ser santo. Usted debe exponerse a sí mismo a oír los mandatos de Dios a usted y después obedecer lo que él le manda a cambiar en sus comportamientos — esto es arrepentimiento; su obediente arrepentimiento resulta en la destrucción de incluso sus deseos de pecar y la purificación gradual de su corazón y su alma. Su obediencia es seguir a Jesús. Su obediencia a la voluntad de Dios, negándose a si mismo, negando su voluntad, que es la cruz — la cruz interna de la negación propia.

Jesús nos dio nuestras prioridades:

Como la prioridad más importante de nuestra vida, nos sentamos en humilde silencio con paciencia y persistencia diaria, esperando a Dios para oír sus enseñanzas y mandamientos. Cada palabra que oímoscreemos, y obedecemos, está implantada en nuestros corazón; cada palabra que oímoscreemos y obedecemos, imparte más de la vida de Cristo en nuestros corazones; cada palabra que oímos le añade a la purificación de nuestros corazones. Si perduramos hasta el final, vemos a Cristo traer la salvación la vida eterna.

Usted debe exponerse a sí mismo a oír a Cristo hablar sus mandatos y enseñanzas a usted, al sentarse, esperar a Dios, escuchar, velar, oír, creer, y obedecer; esa es la única cosa que tenemos que hacer, y lo único que sobrevive el fuego por el cual todos deben pasar.

Nosotros vamos a Dios, nosotros esperamos a Dios, nosotros escuchamos a Dios, nosotros velamos por Dios, nosotros esperamos oír de él, cuando le oímos, le obedecemos; estamos centrados sólo en Dios. Dependemos sólo de la gracia de Dios, pero debemos exponernos a sus mandatos, al esperarlo a Él. Esta no es una religión o meditación que uno hace uno mismo. Sentarse humildemente en silencio mientras esperamos y velamos esperando las enseñanzas de Dios, difiere radicalmente de las meditaciones, en las cuales uno debe ignorar todos los pensamientos y las voces, sin tener ni un indicio de la obediencia requerida a lo que uno oye. Un meditador avanzado y bien entrenado de las religiones orientales no será movido no importa qué tan fuerte sea la voz en su cabeza, o aun si se le apareciera una forma de Jesús. Nada los distrae de su concentración. Incluso tienen una expresión para enfatizar la necesidad de ignorar todas las voces y visiones: "Si te encuentras con Buda en el camino, mátalo". Ellos creen que cualquier imagen o voz no es necesariamente la verdad, y por lo tanto se debe considerar una como una distracción; no importa cuan intricada, profunda y maravillosa, es considerada como nada más que una imagen que surge de la mente de uno mismo o de la conciencia colectiva. Pero a menos que usted obedezca las convicciones y los mandatos completos para arrepentirse que oye y entiende, no hay progreso espiritual.

La obediencia es la cruz; la obediencia es negar su propia voluntad y obedecer la voluntad de Dios como él le manda. Y la recompensa por la cual nos esforzamos no es sólo la liberación de la esclavitud del pecado para tener paz, gozo, y justicia en el reino de los cielos mientras todavía estamos en la tierras, sino después de la purificación: unión con Dios y con Cristo; estar en comunión con Cristo, el Padre, los ángeles, y los espíritus de los hombres y mujeres en el pasado que fueron perfeccionados; comunión en el Espíritu con otros creyentes; y cada uno de nosotros tenemos un oficio y una función en el Cuerpo de Cristo y su gobierno en la tierra por el resto de nuestras vidas aquí. El Espíritu Santo o Consolador o Espíritu de Verdad le enseñarán acerca del pecado y la justicia, lo llevarán a toda verdad, y le enseñarán todas las cosas — si usted espera a Dios en silencio humilde, mientras escucha, vela, oye sus palabras habladas, y obedeciendo sus mandatos.


Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy,
el Consolador no vendrá a vosotros. Y si yo voy, os lo enviaré.
Cuando él venga, probará al mundo que están equivocados [reprobará]
con respecto al pecado, y la justicia y el juicio.
En cuanto a pecado, porque no creen en mí;
en cuanto a justicia, porque me voy al Padre, y no me veréis más;
y en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido condenado. Juan 16:7-11

Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad;
.. y os hará saber las cosas que han de venir. Juan 16:13-14


Pero el Consolador, quien es el Espíritu Santo, y a quien el Padre enviará en mi nombre,
él os enseñará todas las cosas
. Juan 14:26

Por medio de la gracia el Espíritu hará lo siguiente:

De la Palabra del Señor en el interior:"El Espíritu de Gracia tanto culpa como quita, así como Jesús dijo 'arrepentíos,' y también sanó. Yo estoy con aquellos que son liberados del pecado. Aquellos que pertenecen a Cristo han acabado con el pecado."

Jesús vino a restaurar al hombre a la imagen espiritual de Dios, para que pudiera disfrutar de su comunión y su dirección otra vez; lo cual requiere un hombre para crucificar (mortificar, matar) su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Nadie puede ser discípulo de Jesús a menos que se nieguen a sí mismos y tomen su cruz cada día.

De la Palabra del Señor en el interior: "La religión ha rechazado el estatus de los hombres;" todas las religiones del mundo (incluyendo el cristianismo de hoy), ignoran que el hombre es una criatura caída. Más bien las religiones del mundo enseñan que podemos llegar a agradar a Dios con algún ritual, ceremonia, oración, meditación, etc.; nada de lo cual nos cambia de estar contaminados en nuestros pensamientos y de ser inaceptables para Dios y el cielo. Aunque podamos esconder nuestro enojo; aunque podamos evitar cometer adulterio; aunque podamos restringir nuestra carne para que no corra hacia el mal ni lo alcance; no podemos cambiar el hecho de que nos enojamos, de que miramos a otros para desearlos, que queremos más, etc.; somos criaturas egoístas resueltas a agradar a otros. Sólo el poder de Dios puede quitar nuestra naturaleza humana egoísta. Para llegar a ser agradables a Dios; para deshacernos de nuestros corazones contaminados; debemos ser cambiados completamente por el poder de Dios para recibir un nuevo corazón, mente, y espíritu.

Además, de la Palabra del Señor en el interior:

La cristiandad hoy es enemiga de la cruz, enseñando falsamente que la cruz no es necesaria, y por lo tanto sus creyentes continúan pecando y así permanecen siendo esclavos del pecado, Juan 8:34. La única cruz de la cristiandad es sólo decoración, colgada en las paredes o usada como joya. Como hijos de Adán, aquellos que están en la cristiandad estaban viviendo en un estado de condenación antes que se convirtieran en creyentes; ellos permanecen condenados después de que se convierten en creyentes porque todavía están pecando y todavía son esclavos del pecadosu condenación no se duerme, ellos permanecen en el estado de condenación de Adán, y no son purificados, no son santos, no son rectos, no están justificados, no están santificados, y no son salvos.

La cristiandad deja a la gente viviendo en los deseos de la carne, cumpliendo los deseos de la carne y los de los pensamientos de sus mentes, así como el resto de los hombres; ellos son dejados en su naturaleza pecaminosa, caminando de acuerdo a la carne, cuyo fin es satisfacer las cosas de la carne; en sus lujurias, deseos, afectos, placeres, orgullo, ira, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc; ellos son dejados en conformidad con los caminos del mundo y al príncipe de la potestad del aire [Satanás], Efe 2:2-3. Porque si vivís conforme a la carne [la naturaleza pecaminosa], habéis de morir. Rom 8:13. Cuando la cristiandad supuestamente lo "salva" en sus pecados, usted ha perdido su oportunidad de encontrar la vida superior de Dios: Porque el que quiera salvar su vida la perderá, y el que pierda su vida por causa de mí la hallará. Mat 16:25. El propósito de este sitio web es enseñarle cómo recibir el poder de Dios que produce cambio, para llegar a ser libre de pecado y entrar en unión con Dios a medida que usted es trasladado a su reino, mientras está en la tierra y después para siempre.

Cuando Adán comió del árbol prohibido, sus ojos se abrieron, abriendo su visión a la dimensión física de la tierra tal como la conocemos, y ya no veían por medio de la luz de Dios con los ojos de su alma y su corazón, sin saber ya qué decir, no siendo ya guiados en lo que debe hacer; en vez de esto Adán y Eva comenzaron a caminar guiados por los pensamientos de su mente, por su nueva imaginación, y por los deseos y el orgullo. Sin embargo, su nueva mente e imaginación carnal, que componía su nueva vida de la carne, no se comparaba con el paraíso, la paz, la alegría, compañerismo maravilloso, y la guía que previamente tenía de Dios — por lo tanto, para Adán y Eva, la vida tal como la conocemos era una tragedia colosal porque ellos estaban plenamente conscientes de lo que habían perdido, la vida superior de Dios; pero nosotros, los descendientes de Adán, no conocemos ninguna otra vida aparte de esta vida de la carne en esta dimensión inferior de la tierra, por lo que somos más que nada ignorantes de nuestra maldecida existencia. Si supiéramos, estaríamos pasando todo nuestro tiempo libre buscando a Dios, buscando su justicia, buscando su reconciliación, buscando su reino, buscando su luz, buscando su comunión, buscando su amor, buscando su guía, buscando la vida superior de Dios; estaríamos obsesionados con ser restaurados a la imagen de la justicia y santidad de que Adán y Eva perdieron. Es como si nos hubieran golpeado en la cabeza con un martillo cada segundo de nuestra vida, por lo que creemos que es normal; y andamos por la vida tratando de encontrar la felicidad en la aprobación de los demás, en juguetes, placeres, televisión, películas, navegar por la web, los deseos, la meditación, las cosas, los cuerpos, la bebida, las drogas, los alimentos, los lugares exóticos para vacaciones, grandes cuentas bancarias, poder sobre otros, orgullo, etc .; y la gran mayoría de las personas mueren sin darse cuenta de que había una vida mejor que se podía tener mientras todavía estamos vivos en la tierra -el paraíso, el reino de los cielos.

Por lo tanto, ¿como puede algún hombre escapar la maldición de esta vida, la oscuridad, el encarcelamiento, el cautiverio, la esclavitud, de los cuales generalmente él ni siquiera está consciente?

Por la gracia de Dios, Cristo la luz es dado a todo hombre para que pueda creer — incluyendo la verdad de los caminos del hombre, que la luz revela dentro de él. Dios entonces visita a todo hombre en algún momento de su vida, anónimamente rogándoles que se alejen del mal de sus caminos. La gran mayoría de los hombres no comprenden que este ruego anónimo viene de Dios;* y por lo tanto si no aman la verdad de lo que se les ha mostrado por medio de la luz de Dios dentro de cada hombre, ellos rechazan la verdad, mientras aman sus caminos impíos, y en efecto odian la verdad, lo cual es odiar a Cristo, quien es la verdad. Los pocos que se sienten convencidos cuando se les muestra sus malos caminos, quienes reconocen la verdad de lo que se les ha dicho, y quienes por consiguiente deciden cambiar su vida — debido a su amor por la verdad, esos pocos hombres y mujeres son entonces escogidos por Dios para darles una experiencia espiritual que les da una probada de la bondad de Dios, que es dada para motivarlos a buscar a Aquel quien ha sido escondido para ser revelado. Para esos pocos así comienza su caminata espiritual para: 1) primero eliminar los caminos anchos y fáciles que llevan a la destrucción y encontrar el único camino angosto, el único camino hacia Dios: la cruz, y 2) para emprender la difícil caminata hacia la reconciliación completa con Dios, restaurados a lo que Adán y Eva perdieron, pero aun mejor: para ser trasladados al cielo, para sentarse en los cielos con Cristo, protegidos de llegar a pecar otra vez, y para estar en su presencia continuamente — todo esto mientras todavía están vivos en la tierra y después para siempre.

 De la Palabra del Señor en el interior:

Debido a que a los miembros de las sectas del cristianismo se les ha enseñado que no hay condenación en aquellos que están en Cristo, y debido a que a ellos se les ha enseñado incorrectamente que están en Cristo, cuando el Señor anónimamente ruega con aquellos que se llaman a si mismos cristianos para que se alejen de sus malos caminos, ellos a menudo piensan que están siendo condenados por un espíritu impío; de modo que rechazan los ruegos del Señor:

De la Palabra del Señor en el interior:

A muchos se les ha enseñado que porque "creen en Jesús" ellos están en Cristo, y por lo tanto ellos no deben estar sujetos a ninguna condenación, basado en el versículo: "Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu". Rom 8:1. Sin embargo, andar conforme al Espíritu es ser guiado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones. Si usted es guiado por el Espíritu, usted no está bajo la ley. Gál 5:18. Andar conforme a la carne es caminar de acuerdo a los pensamientos de su mente carnal, los deseos de su carne, y su corazón impío, antes de que usted haya sido limpiado y purificado; hasta entonces usted no está en Cristo Jesús porque usted todavía está caminando en la carne — en sus deseos, afectos, placeres, orgullo, ira, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc., lo cual es igual que el resto del mundo que está en iniquidad y oscuridad. Para estar en Cristo, usted debe ponerle fin al pecado completamente. (Haga clic para ver los versículos que prueban esto).

Las buenas nuevas que él fue enviado al mundo a anunciar son: Arrepiéntanse porque el reino de los cielos está cerca; el arrepentimiento es un cambio en la luz hacia la pureza; después de la pureza, entrar en el paraíso, el reino de los cielos dentro y entre nosotros, nuestra conciencia y nuestra vista es trasladada hacia la dimensión espiritual, viviendo en unión con Cristo y con Dios, pero caminando en la tierra por la luz de Dios, como hijos de la luz. Porque Dios no está lejos de cada uno de nosotros y espera que todos los hombres lo busquen y tal vez se acerquen a él y lo encuentren; porque en él vivimos y nos movemos y somos. Hechos 17:27-28. Estos escritos muestran el camino para salir de la oscuridad hacia la luz. (Haga clic aquí para obtener más.)

Él lo creó. Usted está en la tierra en medio del mal. Usted nació en el mal. Es parte de él. Él no lo culpa. Él le perdona. Su amado Hijo unigénito ha pagado el precio de todos sus pecados. Él quiere que usted esté otra vez con él. Él quiere estar con usted. Él quiere amarle, y él quiere que usted le ame. Él quiere darle riquezas más allá de su imaginación, pero una clase de riquezas diferente de lo que usted conoce en la tierra. Confíe en él. Él es galardonador de los que le buscan con diligencia. Él le pide que por favor escuche a su Hijo en la Luz y guarde sus mandamientos. Para que él pueda darle su paz. Siga sus mandatos; libérese de la preocupación, la duda, el temor, la agitación, las emociones descontroladas, los hábitos - todo lo cual perturba su paz. Hay paz entre Dios y usted. Acepte esta paz y búsquelo a través de la Luz, Jesús. Quien tuvo el gozo de crearlo, y ahora tiene el gozo de reunirlo con su Padre. La Luz lo espera. Vea Cómo beneficiarse del poder de Dios que produce cambio para más información.

Si usted ha llegado a este sitio, y todavía tiene curiosidad por saber por qué Jesús es necesario, tengo un desafío para usted. Tome su Biblia (o haga clic aquí) y lea el sermón del monte; no le tomará mucho tiempo. Si usted ha estado buscando, esto le sonará más que cierto. Si a usted le gusta, lea el libro de Juan a continuación. Juan identifica la belleza de las promesas que se nos dan, particularmente Juan 14 y Juan 17.  Un grupo de los mandatos de Jesús para todos y sus críticas de los líderes religiosos están en la barra lateral. Yo creo que usted encontrará que las enseñanzas de Cristo son tan superiores a cualquier cosa que haya leído, que usted querrá aprender más; esto me pasó a mí. Jesús dijo: "Porque yo no hablo de mí mismo (no de mis propias palabras), sino que el Padre que me envió, él mismo me manda lo que debo decir y lo que debo hablar. Y sé que [obedecer] su mandatos es vida eterna. Así que, lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hable. Si alguien quiere hacer su voluntad, conocerá si mi doctrina proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta". Juan 7:17

Los 'cristianos' de hoy en día no son ejemplos de sus enseñanzas. Las diferentes sectas deficientes se pelean por la interpretación de las palabras registradas de los santos, (las interpretaciones de la Biblia), sin buscar el Espíritu mismo que pronunció las palabras; como Él me dijo: "ellos pelean por la cáscara, sin nunca descubrir el maíz". Ellos dicen que Jesús es Señor con sus labios, pero lo mantienen alejado de sus corazones para que no sea realmente su Señor y Rey.

La atracción principal en este sitio es el Diario de Jorge Fox. Jorge Fox fue el cuáquero original, quien en la Inglaterra del siglo 17 llevó a decenas de miles a la santidad y la unidad con Dios; esta gente exhibía su etnia moral mientras testificaban en contra de todas las "sectas deficientes" del cristianismo como sectas sin Dios. Y ellos fueron injuriados y perseguidos por ello; ¡así como Jesús predijo que sucedería con sus verdaderos seguidores! Ellos también mostraron un amor extraordinario y su ministerio demostró poder. Cristo vino para que nosotros pudiéramos ser uno, con Él y con el Padre, sobre la tierra en esta vida; para que nosotros podamos disfrutar el Reino de los cielos aquí y ahora, después que vayamos a él para obtener su purificación.

Vea Cómo Beneficiarse del Poder de Dios que Produce Cambio para obtener detalles acerca de el camino perdido a la pureza para obtener unión con Dios.

Para aquellos 'cristianos' que quieren deshacerse de su naturaleza pecaminosa:

Nuestra naturaleza pecaminosa debe ser crucificada en la cruz interna de la negación propia antes que podamos ser gobernados por el Señor Dios. Aquellos que son de Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos. Gál 5:24. Sin haber hecho morir las obras y hábitos de la carne, usted no tiene parte con Él; porque sin santidad, nadie verá a Dios. Hebreos 12:14. A usted se le vende la gracia falsa que le dice que no haga nada, sólo continúe viviendo en su naturaleza pecaminosa; sin embargo Jesús dijo: ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis [practicar, obedecer] lo que digo? Lucas 6:46. A usted se le ha engañado y se le ha quitado la paz verdadera y el saber que usted puede vivir en el reino de los cielos en su interior, mientras está en la tierra, que no viene con señales externas y despliegues visibles; él ya ha regresado a miles de creyentes quien produjeron fruto de arrepentimiento, quienes se purificaron para alistarse para él.

Y Él [Jesús] aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan. Heb 9:28

Cuando él [Jesús] aparezca, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro.
1 Juan 3:2-3

Porque los puros de corazón ven a Dios; los puros de corazón experimentan la venida de Cristo, su regreso.

Jesús dijo: No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos, sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Y ¿cómo hacemos la voluntad del Padre? Y vino una voz desde la nube, que decía:
"Este es mi Hijo amado, escúchenle, [crean en Él y obedézcanle]!" Luc 9:35

Usted debe esperar, velar, escuchar, oír, obedecer... esperar, velar, escuchar, oír, obedecer..... buscar, escuchar, obedecer.
Ustedes deben soportar hasta el fin, cuando Cristo traiga la salvación.
Hacer esto resultará en que él lo limpie, haciéndole apto para estar en su presencia, haciéndolo a él el Señor que gobierna sus palabras y acciones.
[Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan. Heb 5:9

Para hacerle a él Señor, él primero tiene que limpiarnos de nuestra naturaleza pecaminosa que nos hace rebeldes, incapaces de estar sujetos a un Señor o Rey. A menos que él nos limpie, somos esclavos del pecado, incapaces de estar sujetos a un Señor o Rey. Jesús mismo dijo: todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Por lo tanto tenemos que buscarle para purificarnos al destruir nuestra naturaleza egoísta, rebelde, pecaminosa; tenemos que sentarnos en silencio para que él, la Luz y la Palabra, puedan enseñarnos acerca de sí mismo y escudriñar nuestro corazón y mostrarnos nuestra condición; llevarnos al arrepentimiento, y después limpiarnos para ser gobernables para que él pueda gobernarnos verdaderamente como nuestro Rey y Señor. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz. Juan 10:27, 18:37.

Jesús vino para destruir las obras del diablo en nosotros — si nosotros vamos a él.
Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros] para deshacer las obras [el pecado] del diablo. 1 Juan 3:8

Jesús dijo: Si no te lavo, no tienes parte conmigo. Juan 13:8. Esto en ninguna manera se refiere al bautismo por agua; esto se refiere a lavar y limpiar su corazón, cuerpo y alma del pecado. Él nos lava con las palabras que oímos que él nos habla. Como él lavó a los apóstoles, Jesús también debe lavarnos, antes de que podamos compartir con Él. Si permanecemos en nuestros pecados, Jesús no se unirá con nosotros, no nos dará la bienvenida en el cielo, no nos salvará y seremos expulsados del cielo cuando hayamos muerto.

De la Palabra del Señor en el interior:

Debemos ir a él, oír sus palabras en silencio, escucharlas, y después obedecerla. Estas palabras que oímos, guardamos, obedecemos, y practicamos son las que nos limpian para purificarnos y santificarnos:

Esposos, amad a vuestras esposas, así como también Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella,
para santificarla y purificarla [la iglesia de creyentes] en el lavamiento del agua con la palabra,
para presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que sea santa y sin falta. Efe 5:25-27

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Juan 15:3

El bautismo del agua no tiene ningún valor. Usted debe experimentar el ÚNICO BAUTISMO, el bautismo del fuego y de la muerte llevado a cabo por el Señor mismo, el cual viene después de mucho esperar, escuchar, velar, oír, obedecer, sufrir, y tribulación.

Si alguno oye mi voz , y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo. Apoc 3:20. Estar en silencio mientras pensamos en su nombre es cómo aprendemos de Él, somos limpiados por Él, somos guiados por Él, y llegamos a conocerle. Oír su voz no es lo mismo que leer la Biblia, es oír su voz. Para oír a alguien, tenemos que escuchar; para escuchar, tenemos que dejar de hablar, leer o pensar tanto.

Todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece], ...
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos de manera segura sobre una roca..
Lucas 6:47-48

Él es extraordinariamente paciente hacia ustedes, no deseando que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Pedro 3:9

No tenga temor, usted puede experimentar el gozo de la verdadera comunión con Cristo. Yo no estoy reclutando para ninguna secta. Yo no busco seguidores; no tenéis necesidad de que alguien os enseñe, aparte de la unción que habéis recibido de Él y que permanece en vosotros, y no tenéis necesidad que nadie os enseñe; sino que la misma unción os enseña con respecto a todas las cosas, 1 Juan 2:27; Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Yo no quiero su dinero. Todo lo que hay en este sitio es gratis. Nada está a la venta. Yo sólo quiero que usted conozca la libertad de la angustia del pecado. Yo quiero que usted sepa que puede estar tan lleno de amor, que pase el resto de su vida obsesionado con amar a otros y amar a Dios. Usted puede estar lleno de gozo eterno y paz. Usted puede tener comunión con el Padre y el Hijo. Usted puede llegar a ser puro de corazón y ver a Dios. Usted puede tener el Reino de Dios y a Cristo glorioso establecido en su corazón. Lea Juan 14 y Juan 17, para entender las verdaderas promesas de Dios. Pero, usted debe tomar su cruz diariamente y crucificar los afectos y deseos de su carne para estar con Dios. Tenga valor y fe, porque comparada con su cruz, su carga es ligera y fácil. La cruz es simplemente ir a él, pensar en su nombre, escuchar, y obedecer. Él dijo: "Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí". Esta es la manera en como usted aprende de él, (a usted se le enseñará, se le mostrará su condición, y usted recibirá mandamientos personalizados de Él hacia usted):

Esta es la cruz interna de la negación propia

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo,
tome su cruz cada día y sígame.
Lucas 9:23

Jesús dijo: si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Lucas 13:3,5

Los que son de Cristo Jesús
han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa]
con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos]
.
Gál 5:24

Vea Cómo Beneficiarse del Poder de Dios que Produce Cambio para más detalles.

Él quiere que vengamos a él para que podamos ser enseñados y él pueda mostrarnos nuestra condición; y al arrepentirnos y obedecer sus mandatos, él nos purifica hasta que él y el Padre vengan a establecer su reino en nuestros corazones y trasladarnos al paraíso, todo por medio de la gracia; una gracia que nos enseña a vivir piadosa y justamente en el mundo presente. En contraste con la gracia instantánea y falsa de las sectas deficientes, Pablo describe la gracia verdadera en la carta a Tito que se cita a continuación:

Porque la gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres,
enseñándonos a negar la impiedad y los deseos mundanales,
y cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente,
y recibimos la esperanza bienaventurada, la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo,
quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado]
y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente por buenas obras. Tito 2:11-14


(Esta no es la gracia instantánea; esta es una gracia que enseña, una gracia que purifica; en este mundo. Esto toma tiempo. Usted debe estar en silencio para escuchar y ser enseñado por la gracia, lo cual resulta en la aparición de Dios y Cristo, y lo cual lo lleva hacia las buenas obras.)

Vea Gracia Verdadera versus Gracia Falsa para más información sobre la gracia.

Usted se puede estar preguntando ¿cómo puede ser esto cierto? Todos creen que no hay nada que hacer aparte de creer en Jesús, y tal vez ser bautizado en agua. La respuesta está en la Biblia; hay ejemplos innumerables en la historia de Israel cuando ellos se olvidaron de los requisitos de la justicia y llegaron a estar cómodos en su carne. En ciclos, un profeta se levantaba, señalaba su error universal, y después era perseguido o asesinado; entonces el pueblo era castigado, se arrepentían y vivían correctamente hasta que caían otra vez en una religión falsa. Lo mismo pasó con la iglesia primitiva; Judas escribió en 1:4, Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, de los cuales desde antiguo se había escrito. Ellos son hombres impíos, que convierten la gracia de nuestro Dios en infracción de la ley y libertinaje, en un permiso para la inmoralidad. Todas las sectas deficientes de hoy son simplemente variaciones de las doctrinas establecidas por el emperador romano, y por supuesto santo, Constantino, en el año 325 d. C. con respecto a la salvación y el cristianismo; las doctrinas fueron estandarizadas aún más por los emperadores romanos siguientes, incluyendo al santificado déspota, Justiniano. Dentro de sesenta y cinco años la iglesia verdadera, con sus doctrinas correctas, fue sofocada por el engañoso atractivo de sus doctrinas de salvación instantánea y ritualizada, junto con la bota aplastante del imperio romano, que perseguía cualquier desviación de su religión autorizada por el estado. Como se predijo en el libro de Apocalipsis de la Biblia, la iglesia había adulterado con los reyes de la tierra. Por 1260 años la iglesia verdadera fue desterrada hacia el desierto, para aparecer otra vez en el año 1648 con el surgimiento de los primeros cuáqueros - sólo para morir otra vez para el año 1880 debido al engaño de la supuesta salvación. La gente está ansiosa de aceptar el camino ancho y fácil.

Aún Adolfo Hitler dijo que Jesús era su Señor y Salvador; pero el que uno lo diga, no lo hace a Él su Señor, en control de sus palabras y acciones.


Lea el Diario de Jorge Fox, y usted sabrá con certeza; así como ellos estaban rodeados de sectas deficientes sin Dios, también nosotros hoy en día en esta era de apostasía universal: profetas falsos, lobos vestidos de ovejas, guías ciegos, ministros que le piden su dinero, muchos miles de ministros ciegos enseñados en las universidades en vez de por Cristo, millones de seguidores ciegos que están en un hoyo, todavía sujetos a la ira, los deseos, el enojo, la codicia, la envidia, las emociones; sin pureza, ni paz, con esperanzas falsas, evangelios falsos, salvación falsa, la cruz perdida, y nadie que entre en el Reino. En respuesta a la pregunta si muchos serían salvos, Cristo dijo: "Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosto es el camino que lleva a la vida, y son pocos los que la hallan". Pablo dijo: "continuad obrando para vuestra salvación con temor y temblor". Por lo tanto la salvación no es tan fácil como a usted se le ha hecho creer. Usted ha sido engañado. Es fácil irse con la manada; pero tenga cuidado, porque Pablo dijo: Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Vea La Cruz Perdida para más información.

Cristo está ansioso de ayudarle a entrar por la puerta angosta y que usted reciba su Reino; pero usted debe ir a él. Para aprender a vivir sobra, justa y piadosamente en este mundo presente. Usted debe ir a Él con el propósito de perder su vida carnal y ganar su Vida espiritual; para alcanzar pureza a través de la gracia de él y la fe de usted en el poder del verdadero evangelio, el poder de la cruz, y el poder de su nombre, Jesucristo; todo el poder de Dios. Recuerde, todas las cosas ayudan para bien a los que aman a Dios, a los que son llamados conforme a su propósito. Usted no tiene nada de que preocuparse. Aún las cosas que usted hizo mal en la vida, obraron para llevarlo hacia Dios, para ser reunido con Él, para aprender a amar, para aprender acerca del amor de Dios hacia usted, para amar a Dios, para ser amado por Dios, para llegar a ser un hijo de amor, para llegar a ser amor también. Si usted le ama, usted lo buscará al ir a Él y estará en silencio para oír su voz muy suave. "
Estad quietos y reconoced que yo soy Dios." Salmo 46:10

Para entrar en el Reino de los cielos, usted debe ser purificado. Usted puede ser purificado en la tierra por medio de la gracia a través del arrepentimiento, o puede ser purificado en la próxima vida, por medio del infierno para llegar a un cielo mucho más bajo. Todos serán purificados eventualmente y llegarán a estar bien con Dios para vivir en el Cielo; pero la purificación en la próxima vida es mucho más difícil y la vida posterior es mucho menos. Vea Hay esperanza para TODOS los hombres y mujeres para más información. Porque para esto mismo trabajamos arduamente y luchamos, pues esperamos en el Dios viviente, quien es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen. 1 Timoteo 4:9-10

El propósito de este sitio web es mostrarle cómo llegar a estar
libre de pecado
al beneficiarse del poder de Dios que produce cambio a través de la cruz,
lo cual lleva a la unión con Dios en su Reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio